Recomendaciones de Enfermería en el paciente anticoagulado

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 9–Septiembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº9: 176

Autor principal (primer firmante): Andrea Mazas Ramo

Fecha recepción: 26 de agosto, 2022

Fecha aceptación: 21 septiembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(9) 176

Autoras:

Andrea Mazas Ramo
Paula Perié Albero
Sandra Bellés Gasulla
Cristina Gabriel Peralta
Irati García Téllez
Natalia Martinez San Higinio

Resumen

Los anticoagulantes son medicamentos que modifican la coagulación de la sangre, teniendo como objetivo evitar que se forme coágulos dentro de los vasos sanguíneos, dificultando la producción de una trombosis o embolia.

publica-TFG-libro-ISBN

Es necesario contar con protocolos de actuación para el cuidado del paciente con tratamiento anticoagulante, los cuales identifiquen las distintas terapias anticoagulantes, las distintas técnicas de administración y sus interacciones.

Enfermería dará una educación sanitaria al anticoagulado para reforzar las conductas saludables, resolviendo sus dudas y evitando que aparezcan posibles complicaciones.

Enfermería proporcionará un plan de cuidados atendiendo a la valoración personal e individualizada de cada paciente, siempre en función a los diagnósticos enfermeros detectados.

Palabras clave: Enfermería, recomendaciones, paciente anticoagulado, intervenciones.

Abstract:

Anticoagulants are drugs that modify blood coagulation, with the aim of preventing clots from forming inside the blood vessels, making it difficult for a thrombosis or embolism to occur.

It is necessary to have action protocols for the care of patients with anticoagulant treatment, which identify the different anticoagulant therapies, the different administration techniques and their interactions.

Nursing will give a health education to the anticoagulated to reinforce healthy behaviors, resolving their doubts and preventing possible complications from appearing.

Nursing will provide a care plan based on the personal and individualized assessment of each patient, always based on the nursing diagnoses detected.

Keywords: nursing, recommendations, anticoagulated patient, interventions.

Introducción

El tratamiento antitrombótico (Vivas et al., 2022) es vital para prevenir las complicaciones trombóticas de distintos trastornos cardiovasculares como la cardiopatía isquémica, la fibrilación auricular (FA) y el ictus. Por eso, cada día son más los pacientes que inician un tratamiento antitrombótico.

Algunas veces, y de manera anormal, se originan coágulos no deseados en las cavidades del corazón o los vasos del organismo, llamados trombos (trombosis) (Majluf y Espinosa, 2007). Si el trombo llega a taponar un vaso (vena o arteria), se produce una embolia.

Las posibles causas de una trombosis son a causa de (Ruiz y Cuellar, 2016):

  1. Déficit congénito de coagulación que aumenta la capacidad para que la sangre se coagule.
  2. Presencia de una válvula artificial en el corazón que ocasiona la formación de un coágulo.
  3. Arritmia que produce un flujo irregular haciendo que la sangre tenga tendencia a crear coágulos.

Los anticoagulantes son medicamentos que modifican la coagulación de la sangre, teniendo como objetivo evitar que se forme coágulos dentro de los vasos sanguíneos, dificultando la producción de una trombosis o embolia. Su efecto principal es retardar el tiempo de coagulación de la sangre.

Los anticoagulantes orales son conocidos como anti-vitamina K, puesto que su acción inhibe el efecto de la vitamina K, bloqueando la síntesis de los factores de coagulación. Se característica es que alargan el tiempo de coagulación de la sangre. Los más usados en nuestro medio son los derivados cumarínicos, como el acenocumarol (sintrom®) y la warfarina (aldocumar®). La diferencia entre ambos es que el acenocumarol tiene una vida media más corta.

Los anticoagulantes orales tienen una buena absorción por vía oral, uniéndose a las proteínas plasmáticas en más de un 97%. Se metabolizan en el hígado y se excretan como metabolitos inactivos a través de la orina.

Las personas que mantienen un tratamiento anticoagulante son personas con fibrilación auricular, que anteriormente han sufrido una trombosis venosa o embolia pulmonar, con valvulopatías, con implantes de prótesis valvular mecánica o con alguna enfermedad hereditaria de la sangre (déficit de proteína C o S, mutación del factor V Leiden y otras) o adquirida (Síndrome antifosfolipídico o SAF).

La administración de anticoagulantes orales, por vía intravenosa u oral, requiere de unos adecuados conocimientos técnicos en el profesional de Enfermería que desarrolla su labor en un Hospital o en un Centro de Salud (Sampedro y Gil, 2008; Fernández, García y Parra, 2016).

Es necesario contar con protocolos de actuación para el cuidado del paciente con tratamiento anticoagulante, los cuales identifiquen las distintas terapias anticoagulantes, las distintas técnicas de administración y sus interacciones (Fernández, 2021).

Es importante conocer técnicas de comunicación que facilite a Enfermería la transmisión de educación sanitaria a pacientes anticoagulados y a sus cuidadores (Matamoros, Muñoz y Barba, 2010).

Es fundamental conocer que el papel que desempeña Enfermería en el seguimiento del paciente anticoagulado reprecute directamente en la reducción del número de complicaciones que tiene asociado el tratamiento, aumentando el nivel de salud y ofreciendo una óptima calidad de vida.

Objetivo

El objetivo que persigue esta revisión es establecer las recomendaciones de Enfermería en el paciente anticoagulado para que pueda llevar una adecuada calidad de vida.

Metodología

Revisión sistemática de la bibliografía publicada en diferentes bases de datos científicas, tales como: Medline, Scielo, Cuiden y Elsevier.

Para limitar los resultados, se utilizaron palabras clave como: Enfermería, paciente anticoagulado, recomendaciones generales, cuidados, complicaciones, anticoagulante oral. Los operadores Booleanos utilizados fueron “AND” y “ORD”.

Se emplearon distintos criterios de inclusión y exclusión para acotar los resultados. Los criterios de inclusión fueron:

  • Publicaciones a texto completo.
  • Publicaciones de acceso totalmente gratuito.
  • Publicaciones realizadas en idiomas inglés, español y portugués.
  • Publicaciones con una antigüedad no superior a 15 años.
  • Publicaciones previamente revisadas.
  • Publicaciones de revisiones bibliográficas y proyectos de investigación.

Los criterios de exclusión fueron:

  • Publicaciones que no estuvieran publicadas a texto completo.
  • Publicaciones con acceso de pago.
  • Publicaciones que no estuvieran realizadas en idiomas inglés, español yportugués.
  • Publicaciones con una antigüedad superior a 15 años.
  • Publicaciones que no estuvieran previamente revisadas.

De los numerosos resultados obtenidos, se seleccionaron 52 artículos para proceder a una lectura rápida de los mismos, seleccionando 39 y procediendo a una lectura más minuciosa. Tras esa lectura, finalmente se llevaron a estudio y se incluyeron 15 referencias bibliográficas.

Resultados

El profesional de Enfermería ha de contar con una formación óptima sobre el tratamiento antitrombótico y los diferentes tipos de anticoagulantes existentes (Lugo y Ferreiro, 2019; Benito et al., 2009), así como conocer los diferentes síntomas que se pueden manifestar un paciente anticoagulado, reconociéndolos inmediatamente para actuar ante ellos (Cuevas et al., 2019).

Enfermería dará una educación sanitaria al anticoagulado para reforzar las conductas saludables, resolviendo sus dudas y evitando que aparezcan posibles complicaciones. Algunas medidas importantes en las que Enfermería hará hincapié y dará una serie de recomendaciones son:

Medicación

  • Indicar al paciente que tiene que tomar la dosis de anticoagulación solo una vez al día, a la misma hora, siendo preferible la toma en la merienda, ya que los controles de coagulación se realizan por la mañana, posibilitando incorporar cambios de tratamiento en el mismo día.
  • Indicar al paciente que, si se olvida tomar una dosis, debe tomarla lo antes posible. Nunca doblar la dosis al día siguiente. Debe comunicar el olvido a Enfermería.
  • Advertir al anticoagulado que solo tiene que tomar fármacos bajo prescripción médica, recordando al médico que sigue un tratamiento antitrombótico.
  • Indicar al paciente que comunique Enfermería si ha añadido o retirado un fármaco del tratamiento.
  • Quedan prohibidas las inyecciones intramusculares, estando permitidas las subcutáneas y las intravenosas.

Dieta

Lo ideal es que mantengan una dieta equilibrada, sin realizar cambios bruscos en la misma, manteniendo una ingesta de vitamina k similar cada semana. Moderar el consumo de alimentos ricos en vitamina K, como col, brócoli, espinacas, coliflor, perejil, acelgas, etc.; y alimentos como hígado de cerdo, aceite de soja, garbanzos, ternera o cordero, té verde, cerveza, entre otros.

La variación de estos alimentos en la dieta hace que aumente o disminuya significativamente la vitamina K en el organismo, alterando el tiempo de coagulación.

Higiene

  • Cuidados de la piel: realizar una ducha diaria, observando la aparición de hematomas. Se recomienda mantener una adecuada hidratación de la piel para tener mayor flexibilidad y no se rompa con facilidad.
  • Usar un cepillo dental de cerdas suaves para la higiene dental, evitando así el sangrado de las encías.
  • Es preferible realizar un afeitado con maquinilla eléctrica en lugar de con hoja.

Otros

  • Recomendar no practicar deportes violentos.
  • Ante la sospecha de embarazo, comunicarlo inmediatamente al médico o al profesional de Enfermería.
  • Recalcar que el tabaco disminuye el efecto de los anticoagulantes.
  • En caso de realizarse una cirugía como infiltraciones, exodoncia o cualquier procedimiento cruento, ponerse en contacto con el médico para que le indique la pauta que debe seguir en cada caso.
  • Evitar estar sentado mucho tiempo durante los viajes.
  • Evitar el estreñimiento.
  • Indicar al paciente que ante una herida pequeña es normal que sangre más.

Signos de alarma

  • Indicar al paciente acudir a urgencias si tiene dolor de cabeza intenso y brusco, alteraciones en el habla o la visión, existencia de vómitos, mareos, diarrea, ictericia, palidez, etc.
  • Es fundamental que el paciente anticoagulado no tenga tos, ya que el esfuerzo de toser puede desencadenar una hemorragia o la aparición de hematomas.
  • Cuando un paciente presenta un proceso de vómitos y diarreas de varios días, hay que realizar un nuevo control del tratamiento por si fuera necesario modificar la dosis (González et al., 2013).
  • Si el paciente anticoagulado presenta estreñimiento crónico, debe ser tratado adecuadamente, ya que la propia maniobra de Valsalva puede generar hemorragias graves. Es obligado recomendar una dieta rica en fibra y un consumo de frutas y verduras (no ricas en vitamina K) (Martínez, 2014; Silva et al., 2012).
  • Ante heridas con traumatismo abierto, realizar una presión más prolongada sobre la zona sangrante. Si el traumatismo es sin herida abierta, hay que realizar un vendaje compresivo durante al menos 12 horas y aplicar compresas de hielo. Si se sospecha fractura ósea, aplicar hielo si no es posible comprimir (de Sanidad y de Salud, 2012).

El paciente anticoagulado precisa de un especial manejo por parte de Enfermería (Pantaleón et al., 2009), teniendo que estar alerta a los signos y síntomas de la patología de base y prevenir las posibles complicaciones del tratamiento con anticoagulantes orales.

Además, es responsabilidad de la enfermera impartir educación sanitaria al paciente anticoagulado, reforzando las conductas saludables y resolviendo todas las dudas del paciente.

Conclusión

El manejo del paciente anticoagulado es muy habitual dentro de la práctica de Enfermería, ya que el envejecimiento progresivo de la población favorece la aparición de enfermedades tromboembólicas.

Enfermería, sobre todo la que desempeña su labor en atención primaria, tiene un papel crucial para manejar y controlar a los pacientes anticoagulados. Para dar una atención y recomendaciones adecuadas de Enfermería a los anticoagulados, es necesario tener unos conocimientos y unas habilidades mínimas necesarias que incluyen conocimientos básicos y específicos sobre anticoagulación, los diversos síntomas que pueden manifestarse, conocimientos sobre el funcionamiento del programa del paciente anticoagulado y habilidades técnicas para realizar las pruebas pertinentes en estos pacientes.

Enfermería proporcionará un plan de cuidados atendiendo a la valoración personal e individualizada de cada paciente, siempre en función a los diagnósticos enfermeros detectados, entre los que se incluyen el mantenimiento de niveles adecuados de coagulación y la inexistencia de sangrado y complicaciones como diarrea y estreñimiento crónico, entre otros.

Una atención y recomendaciones adecuadas de Enfermería minimiza el riesgo de hemorragia o trombo.

Bibliografía

  1. Vivas, D., Ferreiro, J. L., Cordero, A., Tello-Montoliu, A., Roldán, I., Consuegra- Sánchez, L., … & Marín, F. (2022). Tendencias actuales en el tratamiento antitrombótico. REC: CardioClinics, 57(2), 123-129.
  2. Majluf-Cruz, A., & Espinosa-Larrañaga, F. (2007). Fisiopatología de la trombosis. Gaceta Médica de México, 143(S1), 11-14.
  3. Ruiz, L. F. G. F., & Cuellar-Gamboa, L. (2016). actualidades en trombosis. Medicina Interna de México, 32(1), 103-114.
  4. Sampedro, M. A. Z., Fuente, S. G., & Gil, A. J. (2008). Manejo del paciente anticoagulado en atención primaria. NURE investigación: Revista Científica de Enfermería, (34), 5.
  5. Fernández, A. S., García, P. J. G., & Parra, M. T. O. (2016). Actuación enfermera en atención primaria, ante pacientes en tratamiento con anticoagulantes orales. Intervención en contextos clínicos y de la salud, 55.
  6. Fernández Tirado, L. G. (2021). Cumplimiento de las intervenciones del profesional de Enfermería en el manejo de pacientes anticoagulados, Servicio de Medicina Interna, Hospital del Seguro Social Universitario La Paz, segundo semestre, 2020(Doctoral dissertation).
  7. Matamoros, D. C., Muñoz-Cruzado, M., & Barba, M. T. (2010). Técnicas de comunicación para la prevención y el control de enfermedades. Rev Esp Com Sal, 1(1), 50-65.
  8. Lugo, L. M., & Ferreiro, J. L. (2019). Tratamiento antitrombótico doble frente a triple. Revista Española de Cardiología Suplementos, 18, 27-33.
  9. Benito-Urdaneta, M., Benito-Urdaneta, M., Bernardoni-Socorro, C., Arteaga- Vizcaíno, M., & Benito-Urdaneta, M. T. (2009). Manejo odontológico del paciente con terapia antitrombótica. Acta Odontológica Venezolana, 47(1), 277- 288.
  10. Cuevas-Ruiz, M. V., Martínez-Sancho, I., García-Díaz, C., Cuevas, B., & España, B. (2019). Consecuencias De La Incorrecta Aplicación De Las Guías De Profilaxis Antitrombótica En El Procedimiento Invasivo. Electronic Journal of Biomedicine, (1).
  11. González, R. M. G., de Arrate, M. L. M., de León, M. A. D., & Gómez, F. D. (2013). Perfil del paciente anticoagulado y factores que pueden influir sobre el INR en atención primaria. NURE investigación: Revista Científica de Enfermería,(67), 4.
  12. Martínez Gutiérrez, S. (2014). Generalidades del tratamiento anticoagulante oral y educación para la salud al paciente anticoagulado en Atención Primaria.
  13. Silva de Assis, M. C., Nascimento Cruz, L., Zuchinali, P., Rohde, L. E., & Rejane Rabelo, E. (2012). ¿El tratamiento guiado por la Vitamina K en la dieta altera la calidad de vida de los pacientes anticoagulados? Nutrición Hospitalaria, 27(4), 1328-1333.
  14. de Sanidad, C. D. M. C., & de Salud, S. M. (2012). Paciente anticoagulado. Pantaleón Bernal, O., Salazar Sotolongo, Y., Triana Mantilla, M. E., Aldama Figueroa, A., Garrido Reyes, M. J., & Alonso Ríos, M. (2009). Introducción del control terapéutico en el seguimiento de pacientes tratados con anticoagulantes orales. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas, 28(1), 0-0.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.