Vitrectomía vía pars plana: calibres

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 9–Septiembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº9: 13

Autor principal (primer firmante): Ana María Navas Sánchez

Fecha recepción: 2 de agosto, 2022

Fecha aceptación: 30 de agosto, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(9) 13

  1.  Ana María Navas Sánchez. (Adjunto de Oftalmología del Hospital Universitario Gregorio Marañón).
  2. Javier Torresano Rodríguez. (Adjunto de Oftalmología del Hospital Universitario Gregorio Marañón)
  3. Ismael Nieva Pascual. (Adjunto de Oftalmología del Hospital Universitario Gregorio Marañón).
  4. María Pilar Ruiz del Tiempo. (Adjunto de Oftalmología Hospital Universitario Miguel Servet).
  5. Isabel Herrero Durán. (Adjunto de Oftalmología de Hospital Universitario Gregorio Marañón).
  6. José Carlos Escribano Villafruela. (Adjunto de Oftalmología Hospital Gregorio Marañón)

Resumen

La vitrectomía es una cirugía con técnicas complejas y delicadas. A lo largo de su desarrollo, se ha ido mejorando el instrumental y disminuyendo el calibre empleado. Esto repercute en menor agresión al globo ocular y una recuperación postquirúrgica más rápida.

En el presente artículo exponemos un resumen de los calibres más empleados en la actualidad.

Palabras clave: Vitrectomía, calibre, vitrectomía microincisional, vitrectomía sin sutura.

Introducción

Desde la introducción de los perfluorocarbonos líquidos y los sistemas de visualización de campo amplio, la vitrectomía ha dejado de ser una de esas cirugías “complicadas” para convertirse en el 90% de las intervenciones de la subespecialidad.

Otro gran salto se produjo con la mejora del ciclo de trabajo de los vitrectomos (mayor velocidad) y la introducción del sistema 3D (Dual Dynamic Drive), que permite controlar la velocidad de corte y la aspiración desde el pedal (cuanta mayor presión, mayor aspiración y menor número de cortes por minuto, es decir, mayor velocidad). Así podemos realizar una rápida vitrectomía central y luego disminuir la velocidad

 para eliminar el vítreo periférico controlando mucho mejor los movimientos de la retina desprendida con los cambios de aspiración.

A la vez que mejoraba el control, disminuía el tamaño de los instrumentos y podemos hablar actualmente de vitrectomía microincisional y sin suturas, como los cirujanos de polo anterior.

Desarrollo

Disponemos de diferentes calibres para realizar la vitrectomía:

20 g: el calibre más empleado hace años. Requiere la disección conjuntival y diatermia previas a las esclerotomías, que posteriormente hay que suturar. Las cánulas (redondas) no se ajustan a la forma de la incisión (plana) y se producen fugas que alteran el control de flujo y la presión intraocular. El postoperatorio tiene una recuperación más lenta y se genera astigmatismo.

25 g: microincisional, a través de la conjuntiva sin necesidad de disecar, con trócares valvulados (para evitar las fugas) que se adaptan a las sondas y facilitan la entrada y salida. No es necesario suturar las esclerotomías si se realizan correctamente (en dos direcciones y con buen control del plano de entrada). Disminuye el tiempo quirúrgico, el postoperatorio es más confortable para el paciente y el astigmatismo es mínimo. Al principio de su introducción se empleaba sobre todo para vitrectomías no complicada por la poca rigidez de las sondas y la no posibilidad de inyectar silicona por pequeño calibre, pero la mejora de los instrumentos hace posible actualmente la realización de cualquier vitrectomía.

23 g: mejor ciclo de trabajo que los 25g en los orígenes, así como buen acceso a la periferia y capacidad para inyectar silicona de 5000 cs. Eran las sondas que tenían la boca del vitrectomo más cerca de la punta, lo que permitía disecar y cortar membranas fibrovasculares sin cambiar a las tijeras, las sondas que se emplean en la actualidad de 25 g ya lo incorporan. Es necesario suturar las esclerotomías si se elimina totalmente el vítreo periférico y se emplea gas, puesto que hay mayor riesgo de hipotonía postquirúrgica.

27 g: Yusuke Oshima presenta en 2009 en la Academia Americana de Oftalmología una serie de 31 ojos intervenidos enteramente con instrumental 27g. Patologías intervenidas: MER (10), agujero macular (7), hemovítreo diabético (5), desprendimiento de retina traccional diabético focal (3), síndrome de tracción vitreomacular (1), EM secundario a OVCR (1), opacidad vítrea con sospecha de linfoma intraocular (4). La técnica descrita emplea: infusión de inserción directa perpendicular a esclera de 4mm de largo, sonda de luz de xenón de inserción directa, vitrectomo insertado a través de trócar, sonda de láser de inserción directa, espátula de membrana, micro fórceps, diatermia, tijeras verticales.

La introducción de los instrumentos se realizó de forma perpendicular a esclera sin que hubiera filtraciones posteriores. Trece años después, podemos decir que es una técnica plenamente desarrollada que nos permite realizar casi cualquier tipo de vitrectomía, similar a lo que ocurría con el 25 g en sus orígenes

Se ha descrito incluso la extracción de membranas epirretinianas sin vitrectomía en el XIII Congreso de la Sociedad Española de Retina y Vítreo (SERV) en 2009. Introduciendo directamente una luz tipo torpedo y una pinza sin necesidad de trócar.

Conclusión

La vitrectomía vía pars plana es una técnica plenamente establecida, que en los últimos 20 años ha tenido una progresión exponencial gracias a la mejora de los materiales que ha permitido un gran avance en los instrumentos.

Con calibres cada vez más pequeños, conseguimos cirugías mínimamente invasivas que disminuyen la inflamación postoperatoria y aumentan el confort del paciente.

Bibliografía

  1. Au Eong KG, Fujii GY, de Juan E Jr, Jensen PS, Sommerville DN, Shelley TH et al. A new three-port cannular system for closed pars plana vitrectomy. Retina. 2002; 22:130-132
  2. Ibarra MS, Hermel M, Prenner JL, Hassan TS. Longer-term outcomes of transconjunctival sutureless 25-gauge vitrectomy. Am J Ophthalmol 2005; 139:831-836
  3. Oshima Y, Wakabayashi T, Sato T, Ohji M, Tano Y. A 27–Gauge Instrument System for Transconjunctival Sutureless Microincision Vitrectomy Surgery. Ophthalmology. 2010;117(1):93-102
Salir de la versión móvil