Vaginosis bacteriana

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 9–Septiembre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº9: 396

Autor principal (primer firmante): Carmen Vilma Suatunce Chusin

Fecha recepción: 29 de agosto, 2023

Fecha aceptación: 26 de septiembre, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(9) 396

Autores

  1. Carmen Vilma Suatunce Chusin- TCAE
  2. Margarita Bolea Solanas- TCAE
  3. Rebeca Benito Mayor- TCAE
  4. María Andreu Val- TCAE
  5. Isabel Hernández Ortin- TCAE
  6. María José Blancat Rosal- TCAE

Categoría profesional

TCAE

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Resumen

Revisión bibliográfica de la vaginosis bacteriana, causas, prevención, posibles complicaciones, diagnóstico y posibles tratamientos.

Palabras clave

Vaginosis bacteriana, Gardnerella vaginalis, Infecciones por Bacterias Grampositivas, infecciones, bacterias.

Introducción

La vaginosis bacteriana puede provocar molestias y dolor en la vagina. Esta ocurre cuando se produce un desequilibrio bacteriano. Unos niveles equilibrados de bacterias ayudan a tener una vagina saludable.

Tener un exceso de bacterias puede derivar en una vaginosis bacteriana.

La vaginosis se puede padecer a cualquier edad, pero es más común en los años reproductivos. Los cambios hormonales durante esta época facilitan la proliferación de determinados tipos de bacterias más común en personas sexualmente activas.

No está claro exactamente porque, pero mantener sexo sin protección y los lavados vaginales aumentan el riesgo de padecer vaginosis.

publica-articulo-revista-ocronos

Síntomas de vaginosis

Pueden presentar secreción vaginal ligera de color gris, blanca o verdosa, olor vaginal fétido, olor a pescado, picazón vaginal y ardor al orinar, aunque en ocasiones la vaginosis bacteriana es asintomática.

Se debe acudir al médico si:

  • El flujo o el olor vaginal es anormal y presentas molestias.

  • Ya has tenido infecciones vaginales antes, pero la secreción es diferente a las anteriores.

  • Tienes diferentes parejas sexuales. Algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS) presentan una sintomatología similar a la vaginosis infecciosa.

  • Pensabas que tenías candidiasis, pero sigues con sintomatología tras el tratamiento.

Causas

Desequilibrio de los niveles naturales de bacterias de la vagina. Estas bacterias se conocen como flora vaginal, y suele estar equilibrada, para mantener una vagina sana.

Las bacterias buenas (Lactobacillus) superan a las malas (anaerobios). Demasiados anaerobios se altera el equilibrio de la flora vaginal, el cual provoca vaginosis bacteriana.

Complicaciones

La vaginosis bacteriana, no suele causar complicaciones, aunque en algunas ocasiones puede derivar en:

  • Infección de transmisión sexual: Durante la vaginosis bacteriana hay más riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual. Si VIH, la vaginosis aumenta el riesgo de transmisión.

  • Riesgo de infección tras una intervención quirúrgica si se presenta vaginosis bacteriana.

  • Enfermedad de inflamación pélvica, infección del útero y las trompas de Falopio, esta afección a veces puede provocar mayor riesgo de padecer infertilidad.

  • Problemas durante el embarazo. Hay estudios en conflicto, unos dicen que causan riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer, otros estudios lo desmienten, todos los estudios ponen claramente la necesidad de recibir tratamiento durante el embarazo. Ante la duda, mejor consultar al ginecólogo.

Prevención

  1. No utilizar productos perfumados. Lavar la vagina con agua tibia.

  2. No realizarse duchas vaginales, ya que alteran la flora vaginal.

  3. Mantener relaciones sexuales seguras, con preservativos de látex y barrera bucal.

Diagnóstico

Para poder llegar a un diagnóstico certero, el facultativo realizara una anamnesis completa, un examen pélvico visual y un tacto vaginal presionando el abdomen para poder palpar los órganos pélvicos.

Se recogerá una muestra de flujo para mandarla a analizar. Se puede realizar un control de pH vaginal, ya que si hay un PH igual o por encima de 4.5 es un signo de vaginosis.

Tratamiento

  • Metronidazol oral o gel tópico.

  • Clindamicina, en crema, pastilla o supositorio, riesgo de interceder con el látex, se recomienda otro método anticonceptivo que no sea el uso de látex, porque puede dañarlo.

  • Tinidazol, antibiótico por vía oral.

  • Secnidazol, tratamiento oral.

Las parejas sexuales de mujeres que padecen vaginosis bacteriana si son hombres no deben seguir un tratamiento, pero las mujeres, tendrán que acudir a su especialista para que le hagan una revisión completa.

La reaparición de la vaginosis es común tras 3-12 meses. Los probióticos pueden ser un beneficio, pero no una opción de tratamiento.

Conclusiones

Cualquier problema ginecológico es necesario una atención temprana para poder evitar complicaciones, tanto en hombres como en mujeres, pero especial cuidado siempre en mujeres embarazadas por el riesgo a que interceda en el embarazo y cause problemas mayores.

Bibliografía

  1. Vaginosis bacteriana [Internet]. Mayoclinic.org. 2023 [citado el 28 de agosto de 2023]. Dis- ponible en: https://www.mayoclinic.org/es/diseases-c onditions/bacterial-vaginosis/diagno-s is-treatment/drc-20352285
  2. Vaginosis bacteriana (VB) – Enfermedades de transmisión sexual (ETS) [Internet]. Cdc.gov. 2023 [citado el 28 de agosto de 2023]. Disponible en: https://www.cdc.gov/std/spa- nish/vb/stdfact-bacterial-vaginosis-s.htm