Trastornos alimentarios

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 374

Autor principal (primer firmante): Elena Mora Caballero

Fecha recepción: 10/06/2024

Fecha aceptación: 07/07/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 374

Autores:

Elena Mora Caballero

José Carlos González Gago

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Carolina Gracia Serrano

Ignacio Coscullano Sagaste

María Elisa Regla Gálvez

Enric Rondoni Planells

Categoría: TCAE/TSID/Celador

Palabras clave: trastornos alimentarios, anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno por atracón, salud mental.

Introducción

Los trastornos alimentarios son afecciones psiquiátricas caracterizadas por patrones de comportamiento alimentario perturbado que afectan negativamente la salud física y mental de los individuos. Entre los más comunes se encuentran el trastorno por atracón, la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.

publica-articulo-revista-ocronos

Estos trastornos no solo tienen consecuencias graves para la salud física, sino que también afectan significativamente la calidad de vida y el bienestar psicológico de quienes los padecen.

Clasificación y definición

Anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa se caracteriza por la restricción de la ingesta calórica, un miedo intenso a ganar peso y una percepción distorsionada del propio cuerpo. Las personas con anorexia suelen tener un peso corporal significativamente bajo en relación con su altura y edad.

Bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa se define por episodios recurrentes de ingesta excesiva de alimentos seguidos de comportamientos compensatorios inapropiados, como el vómito auto inducido, el uso excesivo de laxantes o el ejercicio excesivo. A diferencia de la anorexia, las personas con bulimia pueden tener un peso normal o incluso sobrepeso.

Trastorno por atracón

El trastorno por atracón se caracteriza por episodios recurrentes de ingesta de grandes cantidades de alimentos en un corto período, acompañados de una sensación de pérdida de control. A diferencia de la bulimia, no se emplean regularmente comportamientos compensatorios.

Factores de riesgo

Los trastornos alimentarios son multifactoriales, con una combinación de factores biológicos, psicológicos y socioculturales que contribuyen a su desarrollo.

Factores biológicos

La genética juega un papel importante en la susceptibilidad a los trastornos alimentarios. Estudios de gemelos y familiares han demostrado que los trastornos alimentarios tienden a ser más comunes entre aquellos con antecedentes familiares de estas enfermedades.

Además, los desequilibrios en neurotransmisores como la serotonina pueden influir en el comportamiento alimentario.

Factores psicológicos

Los factores psicológicos incluyen baja autoestima, perfeccionismo, trastornos de ansiedad y depresión.

Las personas con trastornos alimentarios a menudo tienen una necesidad extrema de control y presentan una autoimagen corporal distorsionada.

Factores socioculturales

La presión social y cultural para mantener un cuerpo delgado, especialmente en sociedades occidentales, puede contribuir significativamente al desarrollo de trastornos alimentarios.

Los medios de comunicación y las redes sociales a menudo promueven ideales de belleza poco realistas que pueden afectar negativamente la autoimagen y la autoestima.

Síntomas y complicaciones

Síntomas comunes

  • Anorexia nerviosa: Pérdida de peso extrema, restricción severa de alimentos, miedo intenso a ganar peso, distorsión de la imagen corporal.
  • Bulimia nerviosa: Episodios de atracones, comportamientos compensatorios (vómito, laxantes), preocupación excesiva por el peso y la figura.
  • Trastorno por atracón: Episodios recurrentes de atracones, sensación de falta de control, malestar después de los episodios de ingesta excesiva.

Complicaciones

Los trastornos alimentarios pueden tener complicaciones graves para la salud, incluyendo desnutrición, desequilibrios electrolíticos, problemas cardiovasculares, osteoporosis y daño gastrointestinal. Además, estos trastornos a menudo se asocian con comorbilidades psiquiátricas como la depresión, la ansiedad y el abuso de sustancias.

Prevalencia

La prevalencia de los trastornos alimentarios varía según la región y la población estudiada. Según la Asociación Americana de Psiquiatría, aproximadamente el 0.9% de las mujeres y el 0.3% de los hombres desarrollarán anorexia nerviosa en su vida. La bulimia nerviosa afecta aproximadamente al 1.5% de las mujeres y al 0.5% de los hombres. El trastorno por atracón es más común, con una prevalencia estimada del 3.5% en mujeres y del 2.0% en hombres.

Diagnóstico

El diagnóstico de los trastornos alimentarios se basa en criterios específicos establecidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5). Se realiza una evaluación clínica exhaustiva que incluye una entrevista detallada, una revisión de la historia médica y un examen físico. Las pruebas de laboratorio pueden ser necesarias para evaluar las complicaciones médicas asociadas.

Tratamiento

Terapia psicológica

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es el tratamiento de elección para la mayoría de los trastornos alimentarios. La TCC se centra en modificar los patrones de pensamiento y comportamiento disfuncionales. La terapia interpersonal y la terapia familiar también son efectivas, especialmente para adolescentes con anorexia nerviosa.

Tratamiento nutricional

El tratamiento nutricional es esencial para la recuperación de los trastornos alimentarios. Los dietistas registrados trabajan con los pacientes para desarrollar planes de alimentación equilibrados y proporcionar educación nutricional.

Medicación

Los medicamentos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), pueden ser útiles en el tratamiento de la bulimia nerviosa y el trastorno por atracón. Para la anorexia nerviosa, el uso de medicación es menos claro, pero puede ser beneficioso para tratar síntomas comórbidos como la depresión y la ansiedad.

Hospitalización

En casos graves de trastornos alimentarios, puede ser necesaria la hospitalización para estabilizar la condición médica del paciente. Los programas de hospitalización parcial y los centros de tratamiento residencial también son opciones para el manejo intensivo.

Pronóstico

El pronóstico de los trastornos alimentarios varía. Con un tratamiento adecuado, muchas personas pueden lograr la recuperación. Sin embargo, la anorexia nerviosa tiene una tasa de mortalidad significativa debido a las complicaciones médicas y el suicidio. La detección temprana y el tratamiento intensivo son cruciales para mejorar los resultados a largo plazo.

Conclusiones

Los trastornos alimentarios son afecciones complejas que requieren un enfoque multidisciplinario para su manejo. La combinación de terapia psicológica, tratamiento nutricional y, en algunos casos, medicación, puede conducir a la recuperación. La educación y la concienciación sobre estos trastornos son esenciales para reducir el estigma y fomentar la búsqueda de ayuda.

Bibliografía

  1. American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing; 2013.
  2. Treasure J, Claudino AM, Zucker N. Eating disorders. Lancet. 2010;375(9714):583-593.
  3. Smink FR, van Hoeken D, Hoek HW. Epidemiology of eating disorders: incidence, prevalence and mortality rates. Curr Psychiatry Rep. 2012;14(4):406-414.
  4. Bulik CM, Brownley KA, Shapiro JR. Diagnosis and management of binge eating disorder. World Psychiatry. 2007;6(3):142-148.
  5. Fairburn CG, Harrison PJ. Eating disorders. Lancet. 2003;361(9355):407-416.
  6. Arcelus J, Mitchell AJ, Wales J, et al. Mortality rates in patients with anorexia nervosa and other eating disorders: a meta-analysis of 36 studies. Arch Gen Psychiatry. 2011;68(7):724-731.
  7. Hay P, Chinn D, Forbes D, et al. Royal Australian and New Zealand College of Psychiatrists clinical practice guidelines for the treatment of eating disorders. Aust N Z J Psychiatry. 2014;48(11):977-1008.
  8. Mitchell JE, Peterson CB. Anorexia nervosa. N Engl J Med. 2020;382(14):1343-1351.
  9. Kaye WH, Wierenga CE, Bailer UF, et al. Nothing tastes as good as skinny feels: the neurobiology of anorexia nervosa. Trends Neurosci. 2013;36(2):110-120.