Síndrome de piernas inquietas (SPI). Causas y estrategias de alivio

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 2–Febrero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 2: 32

Autor principal (primer firmante): María Jesús Sanz Sánchez

Fecha recepción: 08/01/2024

Fecha aceptación: 05/02/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(2): 32

Autores:

María Jesús Sanz Sánchez

Daysis Molina Blanco

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Raquel Castillo Alegría

Amparo Bozal Jurado

Aída Escalona Abril

Pablo Herranz Giral

Palabras clave: Síndrome de Piernas Inquietas, Trastornos del movimiento, Neuropatía, Estrategias de manejo, Calidad de vida.

Resumen

El síndrome de piernas inquietas (SPI) es un trastorno neurológico caracterizado por una necesidad incontrolable de mover las piernas, generalmente acompañada de sensaciones desagradables. Este artículo explora las causas conocidas y las posibles teorías subyacentes del SPI, así como las estrategias efectivas para su manejo.

El objetivo es proporcionar una visión integral que ayude tanto a pacientes como a profesionales de la salud en el abordaje de este trastorno.

publica-articulo-revista-ocronos

Abstract

Restless Legs Syndrome (RLS) is a neurological disorder characterized by an uncontrollable urge to move the legs, typically accompanied by unpleasant sensations. This article explores the known causes and underlying theories of RLS, as well as effective management strategies.

The aim is to provide a comprehensive overview to assist both patients and healthcare professionals in addressing this condition.

Introducción

El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI), también conocido como enfermedad de Willis-Ekbom, es un trastorno sensoriomotor que afecta entre el 5% y el 10% de la población adulta. Se caracteriza principalmente por una sensación incómoda en las piernas y un impulso irrefrenable de moverlas, especialmente en situaciones de reposo o inactividad.

Esta condición puede afectar significativamente la calidad de vida, interfiriendo con el sueño y las actividades diarias.

Etiología del síndrome de piernas inquietas

El SPI se clasifica en dos tipos: primario (idiopático) y secundario. El síndrome de piernas inquietas primario no tiene una causa conocida y suele tener un componente genético.

Por otro lado, el SPI secundario se asocia con ciertas condiciones médicas o factores ambientales, como:

  • Deficiencia de hierro: Una de las causas más comunes del SPI secundario. Insuficiencia Renal Crónica: El SPI es frecuente en pacientes en diálisis.
  • Embarazo: Algunas mujeres desarrollan SPI durante el embarazo, aunque generalmente es temporal.
  • Medicamentos: Ciertos medicamentos, como los antidepresivos, pueden exacerbar o desencadenar el SPI.
  • Otras condiciones neurológicas: Como la neuropatía periférica.

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas del síndrome de piernas inquietas o SPI incluyen:

  • Sensaciones desagradables en las piernas: A menudo descritas como hormigueo, tirantez o dolor.
  • Necesidad de mover las piernas: Especialmente durante la noche o periodos de inactividad.
  • Alivio temporal con movimiento: Los síntomas disminuyen con el movimiento de las piernas.
  • Alteraciones del sueño: Dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo debido a las sensaciones en las piernas.

El diagnóstico del síndrome de piernas inquietas es clínico, basándose en la historia médica del paciente y los síntomas reportados. No existen pruebas de laboratorio específicas para diagnosticar el SPI, aunque se pueden realizar exámenes para descartar otras condiciones.

Tratamiento y manejo

El tratamiento del síndrome de piernas inquietas incluye cambios en el estilo de vida y, en algunos casos, medicación.

Las estrategias de manejo incluyen:

  • Suplementación de hierro: Especialmente si hay deficiencia de hierro.
  • Medicamentos: Incluyen agentes dopaminérgicos, anticonvulsivantes y, en algunos casos, opiáceos.
  • Cambios en el estilo de vida: Ejercicio regular, evitar la cafeína y el alcohol, y mantener una rutina de sueño regular.
  • Técnicas de relajación: Yoga, estiramientos y técnicas de relajación pueden ser útiles.
  • Terapia Cognitivo-Conductual: Puede ayudar a manejar los síntomas y mejorar la calidad del sueño.

Conclusión

El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) emerge como un desafío significativo en el campo de los trastornos del sueño y del movimiento, afectando profundamente la calidad de vida de quienes lo padecen. Este trastorno, caracterizado por una necesidad imperiosa e incontrolable de mover las piernas acompañada de sensaciones desagradables, no solo perturba el sueño, sino que también impacta en las actividades diarias y el bienestar emocional de los individuos.

El manejo del SPI requiere una aproximación holística que abarca tanto el tratamiento farmacológico como cambios en el estilo de vida y estrategias de afrontamiento.

La importancia de la suplementación de hierro en casos de deficiencia, el uso juicioso de medicamentos como los agentes dopaminérgicos y anticonvulsivantes, y el papel de los opiáceos en situaciones más severas, son aspectos cruciales del tratamiento. Sin embargo, es igualmente importante enfatizar los cambios en el estilo de vida, como la regularización de los patrones de sueño, el ejercicio moderado y la evitación de sustancias estimulantes.

Además, las técnicas de relajación y las terapias cognitivo-conductuales ofrecen herramientas valiosas para los pacientes, ayudándoles a manejar mejor los síntomas y a mejorar la calidad del sueño. Estas estrategias no solo alivian los síntomas físicos del síndrome de piernas inquietas sino que también abordan el estrés y la ansiedad que a menudo acompañan a este trastorno.

La investigación continua es vital para profundizar nuestra comprensión del SPI, especialmente en lo que respecta a sus causas subyacentes y mecanismos fisiopatológicos.

A medida que se desarrollan nuevos tratamientos y se refinan las estrategias de manejo, es crucial que los pacientes y los profesionales de la salud se mantengan informados y proactivos en el abordaje de este complejo trastorno.

Finalmente, es fundamental el reconocimiento y el apoyo a las personas que viven con síndrome de piernas inquietas (SPI). La educación sobre el trastorno, tanto para los pacientes como para el público en general, es clave para reducir el estigma y mejorar el acceso a tratamientos efectivos.

A través de un enfoque comprensivo y multidisciplinario, podemos aspirar a mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes con Síndrome de Piernas Inquietas y ayudarlos a enfrentar los desafíos asociados con esta condición.

Bibliografía

  1. Allen RP, Picchietti DL, Garcia-Borreguero D, et al. (2014). *Restless Legs Syndrome/Willis- Ekbom Disease Diagnostic Criteria: Updated International Restless Legs Syndrome Study Group (IRLSSG) Consensus Criteria*. Sleep Medicine, 15(8), 860-873.
  2. Earley CJ, Allen RP. (2016). *Restless Legs Syndrome: A Review of Clinical and Pathophysiologic Features*. Journal of Clinical Neurology, 12(2), 143-153.
  3. Winkelman JW, Armstrong MJ, Allen RP, et al. (2020). *Practice guideline summary: Treatment of restless legs syndrome in adults*. Neurology, 95(24), 1066-1074.
  4. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. (2023). *Restless Legs Syndrome Fact Sheet*. [En línea]. Disponible en: [https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Pat ient-Caregiver- Education/Fact-Sheets/Restless-Legs-Synd rome-Fact-Sheet](https://www.ninds.nih .gov/ Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fa ct-Sheets/Restless-Legs-Syndrome-Fact- Sheet).
  5. Trenkwalder C, Paulus W. (2010). *Why do restless legs occur at rest?—Pathophysiology of neuronal structures in RLS. Neurophysiology of RLS (part 2)*. Clinical Neurophysiology, 121(9), 1550-1555.
  6. Silber MH, Becker PM, Earley C, et al. (2013). *Willis-Ekbom Disease Foundation revised consensus statement on the management of restless legs syndrome*. Mayo Clinic Proceedings, 88(9), 977-986.