Recomendaciones preventivas con el uso del glutaraldehído

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 12–Diciembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº12: 354

Autor principal (primer firmante): Cleofé Garvi Tortajada

Fecha recepción: 26 de Noviembre, 2021

Fecha aceptación: 23 de Diciembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(12) 354

Autores:

  • Cleofé Garvi Tortajada
  • Rubén Laiglesia Sancho

Introducción

El glutaraldehído se usa para la limpieza, desinfección y esterilización de material clínico delicado y de superficies. Su uso se ha incrementado debido a sus cualidades bactericidas, fungicidas y virucidas.

Principalmente se usa se utiliza en la esterilización del material destinado a endoscopias (colonoscopio, broncoscopio) y de otros aparatos o materiales que no pueden esterilizarse con hipoclorito sódico o con calor. También se usa en limpieza, desinfección y esterilización de superficies, como suelos, paredes, armarios y mesas, en quirófanos y zonas de alto riesgo.

publica-TFG-libro-ISBN

Finalmente, también está presente en laboratorios de anatomía patológica, en la operación de fijación de tejidos, en radiología, durante el revelado de placas, y en dermatología, para el tratamiento de verrugas.

Palabras clave: glutaraldehído; prevención; efectos adversos.

Objetivo

Conocer las actuaciones necesarias para prevenir que la exposición al glutaraldehído provoque daños en nuestro organismo.

Discusión / resultados

Al glutaraldehído se le considera un producto irritante de la piel, ojos, vías respiratorias y también sensibilizante. En exposiciones de corta duración y a bajas concentraciones, provoca irritación de las mucosas, especialmente del tracto respiratorio de las vías altas. A concentraciones inferiores al 0,5% de glutaraldehído, no se observa efectos irritantes al contacto con la piel, ni sensibilización a concentraciones inferiores a 0,1%. No se han encontrado resultados positivos en cuanto a genotoxicidad, carcinogenicidad y toxicidad reproductiva en los estudios realizados. Se han descritos otros síntomas relacionados con la exposición de los trabajadores al glutaraldehído. Entre ellos, destacamos: dificultad para respirar, estornudos, hemorragia nasal, ardor en ojos, conjuntivitis, sarpullido, manchas en las manos marrones, urticaria, dolores de cabeza y náuseas.

La aplicación de buenas prácticas de manipulación es imprescindible para disminuir la exposición a los niveles más bajos posibles. Algunas de las recomendaciones que se proponen son:

  • Establecer un plan de formación e información del personal que maneja el glutaraldehído para aprender a manejarlo adecuadamente.
  • Utilizar ventilación en el local, y por lo menos 10 cambios por hora del aire del cuarto.
  • Utilizar la cantidad estrictamente necesaria de glutaraldehído para el procedimiento que vayas a realizar.
  • Cuando sea posible, guardar los baños de glutaraldehído bajo una campana extractora de gases.
  • Evitar el contacto con la piel: Usar guantes de caucho butílico, PVC, nitrilo, u otro material compatible de puño largo. No se recomiendan guantes de neopreno o cloruro de polivinilo, ya que estos materiales no son impermeables al glutaraldehído. Algunos autores recomiendan específicamente el uso de guantes de nitrilo por ser más impermeables. Los guantes de látex se pueden usar en tiempos cortos (cambiarlas tras 5 min de inmersión con glutaraldehído).
  • Cada vez que se manipule el glutaraldehído debemos lavarnos las manos con los guantes sin retirar.
  • Utilizar gafas protectoras con protección lateral y máscaras faciales cuando se maneje el glutaraldehído resistentes contra salpicaduras y proyecciones.
  • Cerrar herméticamente o tapar todos los recipientes que contengan soluciones con glutaraldehído. Evitar los recipientes abiertos.
  • En caso de derrame, recogerlo rápidamente con papeles o paños absorbentes que deberán ser depositados en recipientes herméticos.
  • En caso de derrames o fugas utilizar respirador con filtro vapores orgánicos. En el caso que se sobrepasen los límites en situaciones de emergencia, usar un sistema de respiración autónomo.
  • Para proteger el cuerpo, utilizar un delantal de neopreno
  • Las instalaciones deben contar con lavador de ojos, ducha de emergencia y/o lavaojos.
  • Ropa impermeable y botas de caucho o zapatos de seguridad o calzado cerrado no absorbente con resistencia química.
  • Todo material sumergido en glutaraldehído debe ser aclarado con abundante agua.

Conclusión

Todo trabajador que manipule el glutaraldehído debe conocer todas las medidas preventivas que deben aplicarse al usarlo para prevenir los efectos adversos que produce si no se utilizan las medidas adecuadamente.

Bibliografía

  1. El glutaraldehído: Los peligros ocupacionales en los hospitales. Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH). Publicación N.º 2001-115 febrero de 2001. https://www.cdc.gov/spanish/ niosh/docs/2001-115 _sp/default.html
  2. Resúmenes de Salud Pública – Glutaraldehído (Glutaraldehyde). Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades. 2015. https://www.atsdr.cdc. gov/es/phs/es_phs208.pdf
  3. Moliné Marco JL, Guardino Solá X. NTP 506: Prevención de la exposición a glutaraldehído en hospitales. Instituto nacional de seguridad e higiene en el trabajo. Ministerio de trabajo y asuntos sociales de España.1997.