Cáncer metastásico en huesos

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 34

Autor principal (primer firmante): Ruth Garza Pérez

Fecha recepción: 03/06/2024

Fecha aceptación: 30/06/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 34

Autores

Ruth Garza Pérez (Técnico superior radioterapia)

Elisa Gracia Lasierra (Técnico superior radioterapia)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Marta Palos Gracia (Auxiliar de Enfermería)

Lorena Andreu Millan (Auxiliar de Enfermería)

Sergio Fleta Canales (Técnico superior radioterapia)

Raúl Martínez Sobreviela (Técnico superior radioterapia)

Resumen

Las metástasis óseas son propagaciones de las células cancerígenas desde su origen hasta la llegada a un hueso. Todos los cánceres pueden generar metástasis óseas, aunque son más comunes en el de mama y el de próstata. Estas células alteran su crecimiento y destrucción de hueso.

Al ocurrir esta situación existen efectos secundarios como el dolor y el aumento respecto a la posibilidad de roturas óseas. La zona más susceptible por esta afectación es la columna vertebral.

Existen diversos tratamientos para mejorar las reacciones adversas de estas metástasis.

publica-articulo-revista-ocronos

Palabras clave:

Metástasis óseas, cáncer.

Introducción

Las metástasis óseas pueden producir dolor e incrementar la posibilidad de fracturas óseas ya que debilitan el hueso en el que se ha ocasionado, tras la llegada de las células cancerígenas.

En estos casos, las metástasis óseas aparecen en la columna vertebral como área más común, seguido por la cadera, fémur, húmero, costillas y cráneo.

Los huesos están compuestos por dos tipos de células, la cuales al estar sanas ayudan a que el hueso esté en su plena funcionalidad. Estas células son los osteoblastos, que ayudan a generar hueso y los osteoclastos, que desintegran el hueso viejo.

Cuando las células cancerígenas llegan al hueso sano, pueden aparecer de dos formas distintas, obstruyendo o acelerando las funciones de los osteoclastos y osteoblastos, causando la formación o desintegración excesiva de la zona afectada.

Para el diagnostico de las metástasis óseas, el método más utilizado era la radiología simple y la gammagrafía ósea, aunque actualmente se usan otros métodos de diagnóstico, como el TAC y la resonancia magnética, pudiendo valorar las características de la lesión.

En este caso, tras diagnosticar las metástasis óseas, se debe seleccionar el tratamiento más adecuado en cada circunstancia. Los objetivos que se intentan conseguir con ello son mejorar la calidad de vida, la posibilidad de recuperar la capacidad funcional de los huesos, prevenir complicaciones, disminuir la hipercalcemia y aumentar la supervivencia del paciente.

Los tratamientos utilizados en esta metástasis son: la radioterapia, ya sea externa como tratamiento local o por radiofármacos como tratamiento sistémico, la cirugía en casos seleccionados para disminuir el dolor, estabilizar el hueso y preservar su funcionalidad, y la quimioterapia para la reducción del tamaño. Incluso existe el tratamiento hormonal recomendados para tumores hormonodependientes.

Metodología

Para conseguir completar este artículo hemos realizado la búsqueda por internet de la información necesaria, realizando su revisión bibliográfica. Toda la información ha sido obtenida a partir de fuentes dedicadas al cáncer, resultando crucial para realizar esta publicación.

Con toda la información recabada y al completar de ojearla, hemos logrado recapitular los datos más importantes sobre las metástasis óseas y sus efectos secundarios.

Objetivos

Con la realización de este artículo, nuestro objetivo principal es dar visualización y concienciar de la calidad de vida que se obtiene tras originarse este tipo de metástasis, incluyendo sus efectos secundarios, como el dolor o posibles fracturas al debilitarse el hueso al que han llegado estas células cancerígenas.

Nuestro objetivo final es poder reunir información necesaria para explicar sus síntomas, su diagnóstico y su tratamiento.

Conclusión

Terminamos el artículo con nuestras conclusiones tras discutir el tema en conjunto. Las metástasis óseas pueden ser generadas por cualquier tumor cancerígeno de distintas zonas del cuerpo, aunque la mayoría de casos suelen suceder tras el cáncer de mama y de próstata. Las metástasis óseas se producen en huesos cercanos al cáncer, siendo las vértebras las zonas más susceptibles en este caso.

También hemos deducido que las metástasis óseas pueden acarrear varios problemas a la hora de la calidad de vida del paciente, reduciendo su funcionalidad, aumentando el dolor y la posibilidad de fracturas en la zona afectada. Esta calidad de vida se puede mejorar con los tratamientos descritos anteriormente y decidiendo en cada paciente cuál de los tratamientos es más recomendable y con mejor resultado posible.

Bibliografía

  1. Metástasis en los huesos | Propagación del cáncer a los huesos (cancer.org) Metástasis ósea – Síntomas y causas – Mayo Clinic
  2. Metástasis ósea | Asociación Española Contra el Cáncer (contraelcancer.es)