Síndrome de burnout en el personal de Enfermería

Autora: Almudena Lara García (Enfermera)

Resumen

En la actualidad estamos sometidos a un estrés continuado, domina la escasez de puestos de trabajo, así como la presión laboral en estos. Es habitual que los profesionales de Enfermería estén sometidos a factores que favorecen el desarrollo de estrés, cuando no se pone solución a esto a tiempo se puede convertir en un síndrome, esto ocasiona que la persona quede incapacitada en su vida productiva, social y afectiva.

El síndrome de Burnout afecta cada vez con mayor frecuencia a las profesionalidades de la salud, repercute en la calidad del servicio ofrecido por los profesionales que lo sufren y es considerado en la actualidad como un problema de salud pública.

El sector sanitario por las características que lo definen es un grupo con alto riesgo de sufrir este síndrome, además es el sector laboral con las tasas más elevadas de burnout en España, esto implica que puede convertirse un problema social y sanitario de gran alcance, pudiendo provocar un aumento en la tasa de mortalidad como de la mala praxis médica.

Palabras clave: Enfermería, síndrome de burnout, estrés laboral, investigación, prevención.

INTRODUCCIÓN

El síndrome de burnout también se conoce como síndrome de quemarse por el trabajo, este es cada vez más común en los profesionales que en su día a día trabajan teniendo una relación directa con las personas1.

Le denominación original fue desarrollada por el psiquiatra e investigador Herbert J. Feudenberger, en la década de los 70. Este observo que la mayoría de los trabajadores de una clínica de toxicómanos en Nueva York estaban afectados por una pérdida de energía progresiva, lo cual en casi la totalidad de los casos ocasionaba que presentasen síntomas de cansancio, ansiedad y desmotivación en el trabajo. Este define el síndrome de Burnout como un conjunto de síntomas psicosociales inespecíficos y médico-biológicos que aparecen con el transcurso de la actividad laboral debido a la demanda excesiva de energía2.

También en la década de los 70, un par de autoras, Maslach y Jackson utilizan la misma terminología para hacer referencia a una serie de síntomas que afectaban a los profesionales que trabajaban ayudando a personas, estas definían el burnout como una pérdida gradual de la preocupación así como de todo sentimiento de tipo emocional hacia las personas con las que se trabaja y lo cual conlleva a un proceso de aislamiento y deshumanización, de tal manera que estas crean un instrumento que permitía medir el fenómeno y que se conoce como Maslach Burnout Inventory (MBI)3, este se utiliza en varios países y establece la base para el desarrollo de diferentes teorías entorno a este tema años después.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Maslach y Jackson4 llevaron a cabo la identificación de tres dimensiones del burnout: la falta de realización personal, despersonalización y el cansancio emocional. En la actualidad esta es la interpretación más comúnmente aceptada, aunque es cierto que no existe una definición universal para el síndrome de burnout.

Podemos encontrar una interpretación más actual, por parte de Pedro R. Gil-Monte5, el cual define el síndrome de burnout como una respuesta al estrés laboral crónico y que es frecuente que aparezca en los profesionales del sector servicios cuya actividad laboral se desarrolla hacia personas. Caracterizado por la aparición de emociones, actitudes negativas y cogniciones hacia el trabajo, hacia las personas con las que se relaciona el individuo en el trabajo y especialmente hacia el propio rol de profesional. A consecuencia de todo lo anterior aparecen una serie de disfunciones a nivel fisiológico, psicológico y conductual, están van a tener repercusiones negativas tanto para las personas como para la organización6,7.

En la actualidad, lamentablemente es común que los servicios de salud trabajen con recursos humanos insuficientes, esto ocasiona que las responsabilidades asumidas por los profesionales aumenten, lo cual genera estrés, agotamiento e incluso frustración. Es común que estos síntomas no se visualicen hasta que se somatizan y aparece el ausentismo, lo cual agrava más aún si cabe la precaria situación de los servicios de salud8,9,10.

Diversos estudios señalan que las causas del burnout en Enfermería más comunes son:

  • Sobre carga de tareas
  • Crisis en el desarrollo profesional
  • Malas condiciones económicas
  • Aburrimiento en el trabajo
  • Falta de motivación por parte de los superiores
  • Sobre carga laboral cualitativa
  • Malas relaciones en el trabajo
  • Expectativas profesionales irreales

El origen del síndrome de burnout puede deberse a alguna de estas causas o bien a la unión de varias de ellas11,12.

OBJETIVOS

  • Describir el concepto de Burnout.
  • Análisis de la evidencia acerca del síndrome burnout en profesionales de Enfermería.
  • Identificar los factores desencadenantes del Burnout en profesionales de Enfermería.
  • Analizar las consecuencias del Burnout.

METODOLOGÍA

Para realizar este trabajo se ha llevado a cabo una revisión bibliográfica de trabajos científicos existentes que abarcan los últimos 20 años relacionados estos el síndrome de burnout en Enfermería.

Para realizar la revisión bibliográfica se han utilizado diferentes bases de datos electrónicas como son PubMed, Lilacs, Medline, Cochrane plus y Scopus.

publica-articulo-revista-ocronos

Se han seguidos los siguientes criterios de inclusión y exclusión: Criterios de inclusión:

  • Artículos cuyo año de publicación este dentro de los últimos 20 años
    • Publicaciones científicas accesibles a texto completo de forma gratuita.
    • En idioma inglés y español Criterios de exclusión:
    • Artículos cuya antigüedad supere los 20 años.

ANÁLISIS Y DISCUSIÓN

Tras el análisis de los resultados obtenidos por diferentes autores, es posible observar que no hay unanimidad en referencia a la relación causal entre el síndrome de burnout y los factores que lo producen.

Los estudios realizados por McHugh MD, et. al., Schmidt K-H, et.al. y Narumoto et.al., evidencian que los factores de causalidad relacionados con este síndrome son: la personalidad, la carga de trabajo, la organización en el trabajo y la satisfacción laboral.

Lo que más parece tener que ver con el agotamiento que se produce asociado al síndrome de Burnout es el conflicto entre el trabajo y la vida privada, esto se debe muy probablemente a la inadecuación de la duración de las jornadas laborales o bien el gran esfuerzo, ya sea físico o mental, que se requiere durante estas, esto hace difícil que los trabajadores puedan desarrollar su vida como sería normal.

La metodología más utilizada en los diferentes estudios para el síndrome de Burnout es el estudio correlacional previo valiéndose de encuesta de elaboración propia, el objetivo que se persigue es la identificación de las variables que están relacionadas en mayor grado con el síndrome y cuya medición es necesaria para un correcto estudio de este. Las investigaciones hacen uso de diferentes escalas validadas, una de las más comunes y más utilizada, como ya hemos comentado con anterioridad es la de Maslach Burnout Inventory (MBI).

En lo que tiene que ver con el número de estudios realizados en función de la región, los países del norte de Europa realizan una cantidad de estudios mucho mayor que España, donde la investigación es bastante reducida en este campo a pesar del impacto que tiene ya en la actualidad. En otros países se han realizado estudios basados en la implantación de intervenciones preventivas como es el caso del estudio realizado por Isaksson et. al., el cual ha evidenciado que llevar a cabo intervenciones preventivas a corto plazo puede reducir el agotamiento emocional del personal de Enfermería.

En lo que tiene que ver con los factores de riesgo psicosociales ha habido un aumento exponencial de las investigaciones, pudiéndose determinar que los aspectos ambientales que pueden influir junto con el clima social, los estilos de dirección y la estructura organizativa, esto se puede observar en los estudios de López A., et. al.

CONCLUSIÓN

Tras realizar la revisión de los diferentes estudios mencionados en el apartado anterior, se puede concluir que las medidas preventivas necesarias para eliminar o reducir el riesgo de desarrollar el síndrome de Burnout, deben abarcar todas las dimensiones que lo provocan: organizacional, ambiental e individual puesto que se trata de un síndrome multidimensional por lo que en su desarrollo entran en juego diferentes factores todos ellos con un grado de influencia similar y sobre los cuales es necesario actuar con el objetivo de reducirlo al máximo.

Lo que podemos extraer de los estudios realizados es que los factores que intervienen en la etiología del síndrome de Burnout son tanto el entorno laboral como las condiciones de trabajo. Esto implica que la prevención debe centrarse en la modificación de las condiciones de trabajo, pero teniendo en cuenta que es importante contar siempre con la participación activa de los trabajadores y también con las condiciones ambientales que puedan afectar de forma negativa a los aspectos psicosociales del trabajo como es el caso de las relaciones interpersonales y su ordenación.

En lo que tiene que ver con los factores individuales es importante dotar a los trabajadores de habilidades y destrezas que les permitan ejercer su trabajo correctamente. Es interesante hacer hincapié en la resolución de conflictos, el manejo de dificultados y la canalización de la frustración. El objetivo es proveer a los trabajadores de técnicas adecuadas para afrontar el estrés.

También es evidente que es necesario continuar con los estudios y profundizar más en ellos puesto que se necesita más evidencia científica en este campo para resolver las lagunas existentes en lo referente a este síndrome.

Sería muy interesante llevar a cabo el diseño de un procedimiento internacional estandarizado para echar mano a la hora de evaluar este síndrome. De manera que se utilice el mismo procedimiento en los diferentes países y lugares de trabajo, permitiendo esto comparar los resultados y extraer conclusiones más productivas y de mayor validez externa, con el único fin de prevenir la aparición del burnout y sus consecuencias tan negativas.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cañadas-de la Fuente GA, Vargas C, San Luis C, García I, Cañadas GR, De la Fuente EI. (2015). Risk factors and prevalence of burnout syndrome in the nursing profession. Int J Nurs Stud, 52 (1): 240-249.
  2. Gil-Monte PR, Salanova M, Aragón J L, Schaufeli W. (2006). Jornada “El Síndrome de quemarse por el trabajo en Servicios Sociales” Valencia: Diputación de Valencia; 2006
  3. Maslach C, Jackson SE. Burnout in health professions: a social psychological analysis. In: Sanders GS, Suis J (eds.). Social Psychology of Health and Illness. London: Erlbaum; 1982, pp. 227-52
  4. Maslach C, Jackson SE. The Maslach Burnout Inventory. 2nd ed. Palo Alto: Consulting Psychologists Press; 1986.
  5. Gil-Monte P, Peiró JM. (2000). Un estudio comparativo sobre criterios normativos y diferenciales para el diagnóstico del síndrome de quemarse por el trabajo (burnout) según el MBI-HSS en España. Rev Psicol Trabajo Organiz, 16:135-149
  6. Grau A, Suñer R, García MM. (2005). Desgaste profesional en el personal sanitario y su relación con los factores personales y ambientales. Gac Sanit,19:463-70.
  7. Grau E, Gil PR, García JA, Figueiredo H. (2010). La incidencia de Burnout en los profesionales de Enfermería españoles: un estudio longitudinal. Int J Nurs Stud, 47 (8): 1013-1020.
  8. Greif J. (2013). El síndrome de burnout en Enfermería: su relación con variables personales y organizacionales. Revista del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Psicología, 150(1): 47-68.
  9. Marrau MC. El síndrome de quemarse por el trabajo (burnout), en el marco contextualizador del estrés laboral. Fundamentos en Humanidades, Universidad Nacional de San Luis-Argentina. 2009; Número I: 167-77
  10. Moreno Toledo A. (2007). Burnout asistencial: Identificación, prevención y mediación en factores precipitantes. Psicología Iztacala, 10 (1): 63-79.
  11. Thomaé MNV, Ayala EA, Sphan MS, Stortti MA. (2006). Etiología y prevención del síndrome de burnout en los trabajadores de la salud. Revista de Posgrado de la VIa Cátedra de Medicina, 153(1):18-21.
  12. Urricelqui, A.; Sanz, A.C. (2000). “Satisfacción laboral y factores asociados en el Personal de Enfermería”. ROL de Enfermería, 23:353- 354.
  13. McHugh MD,Kutney-Lee A, Cimiotti JP, Sloane DM, Aiken LH. (2011). Nurses’ Widespread Job Dissatisfaction, burnout, and frustration with health benefits signal problems for patient care. Salud, 30(2):202-210.
  14. Isaksson KE,Gude T, Tyssen R, Aasland OG. (2010). A self-referral preventive intervention for burnout among Norwegian nurses: One-year follow-up study. Paciente Couns Educ, 78 (2): 191-197.
  15. López A, López JL, Jareño P, Moya EM. (2009). Influencia de los modelos de gestión en la calidad de vida profesional del personal cuidador en residencias de mayores de Albacete. Rev Enferm Clin, 19 (5): 258–266.