Trastorno bipolar / maniaco depresivo

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 6–Junio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 6: 1162

Autor principal (primer firmante): Verónica Falcón del Pozo

Fecha recepción: 03/04/2024

Fecha aceptación: 28/06/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(6): 1162

Autores:

Primer autor y único: Verónica Falcón del Pozo.

Técnico de Laboratorio Clínico y Biomédico

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Palabras clave: Trastorno, depresión, personas, hipomanía

Introducción y objetivos

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que cursa con cambios de humor. También se puede llamar enfermedad maníaco-depresiva. Pueden sufrirla personas de todas las edades, hombres o mujeres.

En el trastorno bipolar hay dos fases claramente diferenciadas, causando cambios extremos en el estado de ánimo y producen altos emocionales (manía o hipomanía) y bajos emocionales (depresión).

Los episodios de cambios emocionales pueden ocurrir ocasionalmente o muchas veces durante el año. La mayoría de las personas presentan síntomas emocionales entre los episodios, es posible que algunos no presenten ninguno.

Existen distintos tipos de trastorno bipolar y relacionados con ellos. Pueden surgir como manía o hipomanía y depresión, todo ello provoca sufrimiento y dificultades en la vida. Puede aparecer en cualquier edad, generalmente en la adolescencia o después de los 20 años. Los síntomas varían en cada persona, y también con el paso del tiempo.

Tipos de trastornos bipolares según las fases de depresión y manía, que, en función de la intensidad, son:

Trastorno bipolar tipo I

Es la más común. Pasa por las fases maniacas intensas y por depresiones. En fases maniacas pueden aparecer delirios y alucinaciones auditivas. En la fase depresiva aparece tristeza, apatía, lentitud, ansiedad, insomnio y pérdida de apetito. Los síntomas duran al menos 7 días.

publica-articulo-revista-ocronos

Trastorno bipolar tipo II

Se caracteriza por hipomanía, que pasan por depresiones intensas y fases de euforia moderada, en ocasiones cambio temperamental y de carácter. La familia puede detectar más actividad y sociabilidad y el paciente no darse cuenta.

Hay un porcentaje de personas con trastorno que pasan por fases mixtas, aparecen mezclados la manía y la depresión. En el mismo día el paciente puede estar alegre y triste, pero no es tan intenso como en la fase maníaco o depresiva. (Ciclotimia).

La etiología de esta enfermedad se relaciona con factores genéticos.

“Las alteraciones genéticas probablemente implican una disfunción en el sistema límbico, que son un conjunto de estructuras del sistema nervioso central cuya función es la regulación del estado de ánimo”.

Metodología

Revisión sistemática de diversas referencias bibliográficas y búsqueda exhaustiva de publicaciones de revistas científicas además de artículos y publicaciones en la Web.

Desarrollo

Los episodios poden ser maníaco o depresivo.

Cuando están en la fase maníaco se pueden sentir:

  • Felices y muy animados
  • Nerviosos
  • Problemas para dormir
  • Estar más activos que de costumbre
  • Hablar muy rápido y de varias cosas
  • Agitados, irritables
  • Hacer muchas cosas a la vez
  • Gastar mucho dinero o tener sexo de manera imprudente

En la fase depresiva pueden sentirse:

  • Tristes, decaídos o apáticos
  • Dormir demasiado poco
  • Preocupadas o vacías
  • Problemas de concentración
  • Con mucha hambre o con muy poca
  • Cansadas o anérgicos
  • Pensar incluso en la muerte o en el suicidio

No hay una solución para el trastorno bipolar, pero el tratamiento ayuda a controlar los síntomas, siempre y cuando no se interrumpa.

El tratamiento puede ser:

  • Medicamentoso: el tipo depende de cada persona, a veces es necesario probar varios hasta ver cual da mejor resultado
  • Terapéutico: puede ser psicoterapia o terapia de diálogo. La terapia puede ser grupal incluyendo a los familiares. También puede incluir la reestructuración cognitiva.
  • Otros: cuando no se mejora con ninguno de los anteriores puede tratarse con terapia electroconvulsiva o de choque. Se trata de proporcionar una corriente eléctrica rápida que a veces corrige ciertos problemas en el cerebro.

Conclusiones

No es fácil diagnosticar un trastorno bipolar. Se puede confundir con otra enfermedad distinta, como la esquizofrenia o la depresión. Es una enfermedad crónica, pero con un tratamiento adecuado y la toma correcta de la medicación se alcanza la estabilidad psicopatológica para una buena calidad de vida.

La etiología es principalmente biológica y genética, aunque también influye el ambiente. El responsable de regular las emociones es el sistema límbico y las personas que tienen trastorno bipolar sufren mal funcionamiento de esta parte del cerebro, situada en el encéfalo dentro del sistema nervioso central. Los pacientes bipolares presentan una alta incidencia de pensamientos o actos suicidas, especialmente, durante los episodios de depresión y, con menor incidencia, en los episodios de manía. Se considera que alrededor de un tercio de los pacientes con trastorno bipolar intentan suicidarse al menos una vez en su vida.

la aparición de alteraciones del sueño y estados depresivos que son considerados los mayores factores de riesgo para los pacientes con trastorno bipolar, además de medidas que pueden ayudar a su prevención como puede ser la administración de litio que se ha considerado el tratamiento de elección con efecto anti-suicida.

La evidencia científica en la psiquiatría contemporánea, ha demostrado que resulta una patología que exige sumo interés en el campo de la investigación por el alto grado de discapacidad que provoca. Existe un enorme debate con relación a su exacta prevalencia y su correcto diagnóstico y curso evolutivo. En este sentido, los actuales sistemas nosográficos permiten unificar criterios entre los distintos profesionales de la salud a fin de lograr definir de manera adecuada una entidad clínica, para realizar un diagnóstico precoz y oportuno.

Es evidente que, más allá de los avances en los sistemas diagnósticos actuales, necesitamos mayor cantidad de investigaciones y consensos clínicos para poder realizar un diagnóstico preciso más temprano y el subsiguiente abordaje terapéutico adecuado para poder aliviar el elevado impacto global que suelen generar los trastornos bipolares.

La prevalencia del Trastorno bipolar tipo II es más común en mujeres mientras que la del TB tipo I es igual en hombres y mujeres. El Trastorno bipolar tiene un inicio de presentación temprano, con una edad media de aparición que se sitúa en torno a los 20 años.

Los trastornos bipolares se encuentran entre las tasas más altas de suicidios e intentos de todos los trastornos psiquiátricos. Es importante destacar que una alta proporción de pacientes con trastorno bipolar intentan suicidarse al menos una vez, a menudo cuando no reciben un tratamiento suficiente, posiblemente debido a un diagnóstico erróneo, y tienen un riesgo alto al principio del curso de la enfermedad, antes de que se establezcan el diagnóstico y el tratamiento.

Bibliografía

  1. https://www.trastornolimite.com/trastorn os/el-trastorno-bipolar
  2. https://medlin eplus.gov/spanish/bipolardisorder.html
  3. https://www.fesemi.org/informacion-pa cientes/conozca-mejor-su-enfermedad/tr astorno-afectivo-bipolar
  4. https://www.n imh.nih.gov/health/publications/espano l/trastorno-bipolar
  5. https://www.mayocl inic.org/es/diseases-conditions/bipola r-disorder/symptoms-causes/syc-2035595 5
  6. http://scielo.sld.cu/scielo.php?scri pt=sci_arttext&pid=S1684-1824201900020 0467
  7. https://repositorio.ual.es/bits tream/handle/10835/13364/LOPEZ%20MALDO NADO,%20INMACULADA.pdf?sequence=1&isAllo wed=y