Úlceras y heridas crónicas: opciones y tratamiento

RESUMEN

Esta labor de investigación da origen a la creación de un artículo científico centrado en las úlceras más frecuentes en Atención Primaria. En dónde se exponen los factores desencadenantes, las diversas medidas preventivas y el tratamiento llevado a cabo en cada una de ellas; así como también se realiza el estudio de esta patología en un centro de salud de Atención Primaria, en Grandas de Salime, situado en el Principado de Asturias.

En este ambulatorio se estudia el porcentaje de población que posee úlceras, el tipo más frecuente, y se exponen varios casos de pacientes afectados por esta lesión; aportando información sobre el tipo de úlcera que esta instaurada en cada caso, los antecedentes importantes que ocasionaron el desarrollo de las mismas, la fecha de inicio de la lesión, el tratamiento recibido y la evolución de las mismas.

AUTORES:

Noelia Villasonte Pereiras

José Luis Méndez García

Carlos Garagatti Oliveira

TABLA DE CONTENIDOS

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

GLOSARIO

RESUMEN Y PALABRAS CLAVE

INTRODUCCIÓN

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

OBJETIVOS

MARCO TEÓRICO

MÉTODOS

publica-articulo-revista-ocronos

RESULTADOS

CONCEPTO

VALORACIÓN INICIAL DEL PACIENTE

ÚLCERAS POR PRESIÓN

ÚLCERAS VASCULARES

ÚLCERAS YATROGÉNICAS

TRATAMIENTO

ÚLCERAS EN CENTRO DE SALUD DE ATENCIÓN PRIMARIA

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ANEXOS

GLOSARIO

Lesión: Alteración de las condiciones normales de mantenimiento de un cuerpo u organismo.

Desbridamiento: Retirar los tejidos desvitalizados de una herida, para favorecer el proceso de cicatrización.

Apósito: Material que se aplica sobre una lesión o herida.

Necrosis: Degeneración de un tejido por la muerte de sus células. Puede producirse bien por un traumatismo, una isquemia, tóxicos o infección.

Úlcera: Lesión abierta con pérdida de sustancia que no presenta capacidad de cicatrización espontánea. En numerosas ocasiones se acompaña de complicaciones infecciosas.

Esfacelos: “Restos inflamatorios y necróticos de los tejidos, que en ocasiones pueden extirparse en procesos infecciosos e inflamatorios mediante limpieza quirúrgica para favorecer la cicatrización” 6.

Biofilm: Tejido desvitalizado formado por colonias de bacterias, presente en úlceras crónicas. Presenta consistencia de gel brillante.

Fibrina: Tejido desvitalizado proteico de color amarillo adherido al lecho de la úlcera.

En el presente artículo se expone una clasificación de úlceras, ya que según su etiología se habla de un tipo u otro. Se describen las más frecuentes en Atención Primaria, así como también detalla el alcance de esta patología en un centro de salud de atención primaria, situado en Grandas de Salime, perteneciente al Principado de Asturias.

Se trata de un estudio explicativo, ya que no sólo se describen los tipos de úlceras más frecuentes en Atención Primaria, sino que se exponen las diversas causas que originan la aparición de las mismas; a su vez también es cualitativo, y no experimental.

2. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

La existencia de un déficit en las diversas medidas preventivas por parte de los pacientes que poseen un alto riesgo de desarrollar heridas crónicas, da lugar a la aparición de esta patología.

Otra causa por la que esta investigación se ha llevado a cabo viene dado por el problema tan importante de salud que está suponiendo en la actualidad. Ya que, además de generar un enorme gasto sanitario; supone dolor, disconfort, infecciones, fiebre, mal olor, etc, a los diferentes pacientes afectados.

3. OBJETIVOS

Los objetivos de dicha investigación son:

·                     Determinar el grado de incidencia y prevalencia de estas patologías en esta población.

·                     Determinar la eficacia de los diferentes tratamientos en la curación o evolución de las mismas.

·                     Evaluar dentro de los tipos de úlceras, cuáles son más frecuentes; valoradas en función de la causa que las originó.

·                     Valorar qué casos requieren derivación al especialista: cirujano vascular, cirujano plástico, etc.

4.            MARCO TEÓRICO

Tras la revisión de la información disponible en varias bases de datos, así como por ejemplo: Google, Yahoo, SciELO, Medline, etc, de consultar varios libros y de recurrir al centro de salud donde se lleva a cabo este trabajo, se selecciona la información más significativa y relevante, desde el punto de vista de los autores, y comienza la elaboración del presente artículo.

5.            MATERIAL Y MÉTODOS

Para llevar a cabo la elaboración del presente artículo se recurre a las normativas Vancouver, tanto en lo referente a su estructura, organización y citación del mismo; ya que al tratarse de un artículo científico, es la forma más correcta de presentación de la información obtenida.

Como ya se explicó anteriormente, se trata de un estudio explicativo, cualitativo y no experimental.

6.             RESULTADOS

6.1 CONCEPTO:

Herida crónica: Interrupción en la continuidad de la piel que requiere de periodos muy prolongados de tiempo para su curación.

Las heridas crónicas presentan un grupo variado y extenso, causados por diversos factores. Se clasifican en diferentes tipos: úlceras por presión, venosas, arteriales, mixtas, diabéticas, tumorales, neuropáticas y iatrogénicas;

Las heridas crónicas suponen un importante problema de salud:

·                     Disminuye la calidad de vida tanto de quien las padece como de sus cuidadores.

·                     Presentan un elevado coste económico.

·                     Dedicación de tiempo del personal sanitario.

·                     Aumentan de las estancias hospitalarias.

Son fundamentales las medidas de prevención y tratamiento adecuadas para evitar la aparición de las mismas.

6.2 VALORACIÓN INICIAL DEL PACIENTE

Para determinar los cuidados locales y generales pertinentes, es preciso realizar una valoración global del paciente:

1)             Estudio de la piel y de los tejidos periféricos: temperatura, color, integridad, humedad, edema, grado y localización.

2)             Valoración de los factores de riesgo: estado nutricional, edad avanzada, incontinencia, hábitos higiénicos, inmovilidad, identificación de patologías que puedan afectar el proceso de curación, tratamiento farmacológico, etc.

3)             Valoración psicosocial y del entorno de cuidados.

4)             Elaboración de un plan de cuidados específico.

6.3 ÚLCERAS POR PRESIÓN

“Lesión de origen isquémico, localizada en la piel y tejidos subyacentes con pérdida de sustancia cutánea producida por presión prolongada o fricción entre dos planos duros”

6.3.1 CLASIFICACIÓN:

·                     Estadio I: Eritema cutáneo que no palidece al presionar. Presenta tonos rojos, azules o morados.

·                     Estadio II: Pérdida parcial del grosor de la piel que afecta a la epidermis, dermis o ambas. Tiene aspecto de abrasión, ampolla o cráter superficial.

·                     Estadio III: Pérdida total del grosor de la piel, presenta lesión o necrosis del tejido subcutáneo.

·                     Estadio IV: Pérdida total del grosor de la piel, con destrucción extensa y necrosis de tejidos o daño extensivo a músculo, hueso o estructuras de soporte.

6.3.2 FACTORES DE RIESGO:

·                     Pérdida o disminución de la movilidad.

·                     Edad avanzada del paciente.

·                     Déficit nutricional.

·                     Incontinencia urinaria y/o fecal.

·                      Falta de dispositivos que alivien la presión.

·                     Hábitos higiénicos inadecuados o insuficientes.

·                     Escasez de cambios posturales.

·                     Falta de dispositivos que alivien la presión.

·                     Deshidratación de la piel.

·                     Tratamientos farmacológicos.

·                     Patologías previas.

6.3.3 ZONAS MÁS FRECUENTES DE LOCALIZACIÓN:

Ver imagen en: Anexos – Úlceras y heridas crónicas. Opciones y tratamiento, al final del artículo

Roldán Valenzuela A. Protocolo de actuación. Guía de actuación en la prevención y tratamiento de las heridas. [internet]. [Consultado 5 Feb 2019]. Disponible en: http:www.ulceras.net.es

6.3.4 PREVENCIÓN Y CUIDADOS:

Se realiza una valoración del riesgo mediante la escala de Braden. Mediante dicha escala se determina el riesgo que tienen los pacientes para desarrollar úlceras por presión.

ESCALA DE BRADEN

Ver tablas en: Anexos – Úlceras y heridas crónicas. Opciones y tratamiento, al final del artículo

Fuente: Escala de Braden Bergstrom. [internet]. [Consultado 2018 Nov 15]. Disponible en: http://web.usal.es/ ~acardoso/temas/ Bergstrom.htm

Esta escala es la más utilizada, aunque existen otras escalas para valorar el riesgo de desarrollar úlceras por presión, como la escala de Norton o la escala de Emina.

CUIDADOS DE LA PIEL:

·                     Examen diario.

·                     Lavar con agua tibia y jabón neutro.

·                     Mantener la piel limpia y seca.

·                     Correcta hidratación.

·                     Tratar la incontinencia y empleo de absorbentes.

·                     Empleo de productos que contengan ácidos grasos hiperoxigenados, zinc, aloe vera, etc.

·                     No lavar la ropa con productos irritantes.

·                     Ropa de cama limpia, seca y sin arrugas.

Otra gran medida para resolver dicha patología es la movilidad y la realización de cambios posturales. Dentro de estos últimos se establecen unas pautas a seguir, de esta forma a los pacientes encamados se les debe de efectuar una rotación cada 2 horas

·                     Evitar el contacto entre prominencias óseas.

·                      Vigilar y mantener la alineación corporal y la distribución del peso.

·                     Evitar el arrastre.

·                     Usar dispositivos de alivio de presión, para disminuir la presión, la fricción y cizallamiento, ayudando a su vez en el proceso de cicatrización y evitando la aparición de lesiones nuevas. Se utiliza una superficie estática si el paciente puede asumir cambios de posición, de lo contrario será dinámica.

MEDIDAS PREVENTIVAS:

·                     Hábitos higiénicos: aseo diario e hidratación adecuada.

·                     Realización de ejercicio físico.

·                     Control de la diabetes.

·                     Evitar el uso de prendas de ropa ajustadas.

·                     Dieta baja en sal.

·                     Tratamiento de alteraciones respiratorias y cardiacas.

·                     Empleo de vendajes que favorezcan el retorno venoso, entre los cuales cabe destacar el “vendaje de sistemas multicapas”. Este vendaje proporciona absorción y almohadillado favoreciendo la cicatrización.

(continúa en la página siguiente)