La sinusitis

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 2–Febrero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 2: 113

Autor principal (primer firmante): Nixa Ivania Espinoza Moreno

Fecha recepción: 14/01/2024

Fecha aceptación: 10/02/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(2): 113

Autores:

Nixa Ivania Espinoza Moreno TCAE Centro de Mayores Romareda

Franchesca del Socorro Tercero Izaguirre TCAE Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Claudia Yarlene Rodríguez Moreno TCAE Hospital Miguel Servet

Rossana Pinto Villavicencio TCAE Hospital Miguel Servet

Dinca Faniesa Catín Medina TCAE C.R.P Nuestra Señora del Pilar

María Teresa Martin Arranz TCAE Centro de Mayores Romareda

Resumen

La sinusitis es la inflamación de los senos paranasales, que son cavidades llenas de aire dentro de los huesos de la cara y el cráneo que se conectan con la nariz a través de pequeños conductos. Estos senos desempeñan un papel importante en la filtración y humidificación del aire que respiramos, pero pueden infectarse e inflamarse, lo que lleva a la sinusitis.

Palabras clave:

Sinusitis, infección respiratoria, vías altas.

publica-articulo-revista-ocronos

Introducción

La sinusitis es la inflamación de los senos paranasales, que son cavidades llenas de aire dentro de los huesos de la cara y el cráneo que se conectan con la nariz a través de pequeños conductos. Estos senos desempeñan un papel importante en la filtración y humidificación del aire que respiramos, pero pueden infectarse e inflamarse, lo que lleva a la sinusitis.

Tipos de sinusitis

Existen varios tipos de sinusitis, pero los dos principales son la sinusitis aguda y la sinusitis crónica:

  1. Sinusitis Aguda: Es una inflamación temporal de los senos paranasales, generalmente causada por una infección viral o bacteriana. Los síntomas incluyen dolor facial, congestión nasal, secreción nasal espesa, pérdida del sentido del olfato, y a veces fiebre.
  2. Sinusitis Crónica: Se caracteriza por una inflamación persistente de los senos paranasales que dura más de 12 semanas, a menudo relacionada con problemas estructurales, alergias u otras condiciones médicas crónicas. Los síntomas son similares a los de la sinusitis aguda, pero tienden a ser menos graves.

Factores predisponentes

Hay varios factores predisponentes que pueden aumentar la susceptibilidad de una persona a desarrollar sinusitis. Estos factores pueden contribuir a la inflamación de los senos paranasales y aumentar el riesgo de infección.

Algunos de los principales factores predisponentes incluyen:

  • Infecciones respiratorias superiores recurrentes: Las infecciones virales del tracto respiratorio superior, como el resfriado común o la gripe, pueden irritar las membranas mucosas de la nariz y los senos paranasales, predisponiendo a la sinusitis.
  • Alergias: Las personas con alergias, especialmente al polen, ácaros del polvo, moho, o pelos de animales, tienen un mayor riesgo de desarrollar sinusitis. Las reacciones alérgicas pueden provocar inflamación crónica de las membranas mucosas.
  • Anomalías estructurales nasales: Desviaciones del tabique nasal o crecimientos como los pólipos nasales pueden obstruir los conductos sinusales, dificultando el drenaje normal de los senos y aumentando la probabilidad de infección.
  • Condiciones médicas crónicas: Enfermedades como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH/SIDA), diabetes y enfermedades autoinmunes pueden debilitar el sistema inmunológico, aumentando así la vulnerabilidad a las infecciones sinusales.
  • Exposición a irritantes ambientales: El humo del tabaco, la contaminación del aire y otros irritantes ambientales pueden irritar las membranas mucosas nasales, predisponiendo a la sinusitis.
  • Cambios en la altitud: La exposición a cambios de altitud puede afectar la presión sinusal y contribuir al desarrollo de sinusitis, especialmente en personas susceptibles.
  • Higiene nasal inadecuada: No mantener una buena higiene nasal, como no lavarse las manos regularmente o compartir objetos contaminados, puede facilitar la entrada de gérmenes a las vías respiratorias y senos paranasales.
  • Edad: Los niños y los ancianos pueden ser más propensos a desarrollar sinusitis debido a sistemas inmunológicos en desarrollo o debilitados.
  • Factores genéticos: La predisposición genética también puede desempeñar un papel en la susceptibilidad a las infecciones sinusales.

Tratamiento

El tratamiento de la sinusitis aguda a menudo implica el alivio de los síntomas, como el uso de descongestionantes, analgésicos y antipiréticos, así como la administración de antibióticos si la causa es bacteriana.

En el caso de la sinusitis crónica, el tratamiento puede ser más complejo e incluir medicamentos, terapia con corticosteroides, o en casos severos, cirugía.

Prevención

La prevención de la sinusitis implica adoptar medidas para reducir el riesgo de desarrollar infecciones en los senos paranasales y controlar los factores que pueden contribuir a la inflamación crónica.

Aquí hay algunas recomendaciones para ayudar a prevenir la sinusitis:

  1. Mantén una buena higiene nasal: Lavarse las manos con frecuencia para prevenir la propagación de gérmenes, utilizar pañuelos desechables al sonarse la nariz y deséchalos adecuadamente.
  2. Humidificación: Mantener un nivel adecuado de humedad en el hogar para evitar que las membranas mucosas se sequen, utilizar un humidificador puede ser útil, especialmente durante los meses más secos.
  3. Evita la irritación nasal: Evitar la exposición al humo del tabaco y otros irritantes ambientales y utilizar un filtro nasal o una mascarilla si trabajas en entornos con polvo o productos químicos.
  4. Controla las alergias: Identificar y controlar las alergias, ya que estas pueden contribuir a la sinusitis crónica. Consultar a un alergólogo para evaluar y tratar las alergias.
  5. Mantén una buena salud general: Adoptar un estilo de vida saludable que incluya una dieta equilibrada, ejercicio regular, suficiente descanso y bebe suficiente agua para mantener las mucosas hidratadas.
  6. Tratamiento oportuno de infecciones respiratorias: Acudir al médico para tratar rápidamente las infecciones respiratorias superiores, como el resfriado común, para evitar que se desarrollen en una sinusitis.
  7. Evita el uso excesivo de descongestionantes nasales: El uso prolongado de descongestionantes nasales puede tener efectos secundarios y empeorar los síntomas.
  8. Consulta a un profesional de la salud: Si experimenta síntomas persistentes de sinusitis, como dolor facial, congestión nasal o secreción, consulta a un médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Conclusión

Es importante señalar que estos factores no siempre conducen directamente a la sinusitis, pero pueden aumentar la probabilidad de su desarrollo.

Además, la interacción de varios factores puede contribuir a la sinusitis en un individuo. Si se sospecha de sinusitis o se experimentan síntomas persistentes, es fundamental buscar la orientación de un profesional de la salud para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Bibliografía

  1. Martínez Campos L, Albañil Ballesteros R, Flor Bru J de la, Piñeiro Pérez R, Cervera J, Baquero Artigao F, et al. Documento de consenso sobre etiología, diagnóstico y tratamiento de la sinusitis. Pediatr Aten Primaria [Internet]. 2013 [citado el 8 de enero de 2024];15(59):203–18. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?scri pt=sci_arttext&pid=S1139-7632201300040 0002
  2. Olalla R, Tercero MJ. Sinusitis crónica. Etiología, clínica y tratamiento. Offarm [Internet]. 2009 [citado el 8 de enero de 2024];28(6):107–9. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offar m-4-artículo-sinusitis-cronica-etiolog ia-clinica-tratamiento–13141337
  3. Gaminde M, Gurrutxaga A, Sakona L, Encabo B, Balziskueta E, Gracia L. Sinusitis. Farm Prof (Internet) [Internet]. 2002 [citado el 8 de enero de 2024];16(1):50–61. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farma cia-profesional-3-artículo-sinusitis-1 3025073