Retinopatía diabética, lo esencial en primer nivel

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 7– Noviembre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº7:95

Autor principal (primer firmante): Ligia Alejandra Cornejo Gutiérrez

Fecha recepción: 23 de noviembre, 2020

Fecha aceptación: 27 de noviembre, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(7):95

Autores:

Ligia Alejandra Cornejo Gutiérrez. Médico residente de segundo año en la especialidad de Medicina Familiar

Celeste Campos Aguilera. Médico residente de segundo año en la especialidad de Medicina Familiar

publica-TFG-libro-ISBN

Itzel Alejandra Rojas Rendón. Médico residente de segundo año en la especialidad de Medicina Familiar

Alma Josefina López Jiménez. Médico residente de segundo año en la especialidad de Medicina Familiar

Leonardo Daniel Rodríguez Gutiérrez. Médico residente de segundo año en la especialidad de Medicina Familiar

Resumen

La retinopatía diabética constituye la tercera causa de ceguera a nivel mundial, pero la primera en personas de edad productiva en países en vías de desarrollo. Puede ser no proliferativa y proliferativa, la no proliferativa a su vez puede ser leve, moderada y severa. El control metabólico es la base del tratamiento y prevención de la retinopatía diabética, el mantener índices glucémicos adecuados y control de otras patologías preexistentes como hipertensión arterial y dislipidemia.

Palabras clave: diabetes, complicación, retinopatía, ceguera.

Introducción

Actualmente la diabetes mellitus se considera como la causa de ceguera más frecuente en los países industrializados entre la población activa y se estima que representa entre el 20 y el 30% del total de cegueras. Así un paciente diabético tiene de 20 a 40 veces más probabilidades de quedarse ciego que un paciente no diabético.

De las múltiples manifestaciones de la diabetes a nivel ocular las que pueden conducir a la ceguera son cuatro: la retinopatía, que representa entre el 70 y el 80% del total de cegueras de causa diabética, la catarata, el glaucoma y la neurooftalmopatía.

La retinopatía diabética constituye la tercera causa de ceguera a nivel mundial, pero la primera en personas de edad productiva en países en vías de desarrollo. La Organización Mundial de la Salud estima que la retinopatía diabética produce casi 5 % de los 37 millones de ciegos del mundo.

Objetivos. Revisar las generalidades, fisiopatología, clasificación y tratamiento de la retinopatía diabética.

Material y métodos: material bibliográfico obtenido de libros de medicina, revistas científicas y datos recabados por Internet.

Desarrollo

La retinopatía diabética es una microangiopatía que afecta las arteriolas, precapilares, capilares y vénulas de la retina, en algunas ocasiones también se pueden ser afectados los vasos de mayor tamaño.
Esta patología se encuentra asociada a un control deficiente de glucosa a nivel sanguíneo, presión arterial y lípidos. Cuanto más tiempo una persona ha sufrido de diabetes mellitus, y cuanto más deficiente es su control, mayor es el riesgo de desarrollar retinopatía diabética. Sin embargo, un buen control no necesariamente reduce de por vida el riesgo de desarrollar retinopatía diabética, por lo que todas las personas con diabetes están en riesgo.

Las primeras alteraciones morfológicas que pueden observarse en la retinopatía diabética son el engrosamiento de la membrana basal, la pérdida de pericitos y la lesión endotelial entre las células que conforman la barrera hematorretiniana interna.

La pérdida de pericitos será fundamental para la formación de microaneurismas, que son dilataciones saculares con facilidad para sangrar y producir pequeñas hemorragias.

La membrana basal es disfuncionante y presentará una permeabilidad aumentada, esto permite la extravasación del contenido intravascular al espacio intersticial.

La traducción clínica de todo lo antes mencionado será el engrosamiento de la retina y la presencia de exudados duros.

En estadios más avanzados, la lesión endotelial se agrava y se producirá pérdida de células endoteliales. Los capilares sin endotelio son propensos a trombosis. Además, se genera adhesión irreversible de leucocitos al endotelio o a la membrana basal del capilar denudado de células endoteliales, que puede ocluir literalmente la luz del capilar.

En las fases finales se producirá la digestión enzimática de la membrana basal, que será una condición indispensable para iniciar los pasos secuenciales de la neovascularización. Estos neovasos tienen tropismo hacia el cuerpo vítreo, donde se anclan y, tras fibrosarse, pueden producir un desprendimiento de la retina por tracción. A demás dada su fragilidad, pueden sangrar y ocasionar hemorragias masivas en el interior del humor vítreo.

La retinopatía diabética puede ser: no proliferativa y proliferativa.

La no proliferativa a su vez puede ser leve, moderada y severa.

Retinopatía no proliferativa. Características

Leve

  • Microaneurismas

Moderada

  • Microaneurismas

+

  • Hemorragia en manchas
  • Exudados duros
  • Manchas algodonosas

Severa

  • Moderada

+

  • Hemorragias intrarretinianas (20 en cada cuadrante)
  • Venas en rosario en 2 cuadrantes
  • Anomalías microvasculares intrarretinianas
  • Sin signos de retinopatía proliferativa (neovascularización)

Retinopatía proliferativa

Retinopatía proliferativa: se caracteriza por tener: Neovascularización del Disco, neovascularización de la Retina, hemorragia Pre-retiniana, hemorragia Vítrea, desprendimiento de retina traccional y neovasos del iris o ángulo.

Existen dos formas de ceguera secundarias a retinopatía diabética.

Ceguera por maculopatía diabética. La causa más frecuente es el edema macular. Es no invalidante, muy frecuente pero leve, y se caracteriza por pérdida de visión central. Su tratamiento mediante fotocoagulación es eficaz.

Ceguera secundaria a las complicaciones de la retinopatía diabética proliferante. Es severa e invalidante que puede llevar a la ceguera absoluta. Su tratamiento preventivo mediante fotocoagulación panretiniana es extraordinariamente efectivo.

El control metabólico es la base del tratamiento y prevención de la retinopatía diabética, el mantener índices glucémicos adecuados y control de otras patologías preexistentes como hipertensión arterial y dislipidemia.

La fotocoagulación ha demostrado eficacia en el tratamiento de la retinopatía diabética en especial cuando hablamos de retinopatía diabética no proliferativa severa se debe Considerar la fotocoagulación panretiniana temprana en pacientes con alto riesgo de progresión a retinopatía diabética proliferativa o mal cumplimiento del seguimiento.

Conclusiones

La retinopatía diabética es un problema de salud pública en nuestro actuar medico diario, es una patología prevenible que requiere de toda nuestra atención en las consultas de pacientes diabéticos, realizar el fondo de ojo para diagnósticos oportunos y enfatizar en las medidas higiénico-dietéticas para evitar la aparición y evolución de estas.

La prevención, diagnóstico y tratamiento de la retinopatía diabética depende del médico de primera línea para realizar una educación completa y adecuada del paciente en primera instancia para la prevención, explicarle los riesgos que conlleva el tener un mal control glucémico y de comorbilidades que padezca, en segunda línea de diagnóstico para revisión de los pacientes, realizar fondo de ojo en cada consulta para un diagnóstico temprano y evitar el desarrollo a fases tardías y como tratamiento para el envío oportuno a oftalmología en caso de requerir fotocoagulación con láser.

Bibliografía

  1. La retinopatía diabética. Mejoras de algoritmos para detección de microaneurismas. Universidad de Sevilla
  2. García Ferrer L. Ramos López M. Molina Santana Y. Chang Hernández M. Perera Miniet E. Galindo Reydmond K. Estrategias en el tratamiento de la retinopatía diabética. Revista Cubana de Oftalmología. 2018;31(1):90-99
  3. Abad LE. Retinopatía diabética y técnicas de tratamiento. Vasculopathies of Retina. 2007
  4. Guías Clínicas del ICO para el manejo de la patología ocular del diabético. Consejo Internacional de Oftalmología. 2017
  5. Hernández Pascual C. Fisiopatología de la retinopatía diabética y del edema macular. Instituto de Investigación del Hospital Universitario Vall d’Hebron. Barcelona.}
  6. Montes S, Saucedo M, Wojtownik T, Wilka N. Retinopatía diabética: revisión. Revista de Posgrado de la VIa Cátedra de Medicina. 2008. 179: 10-15
  7.  Cáceres-del-Carpio J y col. Diagnóstico y tratamiento de la retinopatía diabética y edema macular diabético: guía de práctica clínica del Seguro Social de Salud del Perú (EsSalud). An Fac med. 2020;81(1):113-22.
  8. Vila L et al. Retinopatía diabética y ceguera en España. Endocrinol Nutr. 2008;55(10):459-75
  9. Covarrubias T, Delgado I, Rojas D, Coria M. Tamizaje en el diagnóstico y prevalencia de retinopatía diabética en atención primaria. Rev Med Chile 2017; 145: 564-571.
  10. +Tenorio G, Ramírez-Sánchez V. Retinopatía diabética; conceptos actuales. Rev Med Hosp Gen Mex, Vol. 73, Núm. 3, 2010.