Toxicodermias: reacciones cutáneas a fármacos

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 394

Autor principal (primer firmante): María Valeriana Ale Casilla

Fecha recepción: 10/06/2024

Fecha aceptación: 07/07/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 394

Autoras

María Valeriana Ale Casilla

Thelma Lilliam Loredo Martínez.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Yolanda Ramos Arnaiz

Elena Suárez Rodríguez

María José Gracia Bonafonte.

Virginia Marín Aladrén

Categoría profesional:

Técnico cuidados auxiliares de Enfermería

Palabras clave:

publica-articulo-revista-ocronos

Alergia, fármacos, reacción.

Resumen

Revisión bibliográfica acerca de las toxicodermias, con toda la información relevante para entender este problema médico.

Introducción

Las toxicodermias son reacciones adversas en la piel causadas por la administración de medicamentos. Estas reacciones pueden variar desde erupciones leves hasta condiciones severas y potencialmente mortales.

La comprensión de las toxicodermias es crucial para el diagnóstico y manejo adecuado de los pacientes afectados.

Definición y clasificación

Las toxicodermias son reacciones cutáneas inducidas por medicamentos.

Se clasifican según su presentación clínica y gravedad:

  1. Erupciones morbiliformes: Son las más comunes y se presentan como manchas rojas y planas que pueden cubrir gran parte del cuerpo.
  2. Urticaria y angioedema: Caracterizadas por ronchas pruriginosas y, en casos severos, hinchazón de tejidos profundos.
  3. Eritema multiforme: Lesiones en forma de diana, generalmente inducidas por infecciones y algunos fármacos.
  4. Síndrome de Stevens-Johnson (SJS) y Necrólisis Epidérmica Tóxica (NET): Reacciones severas que causan la separación de grandes áreas de la piel.
  5. Reacciones fijas a medicamentos: Manchas redondas y bien definidas que reaparecen en el mismo lugar cada vez que se toma el fármaco responsable.
  6. Pustulosis Exantemática Generalizada Aguda (PEGA): Erupción con numerosas pústulas estériles.

Mecanismos patogénicos

Las toxicodermias se desarrollan a través de varios mecanismos inmunológicos:

  1. Reacciones de hipersensibilidad tipo I: Mediadas por IgE, como en la urticaria y el angioedema.
  2. Reacciones de hipersensibilidad tipo II: Mediadas por anticuerpos citotóxicos.
  3. Reacciones de hipersensibilidad tipo III: Complejos inmunes depositados en la piel.
  4. Reacciones de hipersensibilidad tipo IV: Mediadas por células T, comunes en erupciones morbiliformes y eritema multiforme.

Diagnóstico

El diagnóstico de las toxicodermias se basa en la historia clínica, la temporalidad de la aparición de la erupción tras la administración del medicamento y la exclusión de otras posibles causas.

Las pruebas adicionales incluyen:

  • Biopsia de piel: Ayuda a confirmar el tipo de reacción cutánea.
  • Pruebas de Patch: Útiles en algunos casos de reacciones retardadas.
  • Pruebas de provocación controlada: Se realizan bajo supervisión médica para identificar el fármaco causante.

Tratamiento

El tratamiento de las toxicodermias depende de la gravedad de la reacción:

  1. Suspensión del fármaco: Es la primera y más crucial medida.
  2. Antihistamínicos: Para aliviar el prurito y la urticaria.
  3. Corticoides tópicos y sistémicos: En casos de reacciones más severas.
  4. Cuidados de soporte: Hidratación, cuidado de heridas y manejo del dolor en reacciones severas como SJS/NET.
  5. Inmunoglobulinas intravenosas (IVIG): En casos de SJS/NET.

Prevención

La prevención de las toxicodermias incluye:

  • Historia médica detallada: Identificación de reacciones previas a medicamentos.
  • Educación al paciente: Informar sobre posibles reacciones adversas y la importancia de evitar automedicación.
  • Farmacovigilancia: Reporte de reacciones adversas a los sistemas de vigilancia sanitaria.

Conclusión

Las toxicodermias son reacciones cutáneas a fármacos que pueden variar en presentación y gravedad. Un diagnóstico temprano y la suspensión del medicamento causante son esenciales para evitar complicaciones severas. La educación del paciente y la vigilancia continua son fundamentales para la prevención de futuras reacciones.

Bibliografía

  1. Breathnach, S. M., et al. (2009). Rook’s Textbook of Dermatology. Wiley-Blackwell.
  2. Roujeau, J. C., & Stern, R. S. (1994). Severe adverse cutaneous reactions to drugs. New England Journal of Medicine, 331(19), 1272-1285.
  3. Pichler, W. J. (2003). Drug hypersensitivity reactions: Classification and relationship to T-cell activation. Current Opinion in Allergy and Clinical Immunology, 3(4), 309-316.
  4. Revuz, J., et al. (2009). Severe Cutaneous Adverse Reactions to Drugs. Springer-Verlag.