La radiación

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 462

Autor principal (primer firmante): Ester Sánchez Navarro

Fecha recepción: 27/12/2023

Fecha aceptación: 24/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 462

Autor:

Ester Sánchez Navarro

Categoría: TSID

Resumen

La radiación es la energía que se desplaza en forma de ondas o partículas. Puede ser natural, como la radiación del sol o creada por el hombre, como los rayos X 1.

Hay dos tipos de radiación:

  • La radiación ionizante
  • La radiación no ionizante:
    • Tiene tanta energía que puede afectar a los átomos en los seres vivos y presentar unos efectos y un riesgo para la salud.
    • No tiene suficiente energía para afectar los átomos de la misma manera.

La radiación se utiliza en la Medicina para el diagnóstico de enfermedades. La exposición a dosis elevadas de radiación puede ser perjudicial para la salud, pero a dosis bajas, la radiación conlleva menores riesgos.

Palabras clave:

Radiación, dosis, protección y exposición.

Desarrollo del tema

La radiación, cuando penetra en la materia, fundamentalmente suele arrancar electrones de la corteza de los átomos circundantes dando lugar a un proceso que se conoce con el nombre de ionización. La radiación produce alteraciones como los cambios químicos en el ADN, la molécula orgánica básica que forma parte de las células de nuestro cuerpo.

Estos cambios pueden provocar la aparición de efectos biológicos, incluyendo el desarrollo anormal de las células 1.

Efectos de la radiación

  • Deterministas
  • Estocásticos

La dosis se mide en Sievert (Sv), aunque cuando se habla de protección radiológica es más frecuente utilizar la milésima parte de esta unidad (miliSievert, mSv) o, incluso, la millonésima parte (microSievert, µSv).

En los casos en los que las personas están sometidas a radiaciones procedentes del exterior de la propia persona se habla de irradiación 2.

Categorías de exposición

  • Exposición ocupacional: la que se da en el desarrollo del trabajo si se usan fuentes radiactivas artificiales o naturales incrementadas por la acción humana.
  • Exposición médica: se presenta en los procedimientos de diagnóstico o de tratamiento a los que pueden ser sometidos los individuos.
  • Exposición del público: incluye todas las exposiciones no incluidas en la ocupacional 3.

Para prevenir la exposición a la radiación, se pueden tomar varias medidas, dependiendo de la fuente de radiación:

  • En caso de emergencia radiológica:
    • Entrar rápidamente a un espacio interior y permanecer adentro puede limitar la exposición a la radiación.
    • Cerrar puertas y ventanas, tomar una ducha o limpiar las partes expuestas del cuerpo.
  • Pruebas médicas:
    • Si un proveedor de atención médica recomienda una prueba que utiliza radiación, se puede preguntar sobre los riesgos y beneficios. En algunos casos, es posible que se pueda realizar una prueba diferente que no utilice radiación.

Fuentes de radiación naturales y artificiales

La radiación natural proviene de minerales en la tierra, el suelo, el agua y el espacio exterior, mientras que la radiación artificial puede provenir de rayos X, radioterapia o líneas eléctricas.

En el caso de la radiación natural, no hay mucho que se pueda hacer para prevenirla, pero en el caso de la radiación artificial, se deben seguir las pautas de seguridad y limitar la exposición cuando sea posible.

La prevención de la exposición a la radiación implica tomar medidas específicas según la fuente de radiación, ya sea en el contexto de emergencias radiológicas, pruebas médicas o fuentes de radiación natural y artificial.

Conclusiones

El uso de fuentes de radiación supuso un gran avance en el desarrollo científico de la sociedad. Sin embargo, muy pronto se manifestaron los daños biológicos producidos en el organismo humano. Por lo tanto, surgió la necesidad de establecer unas medidas de protección radiológica.

El uso de técnicas de radiodiagnóstico y Medicina nuclear sirven para el diagnóstico de multitud de enfermedades y para el tratamiento de otras, pero siempre hay que tener en cuenta el riesgo-beneficio de las pruebas realizadas.

En resumen, la radiación es la propagación de energía en forma de ondas electromagnéticas o partículas, con distintos tipos y aplicaciones, pero su exposición debe ser controlada para evitar riesgos para la salud.

Bibliografía

  1. Moranchel, I. L. (s.f.). Protección radiológica. Madrid: SÍNTESIS.
  2. https://www.csn.es/proteccion- radiologica
  3. https://www.radiologyinfo. org/es/patient-safety
Salir de la versión móvil