Estrategias para mejorar la salud mental en niños y adolescentes en época de coronavirus. Una revisión sistemática

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 6–Junio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº6: 165

Autor principal (primer firmante): Rebeca Santolaya Majuelo

Fecha recepción: 17 de Junio, 2021

Fecha aceptación: 28 de Junio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(6): 165

Autoras: Rebeca, Santolaya Majuelo; Olalla, Rodríguez Lemos; Patricia, Sendínez Paniagua; Irene, Cejudo Florido; Begoña, Galindo Martínez; Rocío, López Sánchez.

Categoría profesional: Enfermería.

Resumen        

Introducción: desde que empezó la pandemia, los niños y adolescentes se vieron muy afectados por el brusco abandono de la escuela, la vida social y las actividades al aire libre, repercutiendo negativamente en su salud mental. El objetivo de este estudio es explicar cómo influye la pandemia de coronavirus en la salud mental de niños y adolescentes y proponer una serie de intervenciones para mejorar su salud.

Método: Se realizó una revisión sistemática en junio de 2.021 en las bases de datos: PUBMED, MEDLINE, MEDES, SCIELO, COCHRANE, CUIDEN. Palabras de búsqueda: COVID, coronavirus, salud mental, infancia, niños. Se seleccionaron 9 estudios.

Resultados: es necesario mejorar el acceso de los niños y adolescentes a la salud mental con políticas innovadoras; que los servicios clínicos ofrezcan apoyo preventivo e información temprana; comunicación abierta entre padres e hijos sobre la pandemia; alianzas estratégicas por parte de los gobiernos con medios de comunicación; fortalecer programas de salud; justicia comunicativa; que los padres eviten el castigo físico y eduquen a los niños; realizar coberturas individuales, trabajo de interconsulta y enlace con los servicios pediátricos, escolares y de servicios sociales.

Conclusiones: Según los diferentes estudios, podemos concluir diciendo que existen muchas intervenciones posibles para mejorar la salud mental de la infancia y la adolescencia en época de COVID-19. Es responsabilidad de todos que los niños dispongan de medios y cuidados adecuados para evitar y/o fortalecer su salud mental.

Abstract

Introduction: since the pandemic began, children and adolescents have been greatly affected by the abrupt abandonment of school, social life and outdoor activities, with negative repercussions on their mental health. The aim of this study is to explain how the coronavirus pandemic influences the mental health of children and adolescents and to propose a series of interventions to improve their health.

Methods: A systematic review was conducted in June 2,021 in the databases: PUBMED, MEDLINE, MEDES, SCIELO, COCHRANE, CUIDEN. Search words: COVID, mental health, childhood, children. Nine studies were selected.

Results: it is necessary to improve the access of children and adolescents to mental health with innovative policies; that clinical services offer preventive support and early information; open communication between parents and children about the pandemic; strategic alliances by governments with the media; strengthen health programs; communicative justice; that parents avoid physical punishment and educate children; carry out individual coverage, interconsultation work and liaison with pediatric, school and social services.

Conclusions: According to the different studies, we can conclude by saying that there are many possible interventions to improve the mental health of childhood and adolescence in times of COVID-19.It is everyone’s responsibility that children have adequate means and care to prevent and/or strengthen their mental health.

Introducción

Desde que nos sorprendió la pandemia de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), causada por el Coronavirus del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS-CoV-2), se produjo un cambio sin precedentes en la forma de organizarnos en la sociedad y en nuestra rutina diaria. Los niños y los adolescentes, después del abandono repentino de la escuela, la relación social y las actividades que se realizan al aire libre, también se vieron muy afectados. Algunos de ellos también sufrieron un aumento de la violencia doméstica. El estrés al que se ven sometidos en esta época tan difícil repercute directamente en su salud mental por el aumento de la ansiedad, los cambios en la alimentación y en la dinámica escolar, el miedo o incluso el no poder escapar del problema. 1

Los niños y adolescentes son especialmente vulnerables en estos tiempos de coronavirus. Con respecto a lo personal, el desarrollo de estructuras y funciones favorecen esta condición, principalmente en el sistema nervioso, uno de los peor desarrollados, de manera específica en el aspecto funcional.

En estas situaciones tan difíciles, son consideradas las características de personalidad en estructuración, los antecedentes de la familia y de la persona de trastornos psíquicos y abuso de sustancias, junto con situaciones de estrés, de maltrato, de abuso sexual y de pérdida de uno de los progenitores. Desde el punto de vista del ambiente, juegan un papel importante en la vulnerabilidad de los más jóvenes la estructura familiar y su funcionabilidad, las condiciones que tiene la vivienda, la situación socioeconómica en torno al menor, unido a la existencia de recursos materiales y emocionales para afrontar la situación, 2

Esta pandemia ha dejado en evidencia que el mundo emocional, afectivo y, en definitiva, el mundo mental es relevante y tiene una importancia por sí mismo. Existen varios factores relevantes a tener en cuenta para llevar a cabo la intervención y la comprensión desde la salud mental en los más pequeños, pero también en los niveles político-administrativos. La infancia demanda atención y cuidado desde una perspectiva de atención con proyección de futuro, aunque no tenga voz propia. Este obstáculo en el desarrollo con el impacto del COVID es muy destacable: la enfermedad padecida por algún familiar, los fallecimientos y duelos familiares, la ruptura de la rutina de acudir a la escuela y de las relaciones con sus amigos, el confinamiento y sus consecuencias, los “factores de compensación” como el excesivo consumo de tecnologías de la información y la comunicación, la relación e interacción con los familiares, además de la posible presencia de malos tratos o de violencia machista, y de la restricción de la movilidad. 3

Esta nueva situación está afectando a la vida de los jóvenes, por lo que es esencial generar pruebas de investigación sólidas que sirvan de base para la toma de decisiones políticas. 4

Objetivos

Objetivo general

  • Explicar cómo influye la pandemia de coronavirus en la salud mental de niños y adolescentes.

Objetivo específico

  • Proponer una serie de intervenciones para mejorar la salud mental en niños y adolescentes en época de coronavirus.

Método

Se realizó una revisión sistemática en las bases de datos: PUBMED, MEDLINE, MEDES, SCIELO, COCHRANE, CUIDEN, DIALNET.

Las palabras clave utilizadas fueron: COVID, coronavirus, salud mental, infancia, niños.

La búsqueda tuvo limitación temporal: años 2020 y 2021.

No tuvo limitación de tipo de publicación o de tamaño de la muestra.

Criterios de inclusión/exclusión: se incluyeron estudios acordes a nuestro tema de estudio, publicados en inglés o español.

La búsqueda se realizó en junio de 2021, y tras aplicar los criterios de inclusión y exclusión, nos quedamos con 9 estudios.

Resultados

Tenemos la necesidad de mejorar el acceso de los niños y adolescentes a todos los servicios de apoyo a la salud mental, que han sido orientados para desarrollar mecanismos para poder afrontar de forma saludable la crisis actual. Para ello son consideradas también necesarias nuevas políticas de salud mental infantil y adolescente con vías de colaboración directas y digitales de psiquiatras, psicólogos, pediatras y voluntarios de la comunidad. 5

Los niños y adolescentes son más propensos a sufrir altas tasas de depresión y muy seguramente de ansiedad durante y después de que el aislamiento forzado termine. Esto puede aumentar a medida que el aislamiento forzado continúa. Los servicios clínicos deberían ofrecer apoyo preventivo e intervención temprana cuando sea posible y estar preparados para un aumento de los problemas de salud mental. 6

Dado el importante papel de las discusiones entre padres e hijos, debería fomentarse la comunicación abierta entre ellos sobre la pandemia, para ayudar a los niños y adolescentes a afrontar los problemas de salud mental en esta crisis de salud pública.

Durante el confinamiento en el hogar, los padres suelen ser los que más interactúan con los niños y adolescentes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja a los padres que hablen con sus hijos de una manera honesta y adecuada a cada edad, que tenga en cuenta las preocupaciones de los niños y alivie su ansiedad. 7

La recomendación principal es elaborar estrategias y acciones concretas para fomentar un sistema de comunicación eficaz, el cual permita combatir la infodemia y mejorar los mecanismos de protección de esta población.

Por otro lado, también se recomienda que los gobiernos establezcan alianzas estratégicas por medio de sus instituciones de bienestar social, de educación y de salud, con medios de comunicación tanto nacionales como locales, públicos, privados y también comunitarios; por ejemplo: radio y televisión, prensa escrita, redes sociales, comunicadores de la comunidad, influencers de medios digitales… para difundir informaciones que sean acordes a la edad de los niños, como recursos animados y didácticos en forma de cuentos o caricaturas; y además propiciar programas de atención psicológica especial para facilitar la resiliencia infantil y aliviar el sufrimiento psicológico.

A la vez, los programas de salud mental deben mejorarse, haciendo hincapié en la importancia de la expresión de las emociones de los más pequeños, para que tengan buena comunicación comunitaria y familiar. Además, se debe fomentar el uso de Internet seguro, el control parental según la edad, la protección de los datos e identidad en la infancia, y programas para enseñar como verificar y analizar críticamente la información que van a recibir niños. Se comenta añadir programas de educación emocional en la educación actual que permita gestionar las emociones de los niños, además de la realización de un seguimiento por parte del personal de educación y bienestar social según el diagnóstico familiar para poder detectar y tratar de forma temprana los casos de violencia o negligencia, y evitar consecuencias finales terribles como suicidios u homicidios.

Actualmente, la necesidad radica en una justicia comunicativa, que incluya a los niños como grupo primario de atención. Es vital manejar la información desde la determinación social, en la cual se entiende que la información termina siendo un bien de consumo, el cual tiene un valor económico y responde a intereses de determinados grupos, presentando coberturas sensacionalistas y fatalistas que inducen al pánico y suprimen el cuidado de la salud mental del consumidor. Sería importante la creación de políticas públicas que regulen los diferentes contenidos y resguarden la salud de los niños. La crisis, consecuencia de la pandemia, da la oportunidad de generar nuevas políticas que beneficien de forma íntegra a los niños, creando una nueva normalidad que incluya que los niños muestren su empoderamiento con información real y clara para poder luchar contra esta situación. 8

Para evitar la violencia, las recomendaciones a los padres es que eviten el castigo físico, que piensen antes de actuar y que se cuiden ellos mismos para poder cuidar así también de sus hijos. Pero lo que realmente importa es que, desde las consultas de pediatría se tome una actitud más activa para poder reconocer posibles situaciones de violencia en los pacientes más pequeños.

Durante este tiempo, ha ocurrido un acto legislativo importante, el proyecto de Ley de Protección de la Infancia contra la Violencia, ley que ha sido muy esperada por las organizaciones sociales de la infancia y que había sido solicitada por el Comité de los Derechos del Niño desde 2010 (hace 10 años). En 2015, España asumió el compromiso de eliminar todas las formas de violencia y tortura contra los niños. 9

Para mejorar el descanso y el sueño, tenemos que animar a los padres a que eduquen a los niños dejando fuera de los dormitorios todos los dispositivos móviles, y a los pediatras para hacer un adecuado seguimiento de los trastornos del sueño producidos tras el coronavirus. 9

Para evitar la alimentación no saludable, desde los centros de salud se deberán intentar controlar los posibles errores dietéticos y de los malos hábitos adquiridos durante la pandemia, para fomentar la alimentación saludable en la población infantil. Es del mismo modo necesario trasmitir a los padres que varíen los nutrientes de las comidas de los niños, consuman a diario frutas y hortalizas, eviten picoteos entre horas, y no olviden la actividad física, ni limitar las horas de exposición de los niños a la televisión, ya que está demostrada su relación con la obesidad (son factores que inciden en la prevalencia de la obesidad :dedicar una o más de una hora con ordenador o consolas, tanto entre semana, como los fines de semana, y dos o más de dos horas viendo la televisión en los fines de semana). También deben controlar la exposición de la publicidad de los alimentos y aperitivos con gran contenido en calorías, y evitar tener un televisor en la habitación de los niños. 9

Aún están por evaluar las consecuencias fundamentales en la salud mental de la infancia a consecuencia de la pandemia por coronavirus, ya que podrá tener su expresión definitiva, a medio y largo plazo, por el impacto de la enfermedad sobre la organización de la personalidad y las emociones.

En estas situaciones, las intervenciones deben incluir coberturas individuales (psicoterapias individuales o grupales), así como apoyo familiar (counceling o terapia familiar), trabajo de interconsulta y favorecer el enlace con los servicios pediátricos, escolares y de servicios sociales. En definitiva, se debe crear una salud mental de tipo comunitario, que se enlace con la intervención de Salud Pública y de reconocimiento de los más pequeños. También es importante que consideremos una perspectiva hacia el futuro: la asistencia telemática en Salud Mental con plataformas adecuadas serán una realidad en el futuro y debemos de saber integrarlas en esta situación asistencial. Debemos de hacerlo desde la perspectiva de promoción de la salud y prevención de la iatrogenia, evitando alarmismos o precipitándonos en las intervenciones clínicas. 3

Es muy importante detectar situaciones que conlleven riesgo derivadas de la pandemia y el confinamiento, y también las individuales y ambientales de los menores para poder poner en marcha estrategias de prevención, de atención integral y de seguimiento en etapas de crisis y postcrisis. Hay que dar la información a padres sobre el cuidado y atención adecuada a sus hijos, y tener en cuenta sus derechos. Hay que saber que la forma de expresar las manifestaciones psicopatológicas depende principalmente de la edad del menor. Es relevante cuando en menores con desajustes psíquicos previos se hacen más intensos los síntomas. 2

Conclusiones

Existen muchas intervenciones posibles para mejorar la salud mental de la infancia y la adolescencia en época de COVID-19.

Es responsabilidad de todos que los niños dispongan de medios y cuidados adecuados para evitar y/o fortalecer su salud mental.

A pesar de que podemos hacer mucho, parece que hoy en día aún son pocas las intervenciones que se realizan en nuestro entorno. Pienso que se deberían de hacer revisiones de salud mental, tanto infantil como en adultos, de la misma manera que se hacen otro tipo revisiones de salud.

Bibliografía

  1. de Figueiredo CS, Sandre PC, Portugal LCL, Mázala-de-Oliveira T, da Silva Chagas L, Raony Í, Ferreira ES, Giestal-de-Araujo E, Dos Santos AA, Bomfim PO. COVID-19 pandemic impact on children and adolescents’ mental health: Biological, environmental, and social factors. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2021 Mar 2; 106:110171. doi: 10.1016/j.pnpbp. 2020.110171. Epub 2020 Nov 11. PMID: 33186638; PMCID: PMC7657035.
  2. Sánchez Boris Isabel María. Impacto psicológico de la COVID-19 en niños y adolescentes. MEDISAN [Internet]. 2021 feb [citado 2021 Jun 10]; 25(1): 123-141.
    http://scielo.sld.cu/ scielo.php?script=sci_arttext& pid=S1029-30192021 000100123&lng=es. Epub 15-Feb-2021.
  3. Pedreira Massa JL. Salud mental y COVID-19 en infancia y adolescencia: visión desde la psicopatología y la Salud Pública [Mental Health and COVID-19 in children and adolescents: psychopathologycal and Public Health approach.]. Rev Esp Salud Publica. 2020 oct 16; 94: e202010141. Spanish. PMID: 33063746.
  4. Nearchou F, Flinn C, Niland R, Subramaniam SS, Hennessy E. Exploring the Impact of COVID-19 on Mental Health Outcomes in Children and Adolescents: A Systematic Review. Int J Environ Res Public Health. 2020 nov
  5. Singh S, Roy D, Sinha K, Parveen S, Sharma G, Joshi G. Impact of COVID-19 and lockdown on mental health of children and adolescents: A narrative review with recommendations. Psychiatry Res. 2020 nov; 293:113429. doi: 10.1016/j.psychres.2020.113429. Epub 2020 Aug 24. PMID: 32882598; PMCID: PMC7444649.
  6. Loades ME, Chatburn E, Higson-Sweeney N, Reynolds S, Shafran R, Brigden A, Linney C, McManus MN, Borwick C, Crawley E. Rapid Systematic Review: The Impact of Social Isolation and Loneliness on the Mental Health of Children and Adolescents in the Context of COVID-19. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2020 nov; 59(11):1218-1239.e3. doi: 10.1016/j.jaac. 2020.05.009. Epub 2020 Jun 3. PMID: 32504808; PMCID: PMC7267797.
  7. Tang S, Xiang M, Cheung T, Xiang YT. Mental health and its correlates among children and adolescents during COVID-19 school closure: The importance of parent-child discussion. J Affect Disord. 2021 Jan 15; 279:353-360. doi: 10.1016/j.jad. 2020.10.016. Epub 2020 Oct 12. PMID: 33099049; PMCID: PMC7550131.
  8. Cevallos-Robalino D, Reyes-Morales N, Rubio-Neira M. Evolución e impacto de la infodemia en la población infantil en tiempos de COVID-19. Rev Panam Salud Publica. 2021; 45: e38. https://doi.org/ 10.26633/RPSP.2021.38
  9. Margarita Monge Zamorano, Rosa Gloria Suárez López de Vergara. El Pediatra ante la pandemia por coronavirus. Salud y bienestar infantil. Canarias Pediátrica, ISSN 1131-6128, Vol. 44, Nº. 3, 2020, págs. 168-181 https://dialnet.unirioja.es/ servlet/articulo? codigo=7816003
Salir de la versión móvil