El trabajo administrativo en la campaña de vacunación de la gripe 2020-2021

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 8– Diciembre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº8:246

Autor principal (primer firmante): Silvia García Iglesias

Fecha recepción: 14 de diciembre, 2020

Fecha aceptación: 23 de diciembre, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(8):246

Autora: Silvia García Iglesias. Coautora: Mª Rosa Montero Álvarez

Categoría profesional: Auxiliar Administrativa

Resumen

La campaña de vacunación contra la gripe este año 2020 es más necesaria debido a la pandemia del COVID-19. El llamamiento de toda la población de riesgo entre 14 y 65 años ha propiciado la contratación de personal administrativo. En este estudio se observó que un tercio de esas llamadas acababan con la citación para la vacuna, que otro tercio no se logró localizar, que un quinto no quería vacunarse, y una pequeña parte ya se había vacunado. Durante su trabajo, este personal ha constatado la necesidad de una mayor información preventiva en esa población.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Palabras clave: gripe, vacunación, población de riesgo, pacientes con enfermedades crónicas, personal administrativo.

Objetivo

Con el presente artículo se pretende valorar el trabajo administrativo en la campaña de vacunación de la gripe 2020-2021.

Introducción

La gripe es una enfermedad que causa un importante problema de salud, por la mortalidad y por las complicaciones, y por los costes económicos y sociales que origina. La vacunación es una herramienta eficaz y segura para prevenir la gripe y sus complicaciones.

Este año, debido a la coincidencia temporal con la pandemia por COVID-19, es especialmente importante la vacunación de gripe en la población más vulnerable y sus contactos. La evidencia reciente muestra que la mortalidad de los pacientes con COVID-

19 se duplica cuando también están infectados por el virus de la gripe. Con esta vacunación se logrará reducir las complicaciones causadas por ambas enfermedades y evitar la sobrecarga en el sistema sanitario.

En el área V de Asturias se contrató personal administrativo destinado únicamente a citar a las personas vulnerables a la gripe mayores de 14 años y menores de 65 años.

Método

Se ha cogido una muestra aleatoria de las personas con enfermedades crónicas a la cual el personal administrativo debía llamar de cuatro centros sanitarios de Gijón en los cuales hemos trabajado. Se va a valorar si la persona llamada:

publica-articulo-revista-ocronos
  • No ha cogido el teléfono
  • Ha cogido el teléfono
    • Ha querido vacunarse y ha sido citada
    • No ha querido ser citada por diversos motivos
    • Ya está vacunada

También se va a evaluar si los datos administrativos facilitados por los usuarios son los adecuados para ponerse en contacto con ellos.

Resultados

Lo primero de todo, comentar el arduo trabajo realizado para la localización de pacientes. En los listados a llamar aparecían los números de teléfono que están en la ficha de cada paciente en el programa de atención primaria “OMI”. No obstante, muchos de esos teléfonos o eran antiguos o eran números de familiares, generalmente los padres, por lo que o bien esos familiares facilitaban el número correcto o se buscaban los números en el programa del hospital de referencia “Selene” o se revisaban las últimas citas de esa persona para ver si habían facilitado otro número.

Cuando se lograba localizar el paciente, nos encontrábamos con muchas personas que desconocían el por qué eran personas de riesgo, y una gran parte creían que la vacuna de la gripe era únicamente para personas mayores de 65 años. Una parte de estos pacientes requerían consultar con su médico si era realmente necesaria la vacunación. A pesar de esto, muchas personas accedían a la cita tras hablar con el nosotros y explicarles la importancia de la campaña este año.

Algunos reprochaban que la llamada fuera tarde (última quincena de noviembre) o incluso creían que este año, por falta de suministro, no se iban a poder vacunar. En ambos casos habían accedido a la vacunación por medios externos (farmacias, centros de trabajo, conocer a alguien cercano sanitario). No obstante, a medida que se iba avanzando en el tiempo, había cada vez más personas vacunadas ya que al ponerse en contacto con su centro de salud, éste les había citado.

Por otra parte, había llamadas en donde el paciente requería la vacuna para algún otro miembro de la familia, en algunos casos población mayor de 65 años. Si era posible constatar que realmente era población de riesgo se le daba cita, sino se comunicaba que debía esperar a finales de noviembre para ponerse en contacto con el centro de salud y que allí su personal de enfermería decidiera.

Entre la población localizada pero que no ha querido ser citada están los que no querían hacerlo y los que por algún motivo en ese momento no podían dar una respuesta afirmativa. Los motivos por los que no se accedió a una cita fueron:

  • El cierre perimetral de Gijón.
  • Horarios incompatibles por motivos laborales.
  • Estar en tratamientos para los cuales hay un momento idóneo para la vacunación (pacientes oncológicos generalmente)
  • Confinamiento por positivo COVID-19 o por contacto estrecho.

Aquellos pacientes que no querían vacunarse creían que con las medidas antiCOVID este año iba a ser mucho más difícil de contagiarse de gripe, o pensaban que la vacuna iba a hacerles pasar por una gripe fuerte tal y como les pasó en el pasado a ellos, a familiares o a conocidos y este año era el menos idóneo para que fuera su primera vez.

Por último, hay que comentar que la respuesta de la población de los distintos centros ha sido parecida. Sin embargo, la falta de agenda por realizarse la vacunación en instalaciones deportivas ha hecho que una pequeña parte de la población vulnerable no fuese llamada.

Conclusiones

El Servicio de Salud del Principado de Asturias comunicó el pasado 25 de noviembre de 2020 el éxito de esta campaña antigripal, donde se ha aumentado un 50,48% el número total de personas vacunados respecto a la campaña 2019-2020. Aun así, según el Gripómetro, en Asturias la vacunación en personas entre 14 y 65 años ha sido del 20.4% hasta el 6 de diciembre de 2020, una cifra mucho menor al objetivo nacional del 60% y del europeo del 75%.

Por otro lado, tras realizar el estudio se cree positivo reforzar la información a los pacientes con enfermedades crónicas que los hacen vulnerables a la gripe. Por ejemplo, el envío en el mes de septiembre de una carta informativa al domicilio personal donde se explique qué enfermedades son las que producen mayores complicaciones y los datos estadísticos de años anteriores de ingresos hospitalarios por complicaciones e incluso de defunciones, a fin de conseguir una mayor concienciación.

Además, tal y como se ha dicho anteriormente, gran parte de los pacientes comunicaban su desconocimiento de su pertenencia a un grupo de riesgo. Por lo que es necesario un mayor asesoramiento por parte del personal de atención primaria, ya que el personal administrativo no puede realizar esas funciones.

Bibliografía

  1. https://ec.europa.eu/ health/vaccination/ overview_es
  2. https://eur-lex.europa. eu/legal- content/ES/TXT/HTML /?uri=CELEX:32009 H1019&from=EN
  3. https://www.astursalud. es/documents/31867/1301 714/2020_11_25+ NP+Balanc e+de+la+ campana+de+la +gripe.pdf/dbea6c8 3-8dc3-e6ac-d385- 7f0e967a073a
  4. https://www. diariofarma.com/2020/ 11/17/gripometro-la-vacunacion -de-la-gripe- crece-en- todos-los-colectivos- aunque-especialmente-en- mayores-de-65-anos
  5. https://gripometro. es/coberturas/