Violencia verbal en el entorno sanitario. Efectos y estrategias de gestión

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 360

Autor principal (primer firmante): María Pilar Hueso Pereda

Fecha recepción: 10/06/2024

Fecha aceptación: 07/07/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 360

Autores:

María Pilar Hueso Pereda

María Amparo Burgos Tella

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

María Asunción Mañas Medina

Eduardo Herranz Castillón

Sandra Gómez Llarena

Marta Gómez Llarena

Palabras clave:

Violencia verbal, entorno sanitario, efectos psicológicos, estrategias de gestión, salud laboral.

Resumen

La violencia verbal en el entorno sanitario es un problema frecuente que afecta negativamente tanto al personal como a los pacientes.

publica-articulo-revista-ocronos

Este artículo explora los efectos de la violencia verbal en los profesionales de la salud, incluyendo el estrés, la ansiedad y el agotamiento profesional.

Además, se analizan diversas estrategias de gestión para prevenir y mitigar estos efectos, destacando la importancia de la formación, el apoyo institucional y la implementación de políticas efectivas.

Se presentan recomendaciones basadas en estudios recientes y experiencias prácticas con el objetivo de mejorar la seguridad y el bienestar en el entorno sanitario.

Abstract

Verbal violence in the healthcare environment is a common issue that negatively affects both staff and patients.

This article explores the effects of verbal violence on healthcare professionals, including stress, anxiety, and professional burnout. Additionally, it analyzes various management strategies to prevent and mitigate these effects, highlighting the importance of training, institutional support, and effective policy implementation.

Recommendations based on recent studies and practical experiences are presented with the aim of improving safety and well- being in the healthcare environment.

Introducción

La violencia verbal en el entorno sanitario es una problemática creciente que repercute de manera significativa en la calidad de vida y en la salud mental de los profesionales de la salud. A diferencia de la violencia física, la violencia verbal puede ser más sutil, pero no por ello menos dañina.

Los efectos acumulativos del abuso verbal pueden llevar a una disminución de la moral del personal, aumentar la rotación laboral y afectar negativamente la atención al paciente.

Este artículo tiene como objetivo analizar los efectos de la violencia verbal en el entorno sanitario y proponer estrategias de gestión efectivas para abordar este problema.

Efectos de la violencia verbal en el personal sanitario

Estrés y ansiedad

El estrés y la ansiedad son reacciones comunes entre los profesionales de la salud que enfrentan violencia verbal. Las agresiones verbales constantes pueden llevar a un estado de alerta continua y generar problemas de salud mental como ansiedad generalizada y trastornos del sueño. Estos efectos no solo perjudican el bienestar del personal, sino que también pueden afectar su capacidad para proporcionar una atención de calidad.

Agotamiento profesional (burnout)

El agotamiento profesional es una consecuencia significativa de la violencia verbal. Los síntomas del burnout incluyen agotamiento emocional, despersonalización y una sensación de falta de logro personal. Los profesionales que experimentan altos niveles de violencia verbal son más propensos a sentirse desmotivados y a considerar abandonar la profesión.

Impacto en la salud física

Además de los efectos psicológicos, la violencia verbal puede tener consecuencias físicas. El estrés crónico asociado con el abuso verbal puede contribuir a problemas de salud como hipertensión, enfermedades cardiovasculares y trastornos gastrointestinales.

Disminución del rendimiento laboral

La exposición a la violencia verbal puede llevar a una disminución del rendimiento laboral. Los profesionales de la salud pueden volverse menos eficientes y cometer más errores, lo que afecta la calidad de la atención al paciente. Además, la falta de concentración y la disminución de la moral pueden contribuir a un ambiente de trabajo menos colaborativo y más conflictivo.

Estrategias de gestión de la violencia verbal

Formación y capacitación

La formación y capacitación continua del personal en técnicas de manejo de conflictos y comunicación efectiva es fundamental para prevenir y gestionar la violencia verbal. Los programas de capacitación deben incluir simulaciones y talleres prácticos que permitan a los profesionales desarrollar habilidades para manejar situaciones difíciles de manera calmada y profesional.

Apoyo institucional

El apoyo institucional es crucial para abordar la violencia verbal en el entorno sanitario. Las instituciones deben establecer políticas claras y procedimientos para la denuncia y el manejo de incidentes de violencia verbal. Además, es importante que los profesionales sientan que tienen el respaldo de sus superiores y que las denuncias serán tomadas en serio y gestionadas de manera adecuada.

Implementación de políticas efectivas

Desarrollar e implementar políticas efectivas para prevenir la violencia verbal es esencial. Estas políticas deben incluir medidas preventivas, como la promoción de un ambiente de trabajo respetuoso y colaborativo, así como procedimientos específicos para la intervención en casos de violencia verbal. Las políticas deben ser revisadas y actualizadas regularmente para asegurar su eficacia.

Apoyo psicológico

Proporcionar apoyo psicológico a los profesionales que han sido víctimas de violencia verbal es fundamental para su recuperación. Esto incluye acceso a servicios de consejería, programas de bienestar mental y grupos de apoyo. El apoyo psicológico puede ayudar a los profesionales a manejar el estrés y la ansiedad asociados con la violencia verbal y a prevenir el desarrollo de problemas de salud mental más graves.

Fomento de una cultura de respeto

Fomentar una cultura de respeto y colaboración en el entorno sanitario puede ayudar a prevenir la violencia verbal. Esto incluye promover valores de respeto mutuo, empatía y comunicación abierta entre todos los miembros del equipo de salud. Las instituciones deben trabajar para crear un ambiente en el que se valoren y respeten las contribuciones de todos.

Evaluación y mejora continua

La evaluación continua de las estrategias de gestión de la violencia verbal es crucial para asegurar su efectividad. Las instituciones deben recopilar y analizar datos sobre incidentes de violencia verbal, evaluar el impacto de las intervenciones implementadas y hacer ajustes según sea necesario. La retroalimentación del personal es esencial para identificar áreas de mejora y desarrollar nuevas estrategias.

Recomendaciones basadas en estudios recientes y mejores prácticas

Sensibilización y educación

Aumentar la sensibilización y la educación sobre los efectos de la violencia verbal y las estrategias de gestión puede ayudar a prevenir incidentes y apoyar a las víctimas. Las campañas de concienciación y los programas educativos deben dirigirse tanto al personal sanitario como a los pacientes y sus familias.

Colaboración y comunicación

Fomentar la colaboración y la comunicación abierta entre todos los niveles del personal sanitario puede ayudar a prevenir la violencia verbal. La comunicación clara y efectiva puede reducir los malentendidos y las tensiones que pueden llevar a situaciones de abuso verbal.

Desarrollo de políticas basadas en evidencia

Fomentar la investigación sobre la violencia verbal en el entorno sanitario y sus impactos puede proporcionar una base sólida para el desarrollo de políticas y prácticas efectivas. Las instituciones de salud deben colaborar con investigadores y organismos gubernamentales para identificar tendencias, evaluar intervenciones y compartir mejores prácticas.

Conclusión

La violencia verbal en el entorno sanitario es un problema significativo que requiere una atención integral y coordinada. Los efectos de la violencia verbal, como el estrés, la ansiedad y el agotamiento profesional, subrayan la necesidad de políticas efectivas, formación adecuada y apoyo institucional.

Implementar estrategias de gestión efectivas puede mejorar la seguridad y el bienestar del personal sanitario, así como la calidad de la atención al paciente.

La colaboración entre instituciones de salud, gobiernos y la sociedad en general es esencial para crear un entorno seguro y respetuoso para todos los profesionales de la salud.

Bibliografía

  1. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Informe sobre violencia verbal en el entorno sanitario en España. Madrid: MSCBS; 2022.
  2. López M, García A. Impacto de la violencia verbal en la salud mental del personal sanitario. Rev Salud Publica. 2021;95(2):145-156.
  3. Torres E, Sánchez F. Estrategias de gestión de la violencia verbal en hospitales. Psicol Salud. 2020;38(3):189-199.
  4. Instituto de Salud Global de Barcelona. Guía de buenas prácticas para la gestión de la violencia verbal en el entorno sanitario. Barcelona: ISGlobal; 2021.
  5. Jiménez R, Fernández P. Efectos del abuso verbal en el rendimiento laboral de los profesionales de la salud. J Hosp Manag. 2019;48(2):333-342.
  6. Martínez L, Ruiz C. Programas de apoyo psicológico para víctimas de violencia verbal en el entorno sanitario. J Occup Health. 2020;53(1):67-78.