Cómo tratar la conducta sexual compulsiva

El problema de las adicciones puede presentar múltiples caras. Solemos estar más familiarizados con el problema de la adicción a sustancias aunque, en realidad, una personalidad adictiva puede desarrollar adicciones a diferentes sustancias (alcohol, cocaína, cannabis, ansiolíticos…) pero también a la comida, al juego, a las compras y al sexo.

Como afirman desde Orbium Adicciones, el tratamiento de este problema es complejo y necesario a la hora de recuperar el control sobre la propia vida. Por tanto, se hace imprescindible la búsqueda de ayuda profesional. Orbium cuenta con un equipo de psicólogos, psiquiatras y terapeutas especializados en el tratamiento de las adicciones según el modelo Minnesota, con metodología cognitiva-conductual (actualmente reconocido como el modo de tratamiento más efectivo).

tratamiento-adiccion-sexo

La adicción al sexo, un tipo de adicción que cuesta trabajo reconocer

La adicción al sexo es también conocida como Trastorno Compulsivo Sexual y en ella aparecen las principales características de los problemas adictivos: falta de control, ansiedad, necesidad de realizar la conducta adictiva a pesar de que pueda ocasionar un serio deterioro de la vida personal y / o profesional, sensación de culpa, vergüenza, negación del problema y autoengaño y, nuevamente, falta de control.

La ausencia de control sobre la conducta sexual también causa dependencia y síndrome de abstinencia.

Otros factores que pueden ayudar a identificar un problema de adicción al sexo o trastorno compulsivo sexual son:

  • Pensamientos frecuentes y recurrentes sobre el sexo
  • Urgencia en realizar la conducta sexual
  • Irritabilidad
  • Incapacidad de controlar el deseo sexual
  • Preocupación frecuente por el sexo
  • Incapacidad de abstenerse de la conducta adictiva, aunque cause un serio deterioro de las relaciones laborales, familiares y de pareja y esto ocasione un gran sufrimiento del paciente.

La adicción al sexo puede adoptar múltiples formas: masturbación compulsiva, búsqueda constante de relaciones con múltiples parejas sexuales incluso con desconocidos, consumo de material pornográfico, prostitución, etc

Uno de los principales problemas que encuentran los pacientes con este tipo de trastorno es que la vergüenza suele dificultar la búsqueda de ayuda para iniciar terapias y tratamientos para la adicción al sexo. El paciente, en ocasiones, se llega a plantear si realmente existe este problema y si es un adicto que ha de ser tratado como tal, ya que es frecuente que el entorno no ofrezca comprensión respecto al tema. Sin embargo, es importante destacar que la adicción al sexo ha sido incorporada, desde junio de 2018, a la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (ICD-11) por La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la padece alrededor de un 6% de la población española.

En la actualidad, el enfoque de este tipo de adicción se basa fundamentalmente, como ya hemos dicho, en la terapia psicológica para ayudar al paciente a encontrar el origen emocional de la búsqueda de esa actividad como válvula de escape. La gestión emocional aportará a la persona las herramientas y estrategias psicológicas para controlar su ansiedad sin necesidad de tener que volver a recurrir a la conducta adictiva.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Cualquier tipo de adicción ha de ser tratada para ayudar a la persona a superar un problema que siempre ocasiona dolor, sufrimiento emocional y deterioro de la salud tanto física como mental y esto también ocurre en el caso de la adicción al sexo.