Uñas encarnadas. Causas, tratamiento y formas de prevenir el malestar

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 10–Octubre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 10: 310

Autor principal (primer firmante): Carlos Belver López

Fecha recepción: 02/10/2023

Fecha aceptación: 28/10/2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(10): 310

Autores:

Carlos Belver López

Lorena Herrero Ramos

Ana Ayudan Sagarra

Aurora Gaínza Portugués Verónica Bayas Noriega

Elizabeth del Rocío Bayas Noriega

Palabras clave: uñas encarnadas, onicocriptosis, causas, tratamiento, prevención, malestar

Resumen

Las uñas encarnadas, conocidas médicamente como onicocriptosis, son una afección dolorosa que afecta a muchas personas en todo el mundo. Este artículo se enfoca en proporcionar una comprensión completa de las uñas encarnadas, incluyendo sus causas, síntomas característicos, opciones de tratamiento y estrategias de prevención. Desde el manejo en el hogar hasta la intervención médica, exploramos diversas formas de aliviar el malestar y promover la salud de las uñas.

Abstract

Ingrown nails, medically known as onychocryptosis, are a painful condition that affects many people worldwide. This article focuses on providing a comprehensive understanding of ingrown nails, including their causes, characteristic symptoms, treatment options, and prevention strategies. From home management to medical intervention, we explore various ways to alleviate discomfort and promote nail health.

Introducción

Las uñas encarnadas, también conocidas como onicocriptosis, son una afección común que ocurre cuando el borde de una uña del pie (generalmente del dedo gordo) crece hacia adentro y penetra en la piel circundante. Esto puede causar dolor, inflamación e incluso infecciones si no se trata adecuadamente. Las uñas encarnadas pueden afectar a personas de todas las edades y géneros, y comprender sus causas, síntomas y opciones de tratamiento es fundamental para aliviar el malestar y prevenir complicaciones.

Causas de las uñas encarnadas

Las uñas encarnadas pueden tener diversas causas, y a menudo son el resultado de una combinación de factores.

Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Corte incorrecto: Cortar las uñas de los pies de manera incorrecta, especialmente al cortarlas demasiado cortas o redondear las esquinas, puede aumentar el riesgo de que la uña se encarne.
  • Uñas curvadas: Algunas personas tienen uñas naturalmente curvadas, lo que las hace más propensas a encarnarse.
  • Presión externa: El uso de zapatos ajustados o que presionan constantemente sobre las uñas de los pies puede forzarlas a crecer hacia adentro.
  • Lesiones: Traumatismos en las uñas, como golpes o caídas, pueden causar que la uña se encarne.
  • Anatomía del pie: Algunas personas tienen una estructura anatómica que las predispone a desarrollar uñas encarnadas.
  • Higiene inadecuada: La falta de higiene adecuada en los pies puede aumentar el riesgo de infección alrededor de la uña encarnada.

Síntomas de las uñas encarnadas

Los síntomas de las uñas encarnadas suelen ser evidentes y pueden incluir:

  • Dolor: El dolor es uno de los síntomas más característicos. Puede variar desde molestias leves hasta dolor intenso, dependiendo de la gravedad de la uña encarnada.
  • Enrojecimiento e Inflamación: El área alrededor de la uña encarnada puede ponerse roja e inflamada.
  • Sensibilidad al tacto: La uña encarnada suele ser sensible al tacto y puede doler incluso con el roce ligero.
  • Supuración: En casos más graves, puede ocurrir supuración alrededor de la uña encarnada, indicando una infección.
  • Hinchazón: La hinchazón es común y puede hacer que la uña encarnada sea más difícil de tratar.

Tratamiento de las uñas encarnadas

El tratamiento de las uñas encarnadas depende de la gravedad de la afección y los síntomas presentes. Aquí hay algunas opciones de tratamiento comunes:

  • Remojo en agua tibia: Remojar el pie afectado en agua tibia con sal puede ayudar a ablandar la uña y reducir la inflamación. Esto debe hacerse varias veces al día durante aproximadamente 15-20 minutos.
  • Corte adecuado de la uña: Si la uña no está demasiado incrustada, un profesional de la salud puede recortarla cuidadosamente para aliviar la presión sobre la piel.
  • Uso de algodón dental: Colocar un pequeño trozo de algodón dental entre la uña y la piel puede ayudar a separarlos y evitar que la uña siga creciendo hacia adentro.
  • Medicamentos: En casos de infección, se pueden recetar antibióticos tópicos u orales.
  • Cirugía: En situaciones más graves o recurrentes, se puede considerar la cirugía para extirpar la parte de la uña que está incrustada en la piel.

Prevención de las uñas encarnadas

La prevención de las uñas encarnadas es fundamental para evitar el malestar y las posibles complicaciones. Aquí hay algunas medidas que pueden ayudar a prevenir las uñas encarnadas:

  • Corte adecuado de las uñas: Corte las uñas de los pies de manera recta y no demasiado cortas. Evite redondear las esquinas.
  • Use calzado adecuado: Opte por zapatos que sean cómodos y proporcionen suficiente espacio para los dedos. Evite los zapatos ajustados.
  • Higiene de los pies: Mantenga una buena higiene de los pies, lavándolos regularmente y secándolos completamente, especialmente entre los dedos.
  • Evite las lesiones: Sea cauteloso para evitar lesiones en las uñas, como golpes o caídas.
  • Cuide las uñas curvadas: Si tiene uñas naturalmente curvadas, preste especial atención al corte adecuado y la prevención.

Conclusiones

Las uñas encarnadas pueden causar un malestar significativo y, en casos graves, pueden llevar a infecciones serias. Sin embargo, con el cuidado adecuado y el tratamiento oportuno, la mayoría de las personas pueden aliviar el dolor y prevenir complicaciones. La prevención desempeña un papel crucial en la gestión de las uñas encarnadas, y seguir medidas simples de autocuidado puede marcar la diferencia en la salud de sus uñas.

Si experimenta síntomas de uñas encarnadas, es importante buscar atención médica o podológica para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento apropiado.

Bibliografía

  1. Armstrong DG, Holtz-Neiderer K, Wendel C, Mohler MJ, Kimbriel HR, Lavery LA. Skin temperature monitoring reduces the risk for diabetic foot ulceration in high-risk patients. Am J Med. 2007;120(12):1042-1046.
  2. Raspovic KM, Wukich DK. Self-reported quality of life and diabetic foot infections. J Diabetes Complications. 2016;30(7):1392-1397.
  3. Caputo GM, Cavanagh PR, Ulbrecht JS, Gibbons GW, Karchmer AW. Assessment and management of foot disease in patients with diabetes. N Engl J Med. 1994;331(13):854-860.
  4. Frykberg RG, Zgonis T, Armstrong DG, et al. Diabetic foot disorders. A clinical practice guideline (2006 revision). J Foot Ankle Surg. 2006;45(5 Suppl):S1-66.
  5. American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes–2015: summary of revisions. Diabetes Care. 2015;38 Suppl:S4.
  6. International Working Group on the Diabetic Foot. IWGDF Guidance on the prevention of foot ulcers in at-risk patients with diabetes. Available from: [https://iwgdfguidelines.org/wp- content/uploads/2019/05/IWGDF-Guidance-P revention-of-Foot-Ulcers-in-Patients.p df]
Salir de la versión móvil