Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

El síndrome de Tourette

sindrome-tourette

sindrome-tourette

Autoras: Vanessa Dosantos Díaz *, María Elvira González Carames *, Rosa María López Feijoo **

* Técnicos Auxiliares en Cuidados de Enfermería

** Auxiliar de Enfermería

Definición

El síndrome de Tourette es un trastorno neuropsiquiátrico, hereditario, que se presenta por tics motores crónicos múltiples y tics verbales. Los tics son movimientos intermitentes, repetitivos, rápidos y estereotipados, precedidos de una sensación premonitoria que impulsa al realizar el movimiento, se suprimen a voluntad y pueden persistir durante todas las fases del sueño.

Causas

A pesar de que la etiología del síndrome aún permanece indefinida, estudios neuroanatómicos y neurofisiológicos parecen

sugerir una afectación de los circuitos córtico-estriado-talamocorticales (CETC). Asimismo, se ha determinado que los neurotransmisores de los circuitos CETC son el factor patológico primario en el nacimiento de la sintomatología.

Se presupone una regulación anormal de la liberación y captación de la dopamina. La hiperactividad de las vías córtico-estriado-talamocorticales (CETC) tendría como consecuencia la desinhibición de estos circuitos, que a nivel motor se expresarían como tics y compulsiones, y en el ámbito del circuito límbico y frontal se manifestaría como parte de los síntomas obsesivos y trastornos de atención.

Diagnóstico

El diagnóstico de Síndrome de Tourette se basa en la historia y observación de los tics, muy regularmente se encuentran respaldados por la presencia de un trastorno conductual coexistente, particularmente trastorno por déficit de atención y trastorno obsesivo compulsivo y una historia familiar de síntomas semejantes.

Tratamiento

Para realizar un correcto tratamiento del síndrome el

primer paso es la identificación de los tics (tipo, cronicidad, localización, etc.) determinar los trastornos asociados (ansiedad, trastornos de la personalidad, TOC O TDAH) y evaluar la gravedad basada en el impacto en la vida del individuo. En gran parte de los pacientes, estos no precisan tratamiento específico de los tics, basta con una correcta educación al paciente, su familia, maestros y a las personas que interactúan con él.

Cuando los tics sí interfieren en la calidad de vida del paciente y las terapias educacionales no han sido efectivas, puede ser necesario el tratamiento farmacológico.

Conclusión

El síndrome de Tourette es conocido como la enfermedad de los tics. Es un síndrome altamente complejo y aunque hoy en día siguen planteándose muchos interrogantes, los avances realizados en genética, terapéutica, imagen funcional o fisiopatología están ayudando al acercamiento a la enfermedad.

Bibliografía

Cornelio Nieto, J. (2008). Neurobiología del síndrome de Tourette. Revista de Neurología

, 21- 23.

Jankovic, J. (2001). Síndrome de Gilles de la Tourette. Correo de la Sap.

Tijero-Merino, B., Gómez-Esteban, J., & Zarranz, J. (2009). Tics y Síndrome de Gilles de Tourette.

Revista Neurológica.

Salir de la versión móvil