Revisión bibliográfica sobre la úlcera péptica

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 2 – Junio 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº2:198

Autor principal (primer firmante): Marta Borque Almajano

Fecha recepción: 1 de junio, 2020

Fecha aceptación: 24 de junio, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(2):198

Autora: Marta Borque Almajano 1.

Coautoras: Ana Sánchez Molina 2, Raquel Soria Lara 3, Paula Villar Moreno 4, Iris Aparicio Miñana 5.

  1. Graduada en Enfermería, Escuela Dr. Sala de Pablo Campus de Soria. Universidad de Valladolid.
  2. Graduada en Enfermería, Universidad de Jaén.
  3. Diplomada en Enfermería, Escuela Dr. Sala de Pablo Campus de Soria. Universidad de Valladolid.
  4. Diplomada en Enfermería, Universidad Autónoma de Madrid. EUE La Paz.
  5. Diplomada en Enfermería, Escuela Dr. Sala de Pablo Campus de Soria. Universidad de Valladolid.

Resumen

El origen de la úlcera péptica se entiende como un desequilibrio entre los factores que protegen la integridad de las capas del tracto digestivo y aquellos elementos propios del organismo que actúan de modo contrario. Sin embargo este desequilibrio puede verse precipitado por agentes externos como la infección por Helicobacter pylori y/o el consumo de antiinflamatorios no esteroideos, entre otros menos frecuentes.

publica-TFG-libro-ISBN

Estos representan los principales factores de riesgo para el desarrollo de la úlcera péptica y se convierten en sus agentes causales más destacados. Su acción en el espesor de la anatomía digestiva puede llevar al estadio avanzado de la úlcera con la aparición de complicaciones en el organismo, siendo en muchas ocasiones estas complicaciones la primera manifestación de la lesión ulcerosa.

Summary

The origin of the peptic ulcer is understood as an imbalance between the factors that protect the integrity of the layers of the digestive tract and those elements specific to the organism that act differently. However, this imbalance may be precipitated by external agents such as infection with Helicobacter pylori and/or consumption of non-steroidal anti-inflammatory drugs, among others less frequent. These represent the main risk factors for the development of the peptic ulcer and become its most prominent causal agents. Its action in the thickness of the digestive anatomy can lead to the advanced stage of the ulcer with the appearance of complications in the organism, being in many occasions these complications the first manifestation of the ulcerative lesion.

Introducción

La úlcera péptica (UP) es una pérdida de sustancia en la pared gastrointestinal que contacta con el ácido clorhídrico y la pepsina, componentes de la secreción gástrica que hacen que el daño se mantenga; esta lesión histológica compromete a la mucosa epitelial, la submucosa, y se extiende más allá de la capa muscular (muscularis mucosae). Las localizaciones más frecuentes se dan en el duodeno y el estómago. Aunque de manera poco frecuente, este tipo de ulcus puede encontrarse en el tercio inferior del esófago y en zonas de mucosa gástrica ectópica, como son los divertículos de tipo Meckel 1, 2.

Algunos autores señalan que la úlcera péptica cuenta con una prevalencia del 0,12-1,5% de la población total 3. Otros indican que representa entre el 5-10% de esta 1. A pesar de que su incidencia anual es de 0,09-0,3%, la úlcera péptica es una patología frecuente que afecta, a escala mundial, a un gran abanico de personas 4. En cuanto al rango de edad al que se asocia la aparición de esta enfermedad, se la relaciona con el sector de edad avanzada 3. Aunque también hay bibliografía que apoya su desarrollo entre los 30-60 años de edad, señalando que a pesar de lo citado esta puede aparecer en cualquier momento de la vida 5.

En la región occidental la úlcera duodenal (UD) predomina sobre la úlcera gástrica (UG), sin embargo en la oriental es a la inversa. A la hora de determinarse el sexo predominante para la lesión ulcerosa, el masculino se encuentra estrechamente relacionado con la úlcera duodenal, mientras que en la úlcera gástrica existe igualdad para el sexo masculino y el femenino 1,4,5.

La úlcera gástrica y la úlcera duodenal poseen diferencias en cuanto a su presentación y morfología, la úlcera gástrica normalmente aparece de manera aislada, y tiene un diámetro < 3 cm (Figura 1), en función de su ubicación la clasificación de Johnson distingue tres tipos, tipo I: úlcera del cuerpo gástrico; tipo II: úlcera del cuerpo gástrico asociada a úlcera duodenal o pilórica; y tipo III: úlcera prepilórica, con asiduidad la úlcera gástrica se desarrolla en la unión entre el cuerpo y el antro del estómago, en la zona de la curvatura menor. Por su parte, la úlcera duodenal generalmente es más pequeña, < 2 cm de diámetro, su ubicación frecuente es en la cara anterior del bulbo duodenal. En cuanto a las características de la lesión ulcerosa, se denomina erosión cuando se afecta únicamente a la mucosa gastroduodenal (GD); y úlcera aguda cuando la lesión presenta tejido de granulación en su lecho y han pasado menos de 14 días, por lo que apenas ha comenzado su fase de cicatrización, debido a que esta se origina en torno a los 15 días de la vida de la úlcera 1.

Objetivos

General: Analizar la información publicada relativa a la úlcera péptica y su curso clínico.

Específicos:

  • Diferenciar entre factores internos y externos de riesgo y factores de protección de la úlcera péptica.
  • Identificar la etiología de la úlcera péptica.
  • Describir las potenciales complicaciones que puede ocasionar la úlcera péptica.

Metodología

En la revisión bibliográfica del presente artículo, se han consultado bases de datos de carácter nacional e internacional, tales como: Scopus, ENFISPO, Cuiden, MEDES, Scielo, Cochrane Plus y PubMed. Por añadidura cabe destacar el metabuscador de Google académico como una fuente más de la información consultada.

Palabras clave: úlcera péptica, causas, factores de riesgo, complicaciones.

Keywords: peptic ulcer, causes, risk factors, complications.

Resultados

El daño ulceroso resulta de la ruptura del equilibrio que existe en una persona sana entre los elementos defensivos y agresivos de la mucosa gastroduodenal 5. Entre los factores defensivos se encuentran: barrera de moco-bicarbonato, flujo sanguíneo de la mucosa, prostaglandinas (PG) y renovación celular. Entre los factores agresivos de la mucosa: junto al ácido clorhídrico, pepsina y reflujo biliar, de interés mayor son la infección por Helicobacter pylori (HP) y el consumo de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).

Por ello, se considera a estos dos factores de riesgo como principales agentes causales de la úlcera péptica 1,2,4. A pesar de la prevalencia de estos agentes en el origen de la úlcera péptica, esta afección también puede ser el resultado de otras causas menos frecuentes (Tabla 1) 6.

Tabla 1: Etiología y enfermedades asociadas con la úlcera péptica 6.

1-ulcera-peptica-etiologia-enfermedades-asociadas

Como se ha mencionado, los principales factores de riesgo de úlcera péptica son el HP y el consumo de AINEs.

Respecto al HP, para las personas infectadas por esta bacteria la prevalencia de úlcera péptica asciende al 10-20%. En España este agente está presente en casi el 100% de los casos de úlcera duodenal. En la úlcera gástrica tiene una prevalencia relativamente menor, un 60%. En los usuarios infectados por HP la incidencia de úlcera péptica es del 1% anual. El origen de la úlcera péptica por la infección del HP se encuentra influenciado por las diferencias genéticas entre los individuos, la raza, la virulencia de la cepa de la bacteria, la procedencia de la persona y la asociación con otros factores de riesgo 4,6.

Más del 50% de los pacientes que ingresan por úlcera péptica son consumidores de AINEs. En este grupo de fármacos se incluye el ácido acetil salicílico (AAS). El uso de estos medicamentos radica en sus propiedades analgésicas, antipiréticas y antiinflamatorias que les confieren la capacidad de tratamiento contra el dolor, la fiebre y la inflamación; y está asociado en mayor medida a la úlcera gástrica 2.

Los efectos gastrolesivos de los AINEs se ven potenciados al combinarlos entre sí, y con otros fármacos como: los antiagregantes plaquetarios, los anticoagulantes y/o los corticoides; en los individuos con historia previa de ulcus, de edad avanzada, y los que padecen enfermedades sistémicas graves. Estas condiciones hacen a los individuos que las presentan, más propensos al desarrollo de la úlcera péptica asociada al consumo de AINEs (Tabla 2) 7.

Tabla 2: Factores de riesgo aceptados para el desarrollo de complicaciones gastrointestinales 7.

2-ulcera-peptica-factores-riesgo-complicaciones-gastrointestinales

Los agentes causales HP y AINEs, actúan en la formación de la úlcera péptica de manera individualizada, sin embargo su presencia conjunta incrementa su efecto lesivo y la posibilidad de originar complicaciones en la úlcera péptica 1.

Otros de los factores de riesgo que colaboran en el origen de la úlcera péptica son: el consumo de tabaco y/o alcohol, los hábitos alimenticios como el abuso de la leche, comidas grasientas y copiosas, y alimentos irritantes; el uso de otros fármacos ulcerogénicos, los antiagregantes plaquetarios, los anticoagulantes y en especial los corticoides; el estrés, sin olvidar la presencia de la depresión, los trastornos bipolares, la esquizofrenia, la ansiedad y los trastornos de pánico; el grupo sanguíneo 0 y factores genéticos 1,2,4,5,6,7.

El efecto lesivo mantenido en la mucosa gastroduodenal puede dar lugar a la aparición de complicaciones de la úlcera como: hemorragia digestiva alta, penetración, perforación y obstrucción; las complicaciones de la úlcera péptica representan una elevada morbimortalidad en esta enfermedad, y con frecuencia son las primeras manifestaciones en el individuo con lesión ulcerosa 1.

La complicación más frecuente de úlcera péptica es la hemorragia digestiva alta, consiste en el sangrado del ulcus péptico que se origina por encima del ángulo de Treitz; sus manifestaciones más frecuentes son la hematemesis y la melena, y en caso de pérdida hemática masiva (> 1000 ml) puede aparecer hematoquecia o rectorragia.

La penetración es la extensión ulcerosa que traspasa el estómago o el duodeno abriendo una canalización o fístula hacia otra u otras estructuras del organismo como páncreas, hígado y colon, sin dar a la cavidad intraperitoneal; el dolor en la penetración sigue un curso cambiante, y atendiendo a la ubicación afectada puede irradiarse hacia diferentes zonas corporales.

En cuanto a la perforación ulcerosa, esta aparece cuando la lesión GD se extiende y atraviesa la totalidad de la pared del órgano afectado, estableciendo una comunicación entre este y la cavidad peritoneal; se considera la situación más grave en la que puede derivar la lesión ulcerosa y se localiza de manera frecuente en las úlceras duodenales, el sexo masculino y los pacientes de edad avanzada (normalmente debido al consumo crónico de AINEs).

La obstrucción de la úlcera péptica cuenta con una escasa prevalencia, suelen desarrollarla las úlceras malignas, las de ubicación pilórica y las úlceras duodenales; se describe como la estenosis en la salida gástrica, debido a la retracción que ocasiona, de manera natural la úlcera a lo largo de su evolución, o tras otras complicaciones 4,6.

Conclusiones

  • En el organismo los factores protectores contra la aparición de la úlcera péptica son la barrera de moco-bicarbonato, el flujo sanguíneo de la mucosa, las prostaglandinas y la renovación celular.
  • Los factores internos relacionados con el riesgo de sufrir la formación de úlcera péptica son el ácido clorhídrico, la pepsina y el reflujo biliar.
  • Los factores externos de riesgo más frecuentes que originan la úlcera péptica son la infección por Helicobacter pylori y el consumo de AINEs.
  • Las principales causas de la úlcera péptica son el Helicobacter Pylori y el consumo de AINEs, compartiendo responsabilidad en su aparición el consumo de tabaco y alcohol, el estrés y la dieta.
  • Las complicaciones derivadas del desarrollo de la úlcera péptica son: la hemorragia digestiva alta, la penetración, la perforación y la obstrucción.
  • La hemorragia digestiva alta representa la complicación más frecuente en la úlcera péptica.

Bibliografía

1. Sáinz R., Cabrerizo J.L., Cecilio Á., Esteban O. Úlcera péptica: manejo general y extrahospitalario. Enfermedades del aparato digestivo (III). Madrid: Medicine. 2008. 10(3):133-Disponible en: https://pqax.wikispaces. com/ file/view/Ulcera+ p%C3%A9ptica.pdf

2. Regalado AI, Sánchez LM, Mancebo B. Tratamientos convencionales y medicina alternativa de la úlcera péptica. Rev Cubana Farm. 2012. 46(1): 127-137. Disponible en: http://scielo.sld.cu/pdf/ far/v46n1/far15112.pdf

3. Carretero C. Úlcera péptica. Medicine. 2016. 12(3):111-7. Disponible en: http://www.medicineonline.es/ es/lcera-peptica/ articulo/ S03045412 16000305/

4. Lanas Á, Fernández Á, Sáinz R. Trastornos relacionados con la secreción gástrica ácida. En: Montoro MA, García Pagán JC. Problemas Comunes en la Práctica Clínica – Gastroenterología y Hepatología. 2ª Edición; 2012. p. 271-80. Disponible en: http: //www.aegastro.es/libro-de-gastroenterologia-y-hepatologia- problemas-comunes-en-la- practica-clinica-2a-edicion

5. Dalcin N, Colpo E. Nutritional care in peptic ulcer. Arq Bras Cir Dig. 2014. 27(4):298-302. Disponible en: http://www.ncbi.nlm. nih.gov/pubmed/25626944

6. Gisbert J.P. y Martín de Argila C. Úlcera péptica e infección por helicobacter pylori. En: Ponce García J. Tratamiento de las enfermedades gastroenterológicas. 3ª Edición. 109-21. Disponible en: http: //www.studentconsult.es/ bookportal/terapiao cupacionalsalud /sinautor/terapiaocupacionalsal ud/9788475927220/ 500/685.html

7. Arroyo MT, Lanas A. Gastroenteropatía por AINE. En: Ponce García J. Tratamiento de las enfermedades gastroenterológicas. 3ª Edición. 2011. p. 123-31. Disponible en: http: //www.studentconsult.es/ bookportal/terapiaocupacionalsalud/ sinautor/terapia ocupacional- salud/9788475927 220/500/685.html

close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.