El consentimiento informado en el ámbito hospitalario

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 2

Autor principal (primer firmante): Irene Loire Abete

Fecha recepción: 02/06/2024

Fecha aceptación: 29/06/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 2

Autores:

  1. Irene Loire Abete (Grupo gestión de la función administrativa)
  2. Patricia Solanas Amador (TCAE)
  3. Elena Estopiñá Otega(Celadora)
  4. Alicia Val López (TCAE)
  5. Francisco Javier Barrera Carballo (Celador)
  6. Noemí Pérez Sobrecasas (TCAE)

Categoría: Grupo gestión de la función administrativa

Palabras clave: Consentimiento/informado/ámbito/hospitalario

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Introducción

El consentimiento informado en el ámbito hospitalario se define como el proceso mediante el cual un paciente, tras recibir información completa, adecuada y comprensible sobre su estado de salud, las opciones terapéuticas disponibles, sus riesgos y beneficios potenciales, y las alternativas existentes, toma la decisión libre y voluntaria de aceptar o rechazar un procedimiento médico o tratamiento.

Principios fundamentales del consentimiento informado

  • Autonomía del paciente: El paciente tiene derecho a tomar sus propias decisiones sobre su salud, basándose en sus valores, creencias y preferencias personales.
  • Información completa y adecuada: El personal sanitario asume proporcionarle al paciente toda la información relevante sobre su condición, las opciones de tratamiento disponibles, sus riesgos y beneficios potenciales, y las alternativas existentes, de manera clara, precisa y comprensible, utilizando un lenguaje sencillo y adaptado a su nivel de conocimiento.
  • Comprensión: El paciente tiene que demostrar que ha comprendido la información proporcionada y que está en condiciones de tomar una decisión informada.
  • Voluntariedad: La decisión del paciente debe ser libre y voluntaria, sin presión o coerción por parte del personal sanitario o de terceros.
  • Capacidad para consentir: El paciente debe tener la capacidad mental y legal para tomar decisiones sobre su salud.

Elementos del proceso

  • Identificación del paciente y del personal sanitario: Se debe verificar la identidad del paciente y del personal sanitario que participa en el proceso.
  • Explicación del diagnóstico y la condición del paciente: El personal sanitario tiene que explicar al paciente su diagnóstico, la naturaleza de su condición y su pronóstico.
  • Presentación de las opciones terapéuticas: Se deben presentar al paciente todas las opciones de tratamiento disponibles, incluyendo los procedimientos invasivos y no invasivos, los medicamentos, las terapias y las cirugías.
  • Descripción de los riesgos y beneficios de cada opción: Se asume explicar al paciente los riesgos y beneficios potenciales de cada opción de tratamiento, incluyendo los efectos secundarios, las complicaciones y las posibilidades de éxito o fracaso.
  • Explicación de las alternativas: Se deben informar al paciente sobre las alternativas existentes al tratamiento propuesto, incluyendo la posibilidad de no recibir tratamiento.
  • Aclaración de dudas: El personal sanitario debe responder a todas las preguntas del paciente y aclarar cualquier duda que pueda tener.
  • Obtención del consentimiento: El paciente debe firmar un documento de consentimiento informado que demuestre que ha comprendido la información proporcionada y que ha tomado la decisión de aceptar o rechazar el tratamiento propuesto.
  • Documentación del proceso: El proceso de consentimiento informado debe quedar documentado en el expediente médico del paciente.

Importancia del consentimiento

El consentimiento informado es un derecho fundamental de los pacientes y una herramienta esencial para garantizar la atención médica ética y de calidad.

Su importancia radica en:

  • Respetar la autonomía del paciente: Permite al paciente tomar decisiones informadas sobre su salud, basándose en sus propios valores y preferencias.
  • Promover la confianza entre el paciente y el personal sanitario: Fomenta una relación de confianza y respeto entre el paciente y el personal sanitario, lo que favorece una mejor comunicación y colaboración en el proceso de atención médica.
  • Reducir el riesgo de demandas legales: Un proceso de consentimiento informado bien documentado puede ayudar a reducir el riesgo de demandas legales por parte de los pacientes que no estén satisfechos con su tratamiento.

Situaciones que no requiere el consentimiento

En algunas situaciones excepcionales, el consentimiento informado no es necesario, como, por ejemplo:

  • Emergencias médicas: Cuando la vida del paciente está en peligro y no hay tiempo para obtener el consentimiento informado.
  • Incapacidad del paciente para consentir: La situación en la que el paciente no tiene la capacidad mental o legal para tomar decisiones sobre su salud, como en el caso de un paciente en coma o con una enfermedad mental grave.
  • Tratamiento para proteger la salud pública: Cuando el tratamiento es necesario para proteger la salud de otras personas, como en el caso de la vacunación obligatoria.

Conclusión

El consentimiento informado es un proceso crucial en el ámbito hospitalario que garantiza el respeto a la autonomía del paciente y promueve una atención médica ética y de calidad.

El personal sanitario tiene la responsabilidad de proporcionar al paciente toda la información necesaria para que pueda tomar una decisión informada sobre su tratamiento.

Bibliografía

  1. https://www3.gobiernodecanarias.org/medu sa/edublog/eoimaspalomas/wp- content/uploads/sites/569/2022/06/consen timientos-informados.pdf
  2. https://www.c un.es/formulario-rgpd-paciente/consent imientos
  3. https://e-quironsalud.es/docu mentacion/consentimiento-informado-men ores.pdf