Hallazgos de imagen del linfoma de Hodgkin mediante un caso clínico

Image findings of Hodgkin’s Lymphoma through a clinical case

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 8–Agosto 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº8: 138

Autor principal (primer firmante): Nataly Sofía Valdiviezo Allauca

Fecha recepción: 19 de julio, 2022

Fecha aceptación: 16 de agosto, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(8) 138

Autores:

  • Nataly Sofía Valdiviezo Allauca. 1 https://orcid.org/0000-0001-6774-5814
  • Vasti Monzerrath Quingatuña Cali. 2 https://orcid.org/0000-0001-9673-8509
  1. Postgradista de Imagenología tercer año. Universidad Central del Ecuador
  2. Médico General

Resumen

Los linfomas en general son una proliferación anormal de las células linfoides fuera de la médula ósea (MO). Son catalogadas como patologías malignas. A discrepancia de lo que ocurre con las leucemias, el proceso de malignización en los linfomas ocurre cuando la célula hematopoyética ya ha abandonado la médula ósea (1). Se los considera un grupo diverso de neoplasias, con amplia gama de formas de presentación clínica e imagenológica, que van desde formas pseudo-leucémicas, con afectación difusa del organismo, hasta otras estrictamente locales. Los linfomas conjeturan el tercer grupo de neoplasias por incidencia en la edad infantil, por detrás de las leucemias y de las neoplasias del del sistema nervioso central

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Para la decisión terapéutica se basa esencialmente en auxiliares de imagen, siendo el ultrasonido el primer examen de elección, seguido de la tomografía (TC), Resonancia Magnética Nuclear (RM), y la tomografía por emisión de positrones (PET-TC). Por disponibilidad, rapidez, se considera actualmente a la TC como el instrumento de estadificación principal e inicial.

Presentamos el caso de un paciente de 12 años quien acude por sensación de masa cervical, siendo tratado como parotiditis y proceso infeccioso sin ningún alivio, acude a nuestro hospital donde se le detecta Linfoma.

Palabras clave: Linfoma de Hodgkin, masa cervical, tomografía computarizada.

Abstract

Lymphomas in general are an abnormal proliferation of lymphoid cells outside the bone marrow (BM). They are classified as malignant pathologies. Unlike what happens with leukemias, the malignant process in lymphomas occurs when the hematopoietic cell has already left the bone marrow (1). They are considered a diverse group of neoplasms, with a wide range of clinical and imaging presentations, ranging from pseudo-leukemic forms, with diffuse involvement of the organism, to others that are strictly local. Lymphomas make up the third group of neoplasms by incidence in children, behind leukemias and neoplasms of the central nervous system

The therapeutic decision is essentially based on image aids, with ultrasound being the first test of choice, followed by tomography (CT), Nuclear Magnetic Resonance Imaging (MRI), and positron emission tomography (PET-CT). Due to availability and speed, CT is currently considered the main and initial staging instrument.

We present the case of a 12-year-old patient who came due to a sensation of a cervical mass, being treated as mumps and an infectious process without any relief, he went to our hospital where Lymphoma was detected.

publica-articulo-revista-ocronos

Keywords: Hodgkin’s lymphoma, cervical mass, Computed Tomography

Introducción

El linfoma es la neoplasia más habitual en adentre los 15 y los 19 años de edad. Thomas Hodgkin, en 1832, realizó la descripción anatómica de la enfermedad; Sternberg, en 1898 y, de forma más precisa, Reed en 1902, asemejaron la célula gigante multinucleada distintivo de la enfermedad y conocida como célula de Reed-Sternberg. El linfoma de Hodgkin (LH) representa el 7% de las neoplasias en la época pediátrica y la supervivencia global es superior al 90%. Es raro en el lactante y es la neoplasia más frecuente entre los 15 y los 19 años de edad. La incidencia del LH varía según la región geomorfológica, el nivel socioeconómico y el estado inmunológico (2).

El 80% de los casos de linfoma de Hodgkin en menores de 5 años de edad son niños; a los 12 años de edad, esta proporción se iguala y, entre los 15 y los 19 años de edad, la tendencia se altera, el 80% de los casos son niñas (3). Se lo clasifica como Linfoma de Hodgkin: Célula de Reed Sternberg – Linfomas no-Hodgkin: Extenso grupo de neoplasias, de células B, de células T Inmaduras: linfoblástico Maduras Difuso de células grandes B de Burkitt Inmaduras: linfoblástico Maduras: anaplásico de células grandes. (4).

En cuando a su patología: existen dos tipos de linfoma de Hodgkin, el clásico y el linfoma de Hodgkin nodular, de predominio linfocítico; éste se muestra regularmente en estadios localizados y se comporta clínicamente de forma menos agresiva. La Organización Mundial de la Salud (OMS) diferencia dos tipos de LH con tipologías clínicas y biológicas distintas: El LH clásico y el LH nodular de predominio linfocítico. Este último es poco frecuente, menos del 10% de los casos, y se muestra en su mayoría en varones y con formas delimitadas.

El marcador celular característico del linfoma de Hodgkin nodular es el antígeno de superficie CD20. Los dos tipos de linfoma de Hodgkin se identifican histológicamente por presentar acúmulos celulares formados en el 99% por células reactivas no malignas: linfocitos, eosinófilos, neutrófilos, histiocitos y células plasmáticas. El 1-2% restante son las células malignas que definen la enfermedad. El linfoma de Hodgkin clásico, se designan células de Hodgkin cuando son mononucleares, células de Reed-Sternberg cuando son multinucleares.

Nos centramos en nuestro caso en el linfoma de Hodgkin, su epidemiologia es bimodal, teniendo un pico en adultos jóvenes (15-34 años) pacientes mayores (>55 años). Su etiología es desconocida, sin embargo, hay literatura que apunta a infección viral, por ejemplo, virus de Epstein-Barr (EBV), citomegalovirus (CMV), infección bacteriana: Helicobacter pylori y después del trasplante. Las pruebas de imagen son el pilar fundamental para poder discernir diferentes patologías, siendo la histopatología el examen concluyente.

Presentación de caso

Se trata de un paciente masculino de 12 años, nace y reside en Quito, estudiante, sin antecedentes patológicos personales, familiares ni quirúrgicos, con esquema completo de vacunación para COVID-19. Sin deterioro cognitivo acude a nuestro hospital especializado con cuadro clínico de 18 meses de evolución de presencia de masa cervical izquierda, que se incrementa de tamaño durante los últimos 5 meses. No refiere pérdida de peso, sudoración nocturna, ni síntomas respiratorios. Al examen físico: signos vitales dentro de parámetros conservados. Eutrófico, a nivel cervical izquierdo se palpa una masa cervical de aproximadamente 6 cm x 4 cm, indurada, no dolorosa a la palpación. (Foto 1)

1-masa-cervical-linfoma-hodgkin

Foto 1: A nivel cervical izquierdo se evidencia masa indurada.

En exámenes de laboratorio dentro de parámetros habituales. Con el cuadro clínico descrito se decide realizar exámenes de imagen (foto 2.)

2-linfoma-hodgkin-resonancia-magnetica

Foto 2. A: Ultrasonido cervical masa solida multilobulada, hiperecogénica, con tabiques internos, escasa vascularización al Doppler. B y C: Tomografía simple cervical cortes coronal y axial conglomerado ganglionar ocupando los niveles II-III-IV-V izquierdo alcanzando la fosa supraclavicular ipsilateral. D, E y F: Resonancia Magnética simple cortes coronal y axial proceso expansivo de intensidad de señal intermedia tanto en secuencias cortas como secuencias largas, multilobulado, septado, que alcanza un diámetro mayor de aproximadamente 14 cm en conjunto, con múltiples lesiones nodulares coalescentes, encapsuladas, que se extienden en los niveles cervicales II, III, IV, V, además se extienden hacia la fosa supraclavicular. Dichas lesiones en conjunto provocan efecto de masa sobre el espacio vascular cervical con un desplazamiento medial de los vasos cervicales, los mismos que se encuentran aparentemente indemnes, además provocan un desplazamiento medial del lóbulo izquierdo de la glándula tiroides

Debido a los hallazgos en imagen, y con la presunción de un proceso linfoproliferativo, el paciente fue derivado a toma de Biopsia de dicha masa cervical, cuyo resultado histopatológico fue proliferación linfoide atípica sugiere Linfoma de Hodgkin. Mediante el sistema de clasificación de Ann Arbor se determinó estadio I.

Ya con el diagnóstico definitivo, el paciente se encuentra actualmente recibiendo quimioterapia con buena respuesta al mismo.

Discusión

El linfoma de Hodgkin pertenece al 9% de todas las neoplasias en pacientes pediátricos. Existe una predilección por el género masculino como el caso expuesto, además se sabe que tiene 2 picos de presentación, entre los 15-34 años y mayores 55 años. Esta neoplasia está compuesta en su mayoría por infiltrado de células inflamatorias y fibrosis. Las células de Reed-Sternberg son un hallazgo clásico en el linfoma de Hodgkin. Su etiología es desconocida sin embargo hay asociaciones con procesos virales, bacterianos entre otros.

Se reportó el caso de un paciente adolescente masculino, quien debutó con masa cervical izquierda, siendo tratado en un inicio como parotiditis. Sin embargo, tras varios exámenes de imagen se observó conglomerado ganglionar ocupando el espacio vascular cervical creando un efecto de masa. En este paciente no se encontró otros hallazgos patológicos, al hacerle estudios complementarios como la tomografía de abdomen y pelvis, en busca de ganglios sospechosos. Para poder realizar el diagnóstico y la estadificación del mismo, la tomografía es la herramienta ideal. Es así que mediante la clasificación del LH Ann Arbor se pudo determinar que nuestro paciente se encuentra en estadio I (afectación de una única región ganglionar o estructura linfoide.)

Los exámenes de imagen siguen siendo imprescindibles para poder descartar otras entidades, entre ellas los ganglios linfáticos reactivos están dentro de los diagnósticos diferenciales, los mismos poseen historia clínica de infección del tracto respiratorio superior. Otro de las entidades a descartar es el carcinoma de tiroides diferenciado ganglionar, sin embargo, el mismo viene acompañado ya de una neoplasia primaria.

En nuestro paciente, el tratamiento con quimioterapia específica para LH produjo una respuesta satisfactoria, reduciendo el tamaño de las adenopatías.

Conclusión

Actualmente sobreviven más del 90% de los pacientes diagnosticados de LH mediante tratamientos combinados de quimioterapia (QT) y RT. Pero un porcentaje considerable de supervivientes presentan efectos secundarios a largo plazo, que pueden interferir con su calidad de vida. De ahí la importancia de el uso de las imágenes como pruebas iniciales con el objetivo de disminuir los diagnósticos presuntivos.

Conflicto de intereses

Los autores no presentan conflicto de interés alguno

Bibliografía

  1. HIV-associated malignancies. Zainab Mohamed, South African Health Review, 2007
  2. Remission of refractory granulomatous primary cutaneous anaplastic large cell lymphoma to brentuximab vedotin. Appalanaidu Sasapu et al., Case Rep, 2021
  3. Perceptions of Cognitive Training Games and Assessment Technologies for Dementia: Acceptability Study With Patient and Public Involvement Workshops. Kyle Harrington et al., JMIR Serious Games, 2022
  4. CT findings predict survival of patients with peripheral T cell lymphoma: a preliminary studyWenbin Yang et al., Radiology and Oncology, 2019
  5. Orbital Intravascular Natural Killer/T-cell Lymphoma: An Unusual Cause of Ocular SymptomsNaohiro Uchio et al., JMA Journal
  6. Two secondary localisation of non-Hodgkin’s lymphomas in the upper gastrointestinal tractNatale Calomino et al., Case Rep, 2022.
  7. – Weinstein HJ, Hudson MM, Link MP. Pediatric Lymphomas. Berlin Heidelberg New York: Springer-Verlag; 2007.
  8. Excelente libro que recoge de forma amena todas las particularidades de los linfomas. Viaje a través de la epidemiología, etiología, clínica, tratamiento y efectos secundarios
  9.  Pizzo PA, Poplack DG. Principles and Practice of Pediatric Oncology. 6th edition. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins; 2011.
  10. Libro de referencia mundial en Oncología Pediátrica. Realizado por autores prestigiosos.
  11. – Swerdlow SH, Campo E, Harris NL, et al. WHO Classification of Tumours of Haematopoietic and Lymphoid Tissues. Geneva; 2008.
  12. La clasificación por excelencia de los linfomas. Abundante información sobre biología molecular. Es la referencia.
  13. – Cader FZ, Kearns P, Young L, Murray P, Vockerodt M. The contribution of the Epstein-Barr virus to the pathogenesis of childhood lymphomas. Cancer Treatment Reviews. 2010; 36: 348-53.
  14. El virus de Epstein-Barr sigue siendo un misterio. Revisión actualizada del papel que juega en los linfomas.
  15. Castellino SM, Geiger AM, Mertens AC, et al. Morbidity and mortality in long-term survivors of Hodgkin lymphoma: a report from the Childhood Cancer Survivor Study. Blood. 2011; 117: 1806-16.
  16. La importancia de este trabajo radica en el elevado número de individuos y el prolongado periodo de tiempo en que se ha hecho el seguimiento.
  17. – Gallego S, Llort A, Gros L, et al. Post-transplant lymphoproliferative disorders in children: The role of chemotherapy in the era of rituximab. Pediatr Transplant. 2010; 14: 61-6.