Síndrome del ovario poliquístico y la infertilidad

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 3–Marzo 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº3: 69

Autor principal (primer firmante): Patricia Marcos de Marco

Fecha recepción: 1 de Marzo, 2022

Fecha aceptación: 25 de Marzo, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(3) 69

Autoras:

  1. Patricia Marcos de Marco. Matrona.
  2. Lara Sánchez Serrano. Matrona.
  3. Mari Carmen Llorente González. Matrona.
  4. Nieves Pina Fuertes. Matrona.
  5. Rocío Alcántara Cano. Matrona.
  6. María Sampietro Palomares. Matrona.

Introducción

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es una de las enfermedades endocrinas más frecuentes en las mujeres en edades comprendidas entre los 18 y 35 años, y suele tener causas desconocidas. Representa la forma más común de anovulación crónica.

Suele cursar con alteraciones menstruales, hiperandrogenismo, aumento de la resistencia a la insulina. En la ecografía se puede observar muchos quistes (folículos).

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Su diagnóstico se basa en la imagen ecográfica correspondiente y la clínica anteriormente mencionada.

Por todo esto suele ser una de las causas más comunes de infertilidad, debido al desequilibrio hormonal que conlleva (anovulación), pero esto no implica que no pueda producirse un embarazo ya que tiene tratamiento.

Metodología

En este artículo se ha llevado a cabo la revisión de la literatura científica mediante Medline plus, Scielo, Chochrane plus, PubMed, Google Académico, Elsevier y en páginas web.

Palabras clave: “sop”, “síndrome de ovario poliquístico”, “infertilidad”, “hormonas”, “anovulatorio”.

Keyword: “PCOS”, “polycystic ovary syndrome”, “infertility”, “hormones”, “anovulatory”.

Abreviaturas: SOP: síndrome de ovario poliquístico. IMC: índice de masa corporal

Definición

Como ya hemos mencionado, el síndrome de ovario poliquístico (SOP) es el trastorno más frecuente en la edad fértil de la mujer, sobre todo en la adolescencia, con una prevalencia del 8 al 26%. Este rango es amplio debido a que en esas edades las irregularidades menstruales y los signos del hiperandrogenismo son muy frecuentes.

publica-articulo-revista-ocronos

El síndrome de ovario poliquístico puede ser tener clínica de:

  • Amenorrea primaria (ausencia de menstruación a los 16 años en presencia de características sexuales secundarios, o cuando no se ha menstruado a los 14 años en ausencia de características sexuales secundarias) tales como sangrado infrecuente, acné o hirsutismo (crecimiento excesivo de vello).
  • Amenorrea secundaria (se ha menstruado, pero desaparece durante un tiempo superior a 6 meses). Este tipo de SOP tiene una incidencia más baja. La clínica seria irregularidades menstruales.

Causas

El síndrome de ovario poliquístico está influenciado por los cambios hormonales que hacen que se dificulte la ovulación. Las hormonas que se afectan son los estrógenos, la progesterona y los andrógenos (que se deben encontrar en pequeñas cantidades).

Se desconocen las causas que podrían desencadenar el SOP, pero hay varios factores que podrían influir en su aparición:

  1. Niveles altos de insulina: este exceso se podría traducir en un aumento de la producción de andrógenos lo que dificulta la ovulación.
  2. Hiperandrogenismo: Altos niveles de andrógenos (también conocidas como “hormonas sexuales masculinas” y son la testosterona, la androsterona y la androstenediona). Son las responsables del hirsutismo y el acné.
  3. Herencia. Ciertas investigaciones científicas podrían relacionar algunos genes con el síndrome de ovario poliquístico.

Síntomas

  • Irregularidades menstruales, menstruaciones infrecuentes o menstruaciones prolongadas. Es el más frecuentes.
  • Exceso de vello facial y corporal, sobre todo en pecho abdomen e incluso alrededor de los pezones (hirsutismo).
  • Acné en forma grave en espalda, cara y tórax.
  • Cambios en la piel.
  • Ecográficamente: ovarios con aspecto más grande y con muchos folículos/quistes.
  • Aumento de peso y/u obesidad.
  • Clítoris agrandado (poco frecuente).
  • Infertilidad.

Diagnóstico

  1. EXAMEN PÉLVICO: Revisión por parte del médico de los genitales femeninos externos de forma manual y visual.
  2. EXAMEN FÍSICO: Control del IMC (índice de masa corporal). Observar si hay algún cambio en la piel que pueda ser compatible compatibles con el SOP.
  3. ECOGRAFÍA TRANSVAGINAL: Se visualiza el útero y el endometrio y los ovarios en busca de quistes.
  4. ANÁLISIS DE SANGRE para valorar los niveles hormonales, tolerancia de la glucosa, niveles de colesterol y triglicéridos.

Tratamiento

El tratamiento va dirigido a paliar los síntomas que pueden influenciar en la calidad de vida de la mujer. El SOP no tiene cura, pero puede tratarse para mejorar la clínica.

El primer paso sería realizar cambios en el estilo de vida (sobre todo en mujeres con sobrepeso y diabetes) como tener un peso saludable. Los hábitos de vida saludables junto con una actividad física de forma constante pueden ayudar a aliviar los síntomas. La pérdida de peso puede bajar los niveles de insulina y andrógenos, contribuyendo a que se regule la ovulación, así como una dieta equilibrada reduciendo el consumo de carbohidratos.

Para reducir el hirsutismo, la paciente puede recurrir a ceras, cremas depilatorias, así como láser o electrólisis, siempre bajo la supervisión de profesionales especializados.

En cuanto al tratamiento farmacológico, el médico especialista podría considerar adecuado para poder regular tu ciclo, recetar anticoncepción hormonal combinada (estrógenos y progesterona) como pastillas, parches, anillos anticonceptivos. Ya que disminuyen la producción de andrógenos y así regulan los estrógenos. Regulando el ciclo menstrual, mejoran en el acné y disminuyen el exceso de vello corporal.

Otra opción es la metformina, que se usa para las mujeres con diabetes tipo 2 y con SOP. Ya que reduce los niveles de insulina en sangre y mejora la resistencia insulínica.

Por último, tendríamos la minipíldora (solo progesterona) o Dispositivo intrauterino de progesterona. El único, pero de este tratamiento es que no reduce los niveles de estrógenos.

Síndrome de ovario poliquístico (SOP) y la infertilidad

Como ya hemos mencionado, la anovulación es la responsable de los casos de infertilidad. No obstante, la obesidad también puede comprometer los ciclos ovulatorios.

Por esto, el principal objetivo terapéutico para estas pacientes es restablecer estos ciclos para poder conseguir la gestación

El tratamiento de primera línea para la infertilidad es inducir la ovulación mediante el abordaje del origen multifactorial y especifico del SOP en cada caso, el cual sería el tratamiento para favorecer la ovulación (Modificar los hábitos de vida y el ejercicio físico moderado), así mismo para la esterilidad se pueden usar fármacos que estimulen el crecimiento de folículos y la producción de la ovulación, estos serían:

  • Citrato de Clomifeno
  • Letrozol.
  • Metformina.
  • Gonadotropinas.

Las técnicas de reproducción asistida como la inseminación artificial o la fecundación in vitro serán necesarias para conseguir embarazo cuando el tratamiento de primera línea no sea exitoso.

Conclusión

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es la enfermedad de la edad fértil de la mujer más frecuente y es una de las principales causas de infertilidad en la mujer.

Aunque no tenga cura, existen tratamientos no farmacológicos como farmacológicos para aliviar los síntomas derivados de este síndrome, como hemos resumido.

Así mismo existen diferentes técnicas para poder conseguir la gestación en estas mujeres.

Lo que tenemos que tener en cuenta siempre es que, el tratamiento debe ser siempre de manera individual y tratar cada caso en función de las circunstancias de cada paciente.

Bibliografía

  1. Trivax, B. y Azziz, R. (2007). Diagnosis of polycystic ovary syndrome. Clinical Obstetrics and Gynecology, 50(1), 168-177.
  2. Mayoclinic. Mayoclinic.org, síndrome de ovario poliquístico. mayoclinic.org; 2020. Disponible en: http://www.mayoclinic.org.
  3. Lobo RA. Polycystic ovary syndrome. IN: Lobo RA, Gersheson DM, Lentz GM, Valea FA, eds. Comprehensive Gynecology. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 41.
  4. Legro RS. Bzyski RG; Diamond MP, Coutifaris C y cols. Letrozale versus clomiphene for infertility in the polycystic ovary syndrome. N Engl J Med 2014;371:119-29.
  5. Homburg R. Androgen circle of polycystic ovary syndrome. Hum Reprod 2009;1:1-8.
  6. Sego. Sego.es; Estudio y tratamiento de la anovulación en el síndrome de ovarios poliquisticos. Guía de asistencia práctica. Prog Obstet Ginecol. 2017;60(5):505-516. Disponible en: http://www.sego.es.
  7. Boomsma, C.M., Fauser, B.C. y Macklon, N.S. (2008). Pregnancy complications in women with polycystic ovary syndrome. Seminars in Reproductive Medicine, 26, 72-84.
  8. Catherino WH. Reproductive endocrinology and infertility. In: Goldman L, Schafer Al, eds. Goldman-Celcil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 223.
  9. Stein IF, Leventhal ML. Amenorrhea associated with bilateral polycytic ovaries. Am J Obstet Gynecol 1935;29:181-91.
  10. Balen AH. Ovulation induction in the management of anovulatory polycystic síndrome. Mol Cell Endocrinol 2013;373:77-82.