Sondaje vesical

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 9–Septiembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº 9: 147-7

Autor principal (primer firmante): Melani Cobo Mariscal

Fecha recepción: 13 de septiembre, 2022

Fecha aceptación: 18 de septiembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(9): 147-7

Autores:

Melani Cobo Mariscal

María Del Carmen Ferrer Heredia

publica-TFG-libro-ISBN

Laila Amar Achor

Margarita Algarra Guerrero

Jose David Romero Sánchez

Nora Salah Sardani

Introducción

El sondaje vesical es una técnica que consiste en la introducción de una sonda a través de la uretra hasta la vejiga.

Tipos de sondas

Según tiempo de permanencia

Intermitente: cada 6-8 horas, en caso de incontinencia por rebosamiento o neurógena. Temporal: duración menos a 30 días. En caso de patologías agudas.

Permanente; duración mayor a 30 días. En pacientes crónicos con retención urinaria.

Según su composición

Látex: muy frecuentes, aunque existe el riesgo de alergia al látex. Recomendado en vaciado vesical con una duración menor a 15 días.

Silicona: son los que tienen mejor tolerancia. Indicadas en paciente de larga duración (mayor a 15 días) o alérgicos al látex.

Cloruro de polivinilo (PVC): indicado en recogida de muestras y vaciado de la vejiga (autosondaje).

Según su calibre

Mujer: Ch 14 y 16. Hombre: Ch16-18-20-22.

CH o Ch es la escala francesa o de Charriere (French en inglés) y es una medida que se utiliza para expresar el calibre de diferentes instrumentos sanitarios tubulares.

Equivale a 1/3 de mm.

Según sus indicaciones

Foley: pueden tener 2 o 3 luces. Dos luces indicadas en pacientes de manera general, en caso de vaciado vesical y en caso de sondaje sin sospecha de patología urinaria.

Tres luces en caso de hematuria. Este tipo de sondas incluye un balón de fijación y el volumen de inflado se hace con agua destilada.

Couvaliere semirrígida, punta en pico de flauta (biselada). Tiene tres luces. Indicado en pacientes con hematuria o para mantener un circuito de lavado continúo.

Tiemann; también llamada «pico de pato». Semirrígida, curvas. Tienen dos luces. En pacientes con: estenosis uretral, hipertrofias benignas de próstata (HBP) severas y en mujeres ancianas.

Nelaton: rectas, semirrígidas y de una sola vía, sin sistema de fijación. Indicadas para el vaciado de la vejiga y/o recogida de muestras.

Robinson: sonda corta para autosondaje. Son de PVC. Las sondas de este material se ablandan con la temperatura corporal y se adaptan a la uretra.

Doble J: catéter implantado en quirófano. Indicado en pacientes con problemas de obstrucción uretral. Va desde la pelvis hasta la vejiga.

Para qué sondar

Evitar globos vesicales.

En operaciones:

  • Anestesia de larga duración. Radiodiagnósticos.
  • Vejiga vacía.

Realizar pruebas analíticas: cultivo y sedimento.

Protocolo (en servicios de urgencias).

Para control de balance hídrico – control de diuresis.

Objetivos

Conocer las complicaciones del sondaje vesical. Identificas las contraindicaciones del sondaje vesical. Conocer los cuidados del sondaje vesical.

Metodología

La elaboración de este capítulo de libro se ha realizado mediante la consulta de la literatura, tanto científica como textual, mediante bases científicas y libros bibliotecarios. Se han establecido filtros de búsqueda por años, especialmente actuales. Idioma del texto, tanto en inglés como español. Y acceso completo a los artículos científicos.

Complicaciones del sondaje

  • Falsa vía.
  • Infección urinaria. En un paciente con sondaje vesical permanente está contraindicado introducir y sacar la sonda del meato urinario, mientras se lava o se realiza la higiene. Evitar el retorno urinario, por eso debemos evitar elevar la bolsa colectora.
  • Obstrucción de la sonda. Ante la posible obstrucción de una sonda vesical generalmente provocado por coágulos, se realizará técnica estéril de lavados manuales a través de la sonda. Sólo se realizará bajo preinscripción médica, a un ritmo lento y con una cantidad no superior a 50 ml, y dejando caer el suero de lavado por gravedad o por aspiración muy suave.
  • Estenosis uretral.
  • Hematuria ex vacuo: consecuencia de la caída brusca de la presión intravesical por vaciamiento rápido. Para evitarlo, tras evacuar 300-350 cc de orina, se debe pinzar la sonda aproximadamente durante 10-15 minutos, tras los que volveremos a evacuar otra cantidad similar.

Contraindicaciones del sondaje

  • Prostatitis aguda.
  • Incontinencia urinaria.
  • Traumatismos uretrales.
  • Alteraciones anatómicas del tracto urinario.
  • Sospecha de rotura uretral.
  • Alergias a anestésicos o látex.

Protocolo

  1. Verificar: paciente e indicación.
  2. Preparar material.
  3. Informar al paciente (realizar técnica acompañado) /Permiso/ Intimidad.
  4. Lavado de manos + guantes USU (no estériles).
  5. Lavado de genitales.
  6. Lavado de manos.
  7. Cambio de guantes (estériles).
  8. Preparación del campo estéril (asepsia).
  9. Técnica + respetar intimidad.

Preparación del material del sondaje vesical femenino y masculino

  • Guantes USU.
  • Sonda vesical: adaptada al tamaño del paciente.
  • Paño estéril.
  • Gasas estériles.
  • Lubricante hidrosoluble + anestesia.
  • Jeringa: para la comprobación de la sonda.
  • Agua destilada: el suero cristaliza.
  • Pinza Kocher.
  • Bolsa.
  • Percha
  • Esparadrapo para la fijación.
  • Bolígrafo para poner fecha (según material y estación del ano duran más o menos, no es recomendable mantener la sonda más de 15 días).

Cuidados generales del paciente con sonda vesical

  • Se debe de instruir al paciente y/o a los familiares sobre los siguientes aspectos:
  • Asegurar una hidratación correcta (al menos 1,5 litros de líquido al día).
  • Lavarse las manos antes y después de manipular la sonda y/o la bolsa colectora.
  • Lavar de manera diaria la zona de inserción de la sonda con agua y jabón y secarla posteriormente (no olvidar la recolocación del prepucio). Se debe evitar la limpieza frecuente del meato uretral o la aplicación periuretral de cualquier tipo de crema que no haya sido previamente prescrita.
  • Cada día mover suavemente la sonda en sentido rotatorio, con el fin de evitar adherencias.
  • Asegurar la asepsia cada vez que se realice el cambio de bolsa o cada vez que ésta se vacíe.
  • No se deben de tocar los extremos de las conexiones: el pabellón de la sonda y la parte del tubo de drenaje que conecta con el pabellón en los sistemas abiertos y, además de estos elementos, el tubo de drenaje de la bolsa en los sistemas cerrados.
  • Cambiar o vaciar la bolsa antes de que esté completamente llena.
  • Con el fin de evitar el reflujo de la orina, se vigilará que el tubo y la bolsa colectora no sobrepasen el nivel de la vejiga. Si es imprescindible elevar la bolsa de diuresis, se procederá a pinzar el tubo de drenaje lo más cerca posible del meato urinario (así se evita dañar el mecanismo de hinchado del globo de retención).
  • Evitar tirones que puedan provocar traumatismos o desconexiones accidentales del sistema. Evitar que se formen acodaduras.

Conclusiones

La técnica del sondaje vesical está dirigida a todos los profesionales sanitarios dotados de esta capacidad, todos los sanitarios que realicen sondajes urinarios, a todas las personas

que sean responsables de su mantenimiento, vigilancia y retirada, así como todos los profesionales responsables de la prevención de complicaciones que el sondaje pueda producir (mencionadas anteriormente) en los pacientes que estén recibiendo unos cuidados de salud en los centros hospitalarios. Es importante que el personal que vaya a realizar la técnica, tenga presente los conocimientos necesarios para realzarla. De hecho, existen guías manuales para la prevención de complicaciones. Así como las posibles complicaciones que se pueden producir.

Bibliografía

  1. J.L. Pfenninger. Pfenninger and Fowler’s Procedures for Primary Care. Cap. 110. Bladder Catheterization (and Urethral Dilation) (3. ª ed.), Elsevier, Houston, PA (2011), pp. 765- 769.
  2. Shlamovitz GZ. Urethral Catheterization in Men. Medscape (Internet). Jan 07, 2016. Disponible en: http://emedicine.medscape.com/article/80716.
  3. Schaeffer AJ. Placement and management of urinary bladder catheters in adults. En: Uptodate, Post TW (ed). UpToDate, Waltham, MA, 2016.
  4. Schaeffer AJ. Complications of urinary bladder catheters and preventive strategies. En: Uptodate, Post TW (ed). UpToDate, Waltham, 2016.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.