Tratamiento y complicaciones de las úlceras por presión

Treatment and complications of pressure ulcers

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 4–Abril 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº4: 232

Autor principal (primer firmante): María Pilar Molinedo Quílez

Fecha recepción: 30 de marzo, 2023 

Fecha aceptación: 27 de abril, 2023 

Ref.: Ocronos. 2023;6(4) 232

  1. María Pilar Molinedo Quílez. Enfermera. Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital Royo Villanova. Zaragoza
  2. Lidia Villalba López. Enfermera. Unidad de neumología. Hospital Royo Villanova. Zaragoza
  3. Xavier Francis Pascal Steiner. Enfermero. Centro de salud Univérsitas. Zaragoza
  4. Eric Puente López. Enfermero. Unidad de farmacia. Hospital de Cruces. Bilbao
  5. Alicia Villalba López. Enfermera. Consultas externas. Hospital de Basurto. Bilbao
  6. Jorge Lázaro Liarte. Medico. Servicio de ambulancias. Gestión Sanitaria Aragón. Zaragoza

Resumen

Introducción Una úlcera por presión (UPP) es una solución de con­tinuidad en la piel que involucra al menos a la epidermis y a la dermis. Las UPP no sólo constituyen un serio problema físico, sino también psicológico ya que merman considerable­mente la calidad de vida de los enfermos, afectan a la esfera económica incrementando los costes sanitarios derivados de su atención y representan un problema social.

Objetivo Identificar los principales componentes que forman parte de la valoración y prevención de las úlceras por presión.

Metodología Se realizó una revisión sistemática de artículos encontrados en distintas bases de datos. Se revisaron los artículos que contenían las palabras clave seleccionadas al comienzo del estudio, y de todos ellos, se incluyeron los que cumplían los requisitos de inclusión establecidos, que son fecha de publicación e idioma.

Resultados y conclusiones: Existen diferentes instrumentos para identificar y cuantificar los factores de riesgo que tiene una persona de desarrollar lesiones por presión y establecer un plan de cuidados preventivo.Las escalas de valoración de riesgo de padecer lesiones (EVR) están consideradas como herramientas de trabajo muy eficaces para identificar a un paciente de riesgo en un tiempo mínimo, para la prevención y tratamiento de las úlceras.

Palabras clave: ulceras por presión; valoración ulceras; prevención ulceras.

Abstract

Introduction: A pressure ulcer (PU) is a continuous solution in the skin that involves at least the epidermis and dermis, and which is characterised by having little or no capacity for healing as long as the cause of the ulcer remains.

PUs are not only a serious pHysical problem, but also a serious psychological problem, as they considerably reduce the quality of life of sufferers, affect the economic spHere by increasing the healthcare costs derived from their care and represent a social problem.

Objective: To identify the main components that form part of the assessment and prevention of pressure ulcers.

Methodology: A systematic review of articles found in different databases was carried out. Articles containing the keywords selected at the beginning of the study were reviewed, and of all of them, those that met the established inclusion requirements, which are date of publication and language, were included.

Results and conclusions: Different instruments exist to identify and quantify a person’s risk factors for developing LPP and to establish a preventive care plan. Injury risk rating scales (IRRS) are considered to be very effective tools to identify a patient at risk in a minimum of time, for the prevention and treatment of ulcers.

Keywords: pressure ulcers; ulcer assessment; ulcer prevention.

Introducción

Una úlcera por presión (UPP) es una lesión en la piel y el tejido inferior que resultan de una presión prolongada sobre ésta. 1

Fases de la cicatrización

La cicatrización se divide en tres fases.

  • Fase inflamatoria (exudativa), su inicio coincide con el momento en que se produce la lesión. Se produce una vasoconstricción por sustancias vasoactivas y se forma un tapón en vasos lesionados seguida de una vasodilatación. Estos procesos producen signos clásicos. Se produce una migración de leucocitos fagocitando bacterias y liberando enzimas que eliminan las partes dañadas. Esta fase tiene lugar en las primeras 72 horas.
  • Fase de proliferación o angiogénesis, la reconstrucción vascular se inicia desde los vasos intactos que se encuentran en el borde de la herida. Los fibroblastos forman el nuevo tejido encargado de rellenar la herida. Dura varias semanas.
  • Fase de reconstrucción, la herida se cierra de los bordes desde fuera hacia dentro, por señales quimiotácticas del tejido granular. El epitelio necesita una superficie húmeda deslizante. Dura varios años. 1

El doctor Falanga en el año 2000 describió un enfoque para el tratamiento de las heridas crónicas en 4 componentes: T (tissue): control del tejido no viable, I (infection): control de la inflamación e infección., M (moisture): control del exudado, E (edge): estimulación de los bordes epiteliales. 1

Objetivo

Identificar los principales componentes que forman parte del enfoque TIME para el tratamiento de las úlceras, y describir las posibles complicaciones que pueden aparecer.

Método

Se realizó una búsqueda bibliográfica, con carácter descriptivo y retrospectivo, realizando una investigación documental y una valoración concisa y objetiva de los artículos seleccionados.

Resultados y conclusiones

El concepto TIME representa las cuatro barreras que pueden retrasar el tiempo de cicatrización reduciendo costes al sistema de salud y molestias al paciente. 1

Eliminación del tejido no viable (T)

El tejido necrótico es la mayor barrera para la cicatrización y el desbridamiento la técnica orientada a su eliminación. EL tejido necrótico negro es la escara negra, dura, seca y muerta colonizada por bacterias, pero sin infección. Hay que aportar humedad para convertirlo en tejido necrótico húmedo. El tejido necrótico amarillo es el tejido suave y flexible de este color y parece separado del lecho de la herida.

La limpieza es el primer paso para la eliminación del tejido necrótico. Usar suero salino isotónico, soluciones jabonosas, antisépticos, agua corriente y soluciones de lavado, con la mínima fuerza mecánica al limpiar y secar la ulcera.

El desbridamiento retira tejidos desvitalizados. Proceso natural que con el desbridamiento externo puede acelerar la cicatrización y disminuir el riesgo de complicaciones. El método elegido será en función del tipo, calidad, profundidad y localización del tejido necrótico. 2

Control de la carga bacteriana (I)

Dependiendo del número de gérmenes la herida pasa por varias fases. Contaminación, colonización, colonización crítica e infección. Valorar aspectos cualitativos de los gérmenes, y sus asociaciones pudiendo aumentar su virulencia.

Observar signos clásicos de una herida infectada y los signos adicionales. Los productos elegidos dependen de la carga bacteriana que presente la herida; ion de plata, etc. 3

Correcto control del exudado (M)

El exudado es la respuesta normal en la cicatrización. Aporta nutrientes esenciales, factores de crecimiento, dificulta la migración epitelial y es medio de transporte para la proliferación celular, en exceso la fase inflamatoria se alarga y produce un retraso de cicatrización.

Hay diferentes tipos de exudados. La cura en ambiente húmero mantiene la herida en condiciones óptimas de humedad, evita lecho seco y permite que las células epiteliales puedan migrar en la herida sin vencer el obstáculo de la costra.

Incrementa la síntesis de colágeno contrayendo la herida más rápido. Este control del exudado correctamente se puede conseguir usando el apósito ideal según el nivel de exudado de la herida. Los tipos de apósitos son muy variados. 4

Tratamiento de los bordes epiteliales estancados. (E)

Si el proceso de cicatrización se para, hay que pensar en colonización crítica y actuar frente a ella con apósitos bactericidas durante 15 días, si no hay evolución, pensar en otras posibles causas.

Realizar una biopsia del tejido de los bordes de la herida y realizar un estudio celular, proteica, iónico. Pueden ser por falta de oxígeno en el tejido, déficit de colágeno o ac. Hialurónico, Oscilaciones de proteasas, etc. 5

Complicaciones

Entre las principales complicaciones de las úlceras por presión, nos encontramos:

Infección

Una correcta limpieza de la lesión minimiza los riesgos de colonización; por ello ante la presencia de signos de infección local se procederá a desbridar y limpiar la misma cada 24 horas o antes, si existe deterioro del apósito. Para la prevención de la infección son necesarias estrictas condiciones de higiene y asepsia durante la manipulación de los materiales estériles.

Dolor

Debe ser un objetivo prioritario el alivio o disminución del dolor a un nivel de tolerancia que sea aceptable para el paciente.

Un incremento en la intensidad del dolor puede indicar problemas en la cicatrización. En el caso de que las curas resulten dolorosas, debe valorarse la administración de analgésico 30 minutos antes de la cura.

Malignización

En algunos tipos de lesiones de larga duración (>20 años) puede haber una malignización; cualquier cambio en la piel o signo de malignidad, nos indican la necesidad de realizar una biopsia o derivar al dermatólogo.

Dermatitis

Existen evidencias que demuestran que la principal causa son los apósitos y los agentes químicos aplicados. A veces se puede confundir con infección.

Otras

Fístulas perianales o periuretrales, artritis séptica, abscesos, etc. 6-10

Bibliografía

  1. Villanueva P.A. et al. GPC: Prevención y tratamiento de LPP. (Zaragoza). 2009; 446:1-98
  2. Forteza M. et al. Smith & NepHew S.A.U. División Curación de Heridas. TIME: Eliminación del tejido no viable. Sant Joan Despí. Smith & NepHew 2011. [citado 2023 Feb]. Disponible en: http://www.formacionpararesidencias.es/wp-content/uploads/2012/03/t-de-time_07-11.pdf
  3. Forteza M. et al. Smith & NepHew S.A.U. División Curación de Heridas. TIME: Control de la carga bacteriana. Sant Joan Despí. Smith & NepHew 2011 [citado 2023 Feb]. Disponible en: http://www.formacionpararesidencias.es/wpcontent/uploads/2012/06/I_de_time.pdf
  4. Forteza M. et al. Smith & NepHew S.A.U. División Curación de Heridas. TIME: Correcto control del exudado. Sant Joan Despí. Smith & NepHew 2012 [citado 2023 Feb]. Disponible en: http://www.formacionpararesidencias.es/wpcontent/uploads/2012/08/m_de_time_web.pdf
  5. Forteza M. et al. Smith & NepHew S.A.U. División Curación de Heridas. TIME: Cómo actuar ante heridas estancadas. Sant Joan Despí. Smith & NepHew 2012 [citado 2023 Feb]. Disponible en: http://www.formacionpararesidencias.es/newsletter/025/E_de_time_web.pdf
  6. Montoya Carralero M. D., Ríos-Díaz J., Martínez-Fuentes J. Prevención de las úlceras por presión en pacientes terminales e inmovilizados seguidos por el equipo de soporte de atención domiciliaria. Rev Esp Geriatr Gerontol (Madrid). 2007 [cita 2023 Feb]; 42 (5): 263-270.
  7. García J., Martín A., Herrero J.V., Pomer M., Masoliver A., Lizán L. Ulceras por presión. Cad. Aten. Primaria. ISSN-e 1134-3583. 2004 [cita 2023 Feb]; 11 (2): 87-94.
  8. Sarabia Lavín R., Rojo Santos E. Ulceras por presión- manejo de las lesiones por presión. Enferm Clin (Barcelona). 2010 [cita 2023 Feb]; 20 (2): 136-138.
  9. Blümel J.E., Tirado K., Schiele C., Schönffeldt G., Sarrá S. Validez de la escala de Braden para predecir úlceras por presión en población femenina. Rev Med Chil (Santiago). 2004 [cita 2023 Feb]; 132: 595-600.
Salir de la versión móvil