Terapia de presión negativa de un solo uso: ¿tratamiento o profilaxis?

INTRODUCCIÓN

La terapia de presión negativa es un tratamiento de aplicación de presión subatmosférica que promueve la cicatrización.

Se utiliza tanto para tratamiento de heridas agudas como crónicas.

Estimula la proliferación celular ya que ayuda en la formación de tejido de granulación. Aumenta la perfusión sanguínea local, disminuyendo el edema localizado y eliminando el exudado. Crea un entorno húmedo y cerrado en ausencia de gérmenes.

Su uso más frecuente es para tratamiento, pero se le debe dar la misma importancia a la prevención de complicaciones.

Autoras: Myrian Paola Zudaire Ganuza, Maitane Ocariz Eguia, María Escala Escudero, Oihana Jiménez Echeverría, Begoña Sesma González, Isabel Ardaiz Martín

La aplicación de presión negativa (TPN) para el tratamiento de heridas se utiliza desde hace miles de años.  Sus inicios fueron en la medicina china como adyuvante en técnicas de acupuntura ya que producía hiperemia local.

En 1993, Wilhem Fleichmann vs Argenta y Morykwas describieron el concepto de terapia de presión negativa. En 1994 se extendió su uso en Europa. En 1995: Argenta y Morykwas patentaron el dispositivo: “vacuum assisted closure” (VAC) tal y como se conoce hoy.

La tecnología unida a la medicina ha creado dispositivos más pequeños y manejables.

publica-TFG-libro-ISBN

Hay distintos tipos de dispositivos de terapia de presión negativa. El que se ha empleado en estos casos clínicos es el siguiente: dispositivo de un solo uso con apósito de 3 capas que permite la distribución uniforme de la presión, así como la correcta fijación en la piel sin causar daño. Es capaz de aplicar una presión negativa de -80 mmHg durante 7 días. Además de su fácil manejo y su reducido tamaño.

METODOLOGÍA

La aplicación reciente de la terapia de presión negativa de un solo uso, en los distintos tipos de heridas vasculares siendo la novedad en ingles suturadas, nos hizo plantearnos el seguimiento de los siguientes casos clínicos.

Se realizó una revisión bibliográfica en las bases de datos de PubMed, Medline y Cochrane.

Se fotografiaron 4 casos con el consentimiento de los pacientes: 2 casos con linforragia leve y 2 casos de ingles susceptibles de complicaciones.

Caso 1. HERIDA CERRADA CON RIESGO DE LINFORRAGIA

Varón, 69 años, Antecedentes: hipertensión, hipercolesterolemia y cardiopatía isquémica.

Ingresa para endarterectomía femoral derecha y stent ilíaco.

Al 4º dia postintervención comienza con linforragia leve, se le indica reposo, pero no cede por lo que al 6º día se coloca terapia de presión negativa (TPN) de un solo uso durante 7 días, realizando un cambio de apósito a las 48 horas de su colocación por saturación, siendo la resolución completa a la semana.

Estancia hospitalaria: 14 días.

Ver imágenes nº1 (4º día postoperatorio), nº2 (6º día postoperatorio), nº3 (8º día postoperatorio) y nº4 (13º día postoperatorio).

CASO 2. HERIDA CERRADA CON RIESGO DE LINFORRAGIA

Varón, 72 años, antecedentes: malformación de Arnold-Chiari y siringomielia, hipertensión, aneurisma de las arterias ilíacas.

Ingresa para colocación de endoprótesis aórtica bifurcada con Branch en lado derecho.

Al 2º día postoperatorio comienza con linforragia de ingle derecha. Se le prescribe reposo y apósito compresivo. Al 4º día se coloca terapia de presión negativa (TPN) de un solo uso con curas con cambio de apósito por saturación cada dos días, disminuyendo la linforragia progresivamente hasta la resolución completa el día 16 del postoperatorio.

Estancia hospitalaria: 17 días.

Ver imágenes nº5 (2º día postoperatorio), nº6 (11º día postoperatorio), nº 7 (16º día postoperatorio).

CASO 3. HERIDA SUSCEPTIBLE DE COMPLICACIÓN

Varón 78 años. Antecedentes: hipertensión, EPOC, asma, fibrilación auricular. Intervención anterior EVAR aortoilíaco derecho (aneurisma aorta infrarrenal). No fumador.

Ingresa para estudio de isquemia crónica grado IV y revascularización de la extremidad inferior izquierda.

El postoperatorio fue complicado por dolor abdominal por estreñimiento, dolor torácico y episodios asmáticos durante los 7 primeros días. Durante esos días comenzó con linforragia, que se trató con reposo y apósito compresivo. Al 13º dia se produjo una dehiscencia de la sutura y el 16º día se colocó la terapia de presión negativa (TPN). Se realizaron curas cada 72 horas. Se retiró el dispositivo el día 25 postintervención.

Días de hospitalización: 28.

Ver imagen nº8 y nº 9 (16º día), nº 10 (19º día), nº 11 y 12 (22º día) y nº 13 (25º día).

CASO 4. HERIDA SUSCEPTIBLE DE COMPLICACIÓN

Varón 83 años. Antecedentes: hipercolesterolemia. Intervención anterior bypass aortoilíaco bilateral (aneurisma de aorta). Exfumador. Rotura de bypass derecho 4 años más tarde reintervenido.

Ingresa desde urgencias con un pseudoaneurisma femoral izquierdo, evacuando una colección purulenta y dejando la ingle abierta para lavados, con cierre 8 días más tarde. Tuvo que ser intervenido de nuevo por shock séptico, permaneciendo en UCI 3 días.

8 días más tarde de la última intervención, se produjo dehiscencia de la zona central de la sutura, por lo que se colocó el dispositivo, dejándolo 7 días por permanecer el apósito íntegro.

Estancia hospitalaria: 30 días.

Ver imagen nº14 (dehiscencia 8º día), nº15 (9º día, colocación TPN), nº16 (16º día, retirada TPN), nº17 (17º día, sutura y resolución completa).

RESULTADOS

Se produjo una buena evolución y cicatrización con remisión completa de la linforragia.

Se redujo el número de días de curación de las heridas inguinales con linforragia leve a las que se aplicó terapia de presión negativa de un solo uso respecto a las curas convencionales.

Los dos casos estudiados susceptibles de complicación, sufrieron dehiscencia de sutura parcial. Al aplicar la terapia de presión negativa (TPN) de un solo uso, se previnieron las infecciones, además de ayudar en la aceleración de la cicatrización.

CONCLUSIONES

La terapia de presión negativa (TPN) de un solo uso es eficaz tanto en tratamiento como en prevención en heridas quirúrgicas.

Reduce los días de estancia hospitalaria y, en consecuencia, los costes.

Este dispositivo tiene una autonomía de 7 días, siendo manejable por su pequeño tamaño.

Aumenta el confort de los pacientes, fomentando su deambulación durante el tratamiento. Su uso es en medio hospitalario y ambulatorio.

Sería interesante su colocación precoz para prevenir las dehiscencias en pacientes con complicaciones sistémicas (pacientes pluripatológicos) ya que hay estudios que demuestran que la pluripatología dificulta la cicatrización.

Imagen nº1

herida-riesgo-linforragia

Imagen nº2

terapia-presion-negativa

Imagen nº3

terapia-presion-negativa-linforragia

Imagen nº4

herida-solucion-linforragia-tras-terapia-presion-negativa

Imagen nº5

herida-quirurgica-linforragia

Imagen nº6

herida-quirurgica-linforragia-terapia-presion-negativa-TPN

Imagen nº7

herida-quirurgica-linforragia-terapia-presion-negativa-TPN-curacion

Imagen nº8

revascularizacion-herida-linforragia-2

Imagen nº9

revascularizacion-herida-linforragia-TPN

Imagen nº10

mejoria-herida-linforragia-terapia-presion-negativa

Imagen nº11

terapia-presion-negativa-linforrea

Imagen nº12

terapia-presion-negativa-linforragia-mejoria

Imagen nº13

terapia-presion-negativa-linforragia-buena-evolucion

Imagen nº14

dehiscencia-herida

Imagen nº15

dehiscencia-herida-TPN-terapia-presion-negativa

Imagen nº16

mejoria-dehiscencia-herida-TPN-terapia-presion-negativa

Imagen nº17

resolucion-dehiscencia-herida-TPN-terapia-presion-negativa

BIBLIOGRAFÍA

1. Hamed O, Muck PE, Smith JM, Krallman K, Griffith NM. Use of vacuum-assisted closure (VAC) therapy in treating lymphatic complications after vascular procedures: new approach for lymphoceles. J.vasc.surg.  Dec;48(6):1520-3, 1523.e1-4. doi: 10.1016/j.jvs.2008.07.059.

2. Pesonen LO, Halloran BG, Aziz A. Prophylactic Groin Wound Vacuum-assisted Therapy in Vascular Surgery Patients at Enhanced Risk for Postoperative Wound Infection. Ann vasc. surg. 2018 Jan;46:127-133. doi: 10.1016/j.avsg.2017.07.009. Epub 2017 Jul 21.

3. Acosta S, Björck M, Wanhainen A. Negative-pressure wound therapy for prevention and treatment of surgical-site infections after vascular surgery. Br j surg. 2017 Jan;104(2):e75-e84. doi: 10.1002/bjs.10403. Epub 2016 Nov 30.

4. Abai B, Zickler RW, Pappas PJ et al. Lymphorrhea responds to negative pressure wound therapy. j. vasc. Surg. 2007 Mar;45(3):610-3.

close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.