Violencia de pacientes y familiares hacia el personal de Enfermería. Impacto en la calidad de la atención

Índice

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 354

Autor principal (primer firmante): Raquel Lezcano Gayan

Fecha recepción: 10/06/2024

Fecha aceptación: 07/07/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 354

Autores:

Raquel Lezcano Gayan

María Amat Martínez

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Marta María Pulido Cano

Javier Rojo González

Carmen Belén Torres Banqueri

María Belén Arjol Marín

Palabras clave:

Violencia hacia el personal de Enfermería, pacientes y familiares, calidad de la atención, impacto psicológico, seguridad laboral.

Resumen

La violencia de pacientes y familiares hacia el personal de Enfermería es un problema creciente que afecta la calidad de la atención y el bienestar de los profesionales de la salud. Este artículo analiza el impacto de dicha violencia en la calidad de la atención, revisando las consecuencias psicológicas y físicas para el personal de Enfermería y su efecto en la atención al paciente.

publica-articulo-revista-ocronos

Se proponen estrategias para la prevención y gestión de la violencia, basadas en estudios recientes y mejores prácticas.

El objetivo es proporcionar una guía comprensiva para mejorar la seguridad en el entorno de trabajo y garantizar una atención de calidad.

Abstract

Violence from patients and their families towards nursing staff is a growing issue that affects the quality of care and the well-being of healthcare professionals. This article examines the impact of such violence on the quality of care, reviewing the psychological and physical consequences for nursing staff and its effect on patient care.

Strategies for preventing and managing violence are proposed, based on recent studies and best practices.

The aim is to provide a comprehensive guide to improving workplace safety and ensuring quality care.

Introducción

La violencia en el entorno sanitario es una problemática creciente que afecta significativamente a los profesionales de la salud, especialmente al personal de Enfermería. Los enfermeros y enfermeras a menudo se encuentran en la primera línea de atención y, por ende, son más vulnerables a sufrir agresiones verbales y físicas por parte de pacientes y sus familiares.

Estas agresiones no solo tienen un impacto negativo en el bienestar del personal de Enfermería, sino que también afectan la calidad de la atención que reciben los pacientes. Este artículo explora las causas y consecuencias de la violencia hacia el personal de Enfermería y propone estrategias para mitigar este problema y mejorar la calidad de la atención sanitaria.

Causas de la violencia hacia el personal de Enfermería

Factores organizacionales

Sobrecarga de trabajo y estrés laboral

El estrés y la sobrecarga de trabajo son factores importantes que pueden contribuir a la violencia en el entorno sanitario. La falta de recursos, el personal insuficiente y las largas horas de trabajo aumentan la presión sobre el personal de Enfermería, lo que puede llevar a un incremento en los conflictos con pacientes y familiares.

Falta de formación en manejo de conflictos

La falta de formación adecuada en técnicas de manejo de conflictos y desescalada puede dejar al personal de Enfermería mal preparado para manejar situaciones violentas. La capacitación en estas áreas es crucial para prevenir y gestionar la violencia de manera efectiva.

Factores sociodemográficos

Trastornos mentales y consumo de sustancias

Los pacientes con trastornos mentales o que están bajo la influencia de sustancias como el alcohol y las drogas son más propensos a exhibir comportamientos violentos. Estos factores aumentan la probabilidad de que ocurran incidentes violentos en el entorno hospitalario.

Diversidad cultural y barreras de comunicación

La diversidad cultural y las barreras de comunicación pueden generar malentendidos que escalen en conflictos. La falta de habilidades interculturales y de comunicación efectiva en el personal de Enfermería puede agravar estos problemas.

Factores contextuales

Entornos de alta presión

Las áreas de alta presión, como las salas de emergencia y las unidades de cuidados intensivos, son particularmente susceptibles a incidentes de violencia debido a la urgencia y la gravedad de las situaciones tratadas. La tensión emocional y la necesidad de decisiones rápidas pueden aumentar la probabilidad de conflictos violentos.

Expectativas y frustraciones de los pacientes y familiares

Las expectativas no realistas y las frustraciones de los pacientes y sus familiares pueden contribuir a la violencia. La insatisfacción con la atención recibida, los tiempos de espera prolongados y la percepción de una atención deficiente pueden desencadenar comportamientos agresivos.

Impacto de la violencia en la calidad de la atención

Efectos psicológicos en el personal de Enfermería

Estrés y ansiedad

La exposición a la violencia en el lugar de trabajo puede causar altos niveles de estrés y ansiedad en el personal de Enfermería. Estos problemas de salud mental pueden afectar su capacidad para proporcionar una atención de calidad y mantener una actitud profesional.

Agotamiento profesional (burnout)

El burnout es una consecuencia común de la violencia en el entorno sanitario. Los síntomas incluyen agotamiento emocional, despersonalización y una sensación de falta de logro personal. El burnout puede llevar a una disminución de la calidad de la atención y aumentar la rotación de personal.

Efectos físicos en el personal de Enfermería

Lesiones y absentismo

Las agresiones físicas pueden causar lesiones graves, lo que puede resultar en absentismo laboral y, en casos extremos, en la incapacidad para trabajar. Las ausencias prolongadas debido a lesiones afectan la dotación de personal y la continuidad de la atención al paciente.

Efectos en la relación paciente-enfermero

Deterioro de la confianza y la comunicación

La violencia en el entorno sanitario puede deteriorar la relación entre los pacientes y el personal de Enfermería. La falta de confianza y comunicación puede afectar negativamente la calidad de la atención y el cumplimiento del tratamiento por parte de los pacientes.

Reducción de la calidad de la atención

El estrés y la distracción resultantes de incidentes violentos pueden llevar a errores en la atención al paciente. Estos errores pueden tener consecuencias graves para la salud de los pacientes y pueden generar litigios y sanciones para las instituciones de salud.

Estrategias para la prevención y gestión de la violencia

Desarrollo de políticas y protocolos claros

Implementación de medidas preventivas

Es esencial que los hospitales desarrollen e implementen políticas claras y protocolos específicos para la gestión de la violencia. Estas políticas deben incluir medidas preventivas, como la promoción de un ambiente de trabajo respetuoso y colaborativo, así como procedimientos específicos para la intervención en casos de violencia.

Procedimientos de denuncia y seguimiento

Establecer procedimientos claros para la denuncia y el seguimiento de incidentes de violencia puede ayudar a garantizar que estos se gestionen de manera adecuada y oportuna. Es importante que el personal sepa cómo y dónde reportar los incidentes y que las denuncias se investiguen a fondo.

Formación y capacitación continua

Manejo de conflictos y desescalada

La formación continua en técnicas de manejo de conflictos y desescalada es fundamental para equipar al personal de Enfermería con las habilidades necesarias para manejar situaciones violentas de manera segura y efectiva. Los programas de capacitación deben incluir simulaciones y talleres prácticos.

Habilidades de comunicación intercultural

Proporcionar formación en habilidades de comunicación intercultural puede ayudar a reducir los malentendidos y los conflictos derivados de la diversidad cultural. La capacitación en esta área puede mejorar la comunicación y la relación entre el personal de Enfermería y los pacientes de diferentes orígenes culturales.

Mejora de la seguridad en el entorno de trabajo

Implementación de medidas de seguridad física

La implementación de medidas de seguridad física, como la instalación de cámaras de vigilancia, la presencia de personal de seguridad y el diseño de espacios seguros, puede ayudar a prevenir la violencia en el entorno sanitario. Además, es importante garantizar que el personal tenga acceso rápido a asistencia en caso de incidentes violentos.

Optimización de la dotación de personal

Asegurar una dotación de personal adecuada puede ayudar a reducir la sobrecarga de trabajo y mejorar la capacidad del personal de Enfermería para manejar situaciones de violencia. La optimización de la dotación de personal también puede mejorar la moral y la satisfacción laboral.

Apoyo psicológico y programas de bienestar

Servicios de consejería y apoyo

Proporcionar acceso a servicios de consejería y apoyo psicológico puede ayudar a los profesionales de la salud a manejar el estrés y la ansiedad asociados con la violencia en el lugar de trabajo. Los programas de bienestar mental y los grupos de apoyo pueden ser recursos valiosos para el personal.

Programas de bienestar en el trabajo

Implementar programas de bienestar en el trabajo que incluyan actividades de promoción de la salud, talleres de gestión del estrés y oportunidades para el desarrollo profesional puede mejorar el bienestar general del personal de Enfermería y reducir el riesgo de burnout.

Fomento de una cultura de respeto

Promoción de valores de respeto mutuo

Fomentar una cultura de respeto y colaboración en el entorno sanitario puede ayudar a prevenir la violencia. Esto incluye promover valores de respeto mutuo, empatía y comunicación abierta entre todos los miembros del equipo de salud. Las instituciones deben trabajar para crear un ambiente en el que se valoren y respeten las contribuciones de todos.

Campañas de sensibilización y educación

Aumentar la sensibilización y la educación sobre los efectos de la violencia y las estrategias de gestión puede ayudar a prevenir incidentes y apoyar a las víctimas. Las campañas de concienciación y los programas educativos deben dirigirse tanto al personal sanitario como a los pacientes y sus familias.

Conclusión

La violencia de pacientes y familiares hacia el personal de Enfermería es un problema significativo que afecta la calidad de la atención y el bienestar de los profesionales de la salud. Identificar y abordar las causas de esta violencia es fundamental para mejorar la seguridad en el entorno de trabajo y garantizar una atención de calidad para los pacientes.

Las estrategias de prevención y gestión, como el desarrollo de políticas claras, la formación continua, la mejora de la seguridad y el apoyo psicológico, son esenciales para abordar este problema.

La colaboración entre instituciones de salud, gobiernos y la sociedad en general es crucial para crear un entorno seguro y de apoyo para todos los profesionales de la salud.

Bibliografía

  1. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Informe sobre violencia hacia el personal de Enfermería en España. Madrid: MSCBS; 2022.
  2. Rodríguez C, López P. Impacto de la violencia en la calidad de la atención: una revisión sistemática. Rev Salud Publica. 2021;97(2):145-156.
  3. García A, Sánchez F. Estrategias de prevención de la violencia en el entorno sanitario. Psicol Salud. 2020;39(4):189-199.
  4. Instituto de Investigación Sanitaria La Fe. Guía de buenas prácticas para la gestión de la violencia en hospitales. Valencia: IIS La Fe; 2021.
  5. Jiménez R, Fernández P. Evaluación de medidas de seguridad en hospitales: eficacia y desafíos. J Hosp Manag. 2019;50(2):333-342.
  6. Martínez L, Ruiz F. Apoyo psicológico para víctimas de violencia en el entorno sanitario. J Occup Health. 2020;54(1):67-78.