Radiología del pie equino-varo congénito

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 1–Enero 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº1: 71

Autor principal (primer firmante): Yolanda Domínguez Martínez

Fecha recepción: 9 de diciembre, 2022

Fecha aceptación: 6 de enero, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(1) 71

Autores y categoría profesional:

  1. Yolanda Domínguez Martínez (Técnico Especialista en Radiodiagnóstico)
  2. Laura Fernández Alonso (Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear – Técnico Superior en Radioterapia y Dosimetría)
  3. Laura Lanzas Llorente (Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico – Técnico Superior en Laboratorio de Diagnóstico Clínico)

Resumen

En este artículo, vamos a explicar cuáles son los estudios radiológicos útiles que se realizan en un servicio de radiología para ayudar con el diagnóstico de un paciente con pie equino-varo congénito.

Para ello, se ha realizado una revisión bibliográfica en distintas bases de datos, también aportamos nuestra propia experiencia laboral, según los protocolos de los servicios de radiodiagnóstico de diferentes hospitales.

publica-TFG-libro-ISBN

Palabras clave

Pie zambo, equino, congénito, varo, malformación, radiografías, diagnóstico, bipedestación, lateral.

Introducción

El pie zambo es la malformación caracterizada por equino, varo, aducción, supinación y cavo, todos estos rasgos pueden estar presentes o no según la gravedad de la lesión.

El pie equino-varo es la deformidad congénita más habitual y grave en la ortopedia pediátrica, que ocurre entre la séptima y onceava semana de embarazo.

El objetivo es saber orientar el estudio radiológico con radiografías útiles para el diagnóstico del pie zambo.

Resultados

Las radiografías son parte de la evaluación del pie zambo antes, durante y después del tratamiento.

No se deben de realizar antes de los tres meses de edad.

En los niños que aún no pueden caminar, la imagen radiológica habitual que se solicita según el método son las siguientes:

Proyección anteroposterior de ambos pies

Colocar al paciente en la posición de decúbito supino. Flexionar las rodillas hasta que los pies se apoyen en la mesa radiográfica.

El niño se coloca en posición de decúbito supino con las caderas y las rodillas dobladas, para permitir que los pies descansen planos sobre el receptor de imagen

El cuerpo se eleva a la altura de la rodilla sobre una colchoneta firme para reducir la protección de las gónadas y la alineación de las piernas.

El rayo central será perpendicular a los huesos tarsianos con una angulación de 15º cefálica dirigiéndose a mitad de camino de ambos pies.

Proyección lateral de ambos pies

El niño se coloca de lado lo más cerca posible de la posición lateral para que el pie se sitúe en posición de lateral.

Hay que evitar la angulación del pie, colocar los dedos en posición de lateral con esparadrapo. El rayo central será perpendicular en la zona de la base del III metatarsiano.

A los niños mayores se les realiza las siguientes radiografías simples:

Proyección anteroposterior en bipedestación de ambos pies

El paciente se encuentra de pie pegando el dorso en el estativo, cargando su peso de manera homogénea en ambos pies.

El rayo central tiene una angulación posterior de 15º dirigido en el centro de ambos pies.

Proyección lateral en bipedestación de ambos pies

El paciente está de pie en el estativo mural en posición lateral (derecha e izquierda).

El pie a radiografiar se coloca pegado al estativo, cargando el peso sobre este, el pie contrario se posiciona hacia atrás para que no interfiera en la imagen.

El rayo central es horizontal dirigido a la base del quinto metatarsiano.

Los ángulos más importantes que se deben incluir en la evaluación del pie equino son:

  • El ángulo astrágalo-calcáneo en la radiografía anteroposterior.
  • Los ángulos astrágalo-calcáneo y tibiocalcáneo y el ángulo astrágalo-metatarsiano en la radiografía lateral.

Se deben tomar radiografías durante el tratamiento para confirmar la corrección del pie zambo.

Conclusión

El diagnóstico se basa en la exploración clínica y radiológica, siendo evidente por la morfología del pie.

La incidencia es del 1 al 3%, siendo más común en el sexo masculino y en el lado derecho, aunque en la mitad de los casos es bilateral.

En un pie equino se diferencian cambios osteoarticulares y de tejidos blandos en el astrágalo, calcáneo, navicular, cuboides, metatarsianos y cuneiformes, talón, ante pie y deformidad en cavo.

Bibliografía

  1. Valencia MP, Álvarez C, Gil C, Rueda H, Hernández C, Arana E. Pie equino varo congénito complejo y atípico. Revisión de conceptos actuales. Rev colomb ortop traumatol [Internet]. 2021 [citado el 7 de noviembre de 2022];35:34–43. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista- revista-colombiana-ortopedia-traumatologia-380-articulo- pie-equino-varo-congenito-complejo- S0120884521000018
  2. Sld.cu. [citado el 7 de noviembre de 2022]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php? script=sci_arttext&pid=S1025 -02552003000300014
  3. Merrill. Atlas de posiciones radiográficas y procedimientos radiológicos. Undécima edición. Eugene D. Frank. Bruce W. Long. Bárbara J. Smith.