El TCAE en el soporte vital básico en Pediatría

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 11–Noviembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº11: 253

Autor principal (primer firmante): Sofía Menéndez Gutiérrez

Fecha recepción: 7 de noviembre, 2022

Fecha aceptación: 24 de noviembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(11) 253

  • Sofía Menéndez Gutiérrez

Introducción

Se define la parada cardio-respiratoria (PCR) como la interrupción brusca, inesperada de la respiración y circulación, que produce una pérdida de conciencia, apnea y ausencia de pulso.

Las medidas realizadas para recuperar la respiración y circulación espontánea es lo que se denomina como reanimación cardiopulmonar (RCP).

La RCP básica se trata de un conjunto de maniobras que se realizan para restituir la respiración y circulación espontánea sin equipamiento específico.

publica-TFG-libro-ISBN

La prevención de PCR en la infancia es la medida que más vidas puede salvar, mediante la prevención de accidentes, el diagnostico precoz y la terapéutica adecuada a las enfermedades de riesgo.

Objetivos

  • Restablecer la respiración y circulación espontanea
  • Conseguir la oxigenación de emergencia para poder proteger el sistema nervioso central
  • Realización de las maniobras de forma coordinada y eficaz para la recuperación de las constantes vitales
  • Analizar las causas respiratorias que producen parada cardio-respiratoria, que pueden ser:
    • obstrucciones anatómicas infecciosas, por aspiración de un cuerpo extraño, o antiinflamatorias
  • En la infancia las paradas cardio-respiratorias (PCR) más frecuentes son de origen respiratorio, cardíacas, neurológicas y por último las sepsis
  • Las de origen cardiaco se dan en niños que tienen patologías cardiacas congénitas
  • Las neurológicas son debidas a traumatismos craneoencefálicos, convulsiones etc
  • En las sepsis se producen debido al shock, que da un fallo hemodinámico como consecuencia

Metodología

  • Cursos de reanimación cardiopulmonar (RCP) básica en pediatría a nivel hospitalario
  • Estudios realizados por la Asociación Americana del corazón AHA
  • Estudios buscados en Google, revistas y publicaciones
  • Registro de datos en la Reanimación Cardiopulmonar. Estilo Utstein pediátrico
  • Protocolo de actuación de Enfermería en la PCR pediátrica
  • La confección de los documentos debe realizarse con la máxima exactitud
  • Estudio de las guías básicas para la realización de la RCP

Resultados

Es vital iniciar la reanimación cardiopulmonar (RCP) en los tres minutos primeros de la parada. Después es probable que el niño sufra secuelas

Las causas de Parada cardio-respiratoria en la infancia se pueden clasificar en dos grupos:

  1. Las que se producen en el niño sano
  2. Las que se producen en niños con enfermedades respiratorias y circulatorias
    Las más frecuentes son las enfermedades respiratorias. Entre ellas:
    • Obstrucción de la vía aérea por procesos inflamatorios o infecciosos, neumonía
    • Por accidentes (aspiración de un cuerpo extraño), ahogamiento etc

Las paradas de origen cardíaco se producen en niños con cardiopatías congénitas

Las de origen neurológico son debidas a traumatismos cráneo encefálicos, intoxicaciones

El pronóstico de la parada cardio-respiratoria (PCR) depende de la causa que produce dicha parada, el estado general del niño y la rapidez y efectividad de las maniobras de resucitación cardiopulmonar.

La prevención es la medida que más vidas puede salvar debido al diagnóstico precoz y la terapia adecuada a las enfermedades de riesgo

Las edades pediátricas son:

  1. Recién nacido.- Es el niño tras el nacimiento
  2. Lactante.- Es el niño entre 0 y 12 meses
  3. Niño pequeño.- Es el niño desde 1 año hasta la pubertad

La reanimación cardiopulmonar (RCP) se deberá suspender cuando la duración de la parada supera los 30 minutos y el niño sigue sin recuperación de la actividad cardiaca, o se informa al reanimador que es un enfermo terminal.

Actuación del profesional:

  • Se comprobará la inconsciencia del niño iniciando la apertura de la vía aérea
  • Maniobra frente-mentón siempre que no se tenga sospecha de lesión cervical
  • Tracción mandibular, se efectúa cuando se sospecha de lesión cervical
  • Se comprueba si existe respiración espontánea, y si no existe, y después de comprobar que nada obstruya la vía aérea, se efectúan 5 insuflaciones mediante boca-boca y nariz en lactantes, o boca-boca en los niños
  • En el niño mayor de 8 años las respiraciones serán 12 por minuto
  • Las maniobras de RCP se efectuarán de forma secuencial

Conclusión

Los principales síntomas de alerta en un niño son:

  1. Pérdida de conocimiento
  2. Paro respiratorio
  3. Ausencia de signos vitales

Los pasos a seguir son:

  • Verificar el nivel de conciencia del niño
  • Colocarlo boca arriba, sobre una superficie dura y plana, con la cabeza boca arriba y las extremidades alineadas
  • Abrir las vías respiratorias, realizando la maniobra de frente-mentón para facilitar la entrada de aire
  • Valorar la respiración del niño, colocando el oído cerca de la nariz y boca del niño y comprobar el tórax. En el caso de que no respire, nos colocamos junto a la cabeza del niño y realizamos los siguientes pasos:
  1. abrir las vías aéreas
  2. tapar la nariz del niño
  3. Inspirar profundamente
  4. Colocar nuestros labios alrededor de la boca del niño
  5. Hacer 5 insuflaciones de rescate. Las ventilaciones se harán en base a su edad:
    • Lactantes: 30-60
    • 1 a 5 años: 24-40
    • Preescolar: 22-34
    • Escolar: 18-30
    • Adolescente: 12-16
  6. Se comprobará el pulso central durante 10 segundos en arterias como la femoral y braquial en el lactante y carotidea en el niño mayor
  7. Si el niño tiene pulso se realiza la ventilación
  8. si no tiene pulso se realiza masaje cardiaco, según edad:
    • En lactantes, se coloca el dedo índice en el esternón y con los dedos 3 y 4 se inician las compresiones torácicas a frecuencia de 100 por minuto
    • En el niño de 1 a 8 años la compresión se realiza con el talón de la mano, Situándola dos dedos por encima del extremo distal del esternón, y con frecuencia de 15 compresiones por 2 ventilaciones
    • En el niño mayor se realizan igual que en el adulto, con frecuencia de 30:2
    • En cuanto a la obstrucción de vía aérea se procede de la siguiente manera:
      • Si el niño respira, se le estimula para toser
      • Si no respira, se examina la boca para ver si hay un cuerpo extraño y extraerlo
      • En lactantes y se colocara en decúbito prono, sobre el antebrazo con la cabeza más baja que el cuerpo, dando 5 golpes fuertes y rápidos con el talón de la mano en la espalda; a continuación, se coloca decúbito supino y haremos compresión torácica con dos dedos en la zona del masaje cardiaco. Se repiten las secuencias hasta conseguir la entrada de aire y desobstrucción de vía aérea

Bibliografía

  1. López-Herce J, Carrillo A. cursos de reanimación cardiopulmonar en pediatría. Acta Pedicty Esp 1995; 53:547-550
  2. Ana Caravaca Caballero, Antonia Gema Marin Gil. Atención sanitaria especial en situaciones de emergencia. Madrid. Aram ediciones. S.L; 2009
  3. López- Herce J, García C, Rodríguez-Núñez A, Domínguez P, Carrillo A, Calvo C, Delgado M.A/ong-term outcome of paediatric cardiorespiratory arrest in Spain. Resucitation. 2005;64:79-85
  4. Cao, A. Protocolo de revisión y mantenimiento de dispositivos de atención urgente. Servicio de salud del Principado de Asturias 2009