Rotura de fibras musculares

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 6–Junio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 6: 1087

Autor principal (primer firmante): Vasilica Negrea Ciobanu

Fecha recepción: 29/05/2024

Fecha aceptación: 26/06/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(6): 1087

Autores:

Vasilica Negrea Ciobanu (TCAE)

Miriam Recio Gómez (TSID)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Pablo Barragán Ruiz (Celador)

José Carlos Sebastián Presa (Celador)

Montserrat Sanjuán Aragonés (Celador)

Javier Gómez Roldan (celador)

Categoría: CELADOR, TCAE Y TSID

Palabras clave: rotura de fibra muscular, lesión traumática muscular, estiramiento excesivo del musculo, contracción muscular.

Introducción

La rotura de fibras musculares es una lesión común en la práctica deportiva y puede resultar en dolor, inflamación y limitación funcional. En este artículo, revisamos los mecanismos subyacentes de la rotura de fibras, los métodos diagnósticos disponibles y las estrategias de manejo clínico.

publica-articulo-revista-ocronos

La rotura de fibras musculares es una lesión traumática que resulta en daño estructural de las fibras musculares, comprometiendo la integridad del músculo afectado. A menudo ocurre durante actividades deportivas que implican contracciones musculares vigorosas y repentinas, como sprints, saltos o cambios bruscos de dirección.

La rotura de fibras puede ocurrir como resultado de diversos mecanismos, incluyendo el estiramiento excesivo del músculo durante una contracción excéntrica, la contracción violenta del músculo contra una resistencia, o la aplicación de fuerzas directas sobre el músculo.

Los pacientes con rotura de fibras musculares suelen presentar dolor agudo en el sitio de la lesión, así como inflamación localizada y hematoma. La pérdida de fuerza y la limitación en el rango de movimiento también son comunes, especialmente durante la contracción muscular activa.

Diagnóstico

El diagnóstico de una rotura de fibras musculares se realiza mediante una combinación de historia clínica, examen físico y pruebas de imagen.

  • Historia clínica: El médico recopilará información detallada sobre la lesión, incluyendo cuándo y cómo ocurrió, los síntomas experimentados (como dolor, inflamación, pérdida de fuerza) y cualquier actividad física o deporte practicado recientemente.
  • Examen físico: Durante el examen físico, el médico evaluará la zona afectada, buscando signos de sensibilidad, hinchazón, hematoma, deformidad muscular y limitación del rango de movimiento. También puede realizar pruebas específicas para evaluar la fuerza y la función muscular en comparación con el lado no afectado.
  • Pruebas de imagen: Las pruebas de imagen, como la resonancia magnética (RM) y la ecografía musculoesquelética, son útiles para confirmar el diagnóstico de rotura de fibras y determinar la extensión y la gravedad de la lesión. La resonancia magnética es considerada el método de imagen más sensible y específico para detectar la presencia de una rotura de fibras y evaluar su tamaño y localización.
    1. Ecografía: La ecografía musculoesquelética también puede ser útil para evaluar la lesión en tiempo real, proporcionando información sobre la extensión del daño y la presencia de hematomas.
    2. Diagnóstico diferencial: Es importante tener en cuenta otras condiciones que pueden presentar síntomas similares a una rotura de fibras, como distensiones musculares, lesiones ligamentosas, fracturas óseas y problemas nerviosos. El médico puede realizar pruebas adicionales o referir al paciente a un especialista para descartar otras posibles causas de los síntomas.

Las roturas de fibras musculares se pueden clasificar según su gravedad en grados I, II y III, según el número de fibras afectadas y la extensión del daño estructural.

El tratamiento de la rotura de fibras musculares se basa en el principio PRICE (protección, reposo, hielo, compresión, elevación) durante las primeras 48-72 horas después de la lesión, seguido de rehabilitación progresiva con ejercicios de fortalecimiento y estiramiento.

El tiempo de recuperación de una rotura de fibras musculares puede variar dependiendo de la gravedad de la lesión, la ubicación y el tipo de músculo afectado, así como de la respuesta individual del paciente al tratamiento. En general, el tiempo de recuperación puede variar desde unas pocas semanas hasta varios meses.

Cuidados

Aquí, describimos algunas pautas generales sobre el tiempo de recuperación y los cuidados a seguir:

  1. Fase aguda (primeras 48-72 horas): Durante las primeras etapas de la lesión, es importante seguir el principio PRICE:
    • Protección: Evita actividades que puedan agravar la lesión y protege la zona afectada con vendajes o soportes si es necesario.
    • Reposo: Descansa el músculo afectado para permitir que se cure. Puedes necesitar usar muletas o una férula para limitar el movimiento.
    • Hielo: Aplica hielo en la zona afectada durante 15-20 minutos cada 2-3 horas para reducir la inflamación y el dolor.
    • Compresión: Usa vendajes de compresión suaves para ayudar a reducir la hinchazón y el hematoma.
    • Elevación: Mantén el músculo afectado elevado por encima del nivel del corazón para reducir la hinchazón.
  2. Rehabilitación y fisioterapia: Después de la fase aguda, se recomienda comenzar un programa de rehabilitación y fisioterapia para ayudar a restaurar la fuerza, la flexibilidad y la función del músculo afectado. Esto puede incluir ejercicios de estiramiento, fortalecimiento, movilización y técnicas de masaje para promover la curación y prevenir la rigidez.
  3. Gradual reintroducción de la actividad física: A medida que el músculo se cura y se fortalece, es importante reintroducir gradualmente la actividad física. Comienza con ejercicios de bajo impacto y baja intensidad, y aumenta gradualmente la intensidad y la duración a medida que el músculo se fortalece y se adapta.
  4. Control del dolor e inflamación: Puedes tomar analgésicos de venta libre, como paracetamol o ibuprofeno, según sea necesario para controlar el dolor y la inflamación. Sin embargo, consulta siempre a un médico antes de tomar cualquier medicamento, especialmente si tienes condiciones médicas preexistentes o estás tomando otros medicamentos.
  5. Prevención de recurrencias: Una vez que te hayas recuperado completamente, es importante tomar medidas para prevenir futuras lesiones musculares. Esto puede incluir el calentamiento adecuado antes del ejercicio, el enfriamiento después del ejercicio, el mantenimiento de una buena técnica de ejercicio y el uso de equipos de protección adecuados.

Conclusión

El diagnóstico de una rotura de fibras musculares se basa en una combinación de historia clínica, examen físico y pruebas de imagen. Un enfoque integral y sistemático es fundamental para asegurar un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado para el paciente.

Es fundamental seguir las recomendaciones de tu médico o fisioterapeuta durante el proceso de recuperación para garantizar una recuperación segura y completa de la rotura de fibras musculares. Si experimentas algún síntoma nuevo o empeoramiento de los síntomas durante la recuperación, comunícate con tu médico de inmediato.

Bibliografía

  1. https://hospitalveugenia.com/blog/consej os-de-salud/rotura-fibrilar-o-desgarro- muscular-deporte-ejercicios-de-estiramie ntos/
  2. https://ossumfisioterapia.com/fa ses-tiempos-recuperacion-lesion-muscul ar/
  3. https://palma.fisio-clinics.com/qu e-es-una-rotura-fibrilar-tratamiento-e n-fisioclinics- palma
  4. https://www.sanitas.es/biblioteca- de-salud/Lesiones/lesion-muscular/rotu ra-fibrilar
  5. https://clinicasohail.com/ desgarro-muscular-tratamiento-y-recupe racion/
  6. https://www.innofisio.com/rotu ra-muscular/
  7. https://hartmanndirect.co m/es-es/blog/lesiones-deportivas/rotur as/como-curar-rotura