Estudios de las variantes anatómicas del polígono de Willis mediante técnicas de resonancia magnética

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 242

Autor principal (primer firmante): Yolanda Sánchez Cacicedo

Fecha recepción: 14/12/2023

Fecha aceptación: 11/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 242

Autores:

Yolanda Sánchez Cacicedo – Técnico en Imagen para el Diagnóstico-

Servicio Aragonés de Salud

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Sara Lafuente López, – Técnico en Imagen para el Diagnóstico- Servicio Aragonés de Salud

Ainara Pueyo López, – Técnico en Imagen para el Diagnóstico- Servicio Aragonés de Salud

Lucía Cárdenas Martínez – Técnico en Imagen para el Diagnóstico- Servicio Aragonés de Salud

Elena Rubio Rubio, – Técnico en Imagen para el Diagnóstico- Servicio Aragonés de Salud

Juan Carlos Giménez Cabeza – Técnico en Imagen para el Diagnóstico- Servicio Aragonés de Salud

Resumen

El Polígono de Willis es una estructura anatómica, formada por varias arterias principales que se conectan para formar un complejo sistema, que garantiza el riego sanguíneo de ambos hemisferios cerebrales.

Su diseño se asemeja al de un heptágono y se ubica en la base del encéfalo (fosa interpeduncular).

publica-articulo-revista-ocronos

Está formado por las arterias comunicante anterior, cerebral anterior, carótida interna, comunicante posterior, cerebral posterior y basilar.

Introducción

La angiografía por resonancia magnética es una técnica no invasiva, (generalmente no se administra gadolinio) que se emplea para el estudio de los vasos sanguíneos del cuerpo, por esta razón se utiliza también para el estudio de las arterias que suministran sangre al cerebro (Polígono de Wilis), permitiendo una evaluación minuciosa de su estructura y funcionamiento.

Los contextos más habituales por los que se realiza una angio-RM para el estudio del Polígono de Willis son:

  • Detección de malformaciones en la estructura de los vasos sanguíneos, como aneurismas, y estenosis.
  • Facilita la medición del flujo e identifica posibles complicaciones, como la falta de suministro sanguíneo a ciertas zonas del cerebro.
  • Previo a una intervención quirúrgica, los médicos pueden emplear la angio-RM con el objetivo de tener un conocimiento pormenorizado de la anatomía vascular.
  • En pacientes con patologías vasculares, como aterosclerosis o enfermedad cerebrovascular, la angio- RM puede emplearse para controlar y medir el avance de la enfermedad.

Método

Los exámenes angiográficos generan imágenes que destacan las diferencias entre los vasos sanguíneos y el tejido estático. Para realizar el estudio, se coloca al paciente en decúbito supino, se utiliza la antena de cráneo, colocando la cabeza del paciente dentro de la misma con unas almohadillas a ambos lados, para que quede bien centrada. La línea de centraje en este estudio es la orbitomeatal.

Las secuencias más utilizadas, serian, por un lado, las secuencias tridimensionales  (3D- TOF time of fly) por su alta resolución espacial y mejor relación señal/ruido, así como su idoneidad para el estudio morfológico y la secuencias PC (Phase Contrast) para identificar la presencia de flujo y su dirección.

En todos los estudios angiográficos, se obtienen unas imágenes de origen, donde se diferencian los vasos del tejido estático, posteriormente se lleva a cabo el posprocesado, mediante el cual se manipula un gran volumen de imágenes, con la finalidad de proporcionar el conocimiento necesario para dar un diagnóstico y al mismo tiempo proporcionar imágenes características de la patología a estudiar.

Las técnicas de posprocesado más utilizadas en estos estudios son las siguientes:

  • Reconstrucciones de máxima intensidad (MIP Maximun Intensity Projection)
    Constituye la técnica más común de reconstrucción tridimensional, para la visualización de imágenes de angiografía mediante resonancia magnética. Esta reconstrucción se presenta como la opción idónea para examinar los vasos, ya que proporciona una delimitación precisa gracias al marcado realce en comparación con el tejido circundante.
  • Reconstrucciones volumétricas
    Es la reconstrucción en 3 d con mayor calidad. Este método detecta el porcentaje de tejido en cada voxel, y le asigna un nivel específico de color y transparencia, lo que proporciona una representación visual precisa, donde la variación en la intensidad de color y la transparencia permite destacar de manera efectiva las distintas estructuras y composiciones de tejido en la imagen tridimensional.

Palabras clave: Angio RM, Polígono de Willis, secuencia Phase Contrast, secuencias Time of fly, MIP

Conclusiones

Las variantes anatómicas del Polígono de Willis, que son bastante comunes en la población en general, adquieren relevancia desde un punto de vista clínico.

Algunas de estas variantes van asociadas con un incremento en la incidencia de aneurismas y malformaciones, lo que pone de manifiesto la necesidad de identificarlas de manera anticipada.

Esta identificación precoz, es crucial para adoptar medidas preventivas y estrategias de manejo adecuadas, contribuyendo así a la atención clínica y a la prevención de complicaciones potencialmente graves.

Bibliografía

  1. Manual para Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear. (SERAM). Módulo de Resonancia Magnética. Javier Azpeitia Armán. Jordi Puig Domingo. Rafaela Soler Fernández
  2. Elsevier. Estudio de las variantes anatómicas de Polígono de Willis. M. Arias Ortega, C. Madrid Muñiz, J. González-Spínola San Gil, J.C. García Nieto, J.J. Cortes Vela y C.I. López Lafuente.
  3. Elsevier. Manual para Técnico Superior de Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear. 2ª Edición Joaquín Costa Subías. Juan Alfonso Soria Jerez.