Aislamiento de contacto

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. N.º 7–Julio 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; N.º 7: 434

Autor principal (primer firmante): Laura Miranda Maestre

Fecha recepción: 12/06/2024

Fecha aceptación: 09/07/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(7): 434

Autores:

  1. Laura Miranda Maestre.
  2. María Gándara Martin.
  3. Alicia Fayed Coca.
  4. Cristina Esteban Navarro.
  5. Carmen Lapuente Pelegrín.
  6. Marta García Corona

Categoría: TCAE.

Palabras clave: manejo, aislamiento, estrictas, vigilancia, paciente, enfermedades.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Introducción

El TCAE desempeña un papel importante en el manejo del aislamiento de contacto, una medida de prevención de infecciones que implica la separación de pacientes con enfermedades altamente contagiosas. Su responsabilidad incluye el uso adecuado de equipo de protección personal, la implementación de medidas de higiene estrictas, y la coordinación con el equipo de salud para garantizar la seguridad del paciente y del personal. La formación continua en protocolos de aislamiento, la vigilancia de signos de infección y la comunicación efectiva son fundamentales para asegurar un ambiente de cuidado seguro y prevenir la propagación de enfermedades infecciosas.

El aislamiento de contacto es una medida de control de infecciones utilizada en entornos de atención médica para prevenir la propagación de enfermedades altamente contagiosas, como infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos o virus transmitidos por contacto directo. El auxiliar de Enfermería desempeña un papel crucial en la implementación y el mantenimiento de estas medidas de aislamiento para proteger tanto a los pacientes como al personal de salud.

Las responsabilidades del TCAE en el aislamiento de contacto incluyen

  1. Uso adecuado de equipo de protección personal (EPP), Es fundamental que el TCAE utilice el EPP apropiado, en el cual pueden estar incluidas mascarillas N95, batas, guantes y protección ocular, para protegerse a sí mismo y prevenir la propagación de enfermedades respiratorias. como guantes, batas, mascarillas y gafas, para prevenir la transmisión de microorganismos patógenos.
  2. Seguimiento estricto de las precauciones de higiene, como lavado de manos frecuente, algo tan básico y sencillo y de grandísima utilidad y correcto manejo de desechos contaminados. Mantener una limpieza rigurosa y una desinfección adecuada de las superficies, equipos y materiales en el área de aislamiento respiratorio para prevenir la contaminación cruzada y garantizar un ambiente seguro.
  3. Coordinación con el equipo de salud para garantizar la aplicación correcta de las medidas de aislamiento y la atención segura del paciente.
  4. Vigilancia de signos y síntomas de infección en el paciente bajo aislamiento y reporte oportuno de cualquier cambio en su condición. Realizar una vigilancia constante de los signos y síntomas de infección respiratoria en los pacientes bajo aislamiento, y reportar cualquier cambio en su condición al equipo médico de manera oportuna.
  5. Comunicación efectiva con el paciente y sus familiares sobre las medidas de aislamiento y la importancia de seguir las indicaciones para prevenir la propagación de la infección. Proporcionar educación al paciente y a sus familiares sobre las medidas de aislamiento y la importancia de seguir las indicaciones para prevenir la transmisión de enfermedades respiratorias, y mantener una comunicación clara y efectiva con el equipo de salud.
  6. Implementación de medidas de higiene respiratoria: Promover y reforzar las medidas de higiene respiratoria entre los pacientes y el personal, como cubrirse la boca al toser o estornudar, desechar los pañuelos desechables de forma adecuada y lavarse las manos frecuentemente.
  7. Control de acceso y flujo de personas: Limitar el acceso al área de aislamiento respiratorio solo al personal autorizado y restringir el número de visitantes para reducir el riesgo de propagación de enfermedades respiratorias.
  8. Autoevaluación de la práctica: Realizar una autoevaluación regular de las prácticas de control de infecciones en el aislamiento respiratorio, identificar áreas de mejora y participar en programas de formación continua para mantenerse actualizado sobre los protocolos de seguridad.

Conclusión

Al seguir estas medidas y practicar una atención centrada en el paciente, el auxiliar de Enfermería puede desempeñar un papel fundamental en garantizar un ambiente de cuidado seguro en el aislamiento respiratorio y contribuir a la prevención de la transmisión de enfermedades respiratorias contagiosas en el entorno de atención médica.

La formación continua y la actualización en los protocolos de aislamiento de contacto son fundamentales para que el auxiliar de Enfermería pueda desempeñar de manera efectiva su rol en la prevención de infecciones nosocomiales y la protección de la salud de los pacientes. Su labor en el manejo del aislamiento de contacto contribuye significativamente a la seguridad y el bienestar de todos los involucrados en el entorno de atención médica.

Bibliografía

  1. Castaño I. El aislamiento por contacto, según categorías y tipos [Internet]. El Blog de SALUD más grande del mundo. 2020 [citado el 3 de junio de 2024]. Disponible en: https://doblementesaludable.com/c-infect ologia/aislamiento-por-contacto/
  2. Precauciones y aislamientos en patología infecciosa [Internet]. Portal de Salud de la Junta de Castilla y León. [citado el 3 de junio de 2024]. Disponible en: https://www.saludcastillayleon.es/HSReye sAranda/es/informacion-general/calidad /precauciones-aislamientos-patologia-i nfecciosa
  3. Elsevier.es. [citado el 3 de junio de 2024]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-anale s-pediatria-continuada-51-artículo-pre cauciones-aislamiento-atencion-sanitar ia-S1696281
  4. Who.int. [citado el 3 de junio de 2024]. Disponible en: https://iris.who.int/bitstream/handle/10 665/342649/WHO-2019-nCoV-IHR-Quarantin e-2021.1-spa.pdf