Riesgo laboral en el laboratorio de Anatomía Patológica

AUTORES: Ana Isabel Quiñones Valdés, Mercedes María Acha Diz, Paula Carpintero Fernández, María Teresa García Arias (Técnicos Especialistas en Anatomía Patológica en el hospital Universitario Central de Asturias).

Resumen

Se define como “Riesgo Laboral” la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. En los Servicios de Anatomía Patológica podemos destacar unos riesgos más frecuentes y evidentes como son: los riesgos biológicos de contagio de enfermedades infecciosas, riesgo químico por manejo de sustancias peligrosas.

Introducción

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece que la responsabilidad sobre la prevención recae en el empresario. En la mayor parte de los Hospitales será la Administración Pública a través de los diferentes Servicios Sanitarios Públicos. Estos por autorización expresa de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) delegan sus funciones de prevención en los llamados Servicios de Prevención, hasta la constitución de estos servicios en algunos hospitales y centros sanitarios la labor de control de la salud laboral la desempeñaban los servicios de Medicina Preventiva. Por ello es muy común confundir las atribuciones de ambos servicios. Así, los servicios de prevención son responsables de la salud laboral de los trabajadores de una empresa, mientras que los servicios de Medicina Preventiva deben atender desde un punto de vista preventivo a la salud de la población en general, y sobre todo durante su estancia en los centros sanitarios.

Metodología

Revisión bibliográfica del Real Decreto 664/1997 y la ley de Prevención de Riesgos laborales de 1995 y bases de datos consultadas en google académico, PubMed, UNICEF.ORG, utilizando descriptores de: riesgos laborales del técnico especialista de anatomía patológica.

Objetivos

Promover la seguridad y la salud de los trabajadores mediante la aplicación de medidas y el desarrollo de las actividades necesarias para la Prevención de los riesgos derivados del trabajo.

Actualmente es la Ley 31/1995 de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales la que se ha marcado el objetivo de promover la seguridad y la salud de los trabajadores, y por tanto es el marco general en el que se van a desarrollar las distintas acciones preventivas. En el laboratorio podemos distinguir riesgos específicos como son:

Exposición a contaminantes químicos

Fundamentalmente en el laboratorio de anatomía patológica, se debe al uso rutinario de reactivos químicos en todos los procesos del tratamiento de los tejidos y células. Si es cierto que cada vez existen equipos de trabajo que no solo aceleran los procesos de tinción y montaje de los portaobjetos con las muestras a diagnosticar, sino que también contribuyen a que el personal de laboratorio esté menos expuesto a los vapores de dichas sustancias químicas. Cabe destacar el uso de reactivos químicos como el formol y el xilol.

El Formol es una disolución de formaldehído en agua. El formaldehído es un gas incoloro, de olor sofocante, muy soluble en agua. Se utiliza en una disolución al 10%. Por ser el formol un gas diluido en agua, se evapora fácilmente desde las disoluciones que lo contienen pasando al ambiente. A bajas concentraciones en el ambiente, provoca irritación ocular, del tracto respiratorio y de la piel. La inhalación de formaldehído a altas concentraciones provoca severa irritación del tracto respiratorio e incluso puede provocar la muerte.

publica-TFG-libro-ISBN

El formaldehído ha sido reclasificado recientemente por la Agency for Research on Cancer (IARC) del grupo 2A (probablemente carcinogénico en humanos) a grupo 1(carcinogénico en humanos). Una de las medidas que se han seguido para proteger a los trabajadores, ha sido la de reducir la cantidad de formaldehido a la que puede estar expuesto un trabajador durante su jornada laboral.

En cuanto al Xilol (dimetilbenceno), es un disolvente orgánico incoloro e inflamable con olor parecido al tolueno. Se emplea en el procesamiento de los tejidos como liquido intermediario. Es nocivo, sus vapores pueden provocar dolor de cabeza, náuseas malestar general, por tanto hay que evitar las exposiciones prolongadas ya que pueden provocar alteraciones en el sistema nervioso.

Riesgos Biológicos

No hay que olvidar que en los laboratorios se reciben y se trabaja con muestras humanas y hay que manejarlas todas como si fueran portadoras de una patología.

Conclusiones

Las medidas a tomar en estos laboratorios irán encaminadas a minimizar o eliminar en la medida de lo posible todos los riegos a los que un Técnico Especialista en Anatomía Patológica (TEAP) está expuesto, con medidas tan sencillas como uso de EPI (Equipos de Protección Individual), formación e información de los trabajadores expuestos y con la debida vigilancia y control de su salud.

Está claro que las medidas a tomar ante estos riesgos son: usar guantes, mascarillas, utilizar ropa específica de trabajo y no llevarla al domicilio, la vacunación, medidas higiénicas tan simples como lavarse las manos, mantener una temperatura regulada, usar campanas de extracción de vapores, equipos de protección individual si el caso lo requiere, etc.

Bibliografía

  • Ley 31/95, de 8 de Noviembre, ley de Prevención de Riesgos laborales.
  • Real Decreto 39/97, de 17 de Enero. Reglamento de Servicios de Prevención.
  • Real Decreto 664/97, de 12 de Mayo. Protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo.
  • Guía Técnica. Para la Evaluación y prevención de los riesgos relacionados con la exposición a Agentes biológicos. BOE nº 124, 24 de Mayo.
  • Real Decreto 374/12001, de 6 de abril, sobre la protección de la salud y seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con los agentes químicos durante el trabajo.
  • Real Decreto 485/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo.
  • Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual.
  • Real Decreto 665/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el trabajo.