La calidad del aire

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 5–Mayo 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 5: 551

Autor principal (primer firmante): Carmen Ariño Andreu

Fecha recepción: 16/04/2024

Fecha aceptación: 13/05/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(5): 551

Autores:

Adrián Aragüés Luján

Marcos Aragüés Luján

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Jeremi Janik Berne

Carmen Ariño Andreu

Manuela Cristina Sújar Nieto

Lidia Pelleja Cuesta

Resumen

La contaminación atmosférica es la presencia de agentes, sustancias y materias en el entorno que suponen un peligro para el medio ambiente y la salud y un determinante para clasificar la calidad del aire.

Una mala calidad del aire tiene efectos adversos para la salud, especialmente para las personas vulnerables o para aquellas que realizan esfuerzos físicos prolongados al exterior como deporte o trabajo.

La mala calidad del aire lleva asociadas el desarrollo de diversos tipos de enfermedades, como respiratorias o cardiovasculares entre otras, además hay grupos de población más vulnerables a este hecho y circunstancias que aumentan los efectos negativos de la mala calidad del aire.

publica-articulo-revista-ocronos

Existen técnicas o procedimientos para medir la calidad del aire y, en base a los resultados, establecer recomendaciones para los diferentes grupos de población.

La implantación de políticas, la toma de conciencia por parte de la población y diversas acciones llevadas a cabo, han disminuido los niveles de contaminación, lo que conlleva a una reducción de la mortalidad, la morbilidad y los efectos negativos sobre el medio ambiente, además de mitigar el cambio climático.

Palabras clave:

Calidad del aire, contaminación, atmósfera, contaminación atmosférica.

Introducción

La calidad del aire se define como el grado en el que el medio aéreo está libre de sustancias contaminantes, provenientes de emisiones naturales o antrópicas y que por sí solas o debido a reacciones, afectan a nuestra salud, al funcionamiento de los ecosistemas y a la degradación de los materiales.

La calidad del aire viene establecida por los niveles de concentración de una serie de contaminantes recogidos en el Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, como son dióxido de azufre, el dióxido de nitrógeno y los óxidos de nitrógeno, las partículas, el plomo, el benceno y el monóxido de carbono, el arsénico, el cadmio, el níquel y el benzo(a)pireno.

Ésta varía según la ubicación geográfica, la actividad industrial, el tráfico y la combustión de combustibles fósiles, entre otros, y sus efectos influyen negativamente en la salud de la población, disminuye la esperanza de vida de la misma y una parte de los fallecimientos anuales son atribuibles a la contaminación atmosférica.

Objetivos

El objetivo general de este artículo es analizar que es la calidad del aire y cómo afecta negativamente en la salud humana.

Los objetivos secundarios son:

  • Examinar que personas son las más vulnerables ante los problemas de calidad del aire y que factores aumentan el riesgo asociado a los efectos negativos de la contaminación atmosférica.
  • Estudiar las recomendaciones cuando se superan los umbrales de referencia para la calidad del aire.

Métodos

Para la realización de este artículo se ha consultado la página del Ministerio de Sanidad y la página del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, además de examinar la legislación vigente como son la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera y el Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire.

Exposición y desarrollo

La calidad del aire es uno de los grandes desafíos sanitarios mundiales porque la contaminación del aire es un importante riesgo medioambiental para la salud. Aunque en las últimas décadas se ha producido una considerable reducción de las emisiones de muchos contaminantes atmosféricos logrando una mejora en la calidad del aire, las concentraciones de algunos de ellos siguen siendo demasiado altas, lo que conlleva a que los problemas de calidad del mismo continúen.

Si hablamos de Salud Pública, aunque no todos los individuos se ven afectados de la misma manera, toda la población se encuentra expuesta a este problema. Una parte importante de la población vive en ciudades, donde a veces se sobrepasan los límites de contaminación perjudiciales para la salud.

Según los estudios, los principales efectos de la contaminación atmosférica sobre la salud son la mortalidad, la morbilidad, las enfermedades cardiovasculares, respiratorias, la mortalidad prematura y efectos sobre el sistema nervioso central.

Las personas con mayor riesgo ante la exposición de niveles elevados de contaminantes atmosféricos son:

  • Aquellas que presentan una patología o enfermedad crónica respiratoria o cardiovascular, ya que puede empeorar los efectos de estas enfermedades.
  • Los niños debido a que su sistema no se encuentra desarrollado completamente.
  • Las personas mayores con enfermedades crónicas.
  • Las mujeres embarazadas.

Existen circunstancias que aumentan el riesgo de los efectos perjudiciales de la mala calidad del aire como son:

  • La práctica intensa de ejercicio físico al aire libre, como realizar deporte, desarrollo de trabajos en el exterior.
  • Permanecer mucho tiempo al aire libre en zonas expuestas a intensas emisiones de agentes contaminantes, como lugares con mucho tráfico o concentración de determinadas industrias.
  • Residir en zonas especialmente contaminadas.
  • Los umbrales de referencia para la calidad del aire son:
  • Umbral de información, donde la exposición supone un riesgo para la salud para las personas vulnerables, las cuales deberían reducir largas estancias al aire libre y las actividades en el exterior.
  • Umbral de alerta, en el que el riesgo afecta a toda la población y se deben tomas medidas de manera inmediata. En este caso, las personas vulnerables tendrían que evitar las actividades al aire libre y el resto de la población reducirlas, moderar la ventilación de las viviendas y minorar el contacto con agestes que ocasionen alergias para no agravar la situación.

Conclusiones

La calidad del aire tiene efectos adversos tanto para la salud humana como para el medio ambiente. Las autoridades establecen medidas de control de la contaminación para reducir las emisiones y mejorar la calidad del aire.

La conciencia pública sobre la calidad del aire ha aumentado en los últimos años, lo que ha llevado a implantar iniciativas para reducir la contaminación y promover prácticas más sostenibles en áreas como el transporte, la energía o la industria.

Acciones individuales y colectivas también contribuyen a mejorar la calidad del aire y algunas de ellas son la adopción de tecnologías más limpias, incentivar el uso de vehículos eléctricos y transporte público, reciclar en la medida de lo posible y el uso de energías renovables.

Las políticas orientas a reducir la contaminación del aire son beneficiosas tanto para el clima como para salud, ya que ayudan a reducir los niveles de mortalidad y morbilidad e intenta paliar el cambio climático a corto y largo plazo.

Bibliografía

  1. BOE-A-2007-19744 Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera [Internet]. Boe.es. [citado el 8 de abril de 2024]. Disponible en: https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE -A-2007-19744
  2. BOE-A-2011-1645 Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire [Internet]. Boe.es. [citado el 8 de abril de 2024]. Disponible en: https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id =BOE-A-2011-1645
  3. Calidad del Aire [Internet]. Gob.es. [citado el 8 de abril de 2024]. Disponible en: https://www.sanidad.gob.es/ciudadanos/sa ludAmbLaboral/medioAmbiente/calidadAir e.htm
  4. Índice de Calidad del Aire [Internet]. Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. [citado el 8 de abril de 2024]. Disponible en: https://www.miteco.gob.es/es/calidad-y-e valuacion-ambiental/temas/atmosfera-y- calidad-del-aire/calidad-del-aire/ica. html