Ropa de protección biológica frente al SARS-CoV-2

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 1– Enero 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº1:91

Autor principal (primer firmante): Juan Eugenio Ibáñez Rodríguez

Fecha recepción: 13 de enero, 2021

Fecha aceptación: 23 de enero, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(1):91

Autores:

Autor Principal: Juan Eugenio Ibáñez Rodríguez, Técnico de Prevención de Riesgos Laborales

Otras Autores: Guillermo Romo Garrido, Técnico de Prevención de Riesgos Laborales

publica-TFG-libro-ISBN

Resumen

Los equipos de protección individual (EPI) están diseñados para proteger a los trabajadores de posibles accidentes, lesiones o enfermedades derivadas de las labores realizadas en su puesto de trabajo.

En esta época de pandemia por el SARS-CoV-2 cuando hablamos de EPI no sólo nos referimos a mascarillas y guantes, sino a también a la ropa de protección la cual debe elegirse de forma que se garantice la máxima protección.

Palabras clave

SARS-CoV-2, Prevención, Protección, Ropa de protección

Conclusiones

Los equipos de protección individual (EPI) están sometidos a un doble marco normativo:

  • desde la óptica de la seguridad y salud en el trabajo, el Real Decreto 773/1997 establece las disposiciones mínimas para garantizar una protección adecuada del trabajador durante su utilización y define como EPI a cualquier equipo destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para que le proteja de uno o varios riesgos que puedan amenazar su seguridad o su salud, así como cualquier complemento o accesorio destinado a tal fin.
  • desde el punto de vista de la seguridad del producto, el Reglamento (UE) 2016/425 establece los requisitos que deben cumplir los EPI, desde su diseño y fabricación hasta su comercialización, con el fin de garantizar la salud y seguridad de los usuarios. Las Normas Armonizadas europeas constituyen la prueba de presunción de conformidad preferente de los equipos con respecto a los requisitos esenciales del Reglamento.

La ropa de protección:

  • cubre o reemplaza la ropa personal y está destinada a la protección frente a uno o varios riesgos. Si no ofrece protección, se considera únicamente ropa de trabajo y no es un EPI
  • puede ofrecer protección completa de cuerpo (brazos, piernas y torso) mediante una sola pieza o varias piezas que han de llevarse conjuntamente o sólo cubrir algunas partes del cuerpo y ofrecer por tanto protección parcial del cuerpo
  • puede incluir capucha y otros elementos como cubre calzado o guantes unidos a ella
  • puede ser reutilizable o desechable en función de su material y diseño.

El Reglamento (UE) 2016/425 modifica la anterior clasificación de EPI y considera como equipos de protección individual de categoría III todos aquellos que protejan de agentes biológicos nocivos.

Los procedimientos de evaluación de la conformidad que según el Reglamento deben seguir los fabricantes de equipos de categoría III requieren la siguiente documentación:

  • Documentación Técnica (a conservar 10 años desde su comercialización)
  • Declaración UE de Conformidad (a conservar 10 años desde su comercialización)

Además, y con la intervención de un Organismo Notificado (ON):

  • Marcado CE (seguido de los 4 dígitos de control del ON)
  • Examen UE de tipo (módulo B), y cualquiera de las opciones siguientes:
    • conformidad con el tipo basada en el control interno de la producción más un control supervisado de producto a intervalos aleatorios (módulo C2),
    • conformidad con el tipo basada en el aseguramiento de la calidad del proceso de producción (módulo D)

Los nuevos certificados tendrán 5 años de validez / fecha de expiración.

Toda la ropa de protección debe cumplir con los requisitos generales descritos en la norma armonizada UNE EN ISO 13688: Ropa de protección. Requisitos generales.

Además, debe cumplir con la norma UNE EN 14126:2004/AC: 2006. Ropa de protección. Requisitos y métodos de ensayo para la ropa de protección contra agentes biológicos.

La ropa de protección frente a agentes biológicos deberá ir marcada, además de con el marcado CE seguido de los dígitos de control del ON, con el marcado específico de protección frente a riesgos biológicos (indicando el tipo de protección, seguido del marcado del pictograma de información, que indica que deben leerse las instrucciones.

Para la ropa de protección frente a agentes biológicos, tanto el material de fabricación como el diseño del traje, se basarán según sea el medio que contiene los microorganismos: medio húmedo, como líquido o aerosol líquido, o medio seco; es decir, asocia las situaciones de riesgo al medio donde están dispersos los agentes, lo que debe ser punto de partida a la hora de seleccionar los materiales. Así, caracteriza la capacidad de ciertos materiales de ofrecer una buena barrera en distintas situaciones en las que el medio de dispersión de los agentes varía, a través de ensayos específicos de resistencia a la penetración.

Así, la ropa de protección contra agentes biológicos puede ofrecer distintos niveles de hermeticidad tanto en su material como en su diseño, cubriendo parcialmente el cuerpo como batas, delantales, manguitos, polainas, etc., o el cuerpo completo. Estos niveles son, que incluyen, para su designación la letra B (de Biológico):

  • Tipos 1B y 2 B ropa de protección hermética a gases y vapores
  • Tipo 3B ropa de protección hermética a líquidos presurizados, en forma de chorro
  • Tipo 4B ropa de protección hermética a líquidos pulverizados o aerosoles
  • Tipo 5B ropa de protección con conexiones herméticas frente a partículas sólidas en aire
  • Tipo 6B ropa de protección frente a salpicaduras de líquidos

Para la atención sanitaria frente al SARS-CoV-2 se recomienda que la ropa de protección biológica sea desechable ya que presenta la ventaja de que al eliminarse se evitan fuentes de posible contagio que pudieran aparecer en el caso de que la desinfección del equipo no se realizase correctamente.

El tipo de ropa de protección para utilizar frente al SARS-CoV-2 será aquel que proteja de la manera más adecuada, por lo tanto, y dadas las vías de transmisión del virus, la primera elección para la protección será la ropa TIPO 4B que protege contra los aerosoles, sobre todo, para las tareas que se prolonguen en el tiempo o se deba atender a muchos pacientes a la vez.

En su defecto, la otra opción sería utilizar ropa de protección TIPO 6B que protege de salpicaduras de líquidos, teniendo en cuenta la limitación en el tiempo para su uso prolongado.

Bibliografía

  1. Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales
  2. Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual
  3. Guía Técnica para la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual (INSST) 2ª Edición. Diciembre 2012
  4. Reglamento (UE) 2016/425, DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 9 de marzo de 2016 relativo a los equipos de protección individual y por el que se deroga la Directiva 89/686/CEE del Consejo
  5. NTP 772: Ropa de protección contra agentes biológicos
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.