Prevención de riesgos en el laboratorio. Protección individual y colectiva

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 12–Diciembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº12: 134

Autor principal (primer firmante): Beatriz González Fuertes

Fecha recepción: 21 de noviembre, 2022

Fecha aceptación: 8 de diciembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(12) 134

Autor: Beatriz González Fuertes.

Categoría profesional: Técnico Especialista de Laboratorio.

Resumen

En los laboratorios existen riesgos que pueden provocar accidentes tales como, caídas, cortes, quemaduras térmicas o químicas, intoxicaciones, incendios, entre otros. Además de enfermedades profesionales derivadas de la exposición continuada a contaminantes químicos, físicos o biológicos.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Trabajar de forma segura en un laboratorio es responsabilidad de todos. Por ello es importante conocer las siguientes recomendaciones generales:

  1. No fumar ni comer en el laboratorio.
  2. En la medida de lo posible, no debe trabajar una persona sola en el laboratorio, especialmente en el caso de realizarlo fuera de horas habituales u operaciones de alto riesgo.
  3. La ventilación general del laboratorio debe comprobarse con frecuencia.
  4. Revisión periódica de la instalación de gases. Esta debe ajustarse al máximo a las necesidades del laboratorio.
  5. Los reactivos almacenados en el laboratorio deben preservarse del sol, no guardarse en lugares altos, cuidar su etiquetado y mantenerlos en las cantidades imprescindibles.
  6. Es importante regular la eliminación de residuos. Tener especial cuidado en no eliminar por el desagüe productos como los que reaccionan violentamente con el agua. Aquellos muy tóxicos, inflamables, pestilentes, lacrimógenos, no biodegradables y cancerígenos.
  7. Utiliza los equipos de protección individual (guantes, gafas, mascarillas…) adecuados a cada trabajo y riesgo.

Por otro lado también existen recomendaciones personales en el laboratorio:

  1. Mantener en todo momento las batas abrochadas.
  2. No abandonar objetos personales en mesas de trabajo.
  3. No guardar alimentos ni bebidos en las neveras del laboratorio.
  4. Llevar el pelo recogido.
  5. No llevar pulseras, colgantes o mangas anchas que puedan engancharse en los montajes.
  6. Nunca pipetear con la boca. Utiliza peras o bombas de aspiración manual o automática.
  7. Lavarse las manos antes de abandonar las instalaciones.

Así mismo, es importante conocer la forma de actuar en caso de emergencia. Para cada emergencia debe existir un plan concreto de actuación, que debe conocer todo el personal, para actuar rápidamente y minimizar las consecuencias.

En este caso vamos a centrarnos en conocer algunos de los medios de protección colectiva que podemos encontrar en el laboratorio y que pueden sernos útiles si estamos ante una situación de emergencia. Son los siguientes:

  • Ducha y lavaojos de emergencia: debe estar a menos de 15 metros o de 8 segundos de cualquier punto del laboratorio, ser fácilmente accesibles y estar señalizados.
  • Manta ignífuga: útil para apagar pequeños fuegos y para proteger a un accidentado.
  • Material para vertidos químicos: debe haber absorbente inerte y/o neutralizadores específicos para ácidos, bases, mercurio, inflamables…
  • Botiquín
  • Equipos de seguridad contra incendios, como son: detectores de incendio, extintores (debe haber un extintor a 10 metros de cualquier punto del laboratorio), y cerca de las salidas, pulsadores de emergencia para avisar o activar las alarmas de emergencia y, por último, alarmas que nos sirven para avisar a todos los ocupantes que deben evacuar el edificio, para ello deben oírse en todos los rincones del edificio.

Además de los anteriormente citados debemos contar con equipos de protección individual en el caso de laboratorios en los que se manipulen productos químicos estos equipos de protección individual incluirán: bata, gafas de seguridad, y guantes de látex.

Por otro lado, no debemos olvidar que los principales factores de riesgo en un laboratorio son los siguientes:

  • Desconocimiento de las características de peligrosidad de las sustancias.
  • Empleo de métodos y procedimientos de trabajo intrínsecamente peligrosos.
  • Malos hábitos de trabajo.
  • Empleo de material de laboratorio inadecuado o de mala calidad.
  • Instalaciones defectuosas.
  • Diseño no ergonómico y falta de espacio.
  • Contaminación ambiental.

Palabras clave: laboratorio, prevención, riesgos, protección, individual, colectiva, equipos, seguridad.

publica-articulo-revista-ocronos

Conclusión

En los laboratorios existen números riesgos que pueden provocar accidentes o causar enfermedad en los trabajadores, para evitarlos debemos disponer de equipos de protección individual y colectiva. Así mismo debemos conocer el plan de actuación en caso de emergencia.

Bibliografía

  1. https://www.insst.es/documents /94886/326962/ntp_432.pdf/7c638266-9 fd3-43a0-9794- ffc0df696894