Repercusión de los avances informáticos en la sanidad

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 12–Diciembre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 12: 313

Autor principal (primer firmante): Luis Miguel Riestra Fernández

Fecha recepción: 22/11/2023

Fecha aceptación: 19/12/2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(12): 313

Autor: Luis Miguel Riestra Fernández – Logopeda – Celador

Introducción

Desde finales del siglo pasado hasta el momento actual, sería prácticamente imposible concebir la sanidad que conocemos hoy sin la introducción y desarrollo de los avances informáticos dentro del mundo de la sanidad. Gracias a estos avances, podemos pedir una cita a nuestro especialista, guardar información personal, realizar consultas médicas a distancia o incluso algunas pruebas médicas.

Nuestra intención es reflejar en este documento, cual es la situación a día de hoy de estos avances y cuál podría ser el futuro de la sanidad en unos años si seguimos apostando por mejorar y desarrollar dichos avances.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Desarrollo

Las nuevas tecnologías creadas mediante los avances informáticos permiten facilitar a los usuarios el acceso a su información médica, así como a la propia gestión de sus citas y/o recetas. Esto supone un gran ahorro de recursos sanitarios y humanos en el Sistema Nacional de salud.

En principio, el problema quizá sea cómo realizar la adhesión de los usuarios a estos sistemas y de cómo se mejoraría su difusión en la población. Los expertos sobre el tema en general, están de acuerdo con las campañas de información activa de forma directa hacia los usuarios, ya que estas campañas pueden dar grandes resultados.

Durante la pandemia de COVID-19 en 2021, se ha implantado un nuevo modelo ampliamente divulgado por analistas y teóricos de la gestión sanitaria que pasa por ser menos presencial, basado en las tecnologías de internet y a pesar de esto, pueda ser igualmente cercano y personalizado.

Los nativos digitales (los nacidos a partir del año 2000 aproximadamente), no tendrán problemas y se adaptarán fácilmente a los avances, pero el gran escollo es que más o menos un 5% de la población española es mayor de 72 años y ellos constituyen el 25% de los usuarios hospitalarios, estando la gran mayoría de ellos lejos del paradigma digital actual resultando poco aptos, o incluso “analfabetos” en el mundo digital.

Es por eso que al diseñar aplicaciones o al mejorar los avances de los servicios públicos, hay que hacerlos sencillos e intuitivos, y siempre contar con todos los canales necesarios (alternativos y tradicionales), para mantener incluida a toda la población en su derecho a la asistencia sanitaria.

Las conocidas como “TIC” (tecnologías de la información y la comunicación electrónicas), deben formar parte del desarrollo estratégico de nuevos planes de gobierno (ya que afectan a la mayoría de organizaciones sanitarias), para facilitar nuevas formas de prestar servicios sanitarios. Estos cambios necesitan nuevos enfoques tanto sanitarios como administrativos, contando con el apoyo de las autoridades competentes.

Debemos mencionar también el conocido como “Big Data”, que vela por el correcto tratamiento de la enorme cantidad de datos con los que se trabaja en el sector de la sanidad, lo cual mejora la calidad de los servicios sanitarios. El Big Data es el futuro de este sector y gracias a toda esta cantidad de datos, los profesionales pueden conseguir información de sus pacientes mucho más valiosa y en consecuencia reducir las tasas de mortalidad.

publica-articulo-revista-ocronos

Así lo afirman todas las referencias que se acumulan a través de historias médicas, análisis clínicos, administración hospitalaria o documentación científica entre otros. La estructuración de todos estos contenidos se traducirá de acuerdo a las opiniones de grandes expertos, en ahorro de costes para el sector sanitario.

Como consecuencia de esto, es probable que los hospitales se centren cada vez más en los enfermos más agudos y esto conlleva para todos los demás pacientes que la atención se podrá ofrecer de manera remota (en comunidades más pequeñas, en instalaciones de atención primaria o virtualmente desde casa), permitiendo que el grueso de las instalaciones hospitalarias se centre en los enfermos que más cuidados necesitan.

Conclusiones

La conclusión más realista deja bastante claro que para adoptar nuevos modelos sanitarios, es necesario avanzar con más premura en el campo de la tecnología y en la implantación de la misma de lo que lo hemos hecho en los últimos años, si realmente queremos cambiar el paradigma y avanzar de manera eficaz hacia nuevos y mejores modelos sanitarios.

Aunque los nuevos avances tecnológicos tardan décadas en llegar a la totalidad de todo el sistema, situaciones de emergencia como esta pasada pandemia, han hecho que se reduzcan los tiempos de implantación de estos avances a niveles nunca vistos.

El diseño del nuevo sistema de salud se debe enfocar tanto en el paciente como en el profesional, por lo que tendremos que escuchar y atender las necesidades de los pacientes, pero sin perder de vista y descuidar la realidad de nuestros profesionales.

Bibliografía

  1. Así se está digitalizando el sistema español de salud | Innovación (expansion.com)
  2. Las TIC en el sector sanitario | APPF
  3. http://www.ces.gva.es/sites/default/files/2021-10/2%20Las%20tecnolog%C3%ADas%20de%20informaci%C3%B3n%20y%20comunicaci%C3%B3n%20en%20el%20%C3%A1mbito%20sanitario.pdf
  4. Facilitando el acceso a las nuevas tecnologías en sanidad (revista sanitaria de investigacion.com)