Riesgos de seguridad para el personal de centros sanitarios

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 10–Octubre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº10: 34

Autor principal (primer firmante): Natalia Fernández García

Fecha recepción: 9 de julio, 2022

Fecha aceptación: 2 de octubre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(10) 34

Autoras:

  1. Natalia Fernández García (AUX. ADMINISTRATIVO Y CELADORA)
  2. Paula González García (T. E. RADIODIAGNÓSTICO Y T.E. HIGIENE BUCODENTAL)
  3. M.ª Remedios González Pérez (T. E. RADIODIAGNÓSTICO)
  4. Beatriz González García (AUX. ADMINISTRATIVO Y CELADORA)

Introducción

Según datos que ofrece SADEI, Sociedad Asturiana de Estudios Económicos Industriales, la siniestralidad laboral en el Principado presenta una evolución en alza en los primeros meses del 2022 y en relación a los tres últimos años.

Este incremento puede deberse a que hay más trabajadores/as en activo, en el proceso de recuperación económica en el que nos encontramos tras el confinamiento.

publica-TFG-libro-ISBN

Por ello, quizás estos datos absolutos de más de 1000 accidentes con baja en Asturias, debería analizarse en términos relativos, teniendo en cuenta la reducción del paro. Reducir la siniestralidad laboral debe ser un objetivo prioritario para toda la Sociedad: desde la administración, a los empleadores/as, los agentes sociales y los trabajadores/as. Conviene, por tanto, conocer los riesgos y sus consecuencias, así como las medidas que puedan prevenir o minimizar los accidentes laborales.

accidentes-trabajo-baja-centros-sanitarios-asturias

Fecha: 16.05.2022

Fuente: Instituto Asturiano de Previsión de Riesgos Laborales

En el ámbito sanitario coexisten distintos factores de riesgo relacionados con multitud de actividades profesionales, procedimientos, maquinaria, herramientas, sustancias, agentes químicos y biológicos que pueden afectar a la salud del personal sanitario, no sanitario y también a los pacientes y sus familias. Dado en volumen de factores y el amplio espectro poblacional al que puede afectar, en este artículo abordaremos 12 únicamente. Los más frecuentes que tiene que ver con la seguridad.

Objetivos

  • Identificar riesgos y peligros que conlleva la actividad del personal sanitario y no sanitario en su centro de trabajo, desde el punto de vista de la seguridad laboral.
  • Evitar en lo posible que el personal sanitario, no sanitario, los pacientes o sus familiares se vean afectados por un accidente laboral.
  • Animar a que el personal de un centro sanitario de a conocer situaciones, síntomas o aspectos que puedan convertirse en un riesgo y que no hayan sido tipificados en el Plan de Prevención que rija su actividad laboral.
  • Concienciar de la importancia de cambiar pequeños hábitos y actitudes en favor de la seguridad y la salud.

Resumen

Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales tiene por objeto promover la seguridad y la salud de los trabajadores mediante la aplicación de medidas y el desarrollo de las actividades necesarias para la prevención de riesgos derivados del trabajo. A tales efectos, esta Ley establece los principios generales relativos a la prevención de los riesgos profesionales para la protección de la seguridad y de la salud, la eliminación o disminución de los riesgos derivados del trabajo, la información, la consulta, la participación equilibrada y la formación de los trabajadores en materia preventiva.

Teniendo como marco Ley de Prevención, se detallan a continuación riesgos relacionados con la seguridad en el ámbito sanitario. Detallando tanto sus características, posibles consecuencias (lesiones), así como las medidas a adoptar para minimizar o evitar dichos riesgos.

1. Caídas de personas a distinto nivel: casi siempre relacionadas con escaleras, banquetas, por tratar de coger objetos elevados, por el deterioro de escaleras y por las condiciones en las que están (por ejemplo, peldaños resbaladizos).

TIPO DE LESIÓN: heridas, contusiones, rozaduras, torceduras, luxaciones, esguinces. También lesiones graves o muy graves, en función del tipo de caída y de la altura a la que se encuentre la persona.

Medidas preventivas ante caídas a distinto nivel

  • Evitar el uso de cajas, sillas, o mesas para acceder a zonas elevadas. Utilizar únicamente elementos diseñados para ello (banquetas, escaleras) estables y adecuados a la altura a la que se quiere acceder.
  • Revisar las escaleras de mano antes de su utilización. Para comprobar su correcto estado y teniendo en cuenta factores como la estabilidad, el correcto uso ensamblado de los peldaños, el dispositivo antideslizante en su pie, o ganchos en la parte superior, etc. En caso de anomalía, evitar utilizarla y dar aviso de la deficiencia.
  • Las escaleras fijas deben disponer de: barandillas de 90 cm de altura en los lados abiertos en la escalera y de pasamanos a 90 cm de altura si la anchura de la escalera es superior a 1.2 m.
  • Circular con precaución por las escaleras (evitando saltar y correr). Utilizar el pasamanos y las barandillas y usar un calzado seguro (evitando por ejemplo suelas deslizantes y calzado no sujeto al pie.).
  • Dar aviso inmediato de cualquier deficiencia detectada.

2. Caídas al mismo nivel: Hablamos de caídas en lugares de paso (pasillos, habitaciones, salas de curas) o contra objetos (aparatos, grúas, camillas, carros de curas). Por un mal estado del suelo (baldosas, sueltas, moqueta levantada o irregular, suelo resbaladizo) por falta de orden y limpieza.

TIPO DE LESIÓN: heridas, contusiones, rozaduras, torceduras, luxaciones, esguinces, o bien lesiones graves como fracturas.

Medidas preventivas ante caídas al mismo nivel

  • Mantener un buen nivel de orden y limpieza, dejando los pasillos y áreas de trabajo libres de obstáculos.
  • Usar calzado sujeto al pie, con suela antideslizante y homologado con marcaje CE.
  • Limpiar inmediatamente cualquier producto derramado accidentalmente. Prestar atención especial cuando el suelo haya sido tratado con productos deslizantes.
  • El suelo debe ser un conjunto homogéneo, fijo y estable de pavimento no resbaladizo, y correctamente iluminado. Ante cualquier deficiencia, extrema las precauciones e informar al personal de mantenimiento.
  • Los cables deben distribuirse de forma que queden fuera de las zonas de paso. En caso contrario, deberán protegerse y/o fijar los cables en el suelo con tal de evitar tropiezos.

3. Caídas de objetos por desprendimiento o manipulación manual. Suelen producirse por inestabilidad, falta de anclaje, sobrecarga o mal estado de las estanterías, o por materiales indebidamente ubicados. A veces también debido a las prisas en el manejo de material ente una urgencia.

TIPO DE LESIÓN: heridas, contusiones, rozaduras, torceduras, luxaciones, esguinces. También lesiones graves como fracturas en función del peso del objeto y de la altura de la caída. En estos casos hay que considerar además la posibilidad de sufrir cortes por rotura de material de vidrio en el mismo accidente y de contacto accidental con el contenido (producto químico tóxico o corrosivo o contaminación biológica)

Medidas preventivas ante caídas de objetos

  • No sobrecargar las estanterías y armarios. Colocar los materiales más pesados en los estantes inferiores.
  • Los archivadores deben disponer de sistemas que impidan la apertura al mismo tiempo de más de un cajón y contar con dispositivos de bloqueo en los cajones.
  • En la medida de lo posible, manipular los objetos, equipos y recipientes de elevado peso o dificultad de agarre, mediante elementos mecánicos (mesas auxiliares, carritos).
  • No sobrecargar los carritos o bandejas donde se transporta material para realizar curas, administración de medicamentos o comida para los enfermos.
  • Las botellas de gases comprimidos se transportarán en carritos especiales que garanticen su equilibrio y sujeción. Así mismo, permanecerán sujetos mediante abrazaderas o cadenas que los fijen a la pared en lugares de uso o almacenamiento.

4. Golpes y contactos con elementos móviles e inmóviles. Suelen darse en zonas con espacios reducidos, con falta de orden y limpieza, con falta de visibilidad o en zonas donde haya presencia de cantos agudos de mesas, camas, camillas, sillas de ruedas, equipo clínico, etc. También puede darse si existen puertas y otras estructuras transparentes sin señalizar, puertas vaivén, etc.

TIPO DE LESIÓN: generalmente de carácter leve como: cortes, desgarros, heridas, contusiones, rozaduras en brazos, manos o piernas.

Medidas preventivas frente a golpes

  • Dejar siempre despejadas de obstáculos las zonas de paso.
  • Respetar los sentidos de circulación establecidos para personas incapacitadas (sillas de ruedas y camillas) y traslado de equipos (carros, carretillas)
  • Prestar especial atención en las proximidades de cruces, pasillos, o rampas, puertas vaivén y ascensores.
  • Cerrar siempre los cajones y las puertas de mesas, armarios y archivos después de su uso.

5. Riesgo por atrapamiento. El riesgo de atrapamiento puede darse en instalaciones de radiodiagnóstico, al estar en contacto con los elementos mecánicos de los equipos de trabajo, puertas basculantes y/o ascensores. También puede darse en máquinas o equipos de oficinas con presencia de elementos móviles como destructoras de documentos.

TIPO DE LESIÓN: casi siempre son lesiones leves como heridas, cortes, desgarros. Producto del atrapamiento de algún miembro o bien, lesiones graves, menos frecuentes, con aplastamiento perdida o amputación de algún miembro.

Medidas preventivas ante riesgo de aplastamiento

  • Todos los elementos móviles de máquinas e instalaciones deben estar provistos de los correspondientes sistemas de protección por medios mecánicos (pantallas, resguardos) que impidan el acceso a los puntos peligrosos. En caso contrario dar aviso inmediato.
  • Respetar los procedimientos de trabajo establecidos, así como lo indicado por el fabricante para el manejo de las máquinas y equipos de trabajo.
  • Las operaciones de limpieza, mantenimiento preventivo y reparación de estos equipos deben realizarse siempre con las máquinas paradas y a cargo de personal especializado.

6. Riesgo de golpes o atropellos por vehículos. Asociados a los desplazamientos que se efectúan, bien en el trayecto efectuado del domicilio al centro de trabajo (accidentes in itinere) o bien en desplazamientos dentro de la jornada laboral (accidentes in misión). Las causas de ambos pueden ser debidos a factores técnicos, atmosféricos, factores asociados al diseño o el estado de la vía pública, fallos humanos por problemas, psíquicos, exceso o falta de experiencia respecto al vehículo o la vía o incluso, por conductas inseguras.

TIPO DE LESIÓN: Las lesiones o daños derivados de este tipo de accidentes pueden ser muy variadas, dependiendo del medio de circulación empleado y pueden ir desde lesiones leves como heridas, contusiones, rozaduras, … hasta lesiones graves, muy graves o incluso mortales.

Medidas preventivas frente al atropello con vehículo

  • Llevar siempre toda la documentación del vehículo y material de emergencia.
  • Mantener una puesta a punto del vehículo de manera regular.
  • Respetar en todo momento las indicaciones de los agentes de tráfico, señales de circulación y normativa de seguridad vial.
  • Durante la conducción, se prohíbe la utilización de teléfonos móviles y cualquier otro medio o sistema de comunicación, salvo si ésta se puede realizar sin emplear las manos, ni utilizar cascos o auriculares.
  • Durante la conducción, evitar posibles causas de distracción.

7. Riesgo de cortes y pinchazos. Normalmente al manipular material fungible, quirúrgico o jeringuillas durante las tareas de extracción, transvase o inyección. También cuando se trabaja con material de vidrio, cuya rotura provoca cortes o si el vidrio roto se tira en lugares inapropiados.

TIPO DE LESIÓN: leves como heridas, cortes, desgarros, etc. o bien, lesiones graves, como pérdida o amputación de algún miembro (mano, dedos).

Medidas preventivas ante cortes y pinchazos

  • Mantener el instrumental clínico o quirúrgico en un buen estado de limpieza, esterilización y conservación siguiendo los protocolos establecidos.
  • Utilizar siempre el instrumental adecuado en las operaciones a realizar. Su uso debe ir precedido de un entrenamiento en su manejo.
  • Transportar los instrumentos quirúrgicos punzantes o cortantes en fundas o estuches apropiados.
  • Recoger el instrumental clínico desechable en bateas o en contenedores rígidos (si no son reciclables) siguiendo los protocolos establecidos.
  • Está prohibido reencapsular, doblar, romper o quitar manualmente las agujas de las jeringuillas tras su uso.
  • Antes de utilizar envases o utensilios de vidrio, verificar su buen estado y descartar aquellos con defectos (grietas, astillados)
  • Depositar los vidrios rotos y todo el material cortante en contenedores específicos utilizando para ello pinzas, tenazas, y/o guantes resistentes al corte. Nunca presionar la bolsa de basura con las manos o con los pies.

8. Riesgo de contacto térmico. Tiene lugar cuando se manipulan materiales calientes o muy fríos como autoclaves, mecheros o unidades criogénicas. La mayoría de las veces por falta de aislamiento de los equipos o de señalización del riesgo que suponen.

TIPO DE LESIÓN: quemaduras por calor o por frío que generen accidentes leves, graves o muy graves, en función de su extensión y profundidad sobre la piel o mucosas.

Medidas preventivas ante quemaduras

  • Seguir los procedimientos de trabajo establecidos y las instrucciones adecuadas por escrito para manipular estas sustancias y equipos.
  • Utilizar pinzas y guantes térmicos homologados con marcado CE que protejan de las temperaturas de calor o frío.
  • Las partes del equipo expuestas a temperaturas extremas deben estar protegidas mediante material aislante. Si el riesgo no puede evitarse, deberá estar señalizado de forma visible mediante señal homologada.

9. Riesgo de contacto eléctrico. Ocasionados por fallos en las instalaciones eléctricas (trasformadores, grupos electrógenos), equipamientos electro-médicos (aparatos de lectura y control de diagnóstico, de reanimación, etc.) así como equipos de oficinas (ordenadores, impresoras).

TIPO DE LESIÓN: lesiones leves como calambres, contracciones musculares, irregularidades cardiacas o bien lesiones graves o muy graves.

Medidas preventivas ante el riesgo eléctrico

  • Antes de utilizar cualquier aparato, equipo o instalación eléctrica, asegurase de su correcto estado y de seguir los procedimientos de trabajo establecidos.
  • En caso de fallos o anomalías desconectar inmediatamente la corriente eléctrica e informar al personal de mantenimiento.
  • No alterar ni modificar los dispositivos de seguridad de los equipos (aislantes, carcasas de protección)
  • No realizar las conexiones de los equipos sin clavija (utilizando los cables pelados) u otro tipo de improvisaciones.
  • No utilizar enchufes intermedios (ladrones o alargadores) sin toma de tierra para conectar.
  • Los equipos electro-médicos deben ser instalados, mantenidos y reparados por personal acreditado o por correspondientes servicios técnicos autorizados.
  • Evitar el contacto con equipos mojados, o con las manos o partes del cuerpo mojadas.
  • En caso de electrocución, desconectar la electricidad antes de tocar al accidentado/a.

10. Riesgo de contacto con sustancias nocivas. Por inhalación o contacto con sustancias corrosivas, gases tóxicos, desinfectantes, etc. Ya sea en su manejo o por una fuga en aparatos que los contengan.

TIPO DE LESIÓN: La gravedad del accidente en estos casos dependerá del nivel de corrosividad de la sustancia y de la extensión y profundidad de la herida causada. Así si la sustancia causante del contacto es de tipo irritante, provocará una inflamación en la piel o mucosa junto a la posibilidad de una respuesta alérgica. Si la sustancia es corrosiva podrá generar destrucción del tejido con el que ha entrado en contacto.

Medidas preventivas en el manejo de tóxicos

  • Actuar conforme a lo indicado en el etiquetado de los productos y su ficha de seguridad. Deberán recoger la información precisa para utilizar el preparado con seguridad, así como el EPI que deba utilizarse.
  • No cambiar un producto químico de su envase original, ni realizar trasvases a otros envases.
  • No comer, fumar o beber en el lugar de trabajo ya que los vapores tóxicos se pueden mezclar con la comida y la bebida.
  • Lavar las manos, antebrazos y cara antes de comer y repetir esta operación y después de cada exposición o cada vez que se abandone el lugar de trabajo.
  • Disponer de los correspondientes equipos de actuación en caso de que ocurra un accidente de este tipo (duchas de seguridad, fuentes lavaojos, …) además de una lista de teléfonos de servicios del centro o del exterior a los que avisar en caso de urgencia.

11. Riesgo de incendio y/o explosión. Debidos a cortocircuitos, sobrecarga de instalaciones o equipos eléctricos, por la presencia de productos químicos e inflamables, por la posibilidad de pequeñas explosiones…como ya hemos visto son muchos y muy variados los factores que pueden generar en un centro sanitario este tipo de riesgo.

TIPO DE LESIÓN: asfixia, intoxicación por la generación de humo, lesiones múltiples, quemaduras, etc. llegando incluso a producir la muerte por quemaduras graves o asfixia.

Medidas preventivas frente a incendio o explosión

  • No tocar la instalación eléctrica si se observa anomalía, desconectar el aparato en cuestión e informar de la situación al responsable de mantenimiento.
  • Los productos inflamables deben almacenarse dentro de armarios específicos, en zonas señalizadas y destinadas para ello.
  • Mantener el orden y limpieza general en los lugares de trabajo.
  • Revisión y mantenimiento de los extintores y otros medios de extinción. Estos deberán estar libres de obstáculos en todo momento.
  • En caso de incendio, no utilizar los ascensores ni montacargas.
  • Las instalaciones, equipos y aparatos eléctricos deberán cumplir las exigencias marcadas por el Reglamento Electrónico de Baja Tensión.
  • Utilizar sólo aparatos y equipos a presión seguros que dispongan de marcado CE, siguiendo los procedimientos de trabajo del fabricante.

12. Riesgo de agresión. por parte de pacientes o familiares, principalmente en las unidades más problemáticas como urgencias, psiquiatría, centros para discapacitados psíquicos, geriátricos, trabajos en ambulancias, lugares solitarios o trabajos aislados.

TIPO DE LESIÓN: leves, graves o incluso mortales en función de la situación. Pudiendo darse golpes, cortes por arma blanca, heridas por arma de fuego o síntomas de estrés agudo postraumático.

Medidas preventivas frente a las agresiones

  • Respetar los procedimientos de control de acceso: registro de entrada o de acreditación de las personas.
  • Las medidas del tipo organizativo son las más eficaces para prevenir las conductas agresivas de los pacientes y familiares. Por ejemplo, la reducción de los tiempos de espera, la comunicación fluida entre el personal y los pacientes y familiares, las salas de espera confortables o la existencia de intercomunicadores.
  • Analizar y estudiar el origen de la agresividad y cuáles pueden ser las causas básicas o circunstancias donde pueda surgir una amenaza. Mantener una comprensión tolerante con los sentimientos de la otra persona.
  • Mostrarse asertivo, seguro y tener confianza en uno/a mismo/a para dar la información estrictamente necesaria. No perder la calma.
  • Se recomienda disponer de información de las acciones agresivas potenciales y conocer los actos que se produjeron con anterioridad, así como las actuaciones que se pusieron en marcha.

Conclusión

Reducir los índices de siniestralidad requiere de medidas globales y transversales por parte de toda la Sociedad…Un impulso conjunto para lograr:

  • Impulsar la investigación, la prevención y la seguridad laboral.
  • Una visión real de la situación en la que nos encontramos, a través de estudios y visitas a empresas, sobre las que posteriormente implementar medidas.
  • Llevar a cabo acciones de sensibilización, sobre los riesgos de seguridad como hemos visto en este artículo, pero también de ergonomía y psicosociales. En la situación de pandemia en la que aún nos encontramos, la falta de personal, el estrés, la falta de desconexión digital, carga física y mental, la sobre carga de trabajo del personal sanitario y no sanitario siguen siendo muy preocupantes.

El Consejo de Gobierno del Principado de Asturias aprobó el pasado 22/4/2022 el nuevo Plan de Salud, Seguridad y Medioambiente Laboral 2022-2027, que dará inicio ahora a su tramitación parlamentaria y que busca mejorar las condiciones de trabajo y rebajar la siniestralidad.

El documento engloba al fomento de la cultura preventiva entre profesionales autónomos, la gestión de la edad en el entorno laboral y selecciona una serie de actividades feminizadas (como el ámbito sanitario), con el propósito de mejorar el control de la salud en este grupo de población. Asimismo, contempla promover exámenes específicos en función de los riesgos existentes en los puestos de trabajo, para detectar de manera precoz síntomas de enfermedad y proponer las pertinentes medidas preventivas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hace un llamamiento a los gobiernos y a los dirigentes del ámbito de la atención de la salud para que aborden las persistentes amenazas a la salud y la seguridad de los trabajadores sanitarios y los pacientes.

«La pandemia de COVID-19 nos ha recordado a todos el papel fundamental que desempeñan los trabajadores de la salud para aliviar el sufrimiento y salvar vidas,» ha dicho el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. «Ningún país, hospital o centro de salud puede mantener a salvo a sus pacientes a menos que preserve la seguridad de sus trabajadores de la salud. La Carta de Seguridad de los Trabajadores de la Salud de la OMS es un paso para velar por que los trabajadores de la salud tengan las condiciones de trabajo seguras, la capacitación, la remuneración y el respeto que merecen.»

Bibliografía

  1. CSI SANIDAD: temario para celador Asturias. Tema 22: Prevención de riesgos laborales en el profesional no sanitario. Riesgos en seguridad, higiénicos, ergonómicos psicosociales y organizativos. Disponible en: http://csisanidad.blogspot.com/p/t.html
  2. GONZÁLEZ COBALEDA, E: Salud laboral: prevención de riesgos laborales. Formación continuada Logoss S.L. 2018
  3. FUNDACIÓN EUROPEA PARA LA MEJORA DE LAS CONDICIONES DE VIDA Y TRABAJO. Resumen Dublín, 1997.
  4. INSTITUTO NACIONAL DE SEGURIDAD E HIGIENE EN EL TRABAJO (INSHT) IV Encuesta nacional de condiciones de trabajo Madrid, 2001
  5. Revista redacción médica: https://www.redaccionmedica. com/autonomias/asturias/el- gobierno-de-asturias-aprueba-el- plan-de-salud-laboral-2022-2027-9783
  6. Sociedad Asturiana de Estudios Económicos y Sociales https://www.sadei.es/accidentes-laborales-en-asturias/noticias/accidentes- laborales_179_21_207_0_1_in.html
  7. Organización Mundial de la Salud (OMS). Comunicado de prensa: “Garantizar la seguridad de los trabajadores de la salud para preservar la de los pacientes”. https://www.who.int/es/ news/item/17-09-2020-keep-health- workers-safe-to-keep- patients-safe-who