Características de las personas altamente sensibles

RESUMEN

La  Alta Sensibilidad hace referencia a un rasgo de la personalidad descubierto en los años 90 por la investigadora y psicóloga americana, la Dra. Elaine Aron. Es también conocido como personas o niños altamente sensibles y en el trabajo de investigación se define como Sensibilidad de Procesamiento Sensorial “Sensory Processing Sensitivity”. También son cada día más populares los acrónimos PAS para personas altamente sensibles y NAS para nombrar a los niños altamente sensibles.

La Alta Sensibilidad es un rasgo hereditario que afecta al 20% de la población mundial, hombres y mujeres por igual. Ser una persona con Alta Sensibilidad no es algo que tienes, es algo que eres. Es un rasgo de la personalidad.

Autores:

  • María Rosario Guerra Pérez (TCAE Complejo Hospitalario de Navarra – B).
  • Antonio Lara López (TCAE)

PALABRAS CLAVE

Personas, Sensibilidad, Personalidad.

INTRODUCCIÓN

La Dra. Elaine Aron, llegó  a la conclusión de que para calificar a alguien como persona con alta sensibilidad debe reunir cuatro pilares base, conocidas como “D.O.E.S”, siglas que representan: Deep processin (profundidad de procesamiento), Overstimulation (sobreestimulación o saturación ), strong Emotions (gran emocionalidad y empatía) y Sensitive to subtleties (sensibilidad hacia las sutilezas).

Para diagnosticar a una persona con Alta sensibilidad es necesario que presente los 4 pilares fundamentales, que describió la Dra. Elaine Aron:

1.                  Profundidad de Procesamiento (Depth of Processing): Referido a la tendencia a dar vueltas a los mismos pensamientos y a llevar a cabo un análisis profundo de éstos. Evalúa y compara escenas pasadas y presentes para decidir la acción antes de ejecutarla. Ésta sería una de las dos estrategias utilizadas y estudiadas en más especies a la hora de pasar a la acción: “pensar y luego actuar” frente a “actuar y luego corregir”.

2.                  Gran emocionalidad y empatía (Emotional Reactivity y Empathy): Manifiesta una gran intensidad emocional en cada una de las emociones. Suele sentirse identificado cuando les hablan de vivir en una montaña rusa de emociones. Tiene mayor capacidad de empatía y presentan más actividad en las zonas del cerebro donde se ubican las neuronas espejo. 

publica-TFG-libro-ISBN

3.                  Sensibilidad hacia las sutilezas (Sensing the Subtle): Capacidad para percibir sutilezas a través de los sentidos como olores, sabores, texturas e incluso en el plano visual y de procesamiento suelen percatarse de pequeños detalles no percibidos por el resto de personas.

4.                  Sobre estimulación o saturación (Overstimulation): Los anteriores factores pueden desencadenar saturación y sobre estimulación por el exceso de información y el procesamiento profundo de ésta. 

Por lo tanto, la Alta Sensibilidad es un rasgo innato, es decir, no es aprendido sino que se nace con ello. Es cierto que se pueden desarrollar cualidades que tienen las PAS, pero para que una persona se considere como tal debe cumplir los cuatro requisitos básicos desarrollados previamente.  La falta de uno de ellos indicaría que la persona no es altamente sensible. Es muy importante tener esto en cuenta, ya que hay personas que se consideran altamente sensibles y luego carecen de empatía o no tienen tendencia a la sobre-estimulación. Ambas características forman parte fundamental del rasgo y, en estos casos, no estaríamos hablando de personas PAS.

DESARROLLO

En 1991, la Dra. en psicología Elaine Aron identifica el rasgo de la alta sensibilidad, basándose en los trabajos realizados previamente por el psiquiatra Carl Jung, quien había escrito sobre algunas características cercanas al rasgo pero enfocadas más hacia la introversión.

Sin embargo, las investigaciones posteriores demostraron que el 30% de las personas altamente sensibles son extrovertidas. Por lo tanto, el rasgo de la alta sensibilidad no guarda relación determinante con la timidez o la introversión.

Para la Dra. Elaine Aron, la Alta Sensibilidad es “un rasgo neutral que evolucionó en el 20% de la población humana y en muchas especies no humanas, porque es una ventaja de supervivencia en algunas situaciones y no en otras. Esta estrategia de supervivencia consiste en procesar información (estímulos) más a fondo que otras personas. Esto, puede llevar a una sobre estimulación y, probablemente, a los esfuerzos para protegerse contra la misma. Sin embargo, la  Alta Sensibilidad  no es un trastorno, sino una estrategia razonable.”

Tal y como señala Karina Zegers de Beijl, las Personas Altamente Sensibles “tienen su sistema nervioso más fino, más desarrollado que la mayoría de la gente. Como consecuencia de ello, esa persona recibe mucha más información sensorial al mismo tiempo que otra persona con una sensibilidad media.” Es decir, las Personas Altamente Sensibles tienen una habilidad especial para percibir emociones, tanto en sí mismas como en los demás, y detalles de la realidad que personas con un nivel de sensibilidad normal no pueden captar.

El origen de esta elevada sensibilidad se encuentra relacionado con las conexiones neuronales del cerebro, de manera que, la Alta Sensibilidad es un rasgo psicológico de la personalidad de base neurológica, y que como señala el Dr. Enrique Cantón, en función de las experiencias y aprendizajes que se tengan, afectarán positiva o negativamente a la persona. Todo ello ha sido científicamente demostrado en diferentes estudios y trabajos de investigación.

En “El Cerebro Altamente Sensible: un estudio de FMRI (Resonancia Magnética Funcional) sobre el Proceso Sensorial de la Sensibilidad y la respuesta las emociones de los otros”, el equipo de investigación formado por la Dra. Bianca Acevedo, de la Universidad de California, en Santa Bárbara, en colaboración con el Dr. Arthur Aron, de Stony Brook University, y la Dra. Elaine Aron, comprobaron que los seres humanos con alta sensibilidad tienden a mostrar “una mayor conciencia de los estímulos sutiles, procesar la información más a fondo, y ser más reactivos a los estímulos positivos y negativos.”

Por el contrario, ese mismo estudio señalaba que, la mayoría de las personas tiene un SPS (Proceso Sensorial de la Sensibilidad) comparativamente bajo y, por tanto,  “prestan menos atención a los estímulos sutiles, se acercan a situaciones más rápidamente y no son tan emocionalmente reactivas.”

Según el Dr. Arthur Aron, investigador en la Stony Brook University, en el estudio “encontramos que las áreas del cerebro involucradas con la conciencia y la emoción, particularmente aquellas áreas conectadas con sentimientos de empatía, en las personas altamente sensibles mostraron un flujo de sangre sustancialmente mayor a áreas cerebrales relevantes que las observadas en individuos con baja sensibilidad durante el período de doce segundos cuando vieron las fotos “. Este estudio mediante resonancia magnética del cerebro evidencia que, “niveles especialmente altos de conciencia y capacidad de respuesta emocional son características fundamentales de los humanos caracterizados como PAS”.

En España le debemos la difusión de este rasgo a Karina Zegers, quien funda en el año 2014 la Asociación Nacional de Personas Altamente Sensibles con el objetivo de divulgar el rasgo de la alta sensibilidad en el mundo hispanohablante. Es autora de varias obras en castellano; “Personas Altamente Sensibles” y “La Alta Sensibilidad. Vivir desde el corazón”.

CONCLUSIONES

Según  especialistas en Alta Sensibilidad, las Personas Altamente Sensibles, al reconocerse a sí mismas como poseedoras de este rasgo, se dan cuenta que algunas características de su personalidad que no entendían ni sabían cómo gestionar “no constituyen defectos o rarezas que deba solventar o superar, sino por lo contrario, constituyen un aspecto más de sí mismos en el que deberán profundizar para poder gestionar en beneficio propio”.

Por ello, es fundamental que las personas con alta sensibilidad dispongan de información suficiente para que puedan ajustar las necesidades de su vida diaria a una sociedad que no ha sido diseñada para ellos. Así mismo, los profesionales sanitarios debemos apoyarnos en la evidencia científica para poder acompañar y aconsejar a las personas que tienen este tipo de capacidades, ya que, como hemos visto previamente, el 20% de la población es poseedora de este rasgo.

BIBLIOGRAFÍA

  • Aron E. El don de la sensibilidad. 10ª edición. Barcelona: Ediciones Obelisco; 2017.
  • Zegers – Beijl K. Personas Altamente Sensibles. 2ª edición. Madrid: La esfera de los libros; 2018.
  • Acevedo B, Aron E, Aron A, Sangster MD, Collins N, Brown L. The highly sensitive brain: an fMRI study of sensory processing sensitivity and response to others emotions. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4086365/
  • La Alta Sensibilidad ¿Qué es? Personas Altamente Sensibles. Disponible en: https://www.personasaltamentesensibles.com/alta-sensibilidad/
  • Apase Asociación de Personas con Alta Sensibilidad de España. Disponible en: https://www.asociacionpas.org/
  • Asociación Española de profesionales de la Alta Sensibilidad. Disponible en:  https://pasespana.org/
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.