Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Tipos de casacas sanitarias: Para mujer, para hombre, unisex, con estampados…

Tipos de casacas sanitarias: Para mujer, para hombre, unisex, con estampados…

Cuando hablamos de casacas sanitarias nos referimos a esa vestimenta que acostumbran a llevar enfermeros, médicos, cirujanos y demás personal del ámbito sanitario en sus respectivos lugares de trabajo ya sean hospitales, ambulatorios o laboratorios. Aunque la terminología sea desconocida por muchos, todos las hemos tenido que ver alguna vez ya sea para un simple análisis de sangre, para una consulta o para una intervención o visita en un hospital. Sin embargo, este tipo de uniformes se emplean por diversas razones. Algunas de ellas, por supuesto, estéticas, otras por cuestiones prácticas o sanitarias. Ahora les explicaremos con detalle las razones de su empleo así como sus características y tipos. 

¿Por qué usar uniformes?

Los uniformes son un excelente recurso para la formación de equipos de su personal y pueden mejorar el servicio al cliente en general. Los uniformes de trabajo también pueden ayudar a promover la unión del grupo, la unidad y el orgullo. En resumen, fomentan el espíritu de equipo. Cuando los trabajadores y los gerentes visten el mismo uniforme, demuestra que todos son parte del mismo espacio de trabajo.

Como todos sabemos, los hospitales, ambulatorios y laboratorios son espacios que requieren de mucha higiene y limpieza. Del mismo modo, se trata de servicios y empresas que, al igual que todos, se basan en la confianza que son capaces de inspirar. Por eso mismo, las casacas sanitarias ofrecen una sensación de higiene, confianza y fiabilidad en los pacientes. Esta es la importancia de este código de vestimenta, que el usuario perciba a los trabajadores que le asisten de manera profesional, pulcra y confiada. 

¿Qué profesionales deberían hacer uso de las casacas sanitarias?

Cualquier clase de médico, enfermero, enfermera o celador de hospital. Es también una prenda ideal para los dentistas o el personal veterinario. También es ideal para masajistas y profesionales de la estética. Por supuesto es una prenda que cuidadores y cuidadoras de ancianos o personas con discapacidad deberían usar. Las casacas sanitarias también son una increíble opción para un farmacéutico y también para el personal de laboratorio. Al igual que existe una gran variedad de profesionales que deberían hacer uso de las mismas, existe una gran variedad de opciones.

Existe una gran variedad de casacas sanitarias

Pero como anunciábamos anteriormente, no sólo tienen unas características estéticas que facilitan la identificación por parte del usuario o fomentan el trabajo en equipo, sino que además tienen su propia razón de existencia que justifica su empleo. Por un lado, protegen al usuario de derrames y fluidos corporales, las llamadas casacas de tejido hidrófugo. Por otro lado, ayudan con el saneamiento del centro médico ya que son para uso exclusivo en el espacio de trabajo. 

Todo ello podemos observarlo en el empleo que hacen los cirujanos y el personal quirúrgico de esta peculiar prenda. Ellos y ellas se ponen ropa limpia antes de ingresar a la sala de operaciones para proteger a los pacientes de los gérmenes, bacterias y demás patógenos que se encuentren en la ropa.

Históricamente, en el ámbito médico, las casacas sanitarias son el uniforme preferido por parte de las instituciones (hospitales y demás centros de salud, laboratorios, los médicos del ejército, etc.). No es de extrañar que siendo una prenda que cuente con tantos años de vida se hayan desarrollado casacas de diversos tipos ya sea en diseño, materiales, corte, colores, etc. atendiendo al género, al diseño corporativo de la institución o de la empresa o incluso a las preferencias personales o las exigencias del trabajo que desempeñe el personal. 

Las casacas sanitarias son cómodas, lo que ayuda a los ocupados profesionales médicos que se mueven todo el día. Vienen en una variedad de estilos, colores y estampados divertidos para ayudar a mejorar el estado de ánimo de los pacientes y de los propios sanitarios. Las hay para hombre, mujer y las unisex. Las hay elásticas y con rejilla transpirable en la espalda. Hay casacas de manga corta (suelen ser las más habituales debido a la climatización de los centros de salud y hospitales) y de manga larga. Las hay para todos los gustos y comodidades, abotonadas y sin abotonar por ejemplo, o con elastano para una elasticidad óptima. 

Al ser una prenda de trabajo, las casacas sanitarias están fabricadas de materiales más resistentes que la ropa normal, lo que significa que su esperanza de uso es mayor. Los tejidos más comunes con los que se fabrican estas casacas son la microfibra y la sarga. Estas prendas están preparadas para ser limpiadas fácilmente. De hecho, no resulta raro que estas instituciones o empresas cuenten con un espacio para la desinfección en sus instalaciones o, incluso, que subcontraten una empresa especializada para garantizar la correcta desinfección y limpieza de estas prendas. Algo fundamental que ayuda a proteger a los pacientes. 

En conclusión, las casacas sanitarias son parte de la historia de todas aquellas instituciones y empresas relacionadas con la salud que día a día cuidan de nosotros. Quizás sea ahora más que nunca cuando debamos asegurarnos que ellos puedan desempeñar su labor con la mayor comodidad y seguridad posible.

Salir de la versión móvil