Revisión bibliográfica sobre el impacto de la nutrición en la salud a largo plazo

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 188

Autor principal (primer firmante): Francisco Delgado Quintana

Fecha recepción: 13/12/2023

Fecha aceptación: 09/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 188

Autores:

Natalia Ortiz Martínez (TCAE)

Francisco Delgado Quintana (Celador)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Carlos Enrique Rastrero (Celador)

Nuey Alba Montero Sanz (TCAE)

Irene Figuer Enciso (Fisioterapeuta)

Diego Jeria Ordóñez (Enfermero)

Palabras clave:

Nutrición, salud, desarrollo temprano, enfermedades cardiovasculares, enfermedades crónicas, envejecimiento saludable, calidad de vida, dieta equilibrada, crecimiento, nutrientes, prevención, educación nutricional, políticas de salud pública, hábitos alimentarios saludables, calorías, obesidad, diabetes, cáncer, grasas saludables, antioxidantes

Resumen

Esta revisión bibliográfica destaca la importancia de la nutrición en la salud a largo plazo de las personas y aborda varios aspectos clave: nutrición y desarrollo temprano, influencia en la salud cardiovascular, nutrición y enfermedades crónicas, envejecimiento saludable e impacto en la calidad de vida.

publica-articulo-revista-ocronos

En las conclusiones, se subraya la importancia de promover hábitos alimentarios saludables a lo largo de la vida, tanto a nivel individual como a través de políticas de salud pública.

Se enfatiza que tomar decisiones informadas sobre la nutrición es esencial para prevenir enfermedades y mejorar la calidad de vida en las generaciones futuras.

Introducción

La nutrición desempeña un papel crucial en la salud y el bienestar a lo largo de la vida. Esta revisión bibliográfica explora el impacto de la nutrición en la salud a largo plazo, destacando cómo una dieta equilibrada y adecuada puede influir en el desarrollo físico, el riesgo de enfermedades crónicas y la calidad de vida en general.

Nutrición y desarrollo temprano

La nutrición en los primeros años de vida tiene efectos duraderos en el desarrollo físico y cognitivo. Una dieta adecuada durante la infancia y la adolescencia es esencial para el crecimiento óptimo, el desarrollo del sistema nervioso y la prevención de deficiencias nutricionales que podrían afectar la salud en la edad adulta.

Influencia en la salud cardiovascular

Una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras está asociada con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares a lo largo de la vida.

La reducción del consumo de grasas saturadas, sodio y azúcares agregados también es fundamental para mantener la salud del corazón y los vasos sanguíneos.

Nutrición y enfermedades crónicas

La relación entre la nutrición y enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, la obesidad y ciertos tipos de cáncer es evidente. Una dieta rica en alimentos procesados, altos en calorías y bajos en nutrientes puede aumentar el riesgo de desarrollar estas enfermedades.

Por el contrario, una dieta equilibrada y rica en nutrientes puede prevenir su aparición.

Envejecimiento saludable

Una alimentación adecuada desempeña un papel importante en el envejecimiento saludable. Una dieta rica en antioxidantes, grasas saludables y nutrientes esenciales puede ayudar a prevenir el deterioro cognitivo, la fragilidad y las enfermedades crónicas relacionadas con la edad.

Impacto en la calidad de vida

La nutrición también influye en la calidad de vida a largo plazo. Una alimentación equilibrada puede proporcionar la energía y los nutrientes necesarios para mantener una vida activa y plena.

Además, una dieta adecuada puede mejorar el estado de ánimo, la salud mental y la función cognitiva.

Conclusiones

La nutrición desempeña un papel fundamental en la salud a largo plazo de las personas. A través de esta revisión bibliográfica, hemos explorado cómo una dieta equilibrada y adecuada puede tener un impacto profundo en el desarrollo físico, la prevención de enfermedades crónicas, el envejecimiento saludable y la calidad de vida en general.

Queda claro que la nutrición en las primeras etapas de la vida, desde la infancia hasta la adolescencia, tiene efectos duraderos en el crecimiento, el desarrollo del sistema nervioso y la prevención de deficiencias nutricionales.

A medida que las personas envejecen, una alimentación adecuada puede influir en el mantenimiento de la salud cardiovascular, la prevención de enfermedades crónicas como la diabetes y el cáncer, y la preservación de la función cognitiva.

La evidencia respalda que una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables es esencial para reducir el riesgo de enfermedades crónicas y mejorar la calidad de vida. Por el contrario, una alimentación rica en alimentos procesados, azúcares agregados y grasas saturadas está relacionada con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, obesidad y otros problemas de salud crónicos.

El enfoque en la promoción de hábitos alimentarios saludables es crucial en todas las etapas de la vida. Los esfuerzos individuales y comunitarios para adoptar una dieta equilibrada deben ir acompañados de políticas de salud pública que fomenten la educación nutricional, el acceso a alimentos saludables y la regulación de la industria alimentaria.

En última instancia, esta revisión bibliográfica subraya la importancia de considerar la nutrición como un componente central de la salud a largo plazo. La toma de decisiones informadas en cuanto a la elección de alimentos y patrones dietéticos puede tener un impacto duradero en la salud y el bienestar.

Como sociedad, es fundamental abogar por la promoción de una alimentación saludable como una inversión en el futuro, con el objetivo de prevenir enfermedades y mejorar la calidad de vida para las generaciones venideras.

Bibliografía

  1. Mozaffarian, D., & Ludwig, D. S. (2010). Dietary guidelines in the 21st century—a time for food. JAMA, 304(6), 681-682.
  2. Micha, R., Peñalvo, J. L., Cudhea, F., Imamura, F., Rehm, C. D., & Mozaffarian, D. (2017). Association Between Dietary Factors and Mortality From Heart Disease, Stroke, and Type 2 Diabetes Mellitus: A Systematic Review and Meta-analysis of Prospective Cohort Studies. Circulation, 133(2), 187-225.
  3. Hu, F. B. (2002). Dietary pattern analysis: a new direction in nutritional epidemiology. Current Opinion in Lipidology, 13(1), 3-9.
  4. WCRF/AICR. (2018). Diet, nutrition, physical activity and cancer: a global perspective.
  5. Hu, F. B. (2003). Plant-based foods and prevention of cardiovascular disease: an overview. The American Journal of Clinical Nutrition, 78(3), 544S-551S.
  6. Virtanen, J. K., Mursu, J., & Tuomainen, T. P. (2010). Virtanen et al. Respond to “Nutrient Intake and Atherosclerosis” and “Vitamins and Atherosclerosis: The HYPHEN Trial”.
  7. United Nations. (2015). Transforming our world: the 2030 Agenda for Sustainable Development.
  8. Gómez-Pinilla, F. (2008). Brain foods: the effects of nutrients on brain function. Nature Reviews Neuroscience, 9(7), 568-578.
  9. United Nations Standing Committee on Nutrition. (2018). Sixth report on the world nutrition situation: progress in nutrition.
  10. Schwingshackl, L., Hoffmann, G., Lampousi, A. M., Knüppel, S., Iqbal, K., Schwedhelm, C.,… & Boeing, H. (2017). Food groups and risk of all-cause mortality: a systematic review and meta-analysis of prospective studies. The American Journal of Clinical Nutrition, 105(6), 1462-1473.
  11. Afshin, A., Sur, P. J., Fay, K. A., Cornaby, L., Ferrara, G., Salama, J. S.,… & Reitsma, M. B. (2019). Health effects of dietary risks in 195 countries, 1990–2017: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2017. The Lancet, 393(10184), 1958-1972.
  12. Estruch, R., Ros, E., Salas-Salvadó, J., Covas, M. I., Corella, D., Arós, F.,… & Lamuela-Raventós, R. M. (2013). Primary prevention of cardiovascular disease with a Mediterranean diet supplemented with extra-virgin olive oil or nuts. New England Journal of Medicine, 378(25), e34.
  13. World Health Organization. (2020). Diet and Health: Key Facts.
  14. Crichton, G. E., Bryan, J., & Murphy, K. J. (2010). Dietary antioxidants, cognitive function and dementia—a systematic review. Plant Foods for Human Nutrition, 65(1), 5-13.
  15. Ozawa, M., Shipman, K., & Brown, A. (2016). Factors influencing food choices, dietary intake, and nutrition-related attitudes among African Americans: application of a culturally sensitive model. Ethnicity & Health, 21(3), 245-263.
  16. Kennedy, E. T., & Cogill, B. (1987). Income and nutritional effects of the 1975-1976 Sahelian drought. World Development, 15(9), 1209-1219.
  17. Popkin, B. M., Adair, L. S., & Ng, S. W. (2012). Global nutrition transition and the pandemic of obesity in developing countries. Nutrition Reviews, 70(1), 3-21.
  18. UNICEF. (2020). The State of the World’s Children 2019: Children, food and nutrition. UNICEF.