El celador y el transporte intrahospitalario

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 7–Julio 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº7: 244

Autor principal (primer firmante): Vanesa Maldonado Pérez

Fecha recepción: 28 de junio, 2023

Fecha aceptación: 25 de julio, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(7) 244

The orderly and intra-hospital transport

Autora:

  1. Vanesa Maldonado Pérez
  2. María Ángeles Ríos Ledesma
  3. Jesús Peralbo Ríos
  4. José Miguel Perales Vaca

Introducción

El traslado consiste en desplazar al paciente de un lugar a otro. Puede ser dentro de la propia unidad o a diferentes plantas del hospital. Todos los días se deben mover a numerosos pacientes que están ingresados, ingresan o se deben mover dentro del recinto hospitalario para pruebas diagnósticas.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Muchos enfermos son capaces de caminar solos, pero otros no, y es necesario ayudarles en estas actividades. En toda movilización es necesario saber el estado del paciente, pues esta actividad no está exenta de riesgos si se realiza de forma inadecuada.

El traslado se realizará en silla de ruedas, en camilla o incluso en la propia cama. Cuando se va a realizar el traslado de un paciente a otra unidad, debemos tener en cuenta:

  • Comprobar que es el paciente correcto.
  • Conocer si la movilización del mismo está contraindicada.
  • Lavarse las manos para evitar contagios.
  • Explicar al enfermo lo que se le va a hacer, tratando que participe o colabore en la medida de lo posible, explicándole cómo puede ayudar.
  • Tener sumo cuidado con la seguridad del paciente.
  • Proteger todo sistema de tubos o sondas que tenga incorporado el enfermo antes de proceder a su movilización.
  • Mover al enfermo de forma suave y continua, sin tirones ni brusquedades.
  • Adoptar la posición adecuada que evite lesiones tanto para el paciente como para el celador.
  • Si van a participar varias personas, estarán previamente de acuerdo en los pasos a seguir. Uno de los participantes deberá dirigir la maniobra.
  • El celador conocerá si el enfermo es capaz de colaborar en la maniobra.
  • Se observará el aspecto general del paciente antes de emprender ninguna maniobra.

Abstract

The transfer consists of moving the patient from one place to another. It can be within the unit itself or to different hospital floors. Every day many patients who are admitted, admitted or must be moved within the hospital premises for diagnostic tests must be moved.

Many patients are able to walk on their own, but others are not, and it is necessary to assist them in these activities. In any mobilization it is necessary to know the patient’s condition, since this activity is not risk-free if performed inappropriately.

The transfer will be carried out in a wheelchair, on a stretcher or even in the bed itself. When transferring a patient to another unit, we must take into account:

Check that it is the correct patient.

Know if the patient’s mobilization is contraindicated. Wash hands to avoid contagion.

publica-articulo-revista-ocronos

Explain to the patient what is going to be done, trying to get him/her to participate or collaborate as much as possible, explaining how he/she can help.

Be very careful with the patient’s safety.

Protect any tube or probe system incorporated in the patient before moving him/her. Move the patient gently and continuously, without jerks or abruptness.

Adopt the appropriate position to avoid injury to both the patient and the orderly.

If several people are going to participate, they should previously agree on the steps to be followed. One of the participants should direct the maneuver.

The orderly will know if the patient is able to collaborate in the maneuver.

The general appearance of the patient should be observed before starting any maneuver.

Objetivos

Objetivo principal

  • Conocer las pautas a seguir ante una orden te traslado de un paciente.

Objetivos secundarios

  • Saber cómo actuar cuando debemos mover al paciente a los distintos dispositivos para efectuar el traslado.

  • Dar a conocer cómo enfrentar los obstáculos durante el traslado con la mayor seguridad para

el paciente.

Metodología

Para la elaboración del presente trabajo, se ha llevado a cabo una investigación consistente en una revisión bibliográfica sobre la literatura científica existente.

Se ha realizado una búsqueda sistemática de libros y se han consultado artículos en las principales bases de datos: PubMed, Medline, y Scielo, seleccionando artículos científicos con contenidos relacionados con el tema de estudio.

Resultados

El traslado del paciente se puede realizar de diferentes maneras según la movilidad del paciente.

Traslado del paciente en silla de ruedas

La silla de ruedas es la forma más sencilla de mover al paciente de un lado a otro cuando no está lo suficientemente fuerte para caminar o no es conveniente que lo haga. Antes de comenzar a hablar del traslado vamos a ver las diferentes partes a tener en cuenta de una silla de ruedas:

  • Reposabrazos: tiene dos, los cuales pueden ser desmontables por un lateral de los mismos. Suelen estar recubiertos de un material impermeable.

  • Dos apoyapiés: son superficies de metal planas, permitiendo colocar en posición horizontal o vertical. Cuando se coloca de manera vertical permite la entrada o salida del paciente.

  • Una base y un respaldo: están recubiertos de un material impermeable para permitir su fácil limpieza. Lleva un dispositivo para que permita plegarla para su fácil traslado. Existen respaldos a los que se les puede acoplar diferentes cinturones que permiten mejorar la seguridad del paciente durante su traslado.

  • Ruedas: tienen cuatro y no todas tienen el mismo tamaño. Las traseras, que son las de mayor diámetro, permiten que el paciente pueda cogerla por los aros metálicos y girar el mismo las ruedas.

  • Sistema de frenos: está ubicado en las ruedas traseras y consta de un sistema de palanca que al rozar la rueda evita que se mueva.

  • Asideros: están ubicados en la zona superior y posterior del respaldo, su uso es para poder empujar la silla.

Para trasladar al enfermo de la cama a la silla de ruedas se coloca la silla al lado de la cama, con el respaldo cerca de los pies de la cama. Se frena la silla para impedir que se mueva y se retiran los reposapiés para que no estorben.

Se extiende una manta a lo largo de la silla y si es posible se coloca un cojín a la altura de los riñones. Si la cama se puede bajar, se baja hasta que el enfermo llegue a tocar el suelo con los pies cuando esté sentado.

Si la cama no se puede bajar, se pone el escabel o banquillo en la posición conveniente para que el enfermo se apoye en él. Se ayuda al enfermo a sentarse y a ponerse la bata y las zapatillas.

Mantener siempre la intimidad del paciente. Ubicaremos al paciente en la orilla de la cama y nos ponemos frente a él. Lo sujetamos por la cintura y le ayudamos a bajar de la cama. Lo desplazamos de manera lateral y lo sentamos en la silla. Si es preciso nos dispondremos a sujetarlo para evitar posibles caídas durante el traslado.

Si necesita oxígeno es necesario preparar una bala de este.

Como norma general trasladamos la silla empujándola desde atrás es importante sujetarla por los asideros y empujar en dirección de la marcha. Supuestos:

  • Subir rampas con silla de ruedas: el paciente irá mirando hacia delante y el celador empujando la silla desde atrás.

  • Bajar rampas con silla de ruedas: en este caso el celador irá en primer lugar manejando de espaldas y transportando también al paciente de espaldas. Es importante mirar hacia a atrás de vez en cuando para evitar tropiezos.

  • Montar en un ascensor: entrará en primer lugar el celador y tira de la silla hacia atrás desde el interior hacia adentro.

  • Salir de un ascensor: para salir se da la vuelta a la silla dentro del ascensor, se sale y se tira de ella desde fuera.

Traslado del paciente camilla

Las camillas se utilizan cuando los enfermos no son capaces de sentarse, cuando tienen grandes aparatos o yesos que son muy aparatosos y no les permite usar una silla de ruedas.

Resumiendo, podemos diferenciar las siguientes configuraciones básicas de las camillas:

  • Camas con lecho fijo, sin articulaciones ni carro elevador.
  • Camas con somier articulado. El sistema de accionamiento puede ser eléctrico o mecánico (con manivela o pedal).
  • Camas con somier articulado y carro elevador de lecho. Los accesorios más comunes de las camas son:
  • Ruedas.
  • Barandillas, un elemento de seguridad fundamental.
  • Estribo, sirve de ayuda al usuario para acomodarse en la cama y puede ser un elemento de apoyo a la hora de incorporarse.
  • Porta cuña, soporte para bolsas urinarias, soporte de sueros, etc.

Normalmente se suele trasladar al enfermo en la propia cama, pero en ocasiones es preciso trasladarlo a una camilla, la forma correcta de hacerlo dependerá de la movilidad del paciente:

  • Cuando el paciente puede colaborar: lo primero sería ponerle los frenos a la cama, se retira la lencería a los pies en acordeón y se cubre al enfermo con una sábana o una manta.

    Se coloca la camilla al lado de la cama. Se frena la camilla, y poniéndose al lado de la camilla, se sujeta la sábana o manta para que no se deslice cuando el enfermo se mueva. Una vez en la camilla se le cubre con una sábana o con una manta y se le coloca una almohada si las dolencias lo permiten.

  • Cuando el paciente está incapacitado: normalmente se utilizará la técnica de arrastre bien sea con una sábana, un transfer u otra herramienta. Se coloca la camilla paralela a la cama del enfermo, coincidiendo la cabecera de la cama con la de la camilla.

    Serán necesarios dos celadores, uno se situará al lado de la cama y otro al lado de la camilla uno frente al otro. Cogerán la sábana con fuerza y tirarán de ella colocando al paciente en la camilla.

    Luego se retira la sábana y se cubre al paciente con una manta o sábana, Si por su dolencia al paciente debe permanecer inmóvil se le debe de mover en bloque, entre 3 y 4 personas cogerán al paciente por las cavidades anatómicas y todos a la vez lo levantarán y con sumo cuidado lo trasladarán a la camilla.

Para el traslado en camilla, lo primero sería informarse si se trata de un paciente conectado a algún tipo de aparataje y dependiendo de las dolencias del paciente se tomarán las medidas oportunas.

Como norma general el celador se colocará detrás de la cabeza del enfermo y empujará la camilla de manera que este vaya de cara al sentido de la marcha. Menos en los siguientes supuestos:

  • Para entrar en ascensor: entra primero el celador y tira de la camilla por el área del cabecero. Y se sitúa al lado de la altura del paciente.

  • Para salir en ascensor: el celador se sitúa en el cabecero de la camilla y la empuja, saliendo los pies del enfermo en primer lugar.

Discusión – Conclusión

Concluimos con que el adecuado conocimiento de este protocolo por parte de todo el personal que en cualquier momento pueda realizar un traslado intrahospitalario y el seguimiento de unas normas básicas de seguridad, supondrán un aumento en la calidad de asistencia al paciente y un mayor control en la prevención de accidentes que puedan suponer riesgo en él.

El conocimiento de dicho protocolo por el personal de nueva incorporación facilitará las labores de transporte intrahospitalario, reconociendo unas intervenciones básicas para realizar un traslado seguro. La presentación de dicho protocolo se llevará a cabo en la presentación del servicio en las primeras fechas de su incorporación.

Bibliografía

  1. Hospital Juan Ramón Jiménez. Huelva. Servicio Andaluz de Salud. Consejería de Sanidad. Protocolo de intervenciones enfermeras, Requerimientos del paciente al ingreso traslado y alta, traslado del paciente a otra unidad. Consultado el 13 de enero.
  2. Técnico en cuidados auxiliares de Enfermería, Primeros auxilios. ISBN Obra completa 978-84-16172-33-7, DLG: C1282-2014, Impresión: Tórculo Comunicación Gráfica S.L Edición 2017