Úlceras por presión

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 4–Abril 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº4: 215

Autor principal (primer firmante): Estibaliz Esperanza Hernández

Fecha recepción: 27 de marzo, 2023 

Fecha aceptación: 23 de abril, 2023 

Ref.: Ocronos. 2023;6(4) 215

Autores

  1. Estibaliz Esperanza Hernández
  2. Beatriz Martinez Modrego
  3. Belén Rodríguez Lorente
  4. José Alberto Espinosa Plo
  5. Rumyana Georgieva Ivanova
  6. Vanesa Alvarez Alvarez

Palabras clave

UPP, lesión, piel, prevención, hidratación, epidermis, riesgos.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Introducción

La úlcera por presión (UPP) consiste en una necrosis de la piel y tejido subcutáneo de una zona sometida a presión entre dos planos duros, los huesos del paciente y el soporte (cama o silla), que produce una disminución del aporte de oxígeno y nutrientes de la zona, por el aplastamiento de los vasos sanguíneos.

Tradicionalmente el papel del Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería en la atención primaria ha estado relacionado principalmente con la cobertura de las necesidades básicas de los pacientes dependientes: aseo, ayuda en la alimentación, realización de cambios posturales, y tareas de cambios de dispositivos de incontinencia (DdI), sin quedar reflejada la importancia de la labor que fundamental que desempeña en la atención al paciente dependiente en las unidades de hospitalización y cuidados de úlceras por presión.

Clínica

Al recibir a un paciente en la unidad, durante las tareas de aseo y cambio de dispositivos de incontinencia, se debe realizar una valoración directa del estado de la piel del paciente y del riesgo que éste presenta de padecer lesiones relacionadas con la dependencia, reconociendo no sólo riesgo de lesiones por presión (UPP), sino además otros tipos de lesiones como las dermatitis asociadas a la incontinencia, lesiones por fricción por cizalla y aquellas lesiones mixtas que requieren tratamientos específicos.

Mediante la aplicación de escalas de valoración como Braden® o Globiad®, se puede clasificar el riesgo o el tipo de lesión que presenta el paciente.

Con frecuencia a los familiares a denunciar la falta de cuidados adecuados para prevenir la úlcera por presión (UPP).

Es muy importante tener en cuenta que la prevención no sólo se debe realizar a nivel hospitalario, sino que también resulta fundamental implantar medidas de prevención en el propio domicilio del paciente, si su condición así lo precisa.

La zona más afectada por la UPP es el sacro y la utilización de superficies especiales para el tratamiento de la lesión es mayor en los centros sociosanitarios.

publica-articulo-revista-ocronos

Tratamiento y seguimiento

El tratamiento una vez se han desarrollado las UPP, consiste en llevar a cabo tratamientos efectivos para que no se produzcan complicaciones en los pacientes, así como continuar con las medidas de prevención establecidas para que no vuelvan a producirse nuevas úlceras por presión (UPP).

Cuidados específicos

  • Piel: la piel, debe examinarse como mínimo una vez al día, detectando de éste modo rápidamente la aparición de la úlcera. En su fase principal se observa la aparición de un eritema cutáneo el cual no palidece en piel intacta tras 30 minutos de haber finalizado la presión.

  • La piel del paciente debe mantenerse limpia y seca. Se utilizarán jabones o soluciones limpiadoras que no agredan a la piel, para evitar de este modo la fricción cuando se realice su secado.

No se debe usar sobre la piel alcohol, como el de romero, ya que su utilización no beneficia el estado de la piel, sino que además la perjudica lejos de mantenerla en condiciones adecuadas de hidratación, produce el efecto contrario, es decir, la reseca debido a sus propiedades astringentes, además, produce vasoconstricción en la zona aplicada, pues disminuye la microcirculación y, por tanto, ayuda a la aparición de la UPP.

Aplicación de los AGHO

Es muy favorable aplicar cremas hidratantes procurando su completa absorción. En los puntos de apoyo, donde hay más riesgo de desarrollo de lesión se recomienda la utilización de ácidos grasos hiperoxigenados.

La aplicación de AGHO en las zonas de riesgo es una medida que forma parte de los protocolos de prevención de UPP, que se llevan a cabo en los hospitales más importantes de España.

Los AGHO consisten en una mezcla de ácidos grasos que han sido sometidos a un proceso de hiperoxigenación que les confiere una amplia eficacia terapéutica sobre la piel. Protegen la piel, evitan la deshidratación cutánea y restauran la película hidrolipídica, aumentando la resistencia al rozamiento, además mejoran la troficidad cutánea, impulsando la renovación celular y mejorando la microcirculación sanguínea evitando la isquemia tisular.

Los AGHO incluyen extractos de plantas medicinales como Hypericum perforatum que tiene una acción cicatrizante, lenitiva, antiséptica, y antiinflamatoria gracias a su composición en taninos y aceites esenciales, y Equisetum arvense (cola de caballo) rica en ácido silícico el cual reafirma del tejido dérmico y aporta elasticidad a la piel. Esto lo convierte en el tratamiento más novedoso en la prevención y tratamiento de las UPP de grado I.

La aplicación de los AGHO es muy sencilla y permite reducir el tiempo de dedicación del personal sanitario y, además, resulta adecuado para la utilización en el domicilio del paciente, ya que no requiere de personal especializado.

Para disminuir el efecto de la presión hay que intentar mejorar la movilidad del paciente y realizar cambios posturales con una frecuencia de 2-3 horas cuando el paciente se encuentra encamado y, en el caso de que el paciente pueda moverse por sí mismo, es conveniente que realice cambios de postura cada 15 minutos. El paciente debe evitar apoyarse directamente sobre las lesiones, debido a que el contacto directo de las prominencias óseas entre sí y el arrastre a la hora de efectuar las movilizaciones aumenta la fricción.

Conclusiones

Una vez se han desarrollado úlceras por presión (UPP), es necesario llevar a cabo tratamientos efectivos para que no se produzcan complicaciones en los pacientes, además de continuar con las medidas de prevención establecidas para impedir que se produzcan nuevas UPP.

La función del personal sanitario es imprescindible en la prevención y el tratamiento de algunas UPP que están tan ligadas a los pacientes con dependencia.

Para la mejoría o el tratamiento de la UPP es muy importante que el paciente ingiera líquidos, además de la utilización de la aplicación de productos específicos para la piel que curen y reviertan la lesión. La realización de cambios posturales con abundante frecuencia, así como la utilización de superficies especiales de apoyo serán bastante eficaces para curar y prevenir una UPP.

Bibliografía

  1. Úlceras de decúbito (úlceras por presión) [Internet]. Mayoclinic.org. 2022 [citado el 22 de marzo de 2023]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/disease s- conditions/bed-sores/symptoms-causes/syc -20355893
  2. Bosch Á. Úlceras por presión. Prevención, tratamiento y consejos desde la farmacia. Offarm [Internet]. 2004 [citado el 22 de marzo de 2023];23(3):130–4. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm -4-articulo-ulceras-por-presion-preven cion- tratamiento-13059416
  3. Papel del TCAE en la prevención de las LRD [Internet]. Ulceras.net. [citado el 22 de marzo de 2023]. Disponible en: https://ulceras.net/articulo.pHp?id=132