Comprendiendo el trastorno de pánico

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 3–Marzo 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 3: 927

Autor principal (primer firmante): Irene Martínez Sánchez

Fecha recepción: 03/03/2024

Fecha aceptación: 29/03/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(3): 927

Autores:

Irene Martínez Sánchez

Víctor Manuel García Torres

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Álvaro Jiménez Jiménez

Marta Tegedor Feced

María Pilar Florián del Río

Úrsula Soledad Manrique Vilchez

Categoría: TSID/TCAE

Palabras clave: Afección mental, recurrente, miedo intenso, inesperado, inespecífico.

Introducción

El trastorno de pánico es una afección mental debilitante que se caracteriza por la aparición repentina y recurrente de ataques de pánico, acompañados de intensos sentimientos de miedo o malestar.

publica-articulo-revista-ocronos

Estos episodios pueden ser tan abrumadores que interfieren significativamente con la vida diaria de una persona.

En este artículo, se explorará en profundidad el trastorno de pánico, incluyendo sus criterios de diagnóstico, especificadores, prevalencia, desarrollo y curso, así como las opciones de tratamiento disponibles.

Criterios de diagnóstico del trastorno de pánico

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), para recibir un diagnóstico de trastorno de pánico, una persona debe experimentar ataques de pánico recurrentes, inesperados y no desencadenados por una situación específica, junto con al menos uno de los siguientes criterios:

  • Preocupación persistente o miedo a tener más ataques de pánico o a las consecuencias de estos.
  • Cambios significativos en el comportamiento relacionado con los ataques de pánico.
  • Además, los ataques de pánico deben ir acompañados de al menos cuatro de los siguientes síntomas:
    • Palpitaciones, ritmo cardíaco acelerado o latidos cardíacos fuertes.
    • Sudoración excesiva.
    • Temblores o sacudidas.
    • Sensación de ahogo o falta de aliento.
    • Sensación de asfixia.
    • Dolor o malestar en el pecho.
    • Náuseas o malestar abdominal.
    • Sensación de mareo, aturdimiento o desmayo.
    • Escalofríos o sensaciones de calor.
    • Entumecimiento u hormigueo.
    • Sensación de irrealidad o de estar separado de uno mismo.
    • Miedo a perder el control o volverse loco.
    • Miedo a morir.

Especificadores del trastorno de pánico

El DSM-5 también incluye varios especificadores para el trastorno de pánico, que pueden ayudar a caracterizar mejor la presentación del trastorno y guiar el tratamiento.

Estos especificadores incluyen:

  • Con agorafobia: Cuando los ataques de pánico están acompañados de agorafobia, es decir, un miedo intenso a situaciones en las que escapar puede resultar difícil o embarazoso.
  • Sin agorafobia: Cuando los ataques de pánico no están acompañados de agorafobia.

Prevalencia del trastorno de pánico

El trastorno de pánico es una de las afecciones de ansiedad más comunes en todo el mundo. Se estima que afecta alrededor del 2-3% de la población adulta en cualquier momento dado.

A menudo comienza en la adolescencia o la adultez temprana y puede persistir a lo largo de la vida si no se trata adecuadamente.

Desarrollo y curso del trastorno de pánico

El trastorno de pánico puede desarrollarse como resultado de una combinación de factores genéticos, biológicos, psicológicos y ambientales.

Algunos factores de riesgo incluyen antecedentes familiares de trastornos de ansiedad, experiencias traumáticas, estrés crónico, y una predisposición biológica a la ansiedad.

El curso del trastorno de pánico puede variar de una persona a otra. Algunas personas experimentan episodios esporádicos de ataques de pánico, mientras que otras pueden experimentar ataques recurrentes a lo largo del tiempo.

Sin tratamiento, el trastorno de pánico puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de una persona, interfiriendo con las relaciones interpersonales, el trabajo, la educación y otras actividades importantes.

Tratamiento del trastorno de pánico

El trastorno de pánico es una condición tratable y hay varias opciones de tratamiento disponibles:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): La TCC es la forma de terapia más comúnmente utilizada para tratar el trastorno de pánico. Ayuda a las personas a identificar y cambiar patrones de pensamiento negativos y comportamientos evitativos asociados con los ataques de pánico.
  • Terapia de exposición: La terapia de exposición implica exponer gradualmente a la persona a los estímulos que desencadenan los ataques de pánico, ayudándoles a aprender a tolerar la ansiedad y a reducir la evitación.
  • Medicamentos: Los medicamentos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN), así como las benzodiazepinas, pueden ser recetados para ayudar a controlar los síntomas de ansiedad asociados con el trastorno de pánico.
  • Técnicas de relajación: Las técnicas de relajación, como la respiración profunda, la meditación y la visualización guiada, pueden ayudar a reducir la ansiedad y promover una sensación de calma.
  • Apoyo social: El apoyo de amigos, familiares y grupos de apoyo puede ser invaluable para las personas que viven con trastorno de pánico. El compartir experiencias y obtener apoyo emocional puede ayudar a reducir el aislamiento y mejorar el bienestar emocional.

Conclusión

En definitiva, el trastorno de pánico es una afección mental grave que puede tener un impacto significativo en la vida de quienes lo padecen. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, muchas personas pueden aprender a manejar sus síntomas y llevar una vida plena y satisfactoria.

Es importante buscar ayuda profesional si se experimentan síntomas de trastorno de pánico, ya que el tratamiento temprano puede marcar una gran diferencia en el pronóstico a largo plazo.

Bibliografía

  1. American Psychiatric Association (2014). DSM-5: Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Editorial Médica Panamericana.
  2. Ceberio, M. R. (2020). Uso de Prescripciones paradojales en trastornos de pánico y agorafobias: un estudio de revisión. Calidad de Vida y Salud, 13 (ESPECIAL), 2-17. http://revistacdvs.uflo.edu.ar/index.php /CdVUFLO/article/view/272 Freud, S. (2022). Obsesiones y fobias. NoBooks Editorial.
  3. Osma, J., García-Palacios, A., & Botella, C. (2014). Personalidad y trastorno de pánico: un estudio de revisión. Anales de Psicología, 30(2), 381-394. http://dx.doi.org/10.6018/analesps.30.2. 150741
  4. Roca, M., Villamor, A. T., Molinera, V. G., & Gili, M. (2023). Características de los pacientes con trastorno de pánico atendidos en atención primaria durante la pandemia por COVID-19: un estudio transversal multicéntrico. Atención Primaria, 55(10),102703. https://doi.org/10.1016/j.aprim.2023.102 703