Cómo mejorar la espera de los pacientes en los hospitales y centros de salud

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 9–Septiembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº9: 156

Autor principal (primer firmante): Gemma Martínez Chamorro

Fecha recepción: 7 de Septiembre, 2021

Fecha aceptación: 24 de Septiembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(9): 156

Autora: Gemma Martínez Chamorro

Introducción

Es muy común que los pacientes se enfrenten a largas esperas en las salas de los hospitales o centros de salud. Quizás se podría intentar crear espacios agradables en los que las esperas sean más amenas y confortables para los pacientes. Sobre todo, en casos en los que los pacientes sufran graves enfermedades, se enfrenten a pruebas o tratamientos muy invasivos o para familiares y amigos que esperan largas horas en las salas de urgencias.

Desarrollo

Es verdad que hoy en día se cuida más el bienestar del paciente, pero numerosas encuestas han demostrado que las salas de espera siguen siendo una asignatura pendiente en muchos hospitales o centros de salud.

publica-TFG-libro-ISBN

En ocasiones nos encontramos con sitios fríos, oscuros y tristes. Cuando acudimos a una simple revisión, consulta rutinaria o pasamos muy poco tiempo de espera puede ser que esto pase desapercibido o no tenga consecuencias para el paciente.

Pero en los casos en los que los pacientes se enfrentan a tratamientos prolongados en los que acuden con mucha asiduidad al hospital, están pasando por graves enfermedades o se enfrentan algún proceso medico complicado, para ellos son momentos de estrés, de angustia y con mucha carga emocional.

Por todo esto las salas de espera, que muchas veces no se les presta demasiada atención, tiene una gran importancia.

Se podría apostar por espacios dinámicos, agradables y confortables en los que la decoración, la iluminación y el mobiliario cobra mucha importancia. Para que, de esta manera cuando piensen en que tienen que acudir un día más al hospital su mente les recuerde un sitio agradable y sea una experiencia más humana.

En los últimos tiempos se han hecho numerosos cambios y mejoras en las salas de esperas, pero han sido sobre todo tecnológicos como por ejemplo la incorporación de pantallas informativas. Pero quizá se podría ir más allá.

A continuación, vamos a ver cinco aspectos que se podrían cambiar una sala de espera para convertirla en un lugar mejor para los pacientes:

  • Asientos cómodos: en muchas ocasiones nos encontramos con asientos duros y fríos que para una persona que no se encuentra bien o tiene algún tipo de dolencia puede ser un suplicio pasar demasiado tiempo sentado ahí. Por lo que se podría incorporar asientos blandos, con reposabrazos y reposacabezas, en los que se pueda adaptar la postura del asiento al paciente e incluso con un pequeño balanceo o masaje que ayude a reducir la ansiedad.

Además de ofrecer la posibilidad de sentarse solo o con tu acompañante, en muchas ocasiones nos encontramos con largas filas de asientos en los que no tienes la opción de elegir con quien te sientas y se pierde privacidad.

  • Señalización de bienvenida: está claro que es complicado tener personal en todas las salas de espera para dar la bienvenida a cada paciente, pero quizás esto se solucione con un cartel de bienvenida para que sea una experiencia más humana, además se podría complementar con carteles de frases positivas, datos curiosos e interesantes, etc.
  • Máquinas dispensadoras: en las que los pacientes puedan comer y beber si así lo necesitan. Además, se puede ofrecer alimentos saludables como pueden ser frutas, verduras, tes…
  • Entretenimiento: para amenizar esos tiempos de espera es importante estar distraído, para lo que se puede ofrecer distintas alternativas a los pacientes, como revistas o artículos de distintas temáticas, libros de autoayuda, algún tipo de tecnología como tablets, etc.
  • Cuidar la decoración: una decoración hecha por expertos en salud que sepan los colores y materiales más adecuados para nuestra mente en momentos de mucha carga emocional ayudarían a los pacientes a estar más tranquilos en estos momentos de espera.

Así como la iluminación, los aromas, las texturas, naturaleza y vegetación.

Evitando así lugares fríos y grises sin ningún tipo de cuidado que no ayudan a nuestro estado emocional.

Conclusión

El estado de ánimo tiene mucha repercusión en la recuperación y mejora de los pacientes, por lo que sí conseguimos que durante el proceso y tratamiento de la enfermedad el paciente esté más a gusto y feliz ayudaremos a su recuperación.

En muchas ocasiones con unos pequeños cambios podemos conseguir grandes mejoras para el usuario.

Bibliografía

  1. https://www.simbiotia. com/salas-de-espera- oncologicas/
  2. https://www.seisamed.com/ como-mejorar-las-salas-de -espera-en-hospitales
  3. https://www.seisamed. com/diseno-hospitalario-enfocado -a-mejorar-salas-de-espera
  4. https://farmacosalud.com/ una-sala-de-espera-hospitalaria -convertida-en- sala-de-estar- para-pacientes- oncologicos/