Recomendaciones sobre el consumo de determinados micronutrientes en población vegana embarazada

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 3–Marzo 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº3: 144

Autor principal (primer firmante): Martínez Longás Ángel José

Fecha recepción: 13 de febrero, 2023 

Fecha aceptación: 10 de marzo, 2023 

Ref.: Ocronos. 2023;6(3) 144

Autor(es):

  1. Martínez Longás, Ángel José. Graduado en Enfermería.
  2. Frago Quintana José Miguel. Graduado en Enfermería.
  3. Escartín del Río, Lucía. Graduada en Enfermería.
  4. Galve Marqués, Paula. Graduada en Enfermería.
  5. Martín García, Miriam. Graduada en Enfermería.
  6. Galloso Rojo, Iván. Graduado en Enfermería.

Resumen

Las necesidades nutricionales durante el embarazo distan sustancialmente de las de la población general, por lo que van a requerir un cambio en los hábitos alimentarios para favorecer el adecuado desarrollo fetal.

Algunos micronutrientes son especialmente importantes, pues su déficit puede afectar negativamente al feto, especialmente en el caso de madres veganas que pueden no ingerir la suficiente cantidad de los mismos a través de la alimentación.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

El objetivo de este estudio fue conocer qué micronutrientes son los limitantes en la alimentación vegana durante el embarazo y las cantidades de ingesta recomendadas.

Para llevarlo a cabo se consultaron guías alimentarias oficiales, tanto españolas como internacionales, y se consultaron determinados trabajos en bases de datos en los que se dan recomendaciones sobre alimentación a madres veganas.

Se encontraron varios trabajos en los que se hacía especial hincapié en la ingesta de vitamina B12, vitamina D, yodo, zinc, hierro y calcio, considerándose los nutrientes más limitantes por ser los más difíciles de conseguir con una alimentación exclusivamente vegetal, y se establecieron recomendaciones de consumo alimentarias y de suplementación.

Una alimentación vegana bien diseñada y un control de los niveles de estos micronutrientes a las gestantes resultan, por tanto, esenciales para garantizar un correcto desarrollo del nuevo ser.

Palabras clave: Embarazo, vegano, micronutrientes

Introducción

Existen numerosos grupos de población diferenciados con características particulares que van a determinar su necesidad de seguir un patrón de alimentación concreto.

Uno de los grupos poblacionales en los que la correcta alimentación es vital es la mujer embarazada, dado que su adecuada ingesta no solo afectará a la madre, sino al futuro hijo. Las particularidades de este grupo respecto a la población normal hacen necesario un estudio y conocimiento amplio que determine qué, cuánto y en qué condiciones debe alimentarse.

publica-articulo-revista-ocronos

Dentro de los múltiples patrones alimentarios conocidos se encuentra el veganismo. Éste se define como aquella dieta en la que se excluyen completamente los productos de origen animal (carne, lácteos, pescados, huevos, miel, y todos sus derivados).

La alimentación vegana se ha practicado desde hace siglos en algunos lugares del mundo, y se estima que en la actualidad entre un tres y un cinco por ciento de la población mundial sigue una dieta vegana (1). En España, aproximadamente un 0.5% de la población es vegana, cifra que aumenta cada año (2).

El motivo principal de este aumento es por ética y concienciación con el bienestar animal, aunque también se produce por concienciación medioambiental, por motivos religiosos y por percepción de un mejor estado de salud (3).

Entre los nutrientes esenciales durante el embarazo, destacan algunos micronutrientes, que por su actuación en el correcto desarrollo del feto cobran especial importancia.

Su déficit en una alimentación materna mal planificada puede dar lugar a desórdenes metabólicos o patologías fetales, en mucho caso irreversibles. Entre otros, destacan la vitamina B12, la vitamina D, el yodo, el calcio, el zinc y el hierro. Algunos de ellos se encuentran en cantidades suficientes en alimentos de origen vegetal.

Otros, en cambio, predominan en los alimentos de origen animal. Resulta por ello importante conocer cuáles son estos nutrientes y en qué cantidades deben tomarse para, en el caso del embarazo de una mujer vegana, poder realizar una planificación alimentaria segura en la que la ingesta de estos nutrientes limitantes sea suficiente.

Objetivos

El objetivo de este estudio fue conocer los micronutrientes que pueden resultar limitantes en la alimentación vegana durante el embarazo y la cantidad de ingesta diaria recomendada.

Metodología

Se consultó información en determinadas guías oficiales: de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)(4), Agencia Española Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)(5) y las Ingestas Dietéticas de Referencia para la población española (IDR) de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD)(6) para conocer las recomendaciones oficiales en cantidad de micronutrientes durante el embarazo.

Por otro lado, se realizó una búsqueda de artículos científicos en dos bases de datos: PUBMED y MENDELEY, para encontrar recomendaciones sobre estos micronutrientes durante el embarazo vegano.

Las palabras clave utilizadas han sido PREGNANCY, VEGAN

Los criterios para la selección bibliográfica han sido: Artículos publicados no más allá de 10 años atrás (2013), con las palabras clave incluidas en Title/Abstract, estudios en humanos y en lenguas castellana o inglesa.

Resultados

En la siguiente tabla se muestra la información sobre los micronutrientes más esenciales durante el embarazo vegano en las guías oficiales seleccionadas

consumo-micronutrientes-veganas-ambarazadas.jpg

Tabla 1: Recomendaciones nutricionales de algunos micronutrientes durante el embarazo Fuente: Elaboración propia

Se seleccionaron un total de cinco trabajos (7,8,9,10,11) en los que se habla de la nutrición vegana en el embarazo y se menciona el consumo de estos micronutrientes seleccionados. A continuación, se expone la información extrapolada a partir de estos artículos:

Vitamina B12

Esta vitamina no se encuentra en ningún alimento de origen vegetal, sino que es producida por determinadas bacterias que son ingeridas por los animales alimentados con pasto.

Además de ello, la mayoría de los animales destinados a la alimentación suelen ser suplementados con esta vitamina, al no ser alimentados con pasto sino con pienso. Los fermentados y determinadas algas, como la espirulina, se creyeron fuentes de vitamina B12, que sin embargo no lo son, sino que son análogos (moléculas de estructura similar, pero sin realizar su función) con capacidad de enmascarar sus niveles séricos cuando se monitorizan.

Según la AESAN, esta dosis es de 2,6µg diarios, en cambio FESNAD la estipula en 2,2 µg, y la EFSA 4,5 µg. Su déficit puede producir en el feto retraso cognitivo y defectos irreversibles en el tubo neural, por lo que su suplementación durante el embarazo resulta obligatoria.

Vitamina D

AESAN y EFSA establecen las necesidades durante el embarazo en 15µg/día, al igual que en otras poblaciones en edad fértil no embarazadas.

Dado que la mayor fuente alimentaria de Vitamina D se encuentra en los la parte grasa de los animales marinos y en los lácteos enteros, resulta ser otro nutriente limitante durante el embarazo vegano. Los niveles plasmáticos varían mucho en función de la exposición a la luz solar (cuya eficacia en sintetizar vitamina D varía a su vez según la latitud y la estación del año) y la inclusión o no de alimentos ricos en vitamina D, alimentos fortificados o suplementos.

Resulta por ello interesante monitorizar los niveles séricos de vitamina D y, según estos, realizar recomendaciones individualizadas. Se considera que dosis de suplementación de entre 1000 y 2000 UI/día resultan seguras y suficientes durante el embarazo para la mayoría de embarazadas.

Yodo

La principal fuente de yodo alimentario es el medio marino (pescados, mariscos y algas). Los dos primeros grupos no forman parte del patrón alimentario vegano, y las algas no son recomendables por su excesivo aporte en yodo (cantidades que superan las dosis recomendadas en cientos o miles de unidades).

Al igual que para la población general, la recomendación principal se basará en el consumo de sal de mesa yodada, con la que se estima que se alcanzan las recomendaciones oficiales (unos 200µg/día).

La falta de yodo puede tener graves consecuencias para el feto, como parálisis cerebral, defectos en el tubo neural y cretinismo, especialmente si este déficit se da en las fases tempranas del embarazo.

Hierro

Las necesidades de hierro aumentan durante el embarazo, siendo establecido un consumo diario de 16mg (EFSA) y en torno a 25mg (FESNAD y AESAN). La capacidad de absorción del hierro a través del intestino aumenta durante el embarazo.

El hierro de más fácil absorción es el hemo, de presencia en los alimentos de origen animal. Por lo tanto, en mujeres veganas se recomendará el consumo de alimentos ricos en vitamina C junto con los alimentos ricos en hierro vegetal (no hemo, de absorción más dificultosa).

Últimamente se tiende a suplementar con hierro a tomar gestante vegana, aunque en realidad lo idóneo sería monitorizar los niveles séricos y valorar su necesidad real, pues en exceso puede producir molestias intestinales, macrocitosis y competencia de absorción con el zinc.

Zinc

Las necesidades de Zinc también aumentan durante el embarazo, estableciéndose en unos 10µg/día. Las principales fuentes de Zinc son las ostras, las carnes rojas y las aves, encontrándose menos disponible en el mundo vegetal (sobre todo en frutos secos y algunas legumbres), en las que, además, se encuentran menos disponible.

Las técnicas propuestas para mejorar su absorción se basan en el remojo, el germinado o la fermentación, que permiten reducir los niveles de fitato presentes en estos alimentos (que disminuye su absorción).

Calcio

Las necesidades de Calcio también aumentan durante el embarazo, estableciéndose su ingesta sobre los 1000mg/día. Las principales fuentes de calcio vegetales son las semillas de sésamo, almendras, soja, tempeh, higos, verduras de hoja verde y verduras crucíferas, así como alimentos enriquecidos (yogures y bebidas vegetales).

El calcio del agua tiene una alta biodisponibilidad, por lo que el agua del grifo y el agua mineral rica en calcio también pueden ayudar a aumentar la ingesta. Se debe recomendar, por lo tanto, el consumo abundante de los alimentos anteriores para alcanzar las recomendaciones establecidas.

Conclusiones

  • La alimentación vegana durante el embarazo posee determinadas características especiales que requieren un abordaje individual para evitar problemas, tanto a la gestante como al feto.
  • La ingesta de algunos micronutrientes, importantes durante el embarazo, puede verse comprometida con una alimentación vegana no controlada.
  • Resulta necesaria la monitorización y control de la cantidad de esos nutrientes en el organismo materno para mantener un estatus óptimo y poder individualizar las recomendaciones alimentarias.

Bibliografía

  1. Plant-based diets and their impact on health, sustainability and the environment. A review of the evidence. World Health Organization. 2021.
  2. Redecilla Ferreiro S, Moráis López A, Moreno Villares J. Recomendaciones del Comité de Nutrición y Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría sobre las dietas vegetarianas. Anales de Pediatría. 2020;92(5):306.
  3. D’Souza C, Renée-Brouwer A, Sangaraju S. Veganism: Theory of planned behaviour, ethical concerns and the moderating role of catalytic experiences. J Retail Consum Serv. 2022;66.
  4. EFSA (2017). European Food Safety Authority. Dietary Reference Values for nutrients Summary report. [portal en internet]; [citado 16 agosto 2022] Disponible en: https://efsa.onlinelibrary.wiley.com/doi /epdf/10.2903/sp.efsa.2017.e15121
  5. Info rme del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre Ingestas Nutricionales de Referencia para la población española. [portal en internet]; [citado 16 agosto 2022]. Disponible en: https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/docs/do cumentos/seguridad_alimentaria/evalu acion_riesgos/informes_comite/INR.pdf
  6. Fe deración Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD). Ingestas Dietéticas de Referencia (IDR) para la Población Española. Act Diet. 2010;14(4):196-97.
  7. Sebastiani G, Herranz-Barbero A, Borrás-Novell C, Alsina-Casanova M, Aldecoa-Bilbao V, Andreu-Fernández V et al. The effects of vegetarian and vegan diet during pregnancy on the health of mothers and offspring. Nutr. 2019;11:557.
  8. Piccoli GB, Clari R, Vigotti FN, Leone F, Attini R, Cabiddu G et al. Vegan-vegetarian diets in pregnancy: danger or panacea? A systematic narrative review. BJOG 2015;122:623– 633.
  9. Meulenbroeks D, Versmissen I, Prins N, Jonkers D, Gubbels J, Scheepers H. Care by midwives, obstetricians, and dietitians for pregnant women following a strict plant- based diet: A cross-sectional study. Nutrients. 2021;13(7):2394.
  10. Mousa A, Naqash A, Lim S. Macronutrient and micronutrient intake during pregnancy: an overview of recent evidence. Nutr. 2019;11:443.
  11. Strombom A. Managing the nutritional requirements of vegetarian and vegan mothers during pregnancy. J Gynecol Women’s Health. 2020;18(2).