Candidiasis vaginal

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 4–Abril 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 4: 255

Autor principal (primer firmante): Malika Mohamed Hammú

Fecha recepción: 23 de abril, 2023

Fecha aceptación: 28 de abril, 2023     

Ref.: Ocronos. 2023;6(4): 255

Autores:

Malika Mohamed Hammú

Latifa Mohamed Hach Salah

Silvia Méndez León

Yamila Tieb Mohamed

Sovita Mohamed Mimun

Neriman Moh Abdelkader

Introducción

La candidiasis vaginal es una infección que afecta a la mucosa de la vagina, causada principalmente por el hongo Candida albicans. Este hongo forma una capa dimórfica durante su crecimiento, es decir actúa de una forma u otra dependiendo de la temperatura, crece como levadura a una temperatura de 37° (la temperatura normal del huésped humano), crece como filamentoso hongo a 25° (temperatura natural). Esta capacidad de imitar la temperatura del ambiente le permite evadir los mecanismos de defensa producidos por la inmunidad celular del huésped.

En el ser humano, los huéspedes habituales de este microbio se encuentran principalmente en la piel y las mucosas (zonas húmedas, oscuras y calientes), pero más concretamente: en la microflora cutánea, en la cavidad oral, en el tracto gastrointestinal, en el sistema genitourinario y en las heces

Este hongo se encuentra regularmente en niveles óptimos, pero esto puede cambiar y causar cambios en el cuerpo que conducen a un crecimiento excesivo del hongo, lo que se conoce como candidiasis.

La candidiasis vaginal es una infección que hoy en día afecta a 3 de cada 4 mujeres en algún momento de su vida y puede provocar hasta dos ataques de candidiasis.

Objetivo

El objetivo principal es promover esta infección causada por Candida albicans, candidiasis vaginal, y divulgar sus manifestaciones clínicas.

Resultados

La levadura Candida albicans, como se encuentra a menudo en el cuerpo, tiene funciones beneficiosas para el cuerpo cuando se encuentra en niveles suficientes y cuando una persona tiene un sistema inmunológico saludable. Esto puede cambiar y dar lugar a un crecimiento excesivo de hongos, que llamamos candidiasis.

Los factores de riesgo que pueden provocar cambios en los niveles de este microbio en nuestro intestino son:

• El uso reciente de antibióticos (p. ej., amoxicilina) ha causado un desequilibrio en la flora vaginal natural.

• Diabetes, cuando los niveles de azúcar en la sangre no están controlados.

• Estado de embarazo.

• Fluctuaciones hormonales típicas del ciclo menstrual, tanto antes como después de la menstruación, y debidas a situaciones de estrés.

• Tomar anticonceptivos orales o terapia hormonal con niveles altos de estrógeno.

 • Un sistema inmunológico debilitado debido a enfermedades como el SIDA.

• Usar ropa interior ajustada y telas sudadas, mantener la ropa mojada (como los trajes de baño) por largos períodos de tiempo, fallar en las prácticas de higiene (como usar jabón en lugar de jabón íntimo) y usar duchas en muchos casos. O los sprays vaginales, también favorecen el crecimiento anormal de este microorganismo.

Síntomas

Las infecciones vaginales por hongos causan:

• Picazón e irritación vaginal (sensación de picor extremo en la zona interna).

• Enrojecimiento e inflamación de la vulva (especialmente los labios externos).

• Flujo vaginal anormal con flujo espeso, blanquecino e inodoro que se asemeja al requesón.

• Dolor al orinar y al tener relaciones sexuales.

 Todos estos síntomas pueden ser leves y empeorar a lo largo de la infección.

Pruebas diagnósticas

Después de consultar con su ginecólogo, su médico realizará un examen pélvico para buscar hinchazón en el área y detectar flujo vaginal. Mediante hisopado, frotis para recoger una muestra de flujo vaginal. Posteriormente, se prepararon preparaciones frescas a partir de las muestras, que se colocaron en portaobjetos de vidrio y se observaron al microscopio en busca de crecimiento microbiano.

Cuando los resultados son anormales, se puede hacer un diagnóstico específico de la infección.

Tratamiento

La clave para tratar bien la infección es asegurarse de que se trate de una candidiasis vaginal y no de otra infección porque los síntomas son muy similares a los de otras infecciones bacterianas y enfermedades de transmisión sexual. Por lo tanto, se debe hacer un diagnóstico correcto. Su tratamiento se basa en la provisión de medicamentos antimicóticos en diversas formas: cremas, ungüentos, óvulos, tabletas vaginales y óvulos.

La medicación debe tomarse hasta la finalización del programa (7 días completos) y no interrumpirse antes de esa fecha, incluso si los síntomas han desaparecido. Evitar ciertos factores de riesgo, como algunos mencionados anteriormente (humedad en la zona íntima, uso de aerosoles, jabones con pH íntimo inadecuado, uso de ropa interior ajustada y materiales inadecuados) es un buen mecanismo de prevención de la candidiasis vaginal.

Conclusión

La candidiasis vaginal es una infección fúngica causada por el hongo Candida albicans que causa comezón e irritación en la vagina y la vulva. La mayoría de las mujeres contraerán el virus en algún momento de sus vidas. Aunque es una infección fácilmente tratable, es importante consultar a un médico para conocer más sobre ella, su tratamiento y prevención.

Bibliografía

  1. https://www.ginecanes.es/salud-intima-fe menina/candidiasis-vaginal/sintomas
  2. https://www.gomezroig.com/candidiasis-ge nital/
  3. https://www.cigna.com/es-us/kno wledge-center/hw/temas-de-salud/candid iasis-vaginal-hw61044
Salir de la versión móvil