El sol, ¿amigo o enemigo?

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 6–Junio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº6: 140

Autor principal (primer firmante): Margarita Jiménez Moya

Fecha recepción: 30 de Mayo, 2021

Fecha aceptación: 24 de Junio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(6): 140

Autores:

  • Margarita Jiménez Moya. Diplomada Universitario en Enfermería. Enfermera en Hospital Clínico Lozano Blesa.
  • Blanca Jimeno Sierra. Diplomada Universitario en Enfermería. Enfermera en Hospital Clínico Lozano Blesa.
  • Macarena Jiménez Martín. Diplomada Universitario en Enfermería. Enfermera en Hospital Clínico Lozano Blesa.
  • Elizabeth Regina Fernández Valdivia. Diplomada Universitario en Enfermería. Enfermera en Hospital Clínico Lozano Blesa.
  • Amanda Cano Moreno. Diplomada Universitario en Enfermería. Enfermera en Hospital Clínico Lozano Blesa.
  • Luis Ramón Velázquez Rodríguez. Diplomada Universitario en Enfermería. Enfermera en Hospital Clínico Lozano Blesa.

Palabras clave: sol, radiación solar, energía, UVA, UVB, exposición

Resumen

El sol ha sido fundamental para la evolución de la vida desde la formación de la Tierra hace aproximadamente 10000 millones de años. (1)

La energía solar se propaga a una velocidad de 300.000 Km /s en forma de radiaciones electromagnéticas compuestas de fotones, que son pequeñas partículas con diversas potencias que dependen de la longitud de onda. Cuanto menor es la longitud de onda, mayor es el contenido energético, por lo tanto, las radiaciones de onda corta serán biológicamente más dañinas. La luz solar se mide en nanómetros (nm), siendo 1nm igual a la mil millonésima parte de un metro. (2)

La radiación solar que llega a la Tierra tiene varias clasificaciones luz visible, que estimula la retina; infrarroja, responsable de la sensación de calor y ultravioleta, y se divide tres bandas: UVA, UVB y UVC, esta última no llega a la superficie terrestre, ya que absorbida por la capa de ozono. (3-5)

La intensidad y la frecuencia de esta radiación solar se ve influida y, se ve modificada en los procesos de absorción, reflexión y dispersión al atravesar el espesor de la capa de ozono, el ángulo cenital, y en función de la distancia de la Tierra al Sol. Además se ve influida por las condiciones atmosféricas y meteorológicas (2) como la latitud, la altitud, la capa de nubes, la polución… (6)

Según la Revista Oficial de la Sociedad Peruana de Dermatología, en su artículo EFECTOS DE LAS RADIACIONES ULTRAVIOLETA EN LA PIEL, el espectro y la intensidad de los RUV naturales depende de:

  1. Hora del día: 50% de la dosis RUV está entre 2 horas antes y 2 después del zenit.
  2. La máxima radiación es en el solsticio de verano.
  3. La UVB se quintuplica en los trópicos y aumenta 20% cada 1000 metros de altitud.
  4. Las nubes y la contaminación atmosférica bloquean los rayos ultravioleta (UV). Las nubes poco densas dejan pasar 2/3 de la radiación, mientras que un día nublado en la nieve disminuye en un 50% la radiación UVB
  5. El riesgo de irradiación aumenta con las superficies reflectantes: Nieve 50-80%; arena y láminas de aluminio 15-25%; agua de mar en movimiento 20%; y agua estancada 10%. (7)

Los rayos ultravioletas (UV) estimulan a los melanocitos para que produzcan melanosomas, que favorecen el engrosamiento y el bronceado de la piel (8)

La melanina, es el pigmento que le da color a la piel, al cabello y al iris de los ojos cuya función principal es la protección contra los efectos nocivos de RU. (9), Evita Evitando en gran medida la aparición de quemaduras solares, aunque no impide los daños que, a medio y largo plazo, ejercen los rayos del sol sobre la piel. (10,11)

Es importante recordar que los efectos del sol son acumulativos y que el 80 % del daño solar se produce antes de cumplir los 18 años de edad, por lo que resulta indispensable conocer los efectos beneficiosos y perjudiciales que el SOL tiene sobre nuestra salud para cuidarnos nosotros y cuidar a los nuestros. (12)

La radiación solar supone un gran estímulo psicológico, una oportunidad para poder cambiar y broncear el tono de la piel (13) y es necesaria para la síntesis de vitamina D, ayuda a la formación y reconstitución de los huesos, por la absorción de calcio y fósforo que tiene.

Debido al efecto en la melatonina se produce una mejora notable en el estado de ánimo, puesto que los niveles de melatonina son inversamente proporcionales a la luz solar, disminuye agentes patógenos de la piel, es bastante útil en la fototerapia de la psoriasis, acné, linfomas cutáneos, vitíligo y granuloma anular, entre otros. (14,15). Además, modula reacciones enzimáticas, activa mecanismos antiinflamatorios, destruye agentes patógenos y tiene acción troficorregenerativa.

Sin embargo, puede tener efectos nocivos para nuestro cuerpo y nuestra salud, como el incremento de la carcinogénesis, alteraciones de la respuesta inmune, trastornos pigmentarios, fotodaño, fotoenvejecimiento y fotosensibilización. (16,17,18)

Uno de los efectos agudos más frecuentes y conocidos, es la quemadura solar. Suele comenzar el enrojecimiento entre las 2 y 4 h tras la exposición directa, llegando al máximo a las 14 y 20 h y dura de 1 a 3 días. El color puede variar desde un color rosado a un rojo intenso, llegando incluso a ir acompañado de edema y ampollas, según la intensidad de exposición. La sensación en los casos leves es de alta sensibilidad al tacto y tirantez; mientras que en los casos más graves llega incluso a producir fiebre, náuseas y palpitaciones. Tras este proceso se produce una descamación de la piel seguida de un bronceado. (16,19,20)

Kligman informa en 1969 como fotoenvejecimiento cutáneo para describir los efectos de la radiación ultravioleta crónica en la piel.(21,22) A diferencia del envejecimiento cronológico (intrínseco) en el que la piel está marcada por líneas finas y moderada laxitud de la piel, ya que la piel fotoenvejecida (extrínseca) se caracteriza por los siguientes signos clínicos: sequedad, pigmentación moteada, palidez, surcos y arrugas profundos, telangiectasia, laxitud significativa, lesiones precancerosas y apariencia curtida.(23)

Fotocarcinogénesis. El cáncer de piel representa un problema cada vez mayor de salud pública. Aunque muchos factores, tanto genéticos como ambientales, pueden contribuir a la aparición de este tipo de cáncer la exposición crónica a la radiación ultravioleta (RUV) es uno de los más influyentes.

(24) A diferencia de otros carcinógenos, la RUV se considera un carcinógeno completo; no solo inicia el evento mutagénico (similar al resto de carcinógenos), sino que también promueve y avanza la progresión de las células cancerosas.(24) Como se ha mencionado anteriormente, la exposición excesiva y prolongada en el tiempo a UVR puede generar lesiones dentro del material genético de una célula a través de la absorción directa de la radiación UVB o indirectamente a través de eventos oxidativos.(25). Si la lesión ocurre en uno o más genes involucrados en la regulación del crecimiento y la proliferación o la supresión tumoral, la célula

debe reparar rápidamente el daño o iniciar la muerte celular programada para así, evitar que la célula se «transforme» en una célula inmortalizada. (26,27) La UVR disminuye la efectividad del sistema inmunológico, permitiendo que las células cancerosas proliferen y metastaticen. (28- 32)

Hay tres tipos principales de cáncer de piel: carcinoma de células basales, carcinoma de células escamosas y melanoma (33, 34). Aunque se desconoce el espectro de acción exacto del cáncer de piel, los estudios en animales sugieren que un pico a 293 nm. y un pico secundario más pequeño a 380 nm. se asocian con carcinoma de células escamosas 59 Los factores de riesgo incluyen pigmentación constitutiva (piel clara más susceptible que pigmentación oscura), latitud (el riesgo aumenta a medida que uno se acerca al ecuador), altitud (la fluencia de radiación ultravioleta (RUV) aumenta con la altitud), y la cantidad total de exposición y hora del día.(35, 36, 37) Las medidas preventivas (avanzadas por la Academia Estadounidense de Dermatología, la Fundación del Cáncer de Piel y la FDA) incluyen buscar la sombra, evitar la exposición excesiva a la luz solar durante las horas pico de radiación, usar ropa protectora y usar filtros solares .(35, 37,38,39,40)

Conclusión

La exposición incontrolada y prolongada a la radiación solar, cada vez es más notable en nuestra salud, Tal como muestran los datos elevados de morbimortalidad por cáncer de piel. Los modelos de la sociedad nos hacen buscar un precioso bronceado, evitando cualquier tipo protección e incluso aprovechando las horas que más nos perjudican para conseguirlo. Sin embargo, no nos damos cuenta que el bronceado se puede conseguir igualmente de una manera correcta y segura. Tanto la fotoprotección como la fotoeducación son fundamentales para mejorar la calidad de vida, ya que nos permitirá aprovechar los beneficios que nos aportan las radiaciones solares y prevenir enfermedades en el futuro.

Bibliografía

  1. Jacobsen SB. How old is planet earth? Science 2003; 300: 1513– 4. Crossref CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  2. Dialnet-FototestUnaHerramientaIndispensableEnElDiagnostico-4294123.pdf (1.003Mb) Identificadores URI: http://hdl.handle.net/20.500.12466/1027 ISSN: 1888-3109 ESSN: 2386- 4818 Autor(es) Sierra Talamantes, Concepción; Fornes Pujalte, Begoña; Palomar Llatas, Federico; Pérez Ferriols, Amparo; Muñoz Mañez, V.; [et al.] Fecha 2010-09
  3. Matos M. Apuntes de dermatología. Fotobiología. <http://www.scribd.com/doc/ 26117162/apuntes-dermatologia> [consulta: 10 noviembre 2008].
  4. Del Rosario Ruiz MT, Rondón Lugo AJ, Castillo D. La cara oscura del sol. En: Rondón Lugo A. Pautas diagnósticas y terapéuticas 2007:149-55
    <http://www.cilad.org/archivos/ Rondon/Pautas_Rondon.pdf> [consulta: 10 noviembre 2008].
  5. Politi AJ. La piel y el sol <http://www.cancerteam. com.ar/apol001.html> [consulta: 10 noviembre 2008]. Encarnación García Bermúdez
  6. IX Curso de atención farmacéutica en dermatología (II), título: Protección de la piel (sol, aire, condiciones extremas) 06 Mayo 2011. Encarnación García Bermúdez Publicado en EDICIONES MAYO, REVISTA EL FARMACÉUTICO.)
  7. Revista oficial de la sociedad peruana de dermatología, título EFECTOS DE LAS RADIACIONES ULTRAVIOLETA EN LA PIEL autor Juan Honeyman*, Volumen 12, año 2002 Número 2)
  8. Sagaro Delgado B. Radiación y reacciones cutáneas. En: Manssur Katrib J, Díaz Almeida J, Cortes Hernández M. Dermatología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2002:95-109.)
  9. Hernández, G., Larralde, H., Sánchez, J., La melanina: pigmento con múltiples aplicaciones. Morelos. (internet) 20010. P.43 (23-04-2015) Disponible en: http://acmor.org.mx/descargas/oct2907 melanina.pdf
  10. Matos M. Apuntes de dermatología. Fotobiología. <http://www.scribd.com/doc/ 26117162/apuntes-dermatologia> [consulta: 10 noviembre 2008].
  11. El sol y nuestra piel <http://www.sld.cu/saludvida/ asisomos/temas.php?idv=6752> [consulta: 10 noviembre 2008].)
  12. De La Osa JA. El sol es amigo…¡y enemigo! Periódico Granma <http://www.granma.cubaweb. cu/2008/07/11/nacional/ artic02.html> [consulta: 10 noviembre 2008].
  13. 2 Mead MN. Benefits of sunlight: a bright spot for human health. Environ Health Perspect
    2008; 116: A160– 7. Crossref PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  14. Delgado, R., Escanilla, D., Espinoza, A. Informe técnico exposición laboral a la radiación ultravioleta de origen solar. Chile. P.4-12;2007
  15. Acuña, P., Chichay, L., El cuidado de la piel de niños y adolescentes sanos. Quemadura solar peligro para la piel. Cuba. P. 3-6. 2009. Disponible en: http://www.revbiomed.uady. mx/pdf/rb011248.pdf
  16. Sagaro Delgado B. Radiación y reacciones cutáneas. En: Manssur Katrib J, Díaz Almeida J, Cortes Hernández M. Dermatología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2002:95-109.
  17. Díaz Pérez JL, Gardeazabal García J. Alteraciones cutáneas relacionadas con la sensibilización. En: Medicina Interna. Barcelona: Masson, 1997:46-70.
  18. Bickers RD. Photosensivity and others reaction to light. En: Harrison’s Principles of Internal Medicine. 16 ed. New York: McGraw-Hill, 2004:324-29.
  19. Martínez Pérez SO. El sol y la piel <http://caribdis.unab.edu. co/pls/portal/docs/page/ revistamedunab/numerosanteriores/ revista513 /sol%20y%20piel.pdf> [consulta: 10 noviembre 2008].
  20. Fitzpatrick Thomas B, Wolff K, Suurmond D. Photosensitivity and photoinduced disorders. En: Color atlas and synopsis of clinical dermatology. New York: McGraw-Hill, 1997:436-513.
  21. Kligman AM. Early destructive effect of sunlight on human skin. JAMA 1969; 210: 2377– 80. Crossref CAS PubMed Web of Science®Google ScholarEBSCO
  22. Kligman L, Kligman A. Photoaging. Manifestations, prevention, and treatment. Dermatol Clin 1986; 4: 517– 28. CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  23. Rabe J, Mamelak A, McElgunn P et al. Photoaging: mechanisms and repair. J Am Acad Dermatol 2006; 55: 1– 19. Crossref PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  24. Bickers DR, Athar M. Oxidative stress in the pathogenesis of skin disease. J Invest Dermatol 2006; 126: 2565– 75. Crossref CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  25. Matsumura Y, Ananthaswamy HN. Toxic effects of ultraviolet radiation on the skin. Toxicol Appl Pharmacol 2004; 195: 298– 308. Crossref CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  26. Raj D, Brash DE, Grossman D. Keratinocyte apoptosis in epidermal development and disease. J Invest Dermatol 2006; 126: 243– 57. Crossref CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  27. Batista LFZ, Kaina B, Meneghini R, Menck CFM. How DNA lesions are turned into powerful killing structures: insights from UV‐induced apoptosis. Mutat Res 2009; 681: 197– 208. Crossref CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  28. Aubin F. Mechanisms involved in ultraviolet light‐induced immunosuppression. Eur J Dermatol 2003; 13: 515– 23. CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  29. Ullrich SE. Mechanisms underlying UV‐induced immune suppression. Mutat Res 2005; 571: 185– 205. Crossref CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  30. Norval M. The mechanisms and consequences of ultraviolet‐induced immunosuppression. Prog Biophys Mol Biol 2006; 92: 108– 18. Crossref CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  31. Sreevidya CS, Fukunaga A, Khaskhely NM et al. Agents that reverse UV‐induced immune suppression and photocarcinogenesis affect DNA repair. J Invest Dermatol 2009; 130: 1428– 37. Crossref CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  32. Schwarz T. The dark and the sunny sides of UVR‐induced immunosuppression: photoimmunology revisited. J Invest Dermatol 2009; 130: 49– 54. Crossref CAS Web of Science® Google Scholar EBSCO
  33. Young C. Solar ultraviolet radiation and skin cancer. Occup Med 2009; 59: 82– 8. Crossref PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  34. Leiter U, Garbe C. Epidemiology of melanoma and nonmelanoma skin cancer – the role of sunlight. Adv Exp Med Biol 2008; 524: 89– 103. Crossref Google ScholarEBSCO
  35. Diffey BL. Human exposure to solar ultraviolet radiation. J Cosmet Dermatol 2002; 1: 124– 30. Wiley Online Library PubMed Google ScholarEBSCO
  36. Saraiya M, Glanz K, Briss PA et al. Interventions to prevent skin cancer by reducing exposure to ultraviolet radiation: a systematic review. Am J Prev Med 2004; 27: 422– 66. Crossref CAS PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  37. Rigel DS. Cutaneous ultraviolet exposure and its relationship to the development of skin cancer. J Am Acad Dermatol 2008; 58: S129– 32. Crossref PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  38. Seité S, Fourtanier AMA. The benefit of daily photoprotection. J Am Acad Dermatol 2008; 58: S160– 6. Crossref PubMed Web of Science® Google Scholar EBSCO
  39. FDA. Labeling and effectiveness testing; sunscreen drug products for over the counter human use, final rule. Fed Regist 2011; 76: 35620– 65. PubMed Google ScholarEBSCO
  40. Hexsel CL, Lim HW. Photoprotection. In: R Norman, ed. Preventive Dermatology. London: Springer Verlag; 2010: pp. 81– 91. Web of Science® Google Scholar EBSCO
Salir de la versión móvil