Úlceras por presión (UPP): una realidad práctica dentro de la Atención de Enfermería. Estudio de caso clínico

Como parte de antibioticoterapia se prescribió la administración de ciprofloxacino 200mg cada 12 horas y clindamicina 600mg cada 8 horas. Por la condición de las lesiones se realizó escarectomía, donde se obtuvo muestra para cultivo y se confirmó el estadio de las lesiones.

Para el soporte nutricional y debido a los trastornos de deglución, se realizó una gastrostomía que tiene como objetivo facilitar la alimentación de la paciente, según el criterio del profesional (nutricionista) se instaura dieta general, licuada, fraccionada, acompañada de suplemento alimenticio (Vitafos) y proteínas hidrolizadas, presentando intolerancia manifestada por diarrea e hiperperistaltismo.

Valoración de acuerdo a Necesidades (Virginia Henderson)

Necesidad 2: Alimentación/hidratación.

Sonda de gastrostomía a nivel de hipocondrio izquierdo para alimentación, dieta licuada.

Necesidad 3: Eliminación.

Edema a nivel de párpados, tobillos y pies (área del dorso), piel diaforética, abdomen globuloso, hiperperistaltismo intestinal, menstruación irregular acompañada de metrorragia, incontinencia urinaria, deposiciones diarreicas abundantes por lo que madre le mantiene con pañal.

Necesidad 4: Movilización.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Hemiplejia Izquierda, inmovilidad con permanencia en cama permanentemente. Balance muscular global de 1/5 según la escala de Oxford (Imagen. 2) en el hemicuerpo izquierdo y de 3/5 global en el derecho. El balance articular fue libre en el hemicuerpo derecho, mientras que existía limitación articular total en izquierdo con presencia de anquilosis a nivel de codo y rodilla; pie izquierdo en péndulo.

Necesidad 6: vestirse.

Necesita de la ayuda de la madre para vestirse y cambiarse de ropa.

Necesidad 8: higiene/piel.

Mal estado higiénico, cabello seboso, boca con presencia de restos alimenticos, exceso de placa dental, caries dental, halitosis. Se obtuvo una puntuación de 6 en la escala Braden (Imagen. 3).

Imagen 2. Escala de Oxford

escala-Oxford-UPP-ulceras-por-presion

Ver: Anexos – Úlceras por presión – UPP. Una realidad práctica dentro del cuidado enfermero, al final del artículo

publica-articulo-revista-ocronos

Imagen 3. Escala de Braden

escala-Braden-UPP-ulceras-por-presion

Ver: Anexos – Úlceras por presión – UPP. Una realidad práctica dentro del cuidado enfermero, al final del artículo

Fuente: https://www.google.com/search?q=escala+de+ valoracion+de+fuerza+ muscular+pdf&tbm =isch&tbo= u&source=univ&sa= X&ved=2ahUKEwj92-Lf4-7fAhVIj1kKH fAhBmUQsAR 6BAgAEAE&biw=13 66&bih=657#imgrc=8rf9 WkTWZRcvLM:

En la exploración céfalo – caudal, se observó en cabeza región occipital, UPP de 1cm estadio II de bordes regulares, con formación de flictena rota, seca; a nivel sacro UPP estadio IV de 15cm por 11cm de diámetro de bodes necrosados con eliminación de secreción purulenta y exposición del hueso sacro; y, a nivel de cresta iliaca izquierda lesión de 4cm por 3cm de diámetro con tejido necrótico, eliminando secreción purulenta fétida, bordes violáceos (UPP estadio III). IMC 18 (bajo peso), palidez facial, marasmo, prominencias óseas observables.

Necesidad 10: comunicación

Dependiente, presenta afasia, familia monoparental, hija de 10 años encargada al cuidado de la abuela.

Cuadro N° 2. Plan de cuidados

Fuente: las autoras

Cuadro N° 3. Plan de cuidados

Fuente: las autoras

Cuadro N° 4. Plan de cuidados

Fuente: las autoras

Ver: Anexos – Úlceras por presión – UPP. Una realidad práctica dentro del cuidado enfermero, al final del artículo

Evaluación

La evolución fue favorable, con períodos de remisión y de progreso; la lesión de cabeza cicatrizó en corto tiempo (3 días), mientras que la de la región sacra y la cresta iliaca izquierda presento periodos de mejoría con intervalos de remisión y exacerbación del daño tisular. La movilización de la paciente fue el factor primordial que permitió reducir el riesgo de úlcera por presión (UPP) en nuevas áreas. El estado nutricional fue el factor negativo para la recuperación de la paciente, pues presentaba desnutrición; la alimentación por gastrostomía con la utilización de suplementos se provocó cuadros de diarrea que retardaron la curación de la UPP sacra por la contaminación con heces.

El tiempo de hospitalización fue de 9 semanas, dada de alta con UPP en cresta iliaca y región sacra con tejido de granulación, con un diámetro de 2cm por 2cm y de 12 cm por 9 cm de diámetro respectivamente; debiendo recibir curación en domicilio. Mediante el sistema de referencia contra-referencia se solicitó cumplir esta actividad al equipo del centro de salud del lugar de residencia, además control nutricional y educación para prevenir úlceras por presión (UPP) en otras áreas.

DISCUSIÓN

Las UPP se han constituido en un importante problema de salud que afecta no solo a los pacientes, sino a su familia y al propio sistema de salud; su alta incidencia la convierte en indicadores epidemiológicos que sugieren una intervención apremiante que abarque desde lo preventivo, el adecuado tratamiento y la recuperación de las UPP, ya que en la realidad actual no es considerada como una prioridad dentro del modelo de atención Ecuatoriano, y que aunque las úlceras por presión (UPP) continúen siendo un problema que afecta de manera primordial a personas mayores, casos como de la paciente en mención muestran su impacto en colectivos de edad más jóvenes expuestos a los mecanismos causales de las UPP (9).

El conocimiento de la epidemiología de las UPP es una herramienta básica para el diseño de políticas sanitarias orientadas al abordaje de este problema, que ha sido considerado, tradicionalmente, como algo inevitable y asociado a la postración en cama o silla de ruedas (9) (3).

La valoración continua e intervención adecuada del paciente y de la lesión permiten la resolución de la herida en el menor tiempo posible, pues permite identificar oportunamente los cambios que alteren el proceso de cicatrización. El cuidado de enfermería a pacientes con riesgo o tratamiento por úlceras por presión (UPP) demanda de la aplicación del proceso de atención de enfermería. En el presente caso la actuación de enfermería resultó trascendental a la hora de prevenir la formación de nuevas úlceras por presión (UPP) y al tratar las existentes aun cuando las condiciones de la paciente a su ingreso no son las ideales (7).

Llama la atención, que mayoritariamente los profesionales sólo valoran el riesgo al ingreso hospitalario; únicamente 1 de cada 4 lo valora de manera regular; es comprensible que la situación de los pacientes no es estática; por ello se debería establecer pautas de evaluación periódica o al menos, cuando cambie la situación del paciente o del cuidador, como lo recomiendan algunas guías de práctica clínica (1) (13).

El tratamiento local de las úlceras depende del grado, localización y extensión, al valorar que la recuperación según el grado de úlcera es: grado I de dos días aproximadamente, grado II una a dos semanas, grado III uno a tres meses y grado IV meses o años y en algunos casos no se consigue su curación total; en el presente caso la resolución de las úlceras grado III y IV estaba dentro del tiempo estimado en la literatura (7).

En cuanto a la dimensión legal, el problema de las úlceras por presión (UPP) es una dimensión poco contemplada y conocida por parte de los profesionales y de las instituciones, y aún menos por parte de los usuarios del Sistema de Salud y de sus familiares o representantes legales. Por ello sería importante que se realice un análisis serio y minucioso de este problema que al presentarse puede ser categorizado como negligencia o mala praxis (3).

CONCLUSIÓN

Por la trascendencia epidemiológica y económica que implican las UPP en las instituciones de servicios de salud; resulta apremiante implementar protocolos de intervención para el cuidado de los pacientes, haciendo énfasis en el monitoreo de los casos que posean factores de riesgo. Con enfoque preventivo, se deberían plantear estrategias de educación continua para el personal de salud, paciente y familia; a fin de disminuir la incidencia de UPP y sus complicaciones en el hospital y en su domicilio.

Además, es necesario la coordinación con la atención básica de salud, quienes de acuerdo al Modelo de Atención Integral de Salud son los llamados a identificar factores de riesgo de la población y prevenirlos; promocionar y educar a la población, no por ello resta la responsabilidad del personal de salud hospitalario; y al personal de salud del primer nivel de atención la educación directa a familias de su área de influencia que tengan limitaciones de movilidad y puedan desarrollar problemas cutáneos de este tipo.

Anexos – Úlceras por presión – UPP. Una realidad práctica dentro del cuidado enfermero

Anexos – Úlceras por presión – UPP. Una realidad práctica dentro del cuidado enfermero

REFERENCIAS

1.            Pancorbo-Hidalgo P, García-Fernández F, Soldevilla-Agreda J. Valoración del riesgo de desarrollar úlceras por presión: uso clínico en España y metaanálisis de la efectividad de las escalas. GEREOKOMOS. 2008; 19(2)

2.            Bautista Montaña IE, Bocanegra Vargas LA. Prevalencia y factores asociados de las úlceras por presión en pacientes hospitalizados en los servicios de medicina interna, neurología y cuidados intensivos de una institución prestadora de salud de IIInivel de la ciudad Bogotá. Tesis de pregrado. Bogota: Pontificia Universidad Javeriana, Enfermería Clínica; 2009.

3.            Soldevilla Agreda J, Torra i Bou J, Verdú Soriano J. Tercer estudio nacional de prevalecía de úlceras por presión en España. 2011; 22(2).

4.            Mancini-Bautista P, Oyanguren-Rubio R, Díaz-Vélez C, Poma-Ortiz J, Peña-Sánchez RE. Factor de riesgo para el desarrollo de úlceras por presión en adultos mayores hospitalizados. Rev. cuerpo méd. 2016; 9(1).

5.            European Pressure Ulcer Advisory Panel & National Pressure Ulcer Advisory Panel. Prevención de Úlceras por presión. Guía de Referencia rápida. 2009.

6.            Cantún-Unicab F, Uc-Chi N. Perfil de riesgo para el desarrollo de úlceras por presión en pacientes adultos hospitalizados. Rev Enferm IMSS. 2005; 13(3).

7.            Flores Montes I, De la Cruz Ortiz S, Ortega Vargas MC, Hernández Morales S, Cabrera Ponce MF. Prevalencia de úlceras por presión en pacientes atendidos en el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez. Rev Mex de Enfermería Cardiológica. 2010; 18(1-2).

8.            Luque Moreno C, Peña Salinas M, Rodríguez Pappalardo F, López Rodríguez L. Prevención de úlceras por presión y lesiones musculoesqueléticas: paciente con ictus. GEROKOMO. 2012; 23(1).

9.            Islas – Pérez J. Proceso de atención de enfermería aplicado a un paciente que presenta úlcera por presión con sospecha de daño tisular profundo. Rev Mex Enf Cardio. 2014; 22(2).

10.          Soldevilla Agreda JJ, Torra i Bou JE, Verdú Soriano J, Martínez Cuervo F, López Casanova P, Rueda López J. Segundo estudio Nacional de Prevalencia de Úlceras por Presión en España. Epidemiología y variables definitorias de las lesiones y pacientes. GEROKOMOS. 2006; 17(3).

11.          Días-Martínez JM, López-Donaire P, Molina-Mercado P, Peláez-Panadero M, Torres-Aguilar JC, Pancorbo-Hidalgo PL. Úlceras por presión en el postoperatorio de intervenciones quirúrgicas de cadera o de rodilla. GEROKOMOS. 2009; 20(2).

12.          Verdú Soriano J, López Casanova P, Fuentes Pagés G, Torra i Bou J. Prevención de UPP en talones. Rev ROL Enf. 2004; 27(9).

13.          García Fernández F, Montalvo Cabrerizo M, García Guerrero A, et al. Guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión Sevilla: Servicio Andaluz de Salud; 2007.